El adíos a Malawi y a María

Entramos en el edificio y ante nuestras sorpresa encontramos un cartel en ingles que no sindicaba que había salido a comer.

Agotados y sintiéndonos una mierda, decidimos sentarnos en la acera y esperar. Había pasando más de dos horas cuando una mujer se nos acercó al vernos tan blancos y nos indicó que John, el diplomático británico no solía ir por allí y que el cartel de “he salido a comer” era casi perenne. Hacía meses que no lo retiraban.

Tuvimos la suerte de que la mujer sabía donde vivía y allí nos dirigimos. No sabía porque pero la historia del tal John nos sonaba a todos.

Llegamos a la casa y no vimos signos de vida, entramos con cierta prudencia al jardín ya que la puerta del jardín estaba abierta. El timbre de la casa de la puerta no funcionaba y nadie respondía a nuestros golpes. Dimos una vuelta a la casa para ver si había signos de vida.
(más…)

Son un poco más de tres

Y fue así que en una mañana cualquiera los 3 despertaron con ganas de darlo todo y vivir ese día al máximo, Naomi fue la primera en salir de la cama, su pequeña lencería con la que siempre duerme deja poco a la imaginación, sus senos jóvenes y firmes se mueven de un lado a otro tratando de seguir el paso de su caminar, esta dulce mujer que a sus 23 años sentía que algo le faltaba, que algo necesitaba, decidió tomar el teléfono y contactar a Fernando, el era su viejo amor y compañero de colegio, sus manos sudaban y estaba un poco nerviosa, cuando de repente al otro lado del teléfono con una vez de asombro se escucho un “Si diga, quien habla?”, ella se quedo unos segundos paralizada, pero entusiasmada contestó
(más…)

Baño de vapor 1

Había sido un día agotador. Tras diversas reuniones mi mujer y yo regresamos al hotel, un lujoso cinco estrellas donde por fin descansar.

Casi de inmediato, me puse el bañador y me fui al spa, mi mujer se quedo en la habitación.

Siempre me han gustado los spa, por la relajación, el silencio y también, porque no decirlo, por el morbo.

Di una vuelta por las instalaciones, me bañe en la piscina y finalmente accedí a la zona de sauna y baño turco, y, costumbres de estos alemanes, ponía en la entrada zona nudista.

Automáticamente se disparó el morbo, había muy poca gente tres o cuatro, repartidos por diferentes salas. Me despoje rápidamente de mi bañador y entre al baño de vapor, siempre ha sido mi preferido, la neblina apenas permitía ver el imponente recinto, con bancos alrededor, una fuente en medio y una señora desnuda tumbada en su toalla.
(más…)

La notaria se muda a Estepona

Debido a mis gritos y por supuesto las cosas que podría decir Alberto en sus noches de farra, era ya famosa en el pueblo, mis costumbres al follar me delataban. Había decidido cambiarme de casa, del piso en el centro del pueblo a una casa de piedra preciosa a la salida en dirección a Bilbao. Desde luego menos cómoda, pero mucho más discreta.

La casa tenía alta vigas y un amplio salón donde mis dos amantes podía disponer de mi cuerpo a su antojo, de hecho cuando me la enseñaban yo más que fijarme en las distintas estancias iba pensando en las cosas que en cada una de las habitaciones podían pasarme.

Era viernes y ese día Alberto vino por primera vez como cliente. Venía a registrar la venta de un terreno. Era hasta gracioso vernos allí con toda esa gente, y nosotros, vestidos con traje y pensar que solo unas horas antes uno de los que participaba en la firma me había estado follando durante toda la noche.

Sin perder la compostura, cada vez que Alberto me rozaba, se me ponían los pezones como piedras y recordaba el placer recibido la noche anterior. No pude dejar de mirar disimuladamente el paquete de aquel pueblerino que tanto placer me había dado y me iba a dar en los próximos tiempos.
(más…)

Encontrando Al Amor

En toda mi vida había tenido tres parejas, cuatros rollos que se podían considerar largos y tantos rollos que no podían contarse con los dedos del cuerpo, no era lo que se dice gran cosa, ni siquiera ligaba mucho, solo era mono, tenía unos bonitos valores en la vida y hasta ahora me había conformado con cualquier cosa que se me antojara bonita a la vista.

Sin embargo, si me preguntarais ahora mismo con cuantas chicas estuve de las que estuviera siquiera enamorado, respondería ahora mismo sin dudar que ninguna. Y esto que voy a decir ahora es tan solo una conclusión personal, que no tiene ni porque pasarte a ti, ni ser cierta… Yo pienso que igual que tiene que estar el amor de tu vida, tiene que estar el error de tu vida, sin una cosa, no puede aparecer otra y lo más curioso del tema es que dicen que tras el error acto seguido aparece lo otro, seguidamente.

