Noche de bodas

La costumbre era que nos separaran tras el banquete, y que los hombres me acompañaran a mí y las damas a él a la habitación donde nuestro matrimonio se consumaría. En aquel trayecto era usual que más de uno se sobrepasara entre risas y bromas con alguno de los novios o que se quedasen a escuchar tras las puertas, pero al menos para mí, esa noche no sería mi caso, teniendo la posición que yo tenía no muchos se atreverían a manosearme demasiado y despertar mi ira o la de mi padre. Caminé al lado de aquellos hombres que se reían discretamente y bromeaban por lo bajo mientras yo trataba de contener mis nervios, tenía la suerte de que William me gustana realmente, pero me hubiera sentido más cómoda si nuestro primer encuentro intimo hubiera sido de otra manera.
(más…)

Cogida por un hombre que conocí en el autobús.

Hola, me llamo Laura, tengo 18 años, soy delgadita, mido 1.58 m de altura, tez clara, tengo el cabello negro, ondulado y largo.

Como vivo en una colonia de difícil acceso en las afueras de la ciudad de México, los pocos camiones que llegan a mi colonia, suelen venir bien llenos y muy apretados.

Desde hace tiempo cada vez que regresaba de la escuela a la hora pico, solía coincidir en el camión con un tipo como de unos 35 años, cuerpo regular, ni feo ni guapo y como de 1.70 m de altura. Era muy incomodo para mí porque desde que entré al bachillerato y empecé a coincidir con él, podía sentir su mirada lujuriosa sobre mí y cada que podía pegaba su cuerpo con el mío, aprovechando lo apretado del camión.
(más…)

Mi primera vez

Hola a todos, mi nombre es Laura, soy de Tijuana, México y lo que hoy voy a contarles es como conocí los placeres de hacer el amor.

Comienzo describiéndome un poco: mi nombre es Laura, tengo 20 años, soy morena, media alta, físicamente estoy bien, ya que me gusta cuidarme e ir al gym a diario, tengo unos pechos que considero son mis mayores atributos, mi cadera y trasero no se quedan atrás ya que van a la par con mi cuerpo, en fin esto que quiero contar es la realidad y me paso el día en el que cumplí mis 18 años.

Era un día maravilloso me desperté en eso de las 12:30 de la tarde, baje al salón a comer algo, cuando de repente escucho mi celular sonar, era mi novio teníamos planes para mi cumpleaños iríamos a celebrarlo en grande (el sabia que era virgen y aprovecharíamos la ocasión para ya dejar de serlo).

Contesto el celular saludo a mi novio, y el me felicita por mi cumple y me dice que va a pasar por mi para ir a comer ya que no podríamos salir en la noche porque le surgieron compromisos, cosa que me molesto ya que llevaba planeando este día varias semanas.
(más…)

Mi ex compañero de trabajo

Soy una mujer a la que le gusta mucho tener sexo. Me excito con facilidad, y no tengo tabúes al hablar de lo que me pasa. En mi antiguo trabajo, conocí a Gabriel. Un

hombre no muy buen moso, pero con una sensualidad increible. Tenía un tono de voz excitante, que con sólo escucharlo se me erizaba la piel. Con Gabriel pasabamos

largas horas trabajando. Siempre me lo imaginé desnudo en frente mio, diciendome cosas sucias al oido. Algunas veces me hacia masajes, porque estar trabajando

sentada durante mucho tiempo, hacia que me duela la espalda, lo que me ha hecho soñar con el. Pero tenía que conformarme con garcharme al idiota de mi ex novio,

quien en ese momento no me tenia muy bien atedida que digamos. Como bien mencioné antes, me gusta tener sexo de todas las maneras posibles, pero mi ex novio
(más…)

El amigo de mi hermano II

– “¿Mejor que mi hermanita”? – Pensé. ¿Qué pasaba aquí? Acaso el chico que me acaba de poner a 100, de recorrer cada cm de mi cuerpo y también había hecho lo mismo con mi hermana. Sin embargo, la idea de que hubiese estado con mi hermana me cabreaba y me excitaba a partes iguales.

