Alex, la zorra reprimida

Seis meses. Seis meses desde que habia cortado con mi exnovia. Y 6 meses de no levantar cabeza. Había llegado ya a un punto que me daba igual todo y ya no sabia como hacer para salir de ese agujero. Estas depresiones son lo peor que puedes sufrir, no ves la salida al final del tunel y lo unico que quieres es que te dejen en paz. Ya habia rechazado la oferta de quedar con varios amigos, no me apetecía ver como se compadecían de mi. Pero el mensaje que me acababa de llegar era distinto, un amigo me invitaba a quedar con él y con su pareja, acompañados de una amiga suya. No se por qué, pero acepté.

Quedamos en el centro, en una cafetería y de pronto llegó ella. Nos presentaron, “ella es Alejandra, Alex para abreviar” La verdad es que de primeras no me impresionó lo más mínimo: Pantalon flojo, camiseta floja, brazos delgados y pelo despeinado. “No juzgues a un libro por su cubierta”. Decidií quedarme y ver a donde iba esto.

Transcurrió la tarde entre bromas y risas, recordando viejas aventuras y anecdotas. De pronto eran las 22:00 y decidimos ir a cenar algo y despues tomar la última de noche. “Yo tengo que ir hasta casa y así aprovecho para cambiarme”, dijo ella. La novia de mi amigo aceptó y nosotros nos fuimos a tomar una cerveza.

– Qué, ¿que te parece ella?

– No se, aun es muy pronto. Es maja y guapa, pero no se, no me veo preparado.

– ¿Ah no? Pues mira

Me enseñó un mensaje en su movil, era de su novia diciendo que Alex estaba encantada conmigo, que iba todo de maravilla. No voy a negar que esto me sacó una sonrisa y pensé que igual podia salir del agujero en el que estaba metido.

– No me lies, que al final me hago ilusiones y luego la ostia es mayor.

A las 23:00 llegaron de nuevo, no solo habia aprovechado para cambiarse Alex, tambien la novia de mi amigo y la verdad… porque era su novia, que si no me hubiese lanzado a agarrar ese culo. Natalia era mas bajita que Alex, tambien más plana, pero lo que destacaba enormemente era su culo y ella lo sabia. Llevaba un pantalón ajustado de cadera baja, y se veia el hilo del tanga por los laterales. Esto, junto a su melena negra en coleta con dos mechones delante hacian que dieran ganas de ponerla a cuatro patas y no parar de metersela hasta el año que viene. Alex en cambio fue la que me atrapó ¿Donde estaba ese cuerpo antes? Unas tetas de infarto con un escote increible, una cinturilla de escandalo, un culo respingón y redondo, unas piernas que parecían no tener final…

Fuimos a cenar y me sentaron al lado de ella, yo intentaba disimular lo mucho que me estaba calentando con ese escote, pero dificilmente podía hacerlo. Ella rozaba su pierna contra la mia cada dos por tres y me miraba de reojo sonriendome. Yo no sabia si lanzarme o no, ya que la sangre ahora mismo no se encontraba en el cerebro.

Al terminar de cenar, mi amigo y Natalia dijeron que tenian que irse, que al día siguiente tenian comida familiar. Yo miré a Alex y le pregunté si quería tomar una más, que después la acompañaba yo a casa. Se lo pensó un momento y aceptó, diciendome que conocía un sitio en la zona vieja de la ciudad, que ya que iba con ella podriamos atajar por el campus. Y así fue.

El campus a esas horas estaba desierto, solo habia gente en la zona de botellón que quedaba alejada de la zona por la que habiamos entrado. Ibamos andando uno al lado del otro, cuando de pronto ella se paró, miró hacia mi y me dijo “vas a besarme de una vez o no?”. Dicho y hecho. Empezamos a besarnos, nuestras lenguas peleaban entre ellas mientras yo agarraba su culo con fuerza, apretandolo y apretandola a ella contra mi. Ella llevaba su mano a mi entrepierna y , apretandome la polla, dijo “sabia que estabas que no podías más, algo me pareció notar en el restaurante” y me guiñó un ojo mientras me bajaba la cremallera. ¡En medio del campus! Menos mal que a esas horas no pasaba nadie….