Yo soy el típico chico que cree en el karma, ¿vosotros creéis en él?, entonces si creéis en el, os hago una pregunta, ¿Cuánto más gordo el error, mas bueno debería ser el amor, no? En realidad, eso es lo que yo esperaba, porque dudo que alguien haya cometido error más gordo en su vida. Quizás estaba en mi destino, si también creo en él, quizás hiciera lo que hiciera, estaba condenado a caer en ese error, pero entonces, ¿sería recompensado por ello? Buena pregunta, yo esperaba que sí, porque para seguir viviendo, después de un error así, necesitaba pensar que si.
(más…)

Viernes negro, los mercados finacieros se derruban

El jueves fue un día extraño en la oficina. Marivi, como siempre que nos acostábamos no dijo ni pio de lo pasado la noche anterior, por lo menos de lo que paso con ella.

De vez en cuando pasaba por mi despacho y me soltaba frases tipo “mira que follarte a la mujer de tu jefe” o “¿no se te ocurrió otra?” o “espero que valiese la pena porque el lio en el que te vas a meter va a ser de órdago”. La tía no comentó nada tipo “mira que comerle el coño a la mujer de tu jefe” o “¿cómo no se me ocurrió comerle el coño a otra?” o “espero que valiese la pena comerle el coño porque el lio en el que te vas a meter va a ser de órdago”. Así somos los humanos que vemos los problemas ajenos y no los propios.

Las cosas estaba bastante tranquilas por lo que después de cerrar un par de operaciones muy interesantes me recogí pronto y me fui a casa.
(más…)

Reaparece la fogosa heredera.

Pensaba que todo había acabado ahí, pero…

Me quedé jodido de verdad. Ni en mis mejores sueños podía creerme que me había enganchado tanto de una tía que por la calle no me hubiera ni fijado en ella.

Estuve en shock unos cuantos días intentando comprender como se podía ser tan puta y como había podido dejar que jugasen tanto conmigo. Al quintó día y después de haberme cogido unos días de baja en la oficina, empecé a temer fue por mi trabajo. Ella me había colocado allí y era obvio que en esos momentos, yo era una molestia para la nueva Vice Presidenta de uno de nuestros mayores clientes.

Durante meses no pasó nada en la oficina y después de un gran éxito en la captación de un nuevo cliente y de finalizar la campaña con un éxito aún mayor, mi cara apareció en un especial del diario El País como la nueva estrella emergente en el mundo de la publicidad y el marketing.

En cosa de unas semanas recibí dos irrechazables ofertas de trabajo. Ambas como director general y ambas ofertas presentadas por las dos mayores empresas del sector. Curiosamente habían seguido mi trabajo durante los últimos años, mis cojones durante los últimos años, y querían las dos a un tío dinámico, joven y con ideas para llevar sus agencias. Estando en la posición que estaba, negocie con ambas empresas. Mi idea era no solo ser le que mandaba en España sino que conseguir un puesto como miembro del consejo a nivel europeo. Una empresa me hizo promesas para los siguientes años, la otra jubiló a un “abuelete” de 58 años y me ofrecieron a mi en su asiento. Realmente a Londres tenía que ir muy poco, pero me molaba la idea de ser director general para España y consejero a nivel Europa de la multinacional que me contrataba.
(más…)

MI fantasía con dos tipos hecha realidad

Hola soy Marina y quiero compartirles otra de mis tantas experiencias en cuestiones de amor, sexo, infidelidad o como llamarlas quieran, la cual corresponde a la realidad de las cosas ocurridas, prometo que cuando sea ficción, así lo haré saber a los lectores. Para quienes no lo sepan tengo 29 años, soy casada, mi pelo es negro, soy de contextura algo delgada y pecosa debido a mi piel un tanto blanca, en fin, nada de compararse con una modelo o reina de belleza, sin embargo tengo lo mío como todas y no soy tampoco la más de malas del mundo en ese aspecto.

Quiero compartir con ustedes el cómo sin pensarlo, hice realidad mi más hermosa fantasía, la que maquiné de mil y una formas para realizar y nunca me animé a intentarlo ya que mi esposo no es de una mente abierta como para permitírmelo o complacerme, pero un día sin pensarlo se me concedió sin planear nada, voy a ser lo más concisa posible en mi relato y empezaré así:
(más…)

Nuestro amigo Luis

Celebrábamos la fiesta de mi veintinueve cumpleaños, y con tal motivo, invitamos a nuestros amigos a una cena informal. Antes de nada me presentaré, mi nombre es Joaquín, y en la actualidad tengo treinta y ocho años, y mi mujer se llama Carmen y tiene dos años menos que yo; el amigo de quien os hablo, (Luis), tiene seis años menos, por lo cual en la citada fiesta tenía 23 años. Además de otros amigos, también invitamos a la fiesta a una vecina y amiga llamada Pilar, que está casada, y entonces tenia dos niños pequeños que dejó durmiendo, y es parte importante de este relato ya que Luis era el objeto sexual de Pilar, casada como os digo con un hombre que solo sabía trabajar, y abandonaba a su mujer por el trabajo, por lo cual y según nos confesaba Pilar se humedecía solo con pensar en Luis; Paco, su marido era extremadamente celoso con respecto a mi amigo, pues intuía que a su mujer la ponía cachonda, y como es natural no estaba dispuesto a que su mujer follara con Luis. Despertaba morbo estar en una reunión con los tres observando las maniobras de cada uno

En la fiesta, y como es normal, se juntaron varios grupos para hablar de temas comunes, yo iba de un grupo a otro ