La profesora de baile

En cuanto Margaret entra en las duchas completamente desnuda aparto la mirada de su cuerpo, sonrojada hasta las orejas.

Mi profesora de baile es de una belleza intimidante, con el pelo rubio y lacio y su cuerpo perfectamente estilizado, sus nalgas redondas y abultadas, al igual que sus pechos. Todo en ella es perfecto y hay algo en la forma en que hace las cosas que parece ser todavía más tentador, como si todos sus actos y mirada tuviesen segunda intención.

Miro a mi cuerpo y frunzo el ceño, no suelo tener complejos, pero es difícil mantener la autoestima ante tal belleza, si al menos continuaran el resto de compañeras podría compararme con alguna que tuviese las tetas caídas, o el culo plano, o algo que yo tenga mejor.

– Denisse.- Su voz dulce y a la vez autoritaria hace que alce la mirada hacia ella, justo en la ducha de enfrente, pasando lentamente por cada rincón de su cuerpo, admirándola y envidiándola a la vez que me pongo colorada.- ¿Te importaría enjabonarme la espalda?
(más…)

Confidencias de un hombre impotente

Hola, me llamo Pablo, y soy impotente, estoy casado tengo 41 años, mi mujer tiene 38, Se llama Rut, es guapa, tiene un cuerpo escultural, no es muy alta, pero tiene unas piernas perfectas, y unas tetas modélicas, ni muy pequeñas ni muy grandes, el tamaño justo, y muy duras, hace 4 años tuve un accidente de tráfico, me di un gran golpe en las caderas, y me lesiones la medula espinal, y desde entonces soy impotente; estando convaleciente, después de darme le diagnostico, cogí a mi mujer para ver si el médico estaba equivocado; le quité las bragas, me descapulle la polla, y se le restregué le capullo por los pelo púbicos, entonces el sentir los arañazos en mi capullo, mi polla se envalentonaba, se ponía dura y esperaba el combate, pero mi polla estaba flácida, engordaba, se estiraba, pero no se ponía dura, enfurecido me tumbe en la cama y empecé a llorar, entonces recordé los momentos de pasión, apartando los pelos púbicos con mi capullo para dejar la rajita limpia, y a mí me volvía loco de placer, llegado el momento cogía a mi mujer de las cadera y se la metía hasta el fondo de su cuerpo, y mi mujer respondía con un grito de placer; pero la dura realidad es que mi polla ya no se estimula, no se pone dura, es un colgajo entre las piernas, solo me sirve para orinar. Mi mujer hecha mucho de menos el follar, tiene grandes dolores de cabeza, es depresiva, necesita un tratamiento para poder dormir al menos cuatro horas como mínimo, va a un psicólogo, necesita una polla dura que se la introduzca. Y yo estuve un año en la cama, después empecé a andar con la ayuda de una muleta, y ahora ando normal a pesar de ser evidente la cojera, cuando veo la revistas de mujeres desnudas o cuando veo a mi mujer en bragas, o duchándose, siempre me fijo en el chochito y mi polla solo se estira, engorda algo pero no se pone dura, y siento un pinchazo insoportable en el capullo, para que desaparezca el pinchazo cojo el capullo con la mano y le hago una presión con el dedo gordo en la punta, y entonces desaparecen los pinchazos. Cuando estoy desnudo, me miro mi polla, la acaricio, la descapullo, y siento una nostalgia de mi polla activa, gorda, dura, esperando la introducción en un chochito; los viernes cuando veníamos de trabajar, cenábamos y nos metíamos en la cama, y estábamos en la cama todo el sábado, follando y durmiendo, no importaba la hora, cuando teníamos hambre nos levantábamos desnudos, íbamos a la concina comíamos algo, y volvíamos a la cama a follar, el domingo tenía mi mujer le chochito escocido, y yo el capullo, pelado de tanto meterla; pienso en lo cálido, húmedo y turgente que tiene el chochito, estrecho, sonrosado, lleno de flujo, y cuando pienso en lo que ya no puedo disfrutar, lloro amargamente, seme caen lagrimas como puños teniendo en la palma de mi maño la polla inanimada, mojo mi polla con mis lagrimas. Cuando estoy muy cachondo, cojo a mi mujer la cintura, la levanto la falda, la bajo las bragas y la empiezo a besar y lamer el chochito, a veces se me caen lagrimas en los labios de su chochito, la doy muchos besos tiernos y muy cálidos, le cojo le clítoris con mis labios, le paso la lengua, de arriba abajo, (El psicólogo le ha dicho a Rut que me deje hacer, que no me pare), pasado el tiempo, muy corto, empiezo a derramar semen por la uretra, sin ningún espasmo en la columna vertebral ni en la polla, sin ningún orgasmo, como si orinará, solo hecho un cantidad importarte de semen, y cuando se acaba el seme pasa me pasa el ardor sexual, se me pasa mi cachondez, a mi mujer con mis besos en el chochito la pongo muy cachonda, está muy húmedo, entonces coge un vibrador se lo mete y disfruta de un cierto orgasmo, pero no tiene nada que ver con una polla dura, larga, gorda y caliente.
(más…)

