Reencuentro morboso y excitante con Montse

Tenía ganas de encontrarme con Montse, no había dejado de pensar en ella durante todas las vacaciones. También tenía algo de temor, a que todo se hubiera enfriado, ya que quedamos en que me llamaría y no lo hizo. Tampoco me extrañaría, ya que con algunas de las parejas con las que he estado, con el tiempo dejaron de llamarme, normalmente por preocupación de los maridos, algo que entendía y esto es lo que podía haber pasado con Montse y Juanma.

Por si acaso no insistiría, dejaría pasar el tiempo. Estuve toda la semana bastante liado, tanto como con los estudios, como con algún trabajo que me salió. Pero eso sí, el domingo me fui a la cafetería para ver qué pasaba. Los vi acercarse a donde yo estaba, cuando me vieron me dio la impresión de ver un brillo de alegría, en los ojos de ella. Vinieron y me saludaron con toda cordialidad, preguntándome como lo había pasado, cuando había llegado…

Estuvimos hablando durante unos diez minutos y cuando se iban a ir, Juanma me pregunto… “¿Te interesaría cambiarnos todo el sistema informático del buffet?” le conteste sorprendido… “Primero tendría que ver lo que queréis, que lo mismo me viene grande y no puedo hacerlo” prácticamente al unísono me contestaron los dos, que me pasara por ahí y lo veíamos. Dándome la dirección de donde estaba el buffet. También me dijeron que pasara cuando quisiera, que uno de los dos estaba siempre.
(más…)

Me volví la MUJER de jefe por pagar una deuda

Estábamos a un día de regresar al trabajo y ni una señal de Francisco era domingo y había salido con mi novio Ivan a comer, estábamos en la mesa comiendo cuando de repente suena mi celular, lo tomé y veo en la pantalla que era mi jefe Francisco.

—¿quién es? Dijo mi novio.

—Mí jefe, el Lic Francisco.

Conteste:

—Hola Lic buenas tardes.

—Hola mamasita, ¿cómo estás? ¿Porqué que me tiene en el olvido mi reina?

En cuanto escuche eso me levante de la mesa y camine sobre el pasillo, estaba nerviosa, mi cara era como si hubiera escuchado un fantasma.

—Bien licenciado. No esperaba su llamada. ¿Y usted?
(más…)

Montse cada vez más EXCITANTE

Después del último encuentro con Montse, ya estaba pensando en el próximo. En mi mente bullían nuevas situaciones, que seguro le gustarían. Nos mensajeábamos y le contaba con frases a medias, lo que pensaba hacerla, pero sin concretarle nada y por su voz notaba que le ponía cachonda, pero ella quería saber qué cosas, que situaciones. Cuando le dije que pronto lo sabría, el próximo fin de semana, me contesto con rabia, que sería imposible, ya que ese fin de semana estaría con la regla. A mí también me dio rabia, pero la naturaleza es así. Quedamos en seguir hablando y ella ya sin cortarse me dijo que así tendría más tiempo para planificar mejor mi sorpresa.

Estando en la universidad mi amigo Ray (apodo) quiso hablar conmigo, lo cierto que éramos más que amigos, incluso habíamos planificado todo para buscar un trabajo para los meses de veranos y ya lo habíamos conseguido, en gran parte gracias a él. Quería contarme que le iban a operar de una pierna, que después de un accidente no le había quedado bien y la cosa iba a peor. Como venían dos semanas de vacaciones, se operaria antes de empezarlas, para perder clase lo menos posible. Me conto todo eso y yo no entendía, que era lo que quería. Hasta que me pidió el favor de acompañarle en esas vacaciones, además de para no estar solo, para que le ayudara cuando lo necesitara, me pilló desprevenido, me gustaría hacerle el favor, pero ya tenía planes para esas dos semanas.
(más…)

Iniciando a Montse

Qué sábado noche tan grandioso con Montse. El domingo por la mañana baje para hacerme el encontradizo y ver si actuaban como la otra vez. Después de un rato tomando un café aparecieron, era como un déjà vu. Llegaron los niños se fueron a jugar, se sentaron, Juanma con cara de mala leche y ella con cara normal, la única diferencia con otras veces, es que me miro, me sonrió y me dio los buenos días. No me lo esperaba, pero le conteste con una sonrisa.

