Aquellos paseos por las Dunas en la playa

Muy buenas a todos, desde este medio os hago saber de mis experiencias, me gusta contárosla de tal manera que os imaginéis que estáis participando, ya me gustaría que fuera así… deseando de que podáis disfrutar conmigo.

Comenzare por confesaros que fueron mis padres los principales culpables que me hicieron amar Cádiz sobre todo sus playas, fueron mis padres quienes desde que yo recuerdo me hizo conocer cada una de sus playas, tuve el privilegio de conocer desde Sanlúcar de Barrameda hasta San Roque, pasando por Chipiona, Rota, El Puerto de Santa María, Puerto Real, Cádiz, San Fernando, Chiclana, Conil, Vejer de la Frontera, Bárbate, Zahara de los Atunes, Tarifa, Algeciras, La Línea de la Concepción y claro esta San Roque. Pero entre cada una de estas ciudades hay una larga lista de playas tan conocida como Bolonia o incluso Punta Candor, siendo esta ultima donde me voy a detener y comenzar mi experiencia en ella.

Recuerdo como mis padres durante unos años se afincaba ya sea en Rota como en Chipiona, pero donde realmente veraneábamos era en Punta Candor, cuyas playas desiertas al menos en esos tiempos eran una delicia. Aun recuerdo como fue tanto mi madre como mis hermanas las que me engancharon en eso de andar, soliendo andar por la orilla en dirección a Rota, caminata que durante mucho tiempo fueron en su compañía y años después comencé solo, cosa que no me importo.

Recuerdo aquel verano en que mi padre cambio el mes de veranear y en vez de ser agosto fuimos en julio, aquel verano rondaba yo los diecisiete años y aunque ya había estado manteniendo sexo con hombres, aun no había sido penetrado. Creo recordar que fue entre semana por la escases de turista, tras almorzar quise irme a pasear por la playa en dirección a Rota, manera de poderme bajar la comida y de paso ponerme tostar la piel. Tanto mis padres como hermanos no se apuntaron por lo que no me quedo mas remedio de irme solo, lógicamente mis padres se preocupaban.

Esa vez lo recuerdo muy bien por lo que origino esa experiencia no siendo otra que una pareja, pareja que se encontraba a medio camino entre Punta Candor y Rota, pareja que estaba tendida sobre una toalla sobre la arena. Ella estaba tomando el sol en top les una esplendida morena de grandes senos y él un chico normal, normal para mi aunque eso si… afortunado, mientras pasaba delante de ellos no pude dejar de apartar la mirada de ella.

Continúe mi caminata y en mi cabeza estaba la imagen de esa chica, rondaba la idea de que ese afortunado era yo en vez de ese capullo, mi mente fantaseaba con esos senos y con la idea de besar y comerme ese cuerpo, pensamientos que me hizo tener una tremenda erección. Erección que menos mal que suelo llevar bermudas pues si no hubiera tenido un gran problema,

No tarde mucho en darme la vuelta y en mi cabeza aun rondaba la idea de poder mantener relación con esa chica, pareja que los vi a lo lejos pero en vez de tumbados, estos estaban dándose el lote de pie… mmm. Observando cómo decidido caminaron playa arriba en dirección a las dunas, pude verlos caminar loma arriba hasta ver como estos desaparecían entre las dunas, tomando la decisión de seguirlos.

Me acuerdo que cuando llegue a lo alto de la loma estos no se encontraban, no sabiendo bien donde buscar pues tras las dunas comenzaban un frondoso arboleda, arbustos y maleza, cuando decidid irme fue unos gemidos los que me llamaron la atención. Adentrándome entre la maleza a escasos metros los vi a esta pareja, pareja que estaban desnudos dándose el lote, pude presenciar como la chica le comía la polla al chico primero, siendo este quien tras tomarla por las piernas, coloco a esta de manera que formaron un 69… mmm.

Que pedazo de hembra que manera de comerla… lógicamente el chico estaba muy bien armado, llevándose estos al menos unos cinco minuto haciéndose sexo oral el uno al otro, minutos que me lleve yo mirando desde detrás de aquellos arbustos. Minutos que dedique a masturbarme aprovechando mi posición a cuatro patas, claro está en esa ocasión en tres, mientras mis rodillas aguantaban mi cuerpo con ayuda de mi mano derecha, no deje de satisfacerme al tiempo que mi mano izquierda se encontraba en el interior de mis bermudas, dándome placer.

