Carmen, vaya dilema!

Soy Juan, tengo 20 años, mido 1.70 sin ser un playboy me mantengo en forma gracias a que voy 4 dias a gym, pelo rizado, ojos marrones y con un cuerpo donde lo que mas destaca es mi tren inferior destacando mi culo, eso dicen mis amigas. Me gusta vestirme informal pero elegante sobretodo polos ajustados sin que sean demasiado ceñidos y vaqueros.

Tras esto empiezo…

Mis amigo/as siempre ibamos a un bar que regentaban los padres de un amigo, era una especie de salon de bodas venido a menos por la crisis, con parking privado y con un billar. Siempre que iba habia alguien de nuestro circulo de amigos para pasarlo bien.

Los clientes eran los de toda la vida y mantenian mas o menos los mismos horarios. Un dia David me comento.

– Juan menudo bombon ha empezado a venir a tomar cafe todos los dias. Tienes que verla.

– Venga ya fantasma, tu lo que quieres es que me pase todo el dia aqui.

– Que NO! Si es mentira tienes copas gratis un fin de semana entero.

Eso me estraño de David ya que era un tacaño, siempre dice que no tiene pasta cuando salimos pero al ligar le falta tiempo para invitar al ligue y si puede llevarsela a un hotel.

– A que hora pasa ese ” bombon”?

– Sobre las 16.00 mas o menos.

– Lastima porque la semana que viene voy de tarde, pero la otra voy de mañana.

– Pide fiesta un dia porque yo la otra me voy a Ibiza con Paula

– Eres lo peor!! Nunca tienes dinero y ahora te llevas a Ibiza a una tia que conoces de hace un mes.

– Ja!Ja! Reimos los dos.

– Un chochito es un chochito!!

– Lo dejamos para cuando vuelvas.

– Ok.

Despues de unas horas tomando unas copas me fui a mi casa. Pase toda la semana trabajando de tarde sin tiempo a nada mas.

David y Paula me pidieron que los llavese al aeropuerto, no me dio un duro como era habitual en el. Antes de despedirnos aprovechando un momento que estabamos solos me dijo

– Te acuerdas del “bombon”?

– Ya ni me acordaba

– Mi madre ha estado hablando con ella y le ha dicho que es divorciada

– Y?

– Voy a llavarmela a la cama!!

– Ja!Ja! Te vas a Ibiza con Paula y ya estas pensando en tirarte a otra.

Llego su chica y cortemos la conversacion, me despedi de ellos, me dirigi hacia casa pensando como seria aquella mujer, tenia que averiguarlo. Paso el fin de semana sin nada reseñable pero algo me rondaba en la cabeza que me tenia intranquilo , seria verdad o no?

Estuve distraido toda la semana , pero por una cosa o por otra que no pude ir al bar a la hora que me dijo David. El jueves estaba decidido, logre un permiso en el trabajo con la escusa de ir al banco, me lo dieron.

– De hoy no pasa sin verte. Dije para mi mismo cuando salia de la empresa en mi coche.

Me duche, comi y sobre las 16.00 me fui al bar, aparque en el parking trasero, pedi un cafe y espere.Cada vez que se abria la puerta miraba con la ilusion de que fuera ella. Cuando ya me daba por vencido se abrio la puerta del bar, sin ninguna esperanza me gire lentamente y alli estaba.

– Tenia razon el muy cabron! Salio de mi boca.

Me quede embobado mirandola mientras ella se dirigia hacia una mesa, era aun mas preciosa de lo que me

imaginaba. Tendria entre 40 y 45 años, mediria unos 160cm , cabello liso de color caoba hasta los hombros, ojos grandes marrones con un brillo especial, nariz fina acabada en punta seguida de unos labios bien proporcionados pero muy carnosos. Llevaba una blusa amarilla aunque sin ser demasiado ajustada se le intuian unos buenos pechos y un vientre sin ser plano tampoco con demasiada “panza”. Unas caderas anchas terminando en culito que parecia un caparazon de tortuga.

– Embobado! Me saco de mi trance, era la madre de David.

– Que?

– No la mires tanto que la vas a gastar. Ja!Ja!

– No la miraba estaba pensando en mis cosas.

– Si! Si! Como mi hijo.

Mientras hablabamos la diosa caoba se hacerco a la barra.

– Hola Carmen, un cafe con leche?

– Marchando Patricia.

Se giro y cuando se disponia a ir a su mesa Carmen, una mujer simpatica pero a veces un poco bocazas le dijo.

– Con mucha pena te voy a tener que prohibir la entrada.

– Como! Pero porque? Se volvio a girar hacia la barra sorprendida.

