Amor Inesperado Chris

Una tarde nos encontrábamos todas reunidas en mi casa, solo faltaba una semana para que Ximena recuperara el movimiento de sus piernas en su totalidad, así que decidimos celebrar, por más que intentamos comunicarnos con Lucia no dábamos con ella, su línea había sido suspendida, sus padres nunca atendieron nuestras llamadas… Pero esa tarde, justo esa tarde la Madre de Lucia llego a la puerta de mi apartamento.

– ¡No hagan trampa! Desde donde sea las veo, tengo ojos en la espalda Ximena aunque estés en esa silla veo tus movimientos

-reímos, jugábamos carta. Al abrir la puerta quede de piedra-

– ¿Me es permitido pasar? O así como mi hija yo también estoy prohibida para ustedes por ser su madre -Dijo en un tono tan frió y con una mirada penetrante que me dejo petrificada-

– No como cree, por favor pase… Adelante… Yo -Me levanta la mano prácticamente diciendo “Cállate” viendo el cuadro alegre que tenían las chicas al rededor de la mesa-

– ¡Que bueno conseguirlas tan alegres! Lastima que esa alegría no sea para todas -las chicas voltean sorprendida al escuchar la voz-

– Señora…

– Ximena disculpa pero sinceramente tu voz es la que menos quiero escuchar -Le contesta tajante- Lamento no ser educada en este momento, pero solo vine hacerles entrega de unas cosas que dejo escrita mi hija para ustedes antes de acabar con su vida -A Ximena se le cayeron las cartas y monedas de la mano, todas quedamos impactadas con la noticia- Claro como iban a saberlo -Dijo en tono amargo- mi esposo y yo fuimos egoístas con respecto a eso, no queríamos que se regocijaran con la desgracia que pasaba mi hija -Dijo intentando calmar el tono de voz que se le quebranto-

– No por favor…

– Ximena dije que no quiero escucharte de hecho a ninguna de ustedes, solo cumplo con darles esto, imagino que mi hija quería que les fuera entregada en caso de que -Contuvo el habla con sus ojos aguados- la tontería que hizo le funcionara, gracias a Dios su padre y yo esa noche nos devolvimos a casa a buscar mi invitación al evento que iríamos -Una lagrima traicionera cayo por su mejilla derecha- no tienen ni la más mínima idea de lo que es ver… ¡Aff! Encontré a mi hija en su cama con un frasco de pastilla vacío, totalmente pálida con los labios morados y sus ojos en blanco, solo fue cosa de segundos el sentir que desfallecía, pero mi esposo supo reanimarme y ayudarme a levantar a nuestra hija de la cama y salir rápidamente a una clínica, milagrosamente llegamos a tiempo, a pesar de la fuerte sobredosis ingerida, Dios y los médicos le devolvieron la vida. Lamento informales que mi hija esta con vida y en rehabilitación muy lejos de aquí.

– Señora nosotras hemos intentado por todos los medios comunicarnos con ella, hasta fuimos a su casa, pero ya no vive allí, ni en la de ustedes -Hablaba con su voz entrecortada por el llanto- Perdón, yo nunca quise que su hija…

– No Ximena, lo siento niña, pero en estos momentos no tengo cabeza para perdonar, solo pienso en mi hija, por favor no me digan nada, no quiero ser hiriente, solo vine a entregarles esto -Me da una carta, otra a Leslie y la ultima a Ximena quien no recibió carta fue Aurora a pesar de que sus lagrimas no dejaban de caer ella entendía el por qué-

– Me retiro, no busquen más a mi hija, por lo menos en esta ciudad no la encontrarán, ella solo necesita sanar, recuperarse con terapia de lo que estuvo a punto de hacer, por favor se los pido no intenten por ningún medio acercarse a ella, necesito que sane por completo, quizás en unos años se reencuentren nuevamente, no olviden que se aliaron para ser socias en la empresa de mi esposo… Buenas tardes -Sin más se retiró dejándonos con la palabra en la boca-

Al reaccionar dirijo mi mirada cristalina hacia las chicas quienes ya lloraban silenciosamente, nuestro egoísmo llevo a una mala decisión a la persona que más de una vez le dijimos lo mucho que la queríamos y valorábamos

– ¿Qué le hicimos? -Pregunto Ximena con tristeza, mirando la carta con cierto temor de leerla-

– No hicimos nada por dejar de culparla de algo que todas sabíamos no era la total responsable… No puedo evitar que me moleste un poco la decisión tan mala que eligió -Leslie lloraba, mientras abría la carta para leerla-