Estábamos frente con frente y nuestras miradas se encontraban continuamente. Jugué con mi lengua discretamente y ella solo sonrió. Reconozco que me había enganchado con esa mujer, algo que siempre me había dicho que tenía que evitar, pero era superior a mí. No hablaban entre ellos, estaban completamente en silencio, hasta que llego otra pareja y se sentaron con ellos, el silencio se rompió. Ya estaba bien de estar allí, mire hacia Montse y cuando vi que me miraba, disimuladamente le hice un gesto para que en algún momento me llamara por teléfono. Se limitó a sonreír y a hacer un discreto movimiento afirmativo de cabeza.
(más…)

Por favor señora. Capitulo 10

“Por favor señora no se me ofenda, no desprecio su amor, comprenda. Es usted muy bella, es usted perfecta, pero entienda que yo busco otra senda.” Luis Miguel.

-Regina, no…-dijo Miguel Ángel logrando separar sus labios de los de ella.

-Por favor…-respondió ella con un resoplido.

Las manos de Regina sostuvieron el rostro del caballero, mientras sus labios volvían a tocarse, el trató de apartarse pero era inútil, le costaba aceptar que lo deseaba de la misma forma que ella, la tomó de la cintura y la abrazó fuertemente, pero la voz de su conciencia lo hizo desistir.

-Regina esto no puede ser…-dijo mientras trataba de quitar esas suaves manos de su rostro, pero sólo consiguió que ella se aferrara más.
(más…)

Mi Ahijado Raúl III

Continúanos viéndonos todos los días como veníamos haciendo hasta hora, por las mañanas cuando mi marido se había marchado al trabajo y estábamos algunos días hasta la hora de comer, otros se quedaba a comer y después seguíamos hasta las 5,30 ó 5,45 de la tarde pues mi marido solía llegar a las 6,00 de la tarde de trabajar poco más o menos. Pero llegó un día en que no se presentó, yo le esperé y al día siguiente igual y no se presentó. Pensé que sería por que le habría surgido algún tema y no me habría podido avisar. Le llame por teléfono al número de móvil que él me había dado y no me lo cogía, pasaba la llamada una y otra vez y no me descolgaba. Los días siguientes hasta completar una semana hice lo mismo y todo se volvía a repetir, no me descolgaba el teléfono. Yo con su madre, mi amiga Mº Jesús, me seguía viendo al menos una vez por semana e intuía que ella sabía algo de lo mío con su hijo, pero ni ella ni yo decíamos nada. Yo como si no hubiera pasado nada la pregunté:

“Mª Jesús, ¿Qué tal Raúl?, pues ha estado visitándome para que le ayude en sus estudios durante un tiempo, pero lleva ahora unos días que no va por casa, ¿no estará enfermo?”.
(más…)

Por favor señora. Capitulo 9

CAPÍTULO 9 “LUZ verde”

“Te pido una luz verde para amar a gran velocidad, con sentimiento. Tan sólo una señal, el signo de avanzar, es lo que yo quiero” Luis Miguel.

Los fuertes y suaves brazos de Miguel Ángel la rodeaban, su cabeza descansaba en el pecho de él, era imposible sentir temor en ese momento; era como si todo lo que estaba alrededor dejara de existir y sólo estuvieran ellos dos en aquella habitación, dónde no entraba el sol, dónde el aire era artificial pero podía percibirse el calor, el calor de un nuevo sentimiento.

-No sabes cuánto te agradezco el que nos hayas confiado algo tan especial…-le dijo Miguel Ángel, sin liberarla de sus brazos.

-Quien te agradece soy yo, no sabes cuánto me ayudó desahogarme. Gracias a ti por permitírmelo.

-No tienes nada que agradecer.-él podía percibir el aroma de su cabello, para grabarlo por siempre en su memoria.