– Porque tienes a todos los hombres embobados mirandote y dejan de consumir. Ji! Ji!

– Ya sera menos. dijo Patricia

– Que no, sino mira a Juan, me señalo.

Yo no sabia donde meterme de la verguenza solo pude mirarla, ella hizo lo mismo y por primera vez vi aquella impresionante sonrisa. Tras unos segundos mirandonos volvio hacia Carmen.

– No creo que un jovencito asi se pueda fijar en una vieja como yo.

– Ja! Ja! Rieron la dos.

Ahora estaba apoyada en la barra , no pude contonerme a fijarme en ese redondo culazo. Tenia que coger el toro por los cuernos, me decidi a hablar.

– No creo que sea una vieja, eres una mujer en la flor de la vida y que cualquier hombre, incluido yo, se fija.

Ambas dejaron de rier y me miraron incredulas de lo que habia dicho. Despues se volvieron a mirar sin decir nada. La cafetera empezo a sonar e hizo que Carmen contra su voluntad se alejara.

– Muchas gracias! No todos los dias me dicen cosas tan bonitas que a una le alegran el dia.

– Solo digo la verdad eres una mujer de bandera.

– Patricia aqui tienes el cafe. Interrumpio Carmen.

– Gracias Carmen.

Me volvio a mirar , me derretia esos ojos y labios. Cogio el cafe se giro y se fue hacia su mesa meneando las caderas de manera muy sexy. Antes de sentarse me volvio a mirar.

Mientras ella se tomaba el cafe yo no podia dejar de mirarla o mas bien admirarla. Al cabo del rato se levanto, recogio su bolso y con la taza del cafe en sus manos se encamino hacia la barra, yo un poco timido intente no mirarla. Diposito la taza en la barra y se dirigio hacia la salida pero pasando delante mio, le sonrei y ella me la devolvio.

– Adios ! Guillandome un ojo.

– Adios preciosa, espero que nos volvamos a ver.

– Estaria encantada! Mientras seguia hacia la salida. Aquella mujer no caminaba, levitaba como los angeles.

En cuanto se cerro la puerta solte

– Ufff! Que mujer!

– Otro como mi hijo, pero que tiene?

Volvi hacia la barra Carmen estaba apoyada en la barra con los brazos cruzados mirandome y sonriendome, pero habia algo extraño en ella, tendra envidia.

– Que quieres decir, Carmen?

– Esta muy claro, no? Dijo entre enfadada y desafiante.

Al decirlo me quedo claro que no le gustaba como nos gustaba a su hijo y a mi aquella belleza.

– Estoy esperando guapo!

– Sinceramente creo que es una mujer impresinante, desprende una sensualidad por todos los poros de su piel.

– Que bonito, pero yo quiero saber que tiene ella que no tengamos las demas.

Miro hacia todos los lados, el bar estaba practicamente vacio ,al confirmarlo se saparo de la barra para que la mirara pero entonces hizo algo que me dejo alucinado.

– Yo no te parezco sensual! Se desprendio del boton de su camisa mostrando el inicio de sus tetas.

Por primera vez me fije en Carmen como mujer y que mujer. Seria de la misma edad que Patricia pero mas castigada por la vida, aunque mas delgada pero con dos inmensas tetas.

– Como? no es lo mismo. Ella es divorciada , tu eres la madre de mi amigo y ademas estas casada.

– Entiendo, osea que no! Soy un callo en pocas palabras. Sintio su orgullo mancillado y su mirada entristecio.

– No! No! Estas cambiando mis palabras , solo he dicho que no te veo como a ella, no he dicho nada sobre lo guapa o no que eres.

– Si yo no fuera la madre de David…

– Joder! me pones en un compromiso

– Tranquilo esto no cambia nada, solo dime que opinas de mi.

– Vale con una condicion, diga lo que diga no te vas a enfadar ni se lo diras a nadie.

– Ok, para que te pienses bien lo que opinas de mi.

Rapidamente se esfumo sin decir nada, me dejo pensativo.Recorrio lo largo de la barra hacia los otros clientes y les pidio si deseaban algo mas, estos estaban entretenido en su partida de cartas. Se giro tras su negativa y camino hasta donde yo estaba lento y de manera que nunca habia visto en ella. Me indico con la cabeza que fuera hacia el final de la barra, era tipo L y asi lo hice. Estaba echo un flan, que pretendia?

Me sente en el ultimo taburete de la barra apoyando la espalda en la pared, estaba muy nervioso asi que decidi ser cauto con mis palabras para no meterme en un lio.

