Cogida por dos pescadores

Hola, mi nombre es Celia. Después de que mis padres desaparecieran en una tormenta tuve que ir a vivir con mi tía y su familia, mi relación con ella nunca ha sido buena, siempre ha habido envidia hacia mi padre porque ella nunca pudo sobresalir en la vida.

Mi historia comienza en una de las tantas casas de campo que tiene mi familia, solo que esta vez fui a pasar yo sola el fin de semana a la casa en la playa. Una casa muy modesta y acogedora.

Llegue un viernes por la tarde y no podía esperar por disfrutar del sol y la playa. Tire mis cosas nada más entrar y fui abriendo cada una de las ventanas. La casa cuenta con tres habitaciones y cuatro baños, uno en cada habitación y otro más para las visitas. Al pasar a la cocina abrí la nevera y para mi sorpresa estaba la despensa completa así que hambre no pasaría estos tres días.

Al entrar en la habitación en donde me quedaría lo primero que hice fue tirarme en la cama y quedarme un buen rato boca abajo. El olor de las sabanas me recordaba a mis padres y por un momento me sentí triste por no saber de ellos, pero siempre me decían que no importa lo que pase en nuestras vidas hay que seguir adelante.
(más…)

Mi compañero de trabajo y su esposa

Me presentaré brevemente. Mi nombre es Kary, soy bi, tengo 28 años, mido 1.65 metros, piel clara, ojos asiáticos marrones, pelo largo ondulado cataño. No tengo el mejor cuerpo pero soy muy apetecible, con unas tetas, un culo y una concha q no le envidio a nadie.

Trabajo en una oficina como asistente y me gusta vestir provocativa. Tengo un compañero llamado Misael, llevamos aprox. 6 años trabajando juntos y hace un año comenzó a coquetearme, yo le sigo el juego porque no tengo nada que perder.

Un día mientras almorzabamos empezó Misael con unas preguntas que poco a poco fueron subiendo de tono.

Misael: Kary me consideras guapo?

Kary: Si, muy guapo; le dije utilizando un tono muy coqueto (Tiene 35 años, es alto, piel blanca, musculoso, alto 1.83 metros)

Misael: Tu eres muy bella, tienes muchas cosas que me gustan.

Kary: Ah sí, como cuales?

Misael: Tus ojos, tu pelo, tus piernas, tus nalgas, tus tetas me encantas toda.

Kary: Uuuh y eso que no me has probado y no sabes todo de mi.

Misael: Ujum??? no me provoques y dime que otros encantos tienes?

Kary: Me encanta el sexo, soy muy open mind, disfruto complaciendo a mi pareja, los hombres son deliciosos pero las mujeres me encantan.

Misael estaba muy atento pero cuando escuchó que me gustaban las mujeres se puso a mil, se puso de pie y caminó hasta mi, acercó su boca a la mia y nos besamos lento pero apasionadamente con nuestras lenguas buscándose y enredandose.
(más…)

Mi primer trío

Hola, mi nombre es Adrián y la historia que os voy a contar es real y ocurrió cuando yo tenía 22 años. Antes de empezar os pondré en antecedentes.

Cuando tenía 20 años conocí a una chica que se llamaba Andrea, en aquel momento ella acababa de cumplir los 18 años. Andrea era una chica bajita, medía solo 1,51, su pelo era castaño y sus ojos marrones. Además era bastante delgada, lo que hacía que su pecho de la talla 90 pareciese bastante más generoso. Realmente era una chica preciosa y tuve la suerte de que pasó a ser mi novia. Andrea todavía era virgen en aquel momento, ella necesitaba confianza antes de dar ese paso, así que tardé cuatro meses en conseguir tener sexo con ella.

Fuimos felices y estuvimos enamorados durante 11 meses hasta que llegó el día en el que ella me dejó. Aquel fue un golpe duro para mí, aquello me hizo ser consciente de lo que la quería pero ya parecía ser demasiado tarde. O eso parecía.
(más…)

Mi mujer y su amiga

Mi mujer tiene una amiga desde la juventud, (es su mejor amiga), no está casada y tengo que decir que es más bella que mi mujer.

Casi siempre la encuentro en casa al volver de la oficina y me encanta verlas hablar y reír (la amistad es muy importante).

Raquel (así se llama la amiga) trabaja en un banco, mi mujer es artista y trabaja en casa, sus cuadros “son fantásticos”, entre las obras que tiene en casa hay dos donde Raquel posa desnuda, desde que la vi en los cuadros mi fantasía es follármela; a veces entró en el estudio de golpe y sin avisar, esperando encontrarla desnuda posando, pero nunca la he “cazado” en pelota.