– Se que fui un total asco con ella, la trate peor que ustedes, no le reprocho el hecho de que no me dejará algo escrito -Aurora lloraba con su vista fija hacia un punto en especifico-

La primera en abrir la carta y comenzar a leerla en voz alta para que todas escucháramos fue Leslie su voz se entrecortaba a medida que leía y hacia pausas intentando calmar su llanto

– “Leslie imagino lo molesta que debes estar por la estúpida decisión que tome, no podía más amiga, el peso de saber que todo ha sido mi culpa, que por mi el grupo no será el mismo de antes, me consumió la razón. Se que pensarás que soy una cobarde y no te equivocas. Este es uno de los actos más cobardes que puede cometer un ser humano, pero quizás sin mi todo pueda ser como antes. Gracias por la hermosa amistad que me brindaste durante todos estos años, por tener la valentía de darme mi primer beso cuando solo teníamos 15 años para enseñarme como besar ya que te hice creer que estaba locamente enamorada de la niña más linda del aula sin contar que solo fue una tonta excusa pues quien me gustaba para ese entonces eras tú. Mi felicidad adolescente fue el día que me confesaste que también te gustaba, aunque la apuesta que nos hizo hacer Gabriela ayudo mucho. Recuerdo específicamente que un 18 de marzo nos hicimos novias fueron los dos años más lindos que pude tener junto a ti, fuiste la puerta que me dio la libertad de saber que mi sexualidad estaba definida en su totalidad “MiLesbianaRadical” como solías decirme. Como olvidar nuestra “torpe” primera vez, que bueno que las tiras del sostén no me dejaron marcas cuando intentabas quitármelo “Desesperada” -Leslie Sonrió con gracia a pesar de las lagrimas- Bueno que decir con lo que hice, fue peor, de recordarlo no puedo evitar reír, se que esa parte tan sensible que nos lleva al limite del placer no debemos morderla tan fuerte -La cara de Leslie se tiño de rojo y no pudo evitar reír- pero en definitiva luego con el pasar del tiempo nos volvimos unas expertas en el campo sexual, sin contar con los videitos no apto para menores de edad que más de una vez me hiciste ver” -No pudimos evitar reír de la cara de Leslie-

– No se rían, eran curiosidades de adolescentes, ganas de aprender cosas nuevas y practicarlas con quien para ese tiempo era mi novia -Decía avergonzada, pero con una sonrisa picara, a pesar de las lagrimas reíamos, sinceramente su relación fue algo lindo y merece la pena recordar. Leslie retomo la lectura-

– “Pero sin duda alguna como aprendimos, con el pasar del tiempo fortalecimos nuestro amor adolescente y adore la valentía que tuviste de decirles a tus padres que era tu novia y ame la paciencia que tuviste cuando yo sentía temor de decirle a los míos. Corrimos con la grandiosa suerte de que ambas familias lo aceptaran y nos apoyaran. No nos aferramos en un para siempre sabíamos perfectamente que éramos muy jóvenes y quizás más adelante las cosas cambiarían, agradecida estoy de que hayan cambiado para bien, cuando nos dimos cuenta que en un momento parecíamos más amigas que novias cortamos la relación por lo sano, convirtiéndonos en grandes confidentes y el apoyo incondicional la una con la otra, quien me ayudo a evitar tomar decisiones que no debía, lamentablemente está no la podrás evitar. Al llegar a la universidad recuerdo que nos espantábamos a una que otra chica porque simple y sencillamente sabíamos que no eran para nosotras, siempre veíamos por el bien de ambas. Hasta esa tarde de Verano que Aurora llego por primera vez, al ver el brillo en tu mirada supe que te había encantado, lo bueno de todo es que el proceso de conquista no fue tan complicado ya que ella también te veía idiotizada ¡Amor a primera vista! fue lo que les paso a ustedes teniendo Tú 19 años y ella 20. El saberte tan feliz cuando decidieron dar el paso de convertirse en novias me lleno por completo, verte y sentirte feliz es un gran privilegio, sin duda alguna una relación digna de admirar más por todos los años que tienen juntas a pesar de los altos y bajos. Por ustedes supe que el amor a primera vista no es mito, ya ves me paso lo mismo, solo que no pensé en las consecuencias… Solo espero que al recordarme pienses en lo que hay dentro de mi, las cosas buenas, no en mis malas decisiones, que veas en mi aquella niña de 15 años a la cual besaste por primera vez, quien fue tu compañera de aventuras, tu gran amiga y confidente. Perdóname Leslie solo te pido que tu prioridad sea la felicidad y que logres todo lo que te propones, no me odies por lo que estoy a punto de hacer, me llevare lo mejor de ti. Te adoro y si existe la reencarnación espero conseguirte de nuevo en mi camino. PD: dile a Aurora que quise escribirle pero se muy bien que no querrá leer lo que pueda escribir, su mirada de rabia y odio calo muy dentro de mi, lamento ser tan vulnerable. Pero hazle entender lo mucho que la quiero y que de un modo u otro la entiendo. Nunca quise decepcionarla”…

