Feliz año nuevo 2016 con mi tia rosa

Hace 6 meses atrás me separe de mi mujer y este sería mi primer año nuevo como soltero. La verdad habían sido meses muy complicados. Para que hablar de navidad, la navidad más triste de mi vida al no poder pasarla con mis hijos, por eso decidí que el año nuevo sería un nuevo comienzo para mí. Era complicado, ya que estaba acostumbrado a pasarlo con la familia de mi mujer y a pesar de todos los problemas que tenía con ella, con su familia tenía muy buena relación y ya comenzaba a extrañar no pasarlos con ellos.

Con 42 años, ya todos mis amigos estaban casados, pasándolos con sus familias. Yo también opte por pasarlo con mis padres, a si que llamé a mi madre y ella me dijo que ese año no lo pasarían en casa, que irían a la casa de una de mis primas donde se reuniría con sus otras hermanas y que por supuesto estaba invitado.

Fue así como llegue a la casa de mi prima, una casa grande y bonita, donde se encontraban mis primos y tíos que hace mucho tiempo no veía. La noche transcurrió en un ambiente muy ameno, todos riendo, cenamos y a las doce de la noche, los respectivos abrazos entre todos. Ese día andaba algo caliente, hacía rato que no había follado y la verdad mis primas con esos vestidos cortos, escotes pronunciados me habían puesto más caliente aun. Pero no solo ellas, de hecho la que más caliente me tenía, era mi tía Rosa que esa noche lucía un vestido ajustado de una tela muy brillante de color azul, con un generoso escote que mostraba gran parte de sus enormes tetas.

Mi tía Rosa era menor que mi madre, una tremenda hembra de 62 años. Siempre fue muy atractiva, culona y tetona. Cuando yo tenía 15 años, ella era un espectáculo de mujer, un sueño, y más de una paja me corrí en su nombre. Ahora ya vieja, mucho más gorda, sus tetas y su culo también habían aumentado considerablemente, pero a la vez la hacía verse más deseable, con esas enormes tetas y su enorme culo, que son las cosas que más me gustan en una mujer. Su manera de ser, siempre muy extrovertida, buena para bailar , para las bromas en doble sentido y mi gusto por las mujeres mayores, entraditas en carne , me llamó toda la noche la atención. No desaproveche el momento de darle el abrazo de año nuevo, muy apretado, sintiendo sus enormes tetas contra mi pecho, obviamente.
(más…)

Un desliz inesperado

Resumen: a casi dos años de mi viudez, había tomado como pareja a un amigo de mi difunto esposo, pero era algo como para llenar una formalidad, hasta mi hijo lo había aceptado, sin embargo, un día, el menos pensado, un ex compañero de mi hijo se me atravesó en mi camino, no supe ni cómo, pero me dejé seducir y me convirtió en su putita. Aquí les cuento ese día, esperando les guste, como me ha gustado a mí el complacer a ese chico.

++++++++++++

Como parte de mis actividades culturales, y para completar mi gasto, yo daba clases de danza a un grupo. Bailábamos regional e internacional.

Un lunes que iba a la clase, se me ponchó la llanta de mi auto, afortunadamente, a media cuadra de donde estaba un mecánico, René, ex compañero de escuela de mi hijo, y “amante” de Alicia, una señora que atiende una lavandería, unos años mayor que yo.

René era un chico de la edad de Gustavo, mi hijo; habían estudiado juntos la secundaria y parte de la preparatoria, pero luego él ya no pudo seguir estudiando y entró a trabajar a un taller de mecánica automotriz. No era guapo, era moreno y tenía buen cuerpo, pues practicaba el físico – culturismo.