A veces se le hace tarde viendo la tele en casa y se queda a dormir; el cuarto de invitados está junto al nuestro. Los días en que se queda me encanta hacer el amor con mi mujer (que jadea como una loca) porque me excita mucho saber que Raquel oye los gemidos y el traqueteo de la cama.

Olga (mi mujer) es rubia natural (como yo), Raquel es de piel clara y tiene el pelo negro intenso (su coño se ve igualmente negro en los cuadros).
(más…)

La Canguro II

Al despertar, María ya no estaba allí, ¿qué hora era? mi cama había quedado desierta, me levanté y me puse algo de ropa, cambié las sabanas sucias de la noche anterior, bajé a la cocina y vi que toda la familia estaba desayunando, todos me dieron los buenos días y salvo una sonrisa cómplice de María acompañada con un beso en la mejilla, nada hacía sospechar lo que durante la noche ha pasado.

Ese día lo pase perdida en mis pensamientos, muchas cosas han cambiado en mi vida, una amalgama de sensaciones invaden mi interior. En una sola noche, he sido infiel a mi novio, he perdido la virginidad con un desconocido y a pesar de tener la certeza de no ser lesbiana, me he acostado con una mujer. Solo había una cosa que tenía segura… la noche pasada había sido la mejor de toda mi existencia y no podía evitar desear una nueva visita…

Esa noche mientras intentaba conciliar el sueño, escuché la puerta de casa, era pronto, me resultó extraño que volvieran tan pronto. El corazón me latía muy deprisa solo imaginar que pudieran volver a entrar, pasaban los minutos y nadie subió las escaleras, decidí bajar a tomar un vaso de leche, la puerta de la cocina estaba entreabierta y había luz en su interior al entrar encontré a María sentada tomando un vaso de zumo.
(más…)

La Canguro

Soy Elena, tengo 18 años recién cumplidos, toda mi vida he vivido en un pueblo grande de la provincia de La Rioja. Estudio Bachillerato y se puede decir que soy buena estudiante ya que he sacado todo en junio.

Hace 6 meses que salgo con Mario, un chico dos años mayor que yo. Siempre me había gustado y reconozco que me las hizo pasar mal hasta que conseguí salir con él, pero ahora es él quien vive atenazado por los celos y las ganas que tiene de hacerme el amor por vez primera.

Me considero una chica normal y corriente, con sus vicios y virtudes, pero desde hace tiempo mi amiga Eva me comenta que le da envidia ya que conoce a más de uno que se muere de ganas por estar conmigo. Soy morena, de pelo largo, mis ojos son verdes, mido 1,70 y desde que mis caderas se ancharon un poco, noto como la mayoría de los chicos se vuelven a mi paso, es una sensación que me encanta y me produce morbo, por lo que a menudo intento ponerme los vaqueros lo más ajustados posible, cosa que a Mario le pone enfermo. La verdad es que lo único que me acompleja son mis tetitas, son bonitas pero no se han desarrollado lo suficiente y aún están es plena floración, paso bastante envidia cuando veo como mis amigas pueden llevar bikinis marcando unas tetas generosas, que hacen enloquecer a la mayoría de los chicos.
(más…)

Nuestro regalo de aniversario, continuación.

Me llama mi mujer por teléfono, indicándome que esa tarde había quedado con la mujer que suele depilarla en su domicilio, para depilarse, pero está vez quiere que yo le acompañe, quedamos en vernos a las cuatro de la tarde.

Llegamos puntual al domicilio y tras los saludos de rigor, Ana pregunta quién va a ser el primero en depilarse, mi mujer le dice que comience por mí, y haciéndonos pasar a una pequeña habitación que es el lugar destinado a su trabajo, me indica que me vaya desnudando, me quito toda la ropa quedándome solo con el calzoncillo, ella comienza su tarea y primero me depila las axilas, así como el poco vello que tengo en mi pecho, terminado este, mi mujer le indica que también me depile mis genitales, Ana cogiendo por los lados mis calzoncillos me los quita, primero recorta un poquito los vellos de mi pubis para después aplicar la cera, la cosa duele, pero hay que aguantar, ya depilado por delante, me doy la media vuelta para que depile mi parte trasera, dándome a continuación una crema hidratante por todas las partes que ha depilado, con el visto bueno de mi esposa, me visto y mi mujer me dice que ya puedo marcharme, que a ella le llevara más tiempo y nos veremos en casa.
(más…)

Nuevas Experiencias

Toda esta historia comenzó un caluroso día de verano, estaba viviendo por motivos laborales en Guadalajara, pero se acercaban los últimos días dado que me cambiaban de destino a Madrid, aprovechando que en una semana me mudaba a Madrid vino a verme una pareja amiga mía desde hacía años, para quedarse el fin de semana y ayudarme a empaquetar cosas, seleccionar que me llevaba y que dejaba atrás. Llegaron el viernes después de comer, e inmediatamente nos pusimos a empaquetar, nos pasamos toda la tarde metiendo cosas en cajas, dejando cosas a un lado para tirar y a las 9 de la noche decidimos que era hora de terminar y relajarnos, pedimos unas pizzas y cuando terminamos decidimos ponernos una película con una copa y tirarnos en el sofá a descansar después de un duro día.