Placer que me cohibí inicialmente al aparecer un desconocido, este hombre me pidió inicialmente permiso para mirar junto a mí, haciéndome saber que se marcharía si así lo decidía, cosa que finalmente no le pedí que se marchara y si le permití quedarse. Ambos callados miramos como mirones que somos como esa pareja darse el lote, sintiéndome observado yo mismo y descubriendo a este hombre mirarme.

Nos vimos sorprendidos cuando la chica se saco aquel miembro de su boca y se levanto, sonriente acabo por colocarse sobre el chico. Pudiendo ver como este se dedico primero a degustar de esos maravillosos senos al tiempo que ella fue la que cogió el miembro del chico y se lo ajusto, ver aquella imagen no solo me impacto sino que me enseño que no solo debemos ser nosotros los que tomemos la iniciativa. Acto seguido fue ella misma quien comenzó a mover sus caderas y en cada uno de sus movimientos, aquel enorme miembro fue ajustándose en aquel orificio vaginal.

Salidísimo no me di cuenta cuando mis bermudas corrían muslos abajo, descubriendo mi duro y erecto miembro ante la vista de este hombre. Hombre que dejo de ver a esa pareja y no perder detalle de mi paja, aquello más que cohibirme lo que me hizo fue excitarme aun mas, no deteniéndome en mi labor… uuuffff.

No deteniéndome ni incluso cuando sentí la mano de aquel hombre sobre mis nalgas, pues sentí como un cosquilleo que se inicio en mi cuello y finalizo en el inició de mis nalgas. Aquel hombre desconocido comenzó a acariciar mi desnudo cuerpo, comenzando por mi espalda hasta mis hombros, continuando por mi pecho hasta mi vientre… uuummm.

Deje a ese hombre que me acariciara como si yo fuera esa esplendida hembra, hombre de no más de unos cincuenta años sin apenas vello corporal, hombre de cabellos grisáceos y cuerpo normal. Hombre que viendo mi disponibilidad a cabo por bajarse su bañador, quedándose desnudo por completo… quedándome sorprendido, no por el tamaño de su miembro sino por su descaro.

Fue este mismo quien tras introducir su mano entre mis muslos… tomo mi miembro, dejándole yo al ver su rostro… al ver aquella mirada. Comenzó este a masturbarme con delicadeza al tiempo que me hacia gozar, comenzó a masturbarme con una mano mientras con la otra magreaba mis genitales, acabando por preguntarme mi edad.

Cuando le hice saber que tenía 17 años… sus ojos se abrieron como platos, note como su mano temblaba más aun cuando volvió a preguntarme… si había sido penetrado, respuesta que creo que casi le hace correrse, pues era virgen analmente.

Volví mí vista hacia aquella pareja, chica que tenía su cuerpo flexionado hacia atrás sin dejar de ser penetrada, chica que os puedo asegurar que tuve que verme, pero no hizo gesto por delatarme. Sino que tras levantarse y sacar esa enorme polla de su interior, pude ver como volvía a sentarse sobre esa polla pero ahora mirando hacia donde estaba yo. Aquello casi me hace correrme, aunque también pudiera ser al sentir aquella cálida boca, cálida os digo pues este personaje se introdujo mi polla en su boca, comenzando a darme una soberana mamada… aaahhh.

Aquella chica votaba sobre la polla de su chico, no siendo lo único que votaba, pues sus enormes senos se movían al compa de sus embestidas, moviéndose como campanas. Por este motivo os digo que recuerdo esta maravillosa e inolvidable experiencia, como olvidar ese rostro angelical, como olvidar esos hermosos ojos marrones. Esa boca creada para el vicio que más parecía que me decía algo, aunque en verdad de aquella boca solo soltaba gemidos y obscenidades, boca que aun colgaba restos de aquella mamada, boca que no me hubiera importado comerme.

Pero la verdad es que yo para nada deje de disfrutar pues aquel hombre, no solo se dedico a comerme la polla sino también a penetrar sus dedos en mi orificio anal, proporcionándome gran placer. Acabando por sacar mi miembro de su boca, incorporarse y colocarse detrás de mí, no sin antes acabar por sacarme mi bermuda y dejarme totalmente desnudo. Tras colocarse detrás de mí, pudiéndole ver como hincaba sus rodillas en la arena, tomaba su miembro y tras dejarlo caer sobre mis nalgas, comenzó a pajearse con mis nalgas una vez que coloco su miembro entre estas…mmm.

Los gritos de ellas volvieron a llamar mi atención, gritos que no eran por otra cosa que de haber conseguido su orgasmo, aguantando unos minutos más hasta que su chico se corrió también, no siendo claro está dentro de ella pero si en ella tras haberla sacado. Tras descansar se levantaron y se marcharon, dejándome ella esa mirada cómplice a modo de despedida, mirada que ha día de hoy a un recuerdo y eso que han pasado demasiados años.