Mi Profesora de Yoga V

Isa: Seguía besando cada parte de su cuello, mientras le decía – No sabes los celos que sentí al verte con aquella estúpida Alba,

sé que no tengo derecho porque no ha pasado nada entre nosotras, es por eso que hoy si pasará – Luego de eso me callé y subí hasta

su lóbulo, mi respirar en su oreja la volvía loca, sacudió un poco su caderas. Me detuve en seco, mi celular estaba sonando.

Mi profesora de yoga V

Me miró con mucha ira, pero le dije

Isa: Hoy no corazón, solo por ti hoy no – Lancé mi celular por el suelo, choco contra la muralla y dejó de sonar, me lancé
(más…)

Trio inesperado, en un fin de semana, con amigas.

Nunca había imaginado, lo que estaba por llegar.

Era verano, recuerdo que fue un verano intenso con todas las compañeras de clase.

Después de un mes, de acabar el curso, decidimos reencontrarnos todas, para pasar fin de juntas.

Hacia una calor impresionante. Decidimos, ir a una casa en el campo, que tuviera una piscina enorme, ya que este era un reencuentro especial. Quedamos todas por la mañana, nos saludamos, y decidimos ir a comprar lo necesario. Para pasar un gran fin de semana.

Mucha comida y mucho alcohol. Cuando llegamos el viernes a la caseta, nos pareció increíble, aunque con una queja, teníamos unas casas cerca, es decir que teníamos vecinos, y seguro que si el ruido de la música era muy alto les iba a molestar. Había dos habitaciones, con dos camas cada una. Eso sí, recuerdo que las camas eran para dos personas cada una jajá.

Decidimos juntarnos 3 en una habitación y 3 en otra.
(más…)

Srta Sara,gracias por esta salvaje experiencia.

En este relato os contare, una experiencia, que tuve con Sara. La chica, con la que me monte el trio en el relato con mis amigas y los policías.

Sara, para quien no ha leído el relato anterior, es una chica con cuerpazo, eso sí, con algunas curvas en sus caderas y unos pechos moderadamente grandes.

Ella es pelirroja, con ojos color miel, tiene un culo grande y bonito. Sus labios son gorditos y su piel es morena. ¡Valla! Lo que cualquier persona desearía tener a su lado jeje. Sara tiene un carácter fuerte, es una chica fogosa, increíble en la cama, es alocada, bruta, pero muy dulce y cariñosa a la vez.

Hemos sido amigas desde la infancia, y nunca hemos pasado de hacer cosas corrientes, que todas amigas hacen siempre, nos hemos duchado juntas miles de veces, hemos tomado el sol desnudas en mi casa, hemos estado miles de veces solas, hemos hablado de sexo. Pero nunca ha pasado nada, Cuando tuvimos nuestra experiencia sexual en aquella casita, Sara y yo comenzamos a tener una relación mucho más estrecha. La confianza que teníamos ya era mucha, pero esta, empezó a crecer y a crecer, hasta hoy día, que somos capaces de cualquier cosa juntas.