Cuando encendí el reproductor de video me lleve una sorpresa, la noche anterior no había apagado la película que estaba viendo, se quedó en stand-by, en cuanto encendí la tv y a la vez el sistema de video se empezó a reproducir solo por donde lo había dejado, por desgracia (eso pensaba en ese momento) no era una película convencional, era una película X, lo cual me saco los colores, por mucho que corrí hacia el botón de stop, ya era tarde, mis amigos estaban flipando… este suceso llevo a iniciar una conversación en la cual yo no podía estar más incómodo, ni ellos podían divertirse más.
(más…)

Inesperado inicio

Hola, lo que podréis leer a continuación es un relato de una serie que he decidido escribir como recuerdo de las experiencias vividas a lo largo de años de actividad sexual plena. Son absolutamente verídicos, sin maquillaje y sin adornos para decir que nadie era supernada, ni increíblemente nada, la vida no es una pelí porno ya me entendéis, sin embargo en ocasiones te aporta facetas del sexo diferentes con sensaciones. Gracias a esas personas que han compartido conmigo esos momentos.

Respecto a mí, soy un hombre sencillo, de complexión fuerte, podría ser tu vecino, tu compañero de trabajo, tu peluquero o simplemente ese chico agradable que te produce picardía y morbo.

Con mis 18 añitos andaba llevaba un tiempo saliendo con una chica con una situación familiar compleja, lo que me estaba dando muchos quebraderos de cabeza. Ella se sentía inestable, con altibajos emocionales y la férrea supervisión de sus padres no impedía vernos de manera normal.

Con la llegada del verano y las vacaciones las cosas se volvían más difíciles. Ella se trasladaba a Peñiscola, donde siempre pasaba el mes de Agosto con sus padres, ya que tenían un apartamento, y su padre era tipo rancio, duro y de mal trato no iba a permitir que pasara ese tiempo con ella.

Ya que era imposible que yo me alojara con ellos pensamos en una solución, se nos ocurrió un truco, yo me alojaba en un camping cercano sin que ellos lo supieran y así podríamos estar juntos.

Mis aptitudes como campista eran igual q mi economía, lo más básico posible, apenas una tienda, un saco de dormir, el camping gas y mi preciada mochila. Al llegar a la playa escogí un camping cercano a apartamento y me instalé en la primera parcela con algo de sombras que pude encontrar. En la parcela contigua había una parejita que no tardo en saludarme amablemente y ofrecerme su ayuda, supongo que mis pintas debían mostrar que la necesitaba y así se sucedió, no tardaron mis peticiones, primero un un martillo para clavar la picas, un mechero para encender, … siempre se mostraban encantadores.

Elise era una francesa de 34 años con una carita preciosa y pelo corto moreno, muy francés al estilo de la película Amelie. Su cuerpo sin ser despampanante era bonito, pechos pequeños ligeramente caídos hacia arriba, cintura estrecha y unas caderas un poquito anchas para su constitución pero deliciosas en todo caso. Raúl, un español riojano de metro setenta y complexión media me resulto muy agradable además de guapo. Como me contaron más adelante se conocieron cuando él estuvo de Erasmus en Burdeos.
(más…)

Michelle y Silvy, dos mujeres preciosas.

Respecto a mí, soy un hombre casado de 35 años de complexión fuerte, el vecino, tu compañero de trabajo, tu peluquero o ese chico agradable que simplemente te produce picardía y morbo.

Lo que hoy os quiero contar en como conocí e invadió mi mente Michell, una preciosa y despampanante mujer que podía aportar algo especial que otras no tienen.

Sería precioso decir que a con mis 28 años en mi vida todo era perfecto pero no, no era así, mis relaciones siempre tormentosas y le mundo laboral de la construcción patas arriba por la crisis me estaban creando demasiados problemas. También sería precioso decir que mis encuentros siempre eran convencionales pero no, como la mayoría de los hombres en momentos de estrés acudimos a la ayuda de una profesional, creo que me entendéis, esta es una historia sobre esa profesional.
(más…)