Pasó una semana y no volví a saber más Marcos.

Hasta que un día mientras me encontraba tumbada tomando el sol.

– Plaaaaaasss. – Sonó como alguien me daba una tremenda nalgada, dejándome el culo rojo.

– Ahhhh – Grité yo, girándome para ver quien me había nalgueado, observando que había sido Marcos. ¿Pero que hacía él otra vez en mi casa? ¿Y si nos pillaban? La otra vez estuvieron muy cerca y hoy además también estaba mi madre en casa.

– ¿Que ha sido eso? – Pregunto mi madre preocupada desde dentro de la casa.
(más…)

¡Que vivan los novios! (Y sus perversiones)

¡Que vivan los novios!

(Y todas sus perversiones)

Se alza la copa de la comunión en la rica capilla. Yo estoy mirando, desde cerca, tercer banco a la derecha, de parte de la novia, por supuesta. Qué guapa está Natalia. Se ha dejado crecer el pelo negro que le enmarca la cara (siempre lo ha tenido fino y muy brillante, y casi siempre lo llevaba corto), y sus ojos de color amatista chispean de sincera alegría. Y digo sincera, porque si muchos supieran que en realidad yo soy quien se la folla habitualmente… bueno, la boda católica echaría a arder, o algo. Sobre todo si se enteran de todas las cochinadas que nos gusta hacer.

Como muestra un botón: imaginad que tenemos rayos X. Imaginad que atravesamos las capas de ropa del rico y costoso vestido de novia: el velo, la falda, el cancan, y damos hasta la delicada lencería de novia, blanca, preciosa, corset y liguero, tanga y medias. Ya las probé anoche. Pero si seguimos ahondando, pervertidos míos, llegaremos hasta su rasuradísimo pubis, sus labios mayores y los jugosos menores que sobresalen solo un poquito. Y entonces veríamos cómo su coñito contiene los jugos que yo derramé en ella anoche y que se ha traído puestos. Y no es la única cavidad orgánica que los contiene. Y ya sabéis a qué me refiero. Esas gloriosas nalgas que fueron ofrecidas, azotadas y abiertas para mí anoche custodian su rosado ano que también está lleno de mí.

Y sonrío. No puede ser de otra manera. Natalia es la mujer más fascinante con que me he topado. Y resulta siempre estimulante. Para mis sentidos y para mi polla, que sólo de pensar en ella se endurece, y si lo hace ahora, en plena ceremonia (“podéis besaros, bla, bla, bla, bla”) causaría sin duda un escándalo. Bueno, no soy actor porno, pero dotado estoy, eso me han dicho todas. Y todos. No soy bisexual de pleno, pero sí picoteo de vez en cuando, siempre que esté Natalia presente. Si no, no tiene gracia y no es algo que me atraiga, salvo algún trío ocasional.
(más…)

Mi mujer se liberaliza

Me llamo Jorge, tengo 30 años, estoy casado con mi mujer, que tiene mi edad, tenemos 2 hijos en común y una vida sencilla.

Yo estoy bien para mi edad, mido 1.85, soy moreno, ojos verdes oscuros, no es que esté en forma pero físicamente estoy bien, estoy contento conmigo mismo, incluido mi compañero de juergas, tiene un tamaño estándar de 16 cm y algo más gruesa de lo normal, mi mujer por su lado mide 1,75, es castaña con cara de niña buena, los ojos castaños claros, pesará en torno a los 60 kilos, tiene 2 pechos perfectos y un culo prominente.

Nuestra historia empezó hace cerca de 10 años, y la verdad que en todo este tiempo no nos hemos aburrido, aunque he de confesar que últimamente hemos caído en la monotonía, no es que me mujer sea conservadora, al contrario, siempre ha sido muy abierta hacia mí, pero yo siempre he querido dar un paso más, un paso que ella no está dispuesta a dar, salvo para complacerme.

