La consulta con mi vecino ginecólogo

Mi relato comienza, cuando quise visitar
a un ginecólogo por primera
vez, y aproveché que un vecino de mi edificio me comentó que él
ejercía esa profesión.

Cuando tenia 18 años estaba recién
instalada en un departamento,
que mis padres habían alquilado en la capital donde vine a estudiar.
Vivía sola y conocía a algunos de los inquilinos del edificio.
Un
día leyendo una revista, me enteré que las mujeres deben hacerse
un
chequeo periódico en el ginecólogo.
(más…)

Le pedi follar otra vez a aquel abuelo jubilado.

Me desperté esa mañana mojada y excitada como cuando era joven, tras una noche donde los sueños eróticos con mi último acompañante fueron de lo más lujurioso, pues la fiesta con él en el yacusi me había hecho mella y solo de acordarme me ponía mala y caliente.

Mi cabeza me decía Rosa calmante y controla esos intentos recién despertados que me estaban volviendo loca, pero había una parte de mi cuerpo que no podía controlar y solo del roce de mi ropa o una leve caricia de la mano me hacía estremecer.

Cogí el teléfono y marque el teléfono de Diego, mi semental jubilado que tanto placer me daba y sin querer parecer una buscona le pregunte que hacía y que como estaba.

Pues mira, me dijo: acabando de salir de la ducha secándome y acordándonos de ti cuando vi tu llamada.. Inocentemente le dije: como que acordándoos, ¿con quién está?

Jajaja se escuchó unas carcajadas a través del teléfono… pues mi hermano mayor ese que tanto te gusta y yo quien vamos a ser tesoro…. Riendo nuevamente.

Además mira lo estoy secando y parece te escucho que ya mira para arriba a ver quién es…

Que malo eres le dije en tono picaron…mientras cortando casi mi conversación me pregunto que quería…

Le dije que nada que solo preguntaba a ver como estaba…

No creo quieras eso solo, para eso no llamas, tú quieres algo mas y quiero me lo pidas y seas sincera conmigo, me gustaría oírte pedírmelo si quieres algo más, a los hombres nos motiva eso mucho y vosotras lo soléis pedir poco, mientras volvía a reír picaronamente.
(más…)

Un hombre maduro pervirtió a mi esposa

Me acomode en la sala y espere que Silvia entrara, se acomodó en el sillón a mi lado y bajo la mirada, sentí que era el momento ideal de decirle lo que ya había decidido en cuanto a seguir con su aventura sexual con aquel hombre que conoció en la boda.

-He decidido que le llames mañana a ese hombre y le digas que si lo seguirás viendo, ¿estás de acuerdo en mi decisión?

–Sí, pero tienes que jurarme que no me lo reprocharas más adelante. ¡Tengo miedo de perder tu amor!

-Eso no sucederá Silvia, siempre y cuando cumplas con todo cuanto te diga de ahora en adelante, de inicio sabes que mañana inician mis vacaciones de semana santa, así que aprovecharemos estos días para ver si el desea ser tu amante de planta o solo quiere darte unas cogidas mas, ¿por cierto como se llama?

–Andrés, así me dijo que se llama.
(más…)

Termine cojiendo con el papa de mi amiga.- II

Hola chicos (as), como recordaran en el relato pasado yo asistí a la fiesta de cumpleaños de mi amiga Fátima el cual había sido en el jardín de su casa.

En su fiesta termine follando con su papa Don Ricardo, un señor ya de mas de 50 años de edad, estatura promedio y cuerpo fornido, de piel achocolatada, ya medio calvo el señor… en fin, folle ese día con el, pero el muy desgraciado me video grabo, teniéndome en sus manos totalmente…… Otra vez por putita me tenían totalmente sometida…..

Habían pasado ya algunos días después del cumpleaños de mi amiga Fátima, era un día martes alrededor de 12:00 pm, yo estaba en mi casa sin nada que hacer, cuando de repente suena mi celular…..