– ¡AFF! Lucia que voy hacer contigo y tus tontas decisiones -Suspiró con lagrimas en los ojos cayendo sentada en el sofá-

– ¿Mi turno? -Pregunte con un nudo en la garganta, todas asistieron, respire hondo y abrí la carta-

“¿Como empezar sin sentirme tan mal por lo que te hice?… Supongo que recordando nuestro pasado, un muy hermoso pasado antes de dañar nuestra amistad. La amistad más sincera y estable que había tenido en mi vida, mi amiga, más que amiga mi hermana. Recordar nuestras aventuras desde que nos conocimos cuando tan solo teníamos cinco años seria un largo recorrido y serian miles de paginas por escribir, no tengo tanto tiempo, solo se que más de una en este momento que lees esto pasan por tú mente robando una hermosa sonrisa -Efectivamente mis labios dibujan dicho gesto de solo recordar nuestras aventuras- Gabriela intente fallidamente negar el sentimiento que crecía dentro de mi por Ximena, lo oculte una y otra vez con una que otra chica con la que pretendía tener una relación. Relaciones que no pasaban del mes, ya sabes el corazón es un terco de primera, se que traicione nuestra amistad, la confianza que me tenias, se que no debí enamorarme de la persona que amas con locura, lo intente te juro que lo intente, pero pudo más el sentimiento que la razón, perdóname por lo que diré pero no me arrepiento de amarla, tu sabes de primera mano que cuando ella se cala en lo más profundo de tu alma es inevitable amarla. Pero se que me enamore sola, se que su amor te pertenece en su totalidad, lo único que lamento es el daño que les ocasione a su relación por mi confesión y por ocultártelo, espero puedan perdonarme porque quizás yo no pueda hacerlo. Te amo Gabriela con ese amor que va más allá de la amistad para convertirse en un amor fraternal, se feliz sea con Ximena o sin ella, solo se feliz, fue la promesa que nos hicimos cuando teníamos ocho años en aquel pequeño árbol de la amistad que sembramos juntas en el que a pasar de los años tuvimos que tallar una y otra vez nuestros nombres para que no se borraran, se que te prometí que seriamos las mejores amigas para siempre, perdón por romper la promesa, pero siempre te acompañare de donde sea que me encuentre con la esperanza de que algún día puedas perdonarme. Te amo tú amiga por siempre GL. “Gabriela y Lucia”.

– ¿Cómo decirle que no tengo nada que perdonarle? que todos alguna vez en la vida erramos, que ciertamente como lo escribió en la carta no mandamos en lo que sentimos -Mis lagrimas caían una tras otra-

– No quiero leer, lo siento no puedo -Decía Ximena en medio de un llanto ahogado-

– ¿Quieres que alguna de nosotras lo hagamos por ti? -Pregunto Aurora-

– No se si quiera escuchar, no quiero leer que me pide perdón por enamorarse de mi, creyendo que se había enamorado sola… La amo y a pesar de que mi alma siente un alivio al saber que no murió no puedo evitar sentir un vació enorme por su ausencia

La abrace para calmar su llanto, dándole mi apoyo y comprensión pues dos meses atrás tuvimos una conversación madura, llena de perdón y sentimientos encontrados, donde entendimos que lo que nos unía era una hermosa y sincera amistad, el saber que ama a mi mejor amiga aunque no se crea es algo que no me duele, ni molesta y mucho menos incomoda, en definitiva el verdadero amor llega cuando menos lo esperamos

– Debes ser valiente y leerla, aliviara un poco esa sensación -Le sonreí con sinceridad, Ximena asintió suavemente-