Un día, mis padres habían salido de vacaciones, un fin de semana, Era verano y mi padre se había dejado la piscina del jardín limpia y llena de agua limpita.
(más…)

Mi primera experiencia lésbica

Hola, me llamo Sonia, estoy casada, y mi mayor fantasía es hacerlo con otra chica. No recuerdo desde cuando me pasa, pero es algo que siempre me ha dado mucho morbo, y finalmente… lo he conseguido. Quisiera compartir con todos vosotros mi única experiencia.

Como he dicho antes no recuerdo desde cuando me sucede, pero sí sé que una gran amiga de la infancia siempre me ha dado un morbo enorme: mi amiga María. Siempre he sabido que si alguna vez lo probaba sería con ella. Ya que hacerlo con una desconocida me daba un poco de miedo, y, tras las negativas de mi marido a hacer un trío con una mujer, mis posibilidades de probarlo se iban diluyendo.

Hasta que vino a mi ciudad en concierto la artista más morbosa y provocativa: Madonna, símbolo de gays y lesbianas. Esa mujer da un morbo increíble, así que pensé que era la oportunidad perfecta para intentar algo. Decidí llamar a María y preguntarle si quería venir al concierto. Mi sorpresa fue grande cuando me dijo que sí, e incluso compró las entradas de su bolsillo.
(más…)

Le como el chocho a la novia de mi amigo Luis

Después de acabar mis estudios universitarios regresé al pueblo, no encontré trabajo de lo que estudié y estoy empleada en una panadería. Las amigas que tuve aquí en la niñez «se dispersaron»; unas están casadas y otras trabajan en la ciudad. Ahora mi mejor amigo aquí es un Luis, un joven amable y simpático; también es mi compañero de trabajo. La amistad con Luis es sincera, a él le gustan las chicas «como a mí»; él no sabe que me siento atraída por las mujeres; yo soy, ¡como lo diría!, un poquito lesbiana. Siempre oculté mi sexualidad, aquí en el pueblo; en cambio en la ciudad me «solté el pelo», ¡a tope!

A Luis le gusta la fotografía, lo mismo que a mí, así surgió nuestra amistad «de colegas», estamos preparando una exposición conjunta, sobre la comarca, «nos patrocina el Ayuntamiento». Muchos días hacemos fotos de paisajes y de edificios. No hace mucho, posé para el semidesnuda junto al río, «se me ocurrió de pronto» y él se excitó, pero él está enamorado de Clara, «su novia» (yo la amo también), a mí me quiere como amiga; pero como soy bonita, a veces me mira con deseo, «pero solo somos amigos».

Clara es coqueta, «como yo»; le gusta lucir vestidos y faldas ajustadas, a mí me gusta llevar pantaloncitos muy cortos; ¡traigo de cabeza a medio pueblo!, con mi melena rubia y mis cachetes saliéndose por detrás, «fuera del pantalón». Clara es más elegante que yo, pero sus vestidos ajustados y sus minifaldas de infarto hacen que la miren todos también, «suele tirarse de la goma del tanga», para subírselo porque se le baja con la ropa ajustada, ¡eso que parece algo ordinario!, ¡a mí me pone chorreando! Luis lleva a Clara con nosotros los fines de semana, cuando salimos con las cámaras de fotos. Las dos nos estamos haciendo buenas amigas, ella es de esas chicas que son simpáticas y buenas personas; «con todo el mundo», pero su simpatía es sensual, porque cuando te dedica una sonrisa con esos ojos verdes que parpadean, ¡se hace querer!
(más…)

Clase de natación.

La veo llegar. Tan alegre y contenta, hablando con su amiga de las cosas que le pasaban en el día a día. Lleva puesto un fino vestido verde claro con tirantes que dejaba al descubierto sus finas piernas y sus tiernos brazos. Su piel, rosada y bonita, brilla bajo la luz del Sol que se filtra por las claraboyas del edificio, dándole un aire celestial. Es como un ángel recién venido del cielo. Su pelo largo y rojo se mueve al compás de cada movimiento con una elegancia especial. Sus ojos azules encandilan de un modo sensual y provocativo, pese a que no sea su intención.

