Cai en las redes de mi vecino

Javier mi vecino, me dijo: Sandra a que no adivinas que tengo aquí? No lo se le dije muy seria, pues date una mirada me dijo, mostrándome la pantalla, no lo podía creer, habían fotos mías y mi cuñado desnudos y en poses sexuales, pero… cómo? le dije muy sorprendida. Muy fácil me dijo estabas tan embobada follando todos estos días que no te percataste de que varias veces se te podía observar por la ventana desde el edificio de al lado y con una buena lente se te podía retratar con facilidad, pues se ven muy lindas, claro yo que ando pendiente de ti desde hace mucho, vi que tu marido se fue y que tu cuñado llego, Solo era cuestión de tiempo.

No puede ser le dije tratando de quitarle la cámara, ahhh nonono jajaja me dijo si quieres recuperarlas tendrás que ir a por ellas y desde luego tendrás que darme algo a cambio, ¿Qué quieres? dinero? le dije, Nooo preciosa solo quiero que seas buena conmigo y me acompañes por un rato, es todo. mmmm le dije estas seguro solo será eso? le dije. Pues sí, te espero este sábado a las 7:00 no me hagas esperar y se dio la vuelta.

Cerré la puerta muy nerviosa y pensando en todo lo que pasaría si esas fotos llegaban a manos de mi marido, decidí no contarle a mi cuñado y tratar de resolverlo yo misma.

Llego el día sábado y yo tenía que acudir a la cita que me puso Javier, estaba muy nerviosa sin saber qué hacer, pero al final decidí ir para recuperar las fotos que había tomado. Como sabía lo que él quería me puse ropa un poco atrevida, mini negra muy cortita, tacones altos que resaltaban mis lindos pies, y un top pegadito escotado, no me puse sostén por lo que se marcaban claramente mis pezones, mi plan era calentarlo un poco y así conseguir que me diera las fotos sin tener que ceder ante sus propuestas.

A las 7 en punto llegué a su depa, me abrió la puerta el muy tranquilo y sonriente pero no pudo evitar mirarme de pies a cabeza y pude ver sus ojos iluminados, que hermosa estas Sandra, pasa me dijo conversemos, yo le dije: mira la verdad solo estoy aquí para que me entregues por favor esas fotos, será mejor que me las des aquí y me voy. Bueno me dijo justamente de eso quería hablar contigo pero si no quieres pasar entonces ni modo y se dispuso a cerrar la puerta.

Nooo le dije tomándolo del brazo, entonces conversemos un poco le dije entrando, el cerro la puerta tras mí y me señalo un sofá que había en la sala invitándome a sentarme. El ambiente era muy elegante y bonito, nos sentamos y yo le quede mirando esperando que me dijera que era lo que quería, aunque de sobra se notaba en su cara.

La cosa es muy sencilla preciosa me dijo, tengo estas fotos que me dicen cómo te portas cuando no está tu marido y si quieres que te las regrese tendrás que ser una niña muy buena conmigo, sabes que hace tiempo me gustas muchísimo, y no tienes nada que perder.

Pero… a que te refieres le dije poniendo cara de inocente y a la vez tome aire para que se resaltaran mis pechos en el escote a fin de poder convencerlo, muy simple me dijo esta noche vas a ser muy obediente conmigo y si te portas bien te devolveré estas fotitos y te iras tranquila a tu casa.

Lo vi muy decidido así que no me quedo más remedio que aceptar. Bueno le dije, lo que tú digas, ok me dijo el, ponte cómoda quieres tomar algo? Bueno sírveme algo rico dije sentándome y cruzando mis piernas de tal forma que se resaltaron sus torneadas formas, esto lo hacía para poder controlarlo, el me miro complacido y me trajo una copa.

Bebimos, luego él puso música muy suave y me dijo quiero que me hagas un strip, lo mire sorprendida, pero… atine a decir, recuerda que tienes que ser muy obediente si quieres que te devuelva esas fotos preciosa dijo el muy seguro, está bien que me queda suspiré.

Me puse de pie y empecé a moverme al ritmo de la suave música frente a él, primero estaba muy nerviosa pero al verlo muy sereno y complacido me fui calmando, me quite el top quedando mis tetas expuestas ya que no me llevaba sostén, ohhh dijo el que delicia de tetas Sandra son preciosas, gracias le dije sonriente, el me pidió que siguiera contoneándome un rato, mis tetas se movían como melones maduros, mi cabello caía sobre mis hombros y él estaba prendado de mi cuerpo, empezó a tocarse sobre el jean el bulto que se le había formado, por lo que me puse a modelar un poco delante de el para que quede complacido, luego me dispuse a seguir llevando mis manos a mi mini para desabrocharla, espera.. me dijo, quédate así que estás bellísima.