– ¡Aquí voy! -Abrió la carta, dándole paso a la lectura-

“¿Perdón? Por haberte herido aquella noche con mis palabras, por no abrazarte fuertemente y decirte lo mucho que te amaba y creía hacer un bien para ambas para evitar hacerle daño a una persona maravillosa, olvidándome egoístamente que tú también lo eres. No te puedo pedir perdón por amarte, es un sentimiento que no quiero que cambie en mí así yo deje de existir, quiero llevarte en mi espíritu, me enamore de ti a primera vista, espero no turbar tus pensamientos nuevamente con mis palabras en este caso con lo que escribo, pero esta vez le doy paso al sentimiento, como lo hice la primera vez que te confesé mi amor aquella mañana de Abril en el lago donde solíamos reunirnos todas. ¡Te Amo! Sin haber tenido la necesidad de besarte, de acariciarte sin haberte sentido, más grande fue el sentimiento que el deseo o el anhelo, un amor quizás para muchos “ilógico” pero con la certeza para mi de que es verdadero, que traspasa lo carnal, ese amor que a pesar de saber que no eres para mi siempre estaba latente para estar a tu lado en todos tus momentos sean buenos o malos, en tu Día a día regocijándose de tus alegrías, consolándote en tus tristezas, apoyándote en tus decisiones acertadas y no acertadas, amándote en silencio hasta cierto punto. Me voy con la satisfacción de que el amor toco a mi vida de manera sorprendente dándome el privilegio de saber lo que es amar o enamorarse, sin importar que no fue correspondido. Es muy fácil culpar al amor de nuestras buenas o malas decisiones, sabiendo que el principal culpable es el ser humano a fin de cuenta el amor nunca muere, en cambio uno que otro sentimiento si… Espero que seas feliz junto a Gabriela créeme que te has ganado la lotería con ella, que se disipe la pequeña confusión que cree en su relación y solo se fortalezca cada día más… como le dije a las chicas en sus respectivas cartas espero algún día también puedas perdonarme, incluyendo este acto tan cobarde que haré, les pido que no se sientan culpables, pues solo estoy huyendo de la realidad que me cayo encima llevándome al precipicio. Lo se soy una cobarde de mierda que egoístamente solo piensa en este instante en si misma y no en sus seres queridos. Te Amo como a la mujer con la que soñé compartir una vida. Las amo a todas como la amiga incondicional que una vez fui”.

– ¡Mierda! -Grito Leslie haciéndonos dar un brinquito- ¡Es una estúpida! Eso es… como se le ocurrió hacernos tal cosa… aff es que si la encuentro seré yo quien la mate con mis propias manos -Caminaba de un lado a otro desesperada- idiota Lucia eso eres una Idiota -Su voz se escuchaba en todo el edifico a mi parecer-

– Mi amor cálmate por favor -Intentaba consolarla Aurora- esta viva es lo importante

– Claro gracias a sus padres, ¿Acaso han pensado si no hubiesen llegado a tiempo? -Se que más de una tragamos fuerte de solo imaginarlo- y la muy idiota nos dice en un puto papel que no nos sintamos culpables ¡Si claro como no! Que nos consta que al verse tan vulnerable no lo volverá hacer…

– Quizás el hecho de haber aprendido que esa no es la salida correcta, seguro sus padres la llevaron a un lugar donde la ayudarían… -Dice Ximena con sus ojitos rojos-

– Lucia no es el tipo de persona que comete un error dos veces, se que donde quiera que está se arrepiente de ese momento oscuro que cruzo por su mente, más sabiendo el daño que les ocasiono a sus padres. Estoy segura que no lo volverá hacer por más fuerte que sea la prueba.

– ¡Joder! Quiero un puto trago, me molesta no poder por aún seguir en esta silla, por ende con los medicamentos -Dice Ximena con cierta molestia-

– Amiga seremos solidarias y beberemos a tu salud… iré por unas cervezas…

Efectivamente Ximena esa tarde no pudo tomar, nosotras desahogamos las penas con muchas cervezas, lloramos, reímos, a pesar del huracán que sentíamos nuestras almas se sentían aliviadas del saber viva a Lucia.

– ¡Woao! ¡Que historia! No se como explicar que también siento un gran alivio del saber con Vida a Lucia

– Pues si es un gran alivio, pero la ansiedad y los nervios embarga nuestro grupo nuevamente

– ¿Por qué? -Pregunta expectante-

– Lucia regresa mañana al país después de tres largos años -Lorena arqueó las cejas sorprendida-

– Oh por dios ¡¿En serio?!

– Así es… Es la accionista mayoritaria de la empresa a la que nos asociamos unos años atrás, solo esperábamos que se consolidará y estableciera en el mercado para tomar las riendas

– Ay carajo entonces en pocas palabras es su jefa

– ¡Eso es correcto!…

– Esto se ha puesto por demás interesante -Dijo divertida-

– ¿Una novela no es así?

– Mejor que una novela ¡Salud! -Alzó su botella e hice lo mismo-

Chris – Derechos Reservados

© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquimico, electrónico, magnético, electrooptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

Leave a Reply

*