Lentamente se separaron hasta mirarse fijamente, él no podía soltarla de entre sus brazos y ella no perdía ni un instante el poder verse reflejada en aquellos ojos claros. ¿Qué estaban sintiendo? ¿Atracción? ¿Una conexión? ¿Enamoramiento? Nada estaba claro aún, pero Regina sabía que quería ir por más y que nada iba a detenerla. El ruido de la puerta los interrumpió…era Alina.

-Oh…mil disculpas, no fue mi intención interrumpir. –dijo la chica casi tartamudeando.

-No interrumpes, Ali. –Respondió Miguel- ¿Recuerdas a Regina?
(más…)

Vida y milagros del Rafa

Sábado en un pueblecito de la costa del sol. La calle mayor esta atestada de turistas pues es Agosto y son las once en punto de la mañana. Hoy es día de mercado; los tenderos y tenderas repartidas en tres largas filas en la plaza mayor se afanan en gritar sus productos bajo pequeñas carpas hechas con telas de colores y bordados de aspecto complicado, con la esperanza de atraer la atención de los clientes o por lo menos provocar sordera a los que pasen de largo. El empedrado de la calle hace que el traqueteo de los vehículos sumado al vocerío imperante no deje oir prácticamente nada. Y aunque el agetreo habitual de los sábados en estas fechas ya es proverbial; hay que añadirle la visita de un par de estrellas de cine que, según los periódicos, están veraneando por la zona. La calle central del pueblo está flanqueada por filas de casas de techo bajo, algunas a dos aguas (las menos) y la mayoría planas, con algún edifício de apartementos y hotelito de esos con “encanto” intercalados.
(más…)

Las Alegres Divorciadas

-Mira lo que me ha mandado Concha-, dice Teresa con el móvil en la mano. Se acerca hasta Mateo, que lee en el salón. Coge el móvil y casi se cae de la sorpresa. Llenando la pantalla, se ve una lengua rosada lamiendo un pedazo de carne peluda.

-¿Eso es lo que parece?-, pregunta Mateo, digiriendo la imagen. Sabe de qué se trata, porque la noche anterior le comió la almeja a la amiga de su casera, así que supone que esa es su lengua y lo otro, el chumino de Concha.

-Dímelo tú-, responde Teresa, sentándose en el sofá. –Dice que se lo pasó muy bien-. Mateo sonríe recordando la noche.

-Es lo que tiene andar repleto de hormonas-, concede, devolviéndole el móvil a Teresa. –Me parece que tú no tienes queja-. Ambos sonríen. Teresa tiene el chocho dolorido de la tralla que Mateo le dio anoche, después de llevar a Concha a su casa.

-No, la verdad es que no. Lo que me lleva a pensar que a Concha no te la tiraste, ¿o sí?-. Mateo asiente lentamente con una gran sonrisa en la cara.
(más…)

La madre de mi amigo raul

Siempre recuerdo de mis días de secundaria a la madre de mi mejor amigo. Ella era una morocha muy atractiva, alta y delgada con un cuerpo hermoso. Honestamente yo pensaba que ella era la mujer más ardiente que había visto porque tenía ese increíble cuerpo armonioso y unos pechos fantásticos que desafiaban la gravedad. Ella era increíblemente amable y cariñosa así que era muy agradable estar alrededor.

En nuestro último año de escuela fuimos de viaje y pasamos una noche en un hotel. La mayoría de nosotros fuimos a la piscina (los muchachos para ver a las chicas en traje de baño). Desafortunadamente todas estaban en una malla de una pieza debido al código de vestimenta establecido por la escuela. La madre de mi mejor amigo, quien era una de las acompañantes del viaje (chaperón) bajó a reemplazar a otros padres acompañantes para que pudieran ir a sus habitaciones a descansar. Era tarde y la mayoría de la gente ya había abandonado la zona de la piscina y solo quedaban dos acompañantes para 15 alumnos. Yo estaba mirando el jacuzzi a través del patio, ahora que estaba vacío, así que le pregunté si podía ir ahí. Ella dijo que sí, que iría conmigo y el otro acompañante se quedaría en la piscina. Así que fuimos y yo me metí. Ahora la madre de mi amigo llevaba una chaqueta ligera y pantalones deportivos, yo la estaba desafiando a que ella ingresara también, el agua se sentía espectacular después del largo día.
(más…)