Ven siéntate a mi lado me dijo, obedecí, quisiera que pasemos un buen rato mirando una buena peli, seguro te gustará. Bueno como quieras le dije muy extrañada creí que quería terminar el strip y verme totalmente desnuda.

Encendió el tv y puso un video, ¡era una porno!, pero.. es una película porno le dije…. si porque? No me digas que nunca has visto una de esas, pues si pero… ¿entonces? Me dijo, si quieres la cambio. Nooo está bien le dije lo que tú quieras, por mí no hay problema, y me acomode en el sofá, el paso el brazo sobre mis hombros, cuando note eso ya era tarde, bueno me dije, que me queda más que seguir con esto.

La película era muy buena, había una tía muy sexi que estaba siendo follada a mas no poder y yo me sentía afectada por aquellas escenas, recordaba lo que había vivido con mi cuñado, y no pude evitar llevarme la mano a la boca, él lo noto. Veo que te gustan estas películas me dijo, Si le respondí y seguí mirando, el tío del película era un semental con una enorme polla que hacia delirar a la chica, y ella gemía y gemía.

Javier se fue pegando más a mí y sentí como su brazo me cogía con más fuerza cada vez más, yo suspiraba por lo que miraba y sentía en mi cuerpo, luego él se volteó y acerco su cara a la mía, buscando mis labios y yo correspondí, unimos nuestras lenguas ya excitados por lo que estábamos mirando, nos besamos largamente hasta que él fue bajando por mi cuello, y yo disfrutaba de aquellas caricias, mi pecho empezó a agitarse y a endurecerse mis tetas de una forma que yo sabía que había empezado a caer en mi propia trampa.

Empezó a besarme las tetas muy suavemente, me las lamia y mordía despacio, succionando mis pezones, yo estaba muy caliente a esas alturas y mis planes de salir libre de esa situación se vinieron abajo, estaba perdiendo el control y quería abandonarme al placer y al sexo.

El seguía mamando mis tetas mientras miraba mi cara ya excitada y sus manos buscaron mi diminuta minifalda que no representó ningún obstáculo, metió sus manos por debajo y sintió mi tanga mojadita, puso su debo sobre mi coño y empezó a frotarlo, ocasionando que empiece a gemir, estaba perdida.

Dejó de mamarme, y yo entendí lo que seguía, se apartó y yo me puse de pie sonriéndole dulcemente, empecé a bajarme la mini, mientras mis pechos desnudos quedaban expuestos totalmente frente a él, cayo mi mini al suelo, me baje el tanga y me disponía a quitarme los tacos, pero él me impidió, nooo me dijo te ves super sexi desnuda y con esos tacos, me encantan, déjatelos, le sonreí y me pare frente a él, le cogí la camisa y le desabroche los botones hasta quitársela, luego los jeans, se los baje, el termino de sacárselos, quitándose el calzado, solo el bóxer me separaba de aquel precioso aparato, con una cara de pícara le cogí los bóxer y se los baje totalmente, su enorme polla asomo reclamando que le brinde cariño y mucha saliva.

Javier estaba sentado en el sofá y me puse de pie frente a él, mirando su enorme aparato tieso que apuntaba hacia arriba, me fui agachando poco a poco hasta quedar de rodillas frente a su polla, la cogí suavemente y se la empecé a masturbar, tenía una glande muy grande y marcada, luego de unos minutos acerque mi boca y le di varios lengüetazos alrededor del cuello de su polla, él suspiró y se reclino para atrás, estaba excitadísimo, y yo empecé a hacer lo que sabía muy bien, la metía y sacaba de mi boca mientras se la succionaba y sentía su semen que empezaba a salir.