Mirada que se me quedo en la mente, mientras ese desconocido se pajeaba con mi cuerpo al tiempo que me masturbaba, intentando penetrarme hasta por dos ocasiones, siendo fallidas y dolorosas. Pues mi orificio anal no estaba aun preparado y menos estaba dispuesto a ser penetrado ante tal miembro, desconocido que no se dio por vencido a pesar de haberme hecho correrme… aaahhh.

Orgasmo que tomo para poderme lubricar, sentí como impregnaba mi orificio anal con mi propio esperma, comenzando primero a comerme el culo para continuar por introducir sus dedos. Practica que me hizo en minutos volverme a empalmarme, convulsionándome entre gemidos silencios, gemidos que no hizo precisamente ocultarnos ante mirones, pues estábamos siendo observados hasta por cuatro hombres.

Son momentos de gran placer pues aunque deseaba que todos estos se nos uniera, no era precisamente de tal pensamiento este desconocido pues sus deseos eran el de penetrarme. Acabando por desistir y pedirme que se la comiera, labor que hice demasiado bien, también que me coloque a cuatro patas de manera de provocar a aquellos mirones. Trague aquella polla como si hubiera tragado toda mi vida, llegándome a introducir cada uno de sus genitales entre gemidos y alabanzas.

Acabando este demasiado pronto para mis deseos, pues cuando mas estaba disfrutando, lógicamente mas empello puse en darle placer. Sentí como unas extrañas manos se dedicaban a masturbarme y magrear mis nalgas, extraños que llegaron a introducir hasta dos de sus dedos y moverlos como penetración, gimiendo como una zorra mientras hice a este correrse. Obligándome a tragarme toda su leche, caliente y espesa… sin sabor alguno, leche que sentí como discurría por mi garganta, mientras me pajeaban y follaban mi orificio con sus dedos.

Fue este desconocido quien aúllo a esos extraños, aúllo como si creyendo que me molestaban, dejándome a medias y con la pena de más. Tras ponerse este su bañador acabo por marcharse, dejándome allí con la mirada de hasta cuatro hombres, mirones salidos con sus pollas en manos, no teniendo más remedio que marcharme con la pena de poder haber hecho una orgia.

Tras bajar la loma de aquellas dunas, teniendo la suerte no en otras ocasiones de que no había persona alguna, me marche en dirección a la orilla, dejándome caer a modo de poderme enjuagar. Para continuar mi caminata hasta la sombrilla de mis padres, padres que para nada estaban extrañados al verme. Bueno os dejo hasta una nueva experiencia, besos donde más os guste.

Me llamo Jhosua y como bien sabéis mis preferencias son los hombres maduros a muy maduros, aquellos maduros activos que buscan un pasivo que les satisfaga, maduros que desean un pasivo y hacer posible sumiso, poniéndoles aun más que tenga no tengan pluma o ser afeminados, maduros que buscan una buena putita que follar la boca o hacer posible preñar.

Soy de esos que buscan sexo esporádicos sin compromiso, soy de esos que me entrego al máximo, no negando mi experiencia a aquellos que me atraen. Como suelo decir… “Me da igual donde lo hagamos, siempre y cuando sean en ese momento y lugar, ya que debemos de disfrutar y gozar ambos, pues para el momento que lo hacemos… el lugar es lo de menos”. Si son muy maduros a veces no me importan como son, pues me gusta aprovecharme de esa complicidad que solemos tener, me excita el morbo que estos crean. Hasta el grado que son ellos los que invitan a más de uno a unirse, oportunidad que a veces aprovecho aunque a veces sean muchos a satisfacer, pues cuando estás en plena faena no sueles decir no.

Bueno aquí os dejo hasta una nueva experiencia… vale, ya me contáis que os aparecido. Espero que os haya gustado tanto como a mí contároslo, disfruto con ello tanto que volviendo a recordar aquella experiencia no puedo remediar masturbarme, llenando de leche calentita mi mano y mi teclado.

Obviamente habréis notado que soy pasivo e incluso algo sumiso, siendo mis preferencias… hombres maduros a muy maduros. Bueno os dejo ya… espero que no seáis muy crueles conmigo, aunque me deje hacer y como una buena putita que dicen que soy. Mi email es Jhosua 1970 @ gmail . com, lógicamente va todo junto, hasta pronto.

Leave a Reply

*