Iba yo retrasada así que, el muchacho me llevó en su coche a la clase y le pedí que me compusiera la llanta y luego, más tarde, pasara por mí a la clase de danza.
(más…)

Yolanda y Carlos, compañeros de trabajo Parte 1

En la vida podría haberme imaginado que ese chico que conocí hace unos años que llamaba Carlitos, podría hacer que me olvidara de mis hijos y mi marido, con la noche de sexo que me regalo, aún hoy que ya ha pasado tiempo, pienso en esa noche cuando estoy con mi marido…

Hola!! Me llamo Yolanda, tengo 52 años y dos hijos preciosos de 18 y 14 años, estoy felizmente casada, trabajo de contable en una empresa, donde también trabajaba Carlos, aunque actualmente ya no. Realmente Carlos y yo hablabamos pero no eramos ni mucho menos amigos, simplemente compañeros de hola qué tal….

Jamás me hubiera imaginadocomo un chico tan tímido o que en las apariencias fuera tampoco sexual, fuera todo pasión y fuerza y que me puediera hacer disfrutar de esa manera.
(más…)

Preparador personal (5)

Cuando me desperté ya era de día y unos traviesos rayos del sol se colaban por las persianas de mi habitación. Levanté las sábanas para descubrir que mi cuerpo seguía desnudo y eso me llevó a rememorar todo lo que había sucedido la loca noche anterior. Mi marido ya no estaba, debía haberse levantado y por un momento llegué a pensar que todo fue un sueño, que realmente no había ocurrido nada, simplemente que era fruto de mi perversa imaginación o alguno de mis sueños eróticos.

Me metí en el baño y me di una ducha para despejarme sin dejar de reírme con ese sueño que parecía completamente real, hasta que mi mano rozó suavemente mis labios vaginales para lavarme y notar cierto escozor. Esa zona estaba realmente resentida debido a una innegable sesión de sexo. Me di cuenta de que todo había sido cierto y que la noche anterior, mi preparador personal me había follado en la cocina de mi propia casa haciéndome ver las estrellas.
(más…)

Por favor señora…

“Yo encontré una voz de ternura, que me llena de placer cuando la oigo hablar. Con ella me enamoré y aunque nunca la conocí, sueño con su querer y en sus brazos quiero dormir” Bobby Pulido.

La alarma sonó arrastrándola nuevamente al mundo real, una noche más en la que había soñado con su difunto esposo, lo extrañaba tanto…”Este sueño fue diferente” se dijo, recobrando apenas la consciencia. Se talló los ojos para despejarse y soltó un bufido de inconformidad, ciertamente habían días en los que no se sentía con ganas de levantarse temprano pero la vida era así de injusta.

Se incorporó y se sentó sobre la cama, se encontró frente a frente con su reflejo que la miraba desde el enorme espejo de su tocador.

-Que vieja estoy…-se dijo pensando en voz alta.
(más…)

01: El diario de Marina: extraviado.

¡Por fin había ocurrido lo que por tantos y tantos años había temido!… Su diario, que siempre había guardado como el más celoso de sus secretos, ¡había caído en manos extrañas!… y para colmo de malas eran las manos de su yerno Sergio, ¡el esposo de Su Hija Erika!.

¡Era una verdadera calamidad!… había quedado completamente expuesta ante su yerno y eso la atormentaba!… ¡todos sus secretos!, ¡sus confesiones calientes!, ¡las confesiones de sus hijas e hijos!, ¡sus más íntimos secretos!, ¡sus desmadres y puterías!… ¡todo!… ahora su yerno Sergio conocía todo aquello que desde jovencita, y hasta ahora de vieja, había hecho… y sabía bien que se encontraba completamente en las manos del esposo de Su Hija la menor: Erika.

(más…)

Acoso y derribo de una MADURA CALIENTE (2)

Carmen llego un poco más tarde de lo acordado, pero antes de la hora de llegada de Begoña. La dije que se tranquilizara, que llegaría tarde seguro. Efectivamente llego cinco minutos tarde, que zorra que era, le habían gustado los azotes. Cuando sonó el timbre Carmen se escondió en la habitación desde la que se podía ver mi dormitorio.