Decidimos movernos a un sitio un poco más intimo ( digo un poco porque fue a un banco debajo de un arbol un poco apartado, pero tampoco habia que esforzarse para vernos). Ella se sentó encima de mi y entonces pude tener delante de mi lo que llevaba esperando toda la noche. Sus dos grandes tetas. No podia dejar de mirarlas y de agarrarlas con las manos, ella se subió la camiseta y me dijo “adelante, haz lo que llevas deseando toda la tarde” y empecé a comerme esas dos tetas. Estaba en el cielo y mi polla estaba a punto de explotar. Tal y como estabamos sentados, ella notaba mi polla apretando contra ella y empezó a gemir levemente. Yo seguia agarrando su culo y comiendome sus tetas. No queria que esto acabase nunca, era lo mejor que me había pasado en los últimos 6 meses , que digo, en mucho más tiempo!

Estabamos los dos que no podíamos más, ella no dejaba de besarme el cuello mientras yo le comía las tetas y le agarraba el culo, cuando de pronto me pareció ver una figura detrás de ella, tras los arbustos. Paré de golpe y se lo dije al oido. Maldije a esa persona una y mil veces por haberme cortado el rollo, pero miré para Alex y ella estaba mirando hacia donde estaba la figura y me dijo “seguro que viste a alguien? no veo a nadie”.

– Joder, claro que si, ¿te crees que iba a querer parar esto?

– ¿Y quien dijo que fuese a parar?

Me guiñó un ojo y se quitó de encima de mi, se puso a mi lado y sacó mi polla del pantalón. Yo estaba paralizado, no sabia que hacer, ella me estaba meneando la polla mirando para mi y acercandose cada vez mas a mi me dijo “vas a flipar”

Se agachó y se metió mi polla en la boca. Eso si que era una mamada, estaba jugando con su lengua con mi polla, acariciandome los huevos, metiendose toda la polla en la boca, era increible. De pronto vi la figura de nuevo y estaba vez era más claro. Un señor con gabardina, mirandonos a lo lejos. Agarré a Alex por el hombro y le dije “está ahi, y esta vez lo puedes ver claramente”

“Que mire, yo estoy ocupada”. Puso mi mano en su cabeza mientras se ponia a cuatro patas para poder comerme mejor la polla. Yo no sabia que hacer. Ella seguia chupando como una loca y yo con una mano acariciando su culo y su coño y con la otra agarrandole el pelo, todo esto mientras alguien nos miraba a lo lejos. Esto era demasiado, no podía ser real, y si lo era, no podía estar pasandome a mi.

Tras poco tiempo chupando y jugando con su lengua, pasó lo que tenía que pasar, me iba a correr. Se lo dije y ella empezó a chupar más rápido, apretando mi polla con sus labios, acariciandome los huevos sin parar. Mi polla cada vez entraba mas en su boca y mi mano cada vez agarraba mas fuerte su culo y finalmente me corrí. Me corrí como hacia muchisimo tiempo que no me corría. Llené su boca de mi corrida, le salia por la comisura de los labios, yo estaba en extasis en ese momento. Ella se levantó y se colocó la camiseta, miró hacia la persona que nos habia estado mirando y lo saludó con la mano:

– Espero que disfrutases del espectaculo! ahora nos toca disfrutar más pero en privado.

Tras esto, le lanzó un beso con la mano. Despues se giró para mi y me dijo “estoy sola en casa, vienes y me follas como es debido?”

Sin más, me levanté, guardé mi polla, agarré su culo y nos fuimos en dirección a su casa. Habia descubierto a una zorra en potencia. Y lo iba a disfrutar mucho.

Leave a Reply

*