Ella solo concibe el sexo con amor, o es lo que siempre me ha dicho, tampoco le motiva que alguien nos mire, aunque sí que lo hemos llegado a hacer en público, como en la terraza de un hotel por ejemplo, pero ella sería capaz de saltarse todo ello para complacerme, como ya lo hizo con el sexo anal por ejemplo.
(más…)

Por putita me coje el señor del taxi

hola babys, hoy les contare como me follo un taxista llamado Carlos, lo disfrute demaciado, espero y les gusta mi relato, aqui les dejo mi twitter por si quieren saber mas de mi TWITTER: @LaSobrinaHot

Fui de fiesta con mis amigas y yo iba con el plan de buscar diversión, ustedes saben a qué me refiero, pero después de un cuanto baile, manoseos, repegones entre otras cosas, no encontré alguien que lograra convencerme y decidí irme a mi casa. Después de despedir a mis amigas salí del antro a tomar un taxi y tomé la decisión de que aquí seria el momento de encontrar lo que buscaba y al salir había 5 taxistas uno joven dos ancianos y dos entre los 30 y 45 años. Al salir ellos se me quedaron viendo pues iba vestida con una faldita pegada color negro y una blusa igual color negro y con mis zapatillas negras altas, abajo una tanga negra y un bra morado, esta vez por la fiesta y no por lo puta… Bueno también jiji, todos estaban en su taxi en espera de pasaje y pensando en ustedes me fui con uno de los ancianos porque sabía que si me iba con alguno de los jóvenes fácilmente caerían en mi juego y no podría divertirme. El señor ya se veía de unos 60 y se veía ya muy viejo, parecía que ya ni se cuidaba pues sólo trabajaba para comer un día más y no para obtener diversión, de misma manera se veía muy respetuoso y eso me excitó más. Vio que me subí al taxi en la parte delantera como si estuviera tomada, no dijo nada y el igual subió, me preguntó a donde me llevaba y le di la dirección de mi casa.

(más…)

Fantasias de mi novio

Es verano del 2017 y estamos iniciando agosto. Aún no puedo creer que ya acabe la universidad. Lo mejor de todo es que para celebrarlo vine con mi novia de viaje a España. Ambos somos de Ecuador pero tengo familia allá. Ella es una mujer de esas que no puedes evitar regresar a ver si te la cruzas en la calle, es alta de 1,70 y con una figura que solo pensarla me quita el sueño. Sus senos son grandes, no caben en mi mano totalmente abierta. Sus labios son finos y dulces, encajan muy bien con su cara y sus ojos son miel que se derrite cuando sonríe. Su trasero es de esos que agachada hacen una manzana perfecta. Y sus piernas son largas. Su piel blanca y suave con un aroma que exita. Su cuerpo está moldeado con largas horas de natación que le han dado un cuerpo de sirena. Y lo más sexy de toda ella es su nombre. Vanessa.

Yo soy alto 1,83. De cabello corto y churros. Ojos cafés y mi pasión por las bicicletas me ha dado una figura que si me da mucha suerte en las discotecas.

(más…)

Frente a la Ventana del hotel

Era sábado un día cualquiera en una semana cualquiera, la diferencia es que yo no era un hombre cualquiera. No me considero un sujeto importante, pero si tengo una vida fuera de lo común. Yo creo que se debe a mi trabajo, soy fotógrafo, no de los que hacen paisajes o arte, capto la figura humana. Por lo que estoy acostumbrado a ver personas con escasa ropa o sin ella. Pero no se porque, estaba conmocionado con lo que veía ahora. Frente a mi. Frente a esa bendita ventana del bendito hotel en el que me hospedo por cinco días más.

No era algo común de ver, frente a mi, en el hotel de al lado daba justo al balcón, algo común tomando en cuenta que las ciudades tienen cada maldito edificio pegado a otro, pero esto no era algo común. Si tan solo puediera… a eso me refería, frente a mi estaba una mujer algo común, de cuerpo esbelto y cabello largo y ondulado. La diferencia es que estaba tomando el sol, desnuda. Eso era lo anormal, en una ciudad, en medio de ella, rodeada de personas que podían observarla. Al parecer no le importaba.
(más…)