– Estoy un poco nerviosa mira. Estiro el brazo enseñandome la mano que temblaba levemente.

– Yo tambien. Mientras miraba su mano sin poder levantar la vista.

– Cogela no seas tonto. Estire y cogi su mano con la mias, era suave, mi cuerpo se erizo sin saber porque.

– Tienes la piel muy suave!

– Sii! no sera que pretendes ser amable conmigo y mirame sino no me voy a creer tu veredicto.Se sincero! Al levantar la vista me guiño un ojo a la vez que me sacaba la lengua.

Carmen era una verdadera MILF, madura que me follaria, me lanze al ruedo y me puse a examinarla de arriba abajo. Pelo liso color caoba, tintado seguramente, hasta los hombros, ojos pequeños de color verdoso seguidos de una pintiaguda y fina nariz terminando en unos labios acordes al restode su cara, no eran carnosos. Era delgada pero destacaban unas tetas inmensas caidas pero apetecibles, una cintura estrecha que contrastaba en unas caderas anchas , todo esto con unas largas y bonitas piernas.

– Podrias dar una vuelta para verte mejor. Tenia una lucha interior por ser correcto con la madre de un amigo o decir que estaba para comersela.

– UMMM! eso es buena señal! Sin esperar un minuto doy la vuelta dejando a pocos centimetros de mi su culazo, estuve tentado a magrearlo, morderlo y comermelo.

– Lo ves bien o lo acerco un poco mas. No espero mi respuesta dando un paso atras inclinado el cuerpo, poniendo su culo en pompa a centimetros de mi. Yo estaba cada vez mas caliente y ella no ayudaba.

– Es muy grande y fofo, no? Repentinamente paso su mano por él.

– No esta muy bien.

– Cuando era mas joven lo tenia como una piedra. Seguia pasandose la mano . agarrandolo lento y muy sensual.

– Me lo creo, seria la envidia de tus amigas y el deseo de cualquier hombre pero aun ahora levanta pasiones y miradas

– UMMM! Tocalo. Ese suspiro otra vez y encima me lo ofrece para palparlo, a que juega, pense.

– No hace falta me hago una idea. Aunque lo estaba deseando, solo tenia una idea en mis dos cabezas gozar de Carmen sin importarme las posibles consecuencias.

– Plas! Plas! No te hagas de rogar , tocalo.

En un acto de cordura me levante del taburete para irme pero me tenia atrapado, sin pensarmelo mas intente separar a Carmen de mi , un acto reflejo cogi sus dos nalgas empujandola hacia adelante, estaban duras pero que muy duras, ella trato de no ceder y empezamos un mini forcejeo.

– Plas! Por favor aparta o te doy otra pero mas fuerte.

– Aah! UMMM! Reaciono dandome espacio para mi huida.

Rapido como el rayo me dirigi hacia la puerta sin mirar atras, la abri y cuando me disponia abandonar el bar Carmen dijo.

– Ei! Donde vas? Aun no me has dado tu veredicto.

– Mañana o cuando vuelva te lo doy.

Me gire al contestar y alli estaba ella, sonriendo de creerse vencedora. Sali sin esperar respuesta alguna y me dirigi hacia casa deseoso de calmar mi calentura con una buena paja en su honor. Llege en 5 minutos y fui directo al aseo cerre, baje el pantalon y boxer a la vez, aparecio mi pene aun duro, me sente en la taza, cerre los ojos y alli estaba Carmen con sus gigantescas tetas y pedazo de culo, empece una frenetica masturbacion y al minuto salio mi semen disparado sin control.

Aun con los ojos cerrados fantaseando con Carmen estuve un rato, luego ya mas calmado me levante limpie mi pene y todos los restos del semen. Me subi los pantalones y cuando me disponia a salir el movil empezo a sonar, quien coño seria ahora no estaba para nadie, lo saque y para mi sorpresa era del bar, lo deje sonar hasta que paro, ufff, aun no lo habia vuelto a meter al bolsillo que empezo otra vez, el bar osea Carmen.

– Joder! Que quiere esta ahora, lo cojo o no. Dije para mi mismo.

Al final decidi que seria contestar para sacarme la dudas porque no iba a parar. Volvi a mirar el movil, respire hondo y conteste.

– Si, quien es? Simule que no conocer el numero y quitarme un poco la presion.

– Soy Carmen, la madre de David es que no tienes este numero.

– No, pero lo guardare para la proxima vez.

– Vale, te llamo porque queria pedirte perdon por el mal rato que te echo pasar, me siento mal.

– No hacia falta, perdonada estas.

– No me has entendido, me gustaria decirtelo en persona porque por telefono queda muy frio.