*-¿Bueno?….. ¿Quién habla?

*-Bueno bueno…. ¿Habla Keyla?

*-Si, soy yo, ¿Quién habla??

*-Hay zorrita…. ¿ya no te acuerdas de mi?…. Soy Ricardo el papa de Fátima…

En cuanto dijo eso, mi cuerpo se paralizo por completo, no supe que hacer ni que contestar en ese momento, tuve unos nervios impresionantes… con una voz nerviosa y tímida conteste:
(más…)

Un rico y experto maduro corto mi sequia sexual

Hola, me presento en esta página para contarles algunas de mis experiencias que me han hecho liberarme en este campo, para comenzar les diré que me llamo Rosa, tengo 50 años, vivo en Las Palmas , buen cuerpo para mi edad o eso dicen y soy viuda desde hace tres años en los que estuve algo reprimida, pero una amiga me abrió los ojos y me dijo que el mundo no se acaba ahí, por lo que un día tras mucho insistir decidí arreglarme y acompañarla a un local donde por la noche hay bailes entre gente más bien entrada en edad que buscan alguna compañía.

Rápidamente me quede sola, pues mi amiga era muy lanzada y se buscó un amigo que la invito a una copa, por lo que me acerque a una esquina de la barra algo aislada para pedir yo una, pues me sentía algo rara allí.

No me di cuenta que no estaba sola cuando una voz masculina me dijo que no era solo él quería buscaba tranquilidad, que veía había alguien que le molestaba el bullicio.

Lo mire y era un hombre sobre los sesenta y algún año muy buen aspecto y bastante atractivo, pues me llamo la atención su pelo totalmente blanco y barba de algún día sin afeitar que le daban una aire muy varonil.

Se presentó como Jorge y yo hice lo mismo con mi nombre tras mirarle con una sonrisa, diciéndole que la verdad me veía algo desplazada.
(más…)

Una gran despedida sexual y sensual.

La tarde estaba tranquila, yo atento y expectante a todos los movimientos que se pudieran dar. La única que no paraba era mi tía con el teléfono, pero no podía distinguir lo que hablaba, porque cuando lo hacía se separaba del resto. Mi tía me hizo una señal y se metió dentro de la casa, lo mismo que hice yo poco después.

-Me han fallado a última hora gente que me había dicho que sí, pero tú no te preocupes que a mí me tendrás seguro. Bueno y a Virgi también, pero, aunque siempre ha sido un poco golfa, tampoco podemos ir a saco, porque no sé cómo puede responder, si estuvierais los dos solos, casi seguro que si lo sabría.

– ¿Quiénes han fallado?

-No te lo digo, porque si no por descarte tendrías muy fácil saber quiénes podrían ser las que si fueran.

-Ahora en pleno agosto, difícil de saber.

-Que no te voy a decir nada, pero tu cuando llegues y nos veas, pon cara de sorpresa total.

-Solo dime… ¿Mi madre va?

-Se hizo de rogar un poco, pero dijo que sí, pero cuando se enteró de quienes iban, se echó para atrás y dijo que no.

-No te enfades, pero contigo, con mi madre y Virgi me valía, el resto de las que pudieran ir, me daban igual.

-Me acabas de dejar… “planchada”
(más…)

Termine cojiendo con el papá de mi amiga

Hola, hoy les traigo está historia de cómo el papá de mi amiga termino cojiendome por ir vestida como una putita…..