Abrí la puerta y allí estaba Begoña, vestida provocativamente, con ojos brillantes. La hice pasar y cuando fue a hablar, la gire dándole un buen azote, se quedó callada, le di un par de ellos más. Se le cayó el teléfono móvil. Cuando se agacho a recogerlo, la dije que sin doblar las rodillas, quedando su culo a mi entera disposición, lo que aproveche para darle otros dos, ella solo dijo que UUUMMMMMMM.

Una vez que se levantó, me pregunto si no la pensaba invitar a una copa, pero la dije que cuando se la ganara. No me anduve con preámbulos. Besándola allí mismo, estaba con las mismas ganas que yo o más. Se olía a perfume, a recién duchada, venia preparada.
(más…)

Noche con Carmen, la madura del trayecto a Madrid.

Esa mamada de campeonato en el garaje solo era una previa de lo que Carmen estaba dispuesta a ofrecerme, se le veía con ganas…tantas que cuando subíamos en el ascensor pensaba que querría ser follada allí mismo. Por suerte o por desgracia supo contenerse, ya que apenas llegar al piso bajo una pareja subió con nosotros hasta la misma planta.

¿Qué pensarían de nosotros? Eso me preguntaba yo a mí mismo, tal vez que ¿Será su madre? ¿Son nuevos en el edificio? En ese instante recibí un whatsapp de Carlos:

< < Tío mañana viene mi madre y sabe que estás aquí, trataré de llegar antes de que ella lo haga… no prometo nada. ¿Tienes algún asiento libre para que se vuelva contigo?>>

La verdad que se me pasó decirle que estaba lleno, solo de pensar que Carmen iba a regalarme seguramente el mejor viaje de vuelta de mi vida…pero al fin al cabo Carlos es un gran amigo y siempre lo ha hecho genial conmigo, le mandé un Audio:
(más…)

Usando a un joven

Usando a un joven.

– No puedo más.- Suelta la mujer en camiseta y shorts. – Tina , yo me rindo.

Luís está cansado, ha corrido cuatro kilómetros, así que cuando Pilar decide parar ,él la imita. Tina sigue trotando sobre el mismo sitio. Mira a su sobrino, con 19 años, hermoso, atleta pero no habituado al running y a su nueva amiga Pilar. Pilar es médica, ginecóloga, pertenece al club de las 5 parejas,( )donde vale todo y todo se hace, donde la lujuria campea a sus anchas y al que hace poco se han incorporado su marido y ella.

– Si quieren vayan a casa y me esperan. Yo tengo para rato. Quiero estar en forma para el maratón de final de mes. Tomen las llaves.
(más…)

Con una divorciada

Trabajaba en un pequeño comercio de alimentación de mi barrio, nunca me había fijado en ella, quizás porque el uniforme de dependienta no le favorecía mucho, tampoco es que fuera muy abierta, aunque poco a poco cada vez que iba a comprar el pan o alguna que otra cosa iba sacándome conversación cuando no había clientes en la tienda. Era bajita, algo rellenita, aunque no gorda, el uniforme no dejaba ver bien su figura, pero si que pude observar en más de una ocasión cuando se agachaba a coger las patatas de la caja era que tenía un buen trasero.

El principio de todo fue un día en que fui a la tienda justo a la hora de cerrar y que tras atenderme, la ayudé a echar el pesado cierre metálico del comercio y la invité a tomar una cervecita en el bar de al lado, cosa que aceptó, y ocasión que aprovechó para contarme su historia.

Era separada, tenía un hijo adolescente, que pasaba los fines de semana con su padre que vivía en otra ciudad. Tenía una cara preciosa, aunque con algunas ojeras producto seguramente de la mala vida que había pasado con su exmarido, el cuál según me contó no la trataba muy bien, por lo que decidió separarse y marcharse de la ciudad dejando al marido y llevándose consigo su hijo, y la ropa. Encontró trabajo en el comercio y le daba lo justo para poder comer y pagar un piso de alquiler en un barrio cercano a la Macarena, mi barrio, donde ella residía.
(más…)