El se puso de pie y empezó a moverse primero despacio, después más fuerte cada vez más, me estaba follando por la boca!!!, yo seguía complaciendo a su polla y empezaba a meterla hasta el límite de mi garganta, a ratos la sacaba totalmente porque me ahogaba, hasta que él se vino, lanzando un chorro viscoso dentro de mi boca a la vez que terminaba en un tremendo gemido, fuimos bajando poco a poco el ritmo hasta que nos calmamos mientras le lamia los rezagos de semen que manaban de su polla, cuando se calmó, me puse de pie frente a él, desnuda, en tacones y con los labios totalmente empapados en leche, el me miraba de pies a cabeza con mucho deseo, como su leche caída de mis labios a mis pechos, me dijo no sabes cuánto esperaba este momento, siempre tenía fantasías contigo. Si supiera que mi marido provoco esto, pensaba yo.

Me dijo échate boca abajo, obedecí, el levanto mi cintura y me puso a cuatro patas, pensé que me iba a penetrar por atrás pero se arrodillo tras mío, sentí como sus labios buscaba mi coño que estaba mojadito y empezó a besarlo y chuparlo, mientras yo sentía que mis líquidos salían, me estremecía y gemía abriendo más mis piernas para que me comiera el coño mejor, sentí que su lengua se posaba en mi agujero y hacia círculos en mi vagina, tenía tremendas contracciones, introdujo toda su lengua hasta el fondo y jugaba con su punta dentro de mi coño, el alternaba entre su lengua y sus dedos mientras yo me retorcía y gemía gritando casi. Después de muchos minutos no aguante más y me vine.

Esto no ha terminado putita me dijo, cogiéndome suavemente me alzo en sus brazos y se dirigió a su cuarto, me echo en su cama y me puso a cuatro patas, se acercó por atrás y me dijo: no puedo aguantar más he esperado tanto este momento de penetrar ese dulce coñito depilado, eso me éxito mucho, el saberme deseada por tanto tiempo, abrí bien las piernas dispuesta a recibir su enorme polla, me penetró, entro todita y sentí como se llenaba mi hueco. Ahhhh deliraba, la tienes tan grande le dije, ¿te gusta? pregunto, siii mucho, pues ahora vas a sentirla completita hasta que grites de placer.

Empezó a moverse, era muy enérgico y sus movimientos muy fuertes, sentía como mi coño se contraía más y más con los movimientos, así perra goza goza me decía, estuvimos así un buen rato en que yo deliraba de placer gimiendo muy fuerte, hasta que sentí unos pasos en el cuarto, me detuve asustada, alce la vista y vi frente a mí a un hombre que había entrado y nos miraba, Javier me dijo, tranquila Sandrita él es Roberto mi compañero de piso, no me digas que no lo habías visto antes. Era verdad lo había olvidado que Javier no vivía solo sino que compartía el depa con un amigo que vi algunas veces, ¿y ahora? pensaba, bueno será mejor que me vaya le dije soltándome de Javier, pero él me dijo tranquila Sandra no te asustes Roberto es un buen amigo y no hay nada que preocuparse él es muy discreto, además a él también le gustas mucho dijo sonriendo, entendí claramente lo que iba a pasar, el poco pudor que me quedaba me decía que debía irme, pero estaba tan excitada y sedienta de sexo que me sorprendí respondiendo: Pues entonces sígueme gozando cariño, al mismo tiempo que me volvía a colocar a cuatro patas y me introduje yo misma su polla, me empecé a mover mientras miraba a Roberto con cara de guarra.

Roberto no perdió el tiempo y se empezó a desnudar, en unos instantes estuvo completamente desnudo frente a mí, con su polla que se ponía erecta por el espectáculo que estaba presenciando, la mire con ansias, era un poco más corta que la de Javier, digamos de tamaño normal, pero mucho más gruesa, además sus venas estaban se notaban mucho. El la fue acercando a mi boca y cuando estuvo cerca la cogí como una desesperada metiéndomela enterita, mientras Javier me daba tremendas embestidas, ohhh que delicia me sentía en la gloria follando con dos hombres, Roberto empezó a mover su polla y yo sentía los empujes por delante y atrás gimiendo a mas no poder, empecé a sentir los líquidos seminales de Roberto en mi boca mientras la succionaba iban brotando y se mezclaba en mi boca junto con el sabor que me dejo Javier.

Al rato cambiaron de posición ahora Javier retiro su polla de mi coño y me la metió en la boca, la sentí saladita ya que coño estaba mojadito de la follada pero en poco tiempo la deje limpiecita y llena de mi saliva, mientras Roberto me daba por atrás, ahora tenía esa gruesa polla para mi deleite taladrándome y dilatándome más el coño, era increíble cómo estaba gozando con algo que hace unos días ni pasaba por mi cabeza, pero desde la follada que me dio mi cuñado algo dentro de mí me pedía sexo prohibido.