– Ok, mañana me paso aunque te repito que no tienes.

– Podrias pasar ahora, no podre dormir por lo mal que me siento y ya sabes no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Me senti aliviado por la conversacion con Carmen, se veia sincera a la vez que preocupada despues de todo era buena mujer.

– Bueno vale, estaba apunto de ducharme pero me cambio y voy para el bar.

– Duchate tranquilo no hay prisa,te espero. Voy a cerrar aunque tengo que dejar todo listo para mañana que David esta en Ibiza y mi marido se ha ido a cazar.

– Ok.

– Hasta ahora Juan.

Aliviado y pensando que era tonto por haberme imaginado que Carmen se estaba insinuando mientras me duchaba. Me vesti y fui caminando pensando que tenia la mente sucia por lo ocurrido hacia un rato. Un a vez ahi fui abrir la puerta pero estaba cerrado, intente mirar por el ventanal pero los estores me lo impedian divisar nada, golpee la puerta un par de veces. Al poco tiempo el ruido de unas llaves, entonces aparedio Carmen, me hizo pasar y cerro con llave otra vez.

– Sino cierro los clientes intentan que les sirva una ultima copa, vamos para la cocina que estoy haciendo una tortilla de patatas.

– Vamos que no quiero que se te queme y me hagas responsable.JA!JA!

Ella se dirigio hacia la cocina delante mio y no pude contenerme de mirar aquellas nalgas que habia tenido tan cerca e incluso habia palpado , mi cuerpo reacciono con un escalofrio de los pies a la cabeza.

Segun avanzamos, algo hizo que apartara mi vista de las nalgas de Carmen, algo se estaba quemando. Ella tambien debio darse cuenta ya que corrio hacia la cocina a la vez que renegaba, tras unos segundos yo hice lo propio.

Entre y vi a Carmen como apartaba la sarten del fuego, de improviso una llamarada salia del fogon, sin pensarlo y viendo que se iba a quemar corri hacia ella cogiendola por la cintura la atraje hacia mi quedando pegados, muy pegados. Por alguna razon, el fuego o la sorpresa de mi accion, solto la sarten con tal mala suerte que golpeo con la cocina callendo la tortilla al suelo pero una parte en su blusa. Ella rapidamente la aparto como pudo mientras maldecia su suerte.

Yo aun la mantenia agarrada por la cintura, volviendo a la realidad todo mi cuerpo se excito y mi pene empezo a crecer, la deslice hacia delante pero ya era tarde porque seguro que lo habia notado. Entonces le dije

– Perdon, no se que me ha pasado, mejor espero fuera. Sali avergonzado.

– Por que? Si te tengo que dar las gracias, has evitado que me queme. Anda coge una cerveza y sientate que ahora voy yo.

Fui hacia el grifo de cerveza sirviendome dos tubos engullendolos de un solo trago y me sente en una mesa no sin antes rellenarme otra vez mi tubo. Pensando en como disculparme paso el tiempo hasta que Carmen salio cogio una copa, puso dos hielos y la relleno con Chivas 12 años. Se acerco , se sento a mi lado y cuando me disponia a disculparme se adelanto.

– Creo que me he quemado?

– Donde sino te ha saltado casi nada.

– Algo debe ser porque me molesta pero no veo nada, mira tu. Entonces se abrio un boton de la blusa dejando ante mi buena parte de sus tetas.

– No veo nada! Lo mire pero sin acercarme, luego bebi un trago.

– Acercate y mira mejor. Arrastro su silla hasta chocar con la mia.

– A si se ve una pequeña quemada ahi. Intentaba mantener la distancia pero empezaba a excitarme, devie la mirada volviendo a beber.

– UMMM! Ves estaba quemada, muy quemada. Al girarme se estaba pasando un hielo por la herida, baje un poco mas la mirada y se le notaban los pezones.

– Me tengo que volver para casa, querras irte a casa o urgencias, no te molesto mas.

Me desponia a levantarme cuando Carmen agarro mi brazo para impedirlo, estiro de él para bajo consiguiendo que al volviera a sentarme, pero no evito que sintiera su teta derecha despertando mas aun mi caletura.

– UMMM! No te vayas Juanito tenemos una conversacion pendiente.

Cogio su copa la levanto para brindar, yo hice lo mismo, brindemos sin dejar de mirarnos. Chin! Chin!

– Quieres otra, porque yo si.

– Vale. No me dio tiempo a dejar la copa y la cogio junto a mi mano dejandola unos segundos.