Fue hace aproximadamente 4 meses, yo aún tenía 18 años de edad, había sido cumpleaños de mi amiga Fatima, lo cual su familia le había organizado una pequeña comida en su casa, y posteriormente después de la fiesta familiar, nos iríamos de antro, yo como estaba enterada que después de la fiesta ya en la noche nos iríamos de antro los puros amigos, decidí ir vestida a la comida un poco coqueta, pues ya no tenia pensado regresar a mi casa a cambiarme de ropa porque mis papas ya no me dejarían salir de nuevo, ese día llegue a su casa alrededor de 4 – 4:30 pm, yo llevaba un vestidito color blanco que me llegaba a unos 5 dedos por debajo de mis nalgas, debajo llevaba una tanguita de 3/4 color azul marino y llevaba un brascier del mismo color, unas zapatillas un poco altas color negro y mi bolsa de mano también color negro, total llegue a su casa y le mande mensaje de wathsapp a mi amiga:

*”Fati, ya estoy aquí, ven por mí”…

*”Me estoy terminando de arreglar, pero mi papá ya va para allá para abrirte”

No tardó mucho en llegar el papa de mi amiga que se llama Ricardo, en eso abren la puerta…..

-“Holaaa Keylaa!!!…. ¿Como estas?

Don Ricardo me miró completa…. tardando más la mirada en mis bubis, me puse un tanto nerviosa, pues nunca me había mirado asi….

-“Hola Don Ricardo, muy bien gracias, usted que tal esta”…

-“Yo muy bien gracias mija, pero pasaaa!! Fati termina de arreglarse”
(más…)

Emputeciendo a una jovencita (7)

Laura – Por favor, no puedo mas!.

Yo – Si, si que puedes, cuantas van?.

Laura – Creo que seis amo!

Eva aparto su cara del coño de Laura.

Eva – Yo diría que siete amo, esta zorra esta soltando líquidos como una fuente.

Yo – Jajaja, veamos cuantas veces es capaz de correrse, sigue putita.

Eva hacia una hora que le comía el coño a Laura a indicación mía. Esa semana las había tenido a las dos sin sexo, las quería salidas el primer día de clase. Al llegar les dije:

Yo – Bien zorritas, hoy no os voy a follar. Las dos me miraron desesperadas.

(más…)

Borracha en el antro

Hola, soy Vane. Actualmente tengo 22 años y vivo en la Ciudad de México. Mido 1.56 mts, mi piel es morena clara y mi cabello oscuro. Soy de cuerpo delgado pero me enorgullezco de mis caderas y nalgas.

Hace un año aproximadamente mi novio había terminado conmigo. Yo estaba muy triste y una amiga amante de las fiestas me dijo que fueramos de antro. Yo no quise ir pero terminó convenciéndome.

Al llegar la tarde sentía más enojo que tristeza así que quise ir al antro para ligar. Me puse una tanga y bra de encaje negro; una minifalda negra y una blusa de manga larga roja, pero eso sí, con un buen escote. Llevé botas de piel a la rodilla de tacón discreto pero aún así me veía sexy.

Cuando llegamos al antro la verdad estaba de hueva. No había mucha gente y los pocos que habían solo platicaban en sus mesas o en la barra.

Conforme avanzó la noche y tomábamos más alcohol una calentura empezó a invadir mi cuerpo. Mi amiga y yo fuimos a bailar y en eso unas manos anchas me rodearon la cintura desde atrás. Alguien le hizo lo mismo a mi amiga y nos reímos.
(más…)

Mi maestro

¿Por qué le miro a los ojos y su expresión no me deja claro qué siente?, como si estuviera tan tranquilo mientras que yo noto mi corazón en el pecho a punto de salirse.

No puedo apartar la vista de sus manos que suben con suavidad por mis piernas, llegando hasta mis bragas y agarrando el encaje de la cintura para tirar suavemente hacía abajo, hasta desprenderme de ellas.

El nudo en mi garganta crece, la excitación entre mis piernas aumenta y puedo notar en el interior de mis muslos como me voy humedeciendo cada vez más.

“Esto querías, ¿verdad?” me dice mientras su mano acaricia mi intimidad y uno de sus dedos se posa en mi entrada, presionando para entrar. Un gemido sale de mi boca, que callo mordiéndome el labio y echando la cabeza hacía atrás.

“Vamos…vamos… vamos….”

(más…)