Y yo estoy aquí, como la tonta del bote, mirándola como si nunca me hubiera topado con una chica igual. Lo cierto, es que es así.

Se llama Anabel, aunque prefiere que se lo acorten como Ana. Ha cumplido los 18 años hace tan solo unos meses y es la cosa más hermosa y pura que mis ojos jamás han contemplado jamás. Viene a la piscina cubierta que hay a las afueras de la capital para dar clases avanzadas de natación. Las que doy yo. Yo soy la pánfila que se la queda mirando todos los días como si fuera una mirona indiscreta. Mi nombre es Carmen y tengo 25 años. Tras estudiar Magisterio con especialización en Educación Física, acabé sin encontrar trabajo en ningún colegio o instituto. Cuando ya pensaba en empaquetar todas mis pertenencias para irme de viaje al extranjero, resultó que un amigo logró colarme como profesora de clases de natación. Al principio, comencé con los niños pequeños pero en cuanto comencé a darles a adolescentes y gente joven, vi que se me daba mejor. Y aquí estoy yo ahora, a punto de empezar las clases. Pese a que mi interés es enseñar a aquellos jóvenes formas avanzadas de nadar, no puedo evitar que mis ojos se posen cada dos por tres en esa chica. ¿Cómo es esto posible?
(más…)

Mi madre se folla a mi novia

Dani cariño haber cuando traes a tu novia a casa y me la presentas.

-De verdad quieres conocerla mamá

-Claro hijo es tu primera novia y ya llevas tiempo con ella y yo no la conozco

-Vale mamá que te parece si el domingo para celebrar mi cumpleaños la invito q comer. Encargaré una paella al restaurante del padre de Jose y asi tu no tienes que cocinar.

-Vale hijo gracias

Esta es la conversación con la que Dani y su madre Natalia organizaron una comida para a la vez que celebraban el vigésimo quinto cumpleaños del chico, aprovecharian para que le presentara su novia Carla a su madre.

Dani y su madre vivian juntos, ella habia quedado viuda hacia menos de dos años y el chico no queria dejarla sola aun ya que todavia la veia un poco desanimada ya que su padre habia muerto, joven y victima de una enfermedad que se lo llevó en menos de un año.

Natalia es una mujer joven aun, tiene 45 años, se casó con 20 ya embarazada. Es una mujer que a su edad se conserva fabulosa, rubia, ojos verdes, 1,68 de altura y unas medidas de 100-60-90.

Los dias fueron pasando, Dani dedicado a su trabajo en la empresa que habia heredado de su padre, una empresa que se dedicaba a la limpieza industrial. El chico llevaba unos años trabajando codo con codo con su padre hasta su fallecimiento momento en el cual cogio las riendas del negocio.
(más…)

Sí tú me quisieras bien

Para empezar, tuvimos sexo.

Si, Nicole subió el cierre de su vestido y se acomodó el cabello en el espejo mientras yo me quedé tumbada en la cama, mirando la ventana. Había llovido, eran como las 10 de la noche. Habían algunas gotas jugando carreritas en el cristal de la ventana, unas caian de golpe y otras se tomaban su tiempo… las observe algunos minutos, todas estaban compitiendo por ver quien se moría primero en el borde. Filosofía de las gotas… parecía una competencia de suicidas, gotas suicidas, unas aferradas y otras lanzandose sin más pero todas dirigiéndose al final sin otra salida. Las contemplé con atención, de pronto, ella estalló en carcajadas.

– ¿Qué es tan gracioso?- Pregunté confundida.

– No lo sé, sólo me dio risa tu mirada.

– ¿Que tiene de raro?

– Parece como si estuvieras analizando las gotas de la ventana. ¿Quien carajos analiza gotas después de follar?

– Tal vez no soy igual de idiota que el resto, yo no prenderé un cigarro y celebraré lo bien que lo hicimos, prefiero analizar gotas.

– Creo que ese es el precio, Cassette – Dijo sentándose en la orilla de la cama- Algunos deciden no ser idiotas mirando las gotas en la ventana, pero… bueno, tú y yo terminamos follando cuando sólo ibamos a platicar de los buenos tiempos en la prepa.
(más…)