Tras esos segundos tan sensuales se levanto , se dirigio hacia la barra a rellanarlas primero la mia, se giro sonriendome como una mujer solo sabe hacer antes de darse la vuelta alcanzando la botella y rellenando la suya. Volvio pero con una diferencia se habia desabrochado otro boton de la blusa, se sento , no pude evitar mirar sus tetas y por primera vez el principio de su sujetador blanco de encaje. Estaba fascinado hasta que ella dijo.

– Que pasa Juanito! Estaba jugando otra vez conmigo pero esta vez no lo iba a conseguir.

– La verdad o la correcta, quieres?

– UMMM! la verdad claro esta.

– A que juegas? Me estas calentando primero esta tarde con tu culo y ahora con tus tetas.

Se tapo la blusa haciendose la sorprendida, pero la volvio abrir poco tiempo despues. Bebio un trago rapido.

– No estoy jugando

– Sino me estas seduciendo. Interrumpi antes de que siguiera.

– Y si estuviera que harias a la madre de tu amigo.

– No vayas de victima, hasta hora me he comportado por eso mismo, sino…

– Que harias..

Ya no podia mas, estaba como una moto, bebi de un trago mi cerveza y sin pensarlo dos veces estire el brazo hacia la blusa arrancando con fuerza los botones, me lance a por esas tetas metiendome la derecha en mi boca apretando hasta conseguir morder el pezon.

– UMMM! UMMM! Que haaaces….paraaaaaaaa!

– Nooooooo! Juaaaan! Cada vez con menos oposicion y mas deseo.

– NOOOOO! Haciendo fuerza con sus manos en mis hombros intentaba separarme.

Aunque no tenia ninguna intencion de parar,lo hice. Saque mi boca de sus tetas , tire hacia atras la silla y me puse las manos en la cara simulando llorar.

– Perdona, no se que me pasado. no he podido contenerme, soy un monstruo! Me encogui, tape la cara y simule llorar.

Se hizo un silencio tenso, ninguno de los dos podiamos mirarnos a los ojos, pense incluso que me habia equivocado, la habria malinterpretado, se lo diria a su marido y su hijo. Estaba muy nervioso pero que pensaria ella. No aguantaba mas, lentamente quite mis manos de mi cara y fui subiendo mi vista hasta llegar a sus ojos.

– PLASSSS! Que te piensas niñato, me has intentado forzar.

– No! No! la he cagado joder, lo siento!

Propine un puño en la mesa provocando que mi vaso volcase y derramase toda la cerveza. Era el momento de disculparme e intentar que no fuera a mas ,sino me podria meter en un lio. Suspire profundo y sin despegar mi mirada del suelo empece.

– No se que me pasado, bueno si, eres una mujer de bandera , pense que tu y yo, me equivoque y te pido perdon. Te agradeceria que no saliera de aqui , soy amigo de tu hijo, hare lo que quieras , dejare de venir y si quieres rompere mi amistad con él.

– Tu te crees que puedo olvidar tan facil, pero lo hare solo con una condicion. Se quedo pensando supuse mi penitencia.

– Lo que quieras!!

Estaba dispuesto hacer lo que fuera, la mire a los ojos pidiendo clemencia. Tras los segundos mas largos que habia vivido Carmen me miro y sus labios dibujaron una sonrisa malefica.

– Esta bien, lo olvidare todo pero…

– Pero que!! Hare lo que haga falta.

– UMMM! Vale, pero ahora mejor sera que te vayas y te llamare cuando tenga las ideas claras.

Se levanto, intento taparse con la blusa pero no lo consiguio, me miro resignada y la dejo como estaba. Empezo a caminar hacia la puerta y aunque estaba avergonzado mis ojos se clavaron en el movimiento de caderas, la segui a unos metros hasta la puerta.

Ella llego a la salida , me mantuve a unos dos metros, Abrio la puerta apoyandose en ella, la mire un instante, baje la vista al suelo y lentamente me dirigi hacia la salida. No habia llegado a esta cuando escuche como se cerraba de golpe , levante la vista y alli estaba la sonrisa malefica de Carmen.

– Sabes una cosa Juan, creo que no voy a ser capaz de mantener en silencio por lo que a ocurrido. Al mirarla su cara reflejaba que me tenia en sus manos.

– No me hagas esto Carmen, si esto sale de aqui se acabara enterando todo el pueblo e imaginate como reacionaran, mi familia quedara señalada de por vida. Estoy dispuesto a irme de aqui..

– Espero que no porque mi silencio te lo vas a tener que currar y no solo una vez.

Esta es la primera parte, si les gusta pronto publicare el siguiente capitulo.

Leave a Reply

*