Luego de un rato Roberto se echó para atrás y me pidió que lo montara, así lo hice y su polla entro derechita y hasta el fondo, luego me incline hacia el, mientras nos besábamos y empezamos a follar. Mmm más dame más le decía mientras que me movía frenética sabiendo que Javier estaba mirando por detrás. De pronto sentí las manos de Javier que se posaban en mis nalgas y me las levantaba, deje de moverme e imagine lo que querían. Nooooo dije por favor que nunca lo hice, pero que dices putita me dijo Javier ahora vas a gozar al máximo, por favor no, que me lastiman dije casi sollozando, pero ellos no me hicieron caso, ya Roberto me tenía muy sujeta y la polla clavada y Javier tenía muy segura mi cintura, no tengas miedo preciosa me dijeron es lo más normal del mundo, Javier se subió a la cama y empezó a dilatar el agujero de mi culo con sus dedos aunque no fue muy necesario porque ya antes follaba por allí también.

Roberto se quedó quieto para dejar que me penetre Javier, el cogió su polla y sentí que entraba poco a poco hasta que la tuve completita enterrada en mi culo, ufff sentía como esos dos aparatos pugnaban por acomodarse dentro de mí, hasta que ellos empezaron a moverse muy despacio buscando acoplarse, cosa que lograron muy rápido, se notaba que ya habían hecho eso antes y se conocían muy bien, yo cerraba los ojos y el miedo inicial desapareció aunque sentía un poco de dolor.. Noooo sáquenlo sáquenlo por favor les rogaba, que dices perra, ahorita vas gritar porque te demos más duro, ellos empezaron a subir la velocidad de sus movimientos, hasta que me embestían al máximo, yo jadeaba y el dolor inicial desapareció porque estaba muy lubricada y excitada, empecé a gemir, gemía muy fuerte ufff siii, más más, gritaba y sentía como esas dos pollas me destrozaban y casi se rozaban dentro mí, separadas solo por una delgada capa de piel, es delicioso gritaba, que rico, denme más…estuvimos así un buen rato, Roberto debajo mío me magreaba y mordía las tetas con furia, y Javier encima mío me penetraba hasta hacer contacto con los testículos en mis nalgas en cada embestida y yo con los ojos desorbitados y a punto de explotar de placer.

De pronto sentí que se venía Roberto, noté que su polla se hinchaba dentro de mi coño y como el semen subía por su polla hasta que expulsó un chorro dentro de mí, casi al mismo tiempo Javier también explotaba en mi culo, me metió el semen muy dentro pero era tan abundante que empezó a manar y a salirse de mi agujero igual que el de Roberto. Mis dos huecos estaban rebosantes de semen y corría por entre mis piernas, yo estaba agotadísima y rendida al placer, después de unos instantes en que nos quedamos quietos y totalmente exhaustos, ellos sacaron sus miembros de mis agujeros, y sentí un plooof! de mi culo. Vamos putita me dijo Javier termina con esto, y ambos se pusieron de pie frente a la cama con sus brillosas pollas que estaban empapadas en semen, yo seguía echada y me di vuelta hacia ellos, me puse boca abajo y me acerque al borde de la cama, empecé a mamarles las pollas, hasta tragarme todo el semen que quedaba en ellas, se las mamaba con dulzura y como una buena perra agradecida por el placer que me dieron esas dos pollas, les miraba a los ojos y veía como ellos cerraban los suyos y sentían ese dulce placer de una polla que se ha venido y es succionada. Cuando termine les chupe los testículos completitos también y ellos me miraban como si vieran a una completa puta que en efecto lo era.

Cuando termine ellos me pusieron en pie y me entregaron mi ropa, empecé a vestirme pero ellos me cogieron de la mano y Javier me dijo bueno vecinita te portaste de lo mejor y te lo has ganado, aquí te devuelvo las fotos que tome, me alcanzó una memoria usb, yo estaba aún medio aturdida por la tremenda follada que me habían pegado, la recibí casi sin mirarlos, pero ellos me sacaron del depa y en el pasillo termine de vestirme que solo el tanga me alcance a poner, mire como mi pierna esta empapada de semen pero igual tuve que irme a mi casa así, aunque sintiéndome toda una hembra y muy sonriente.

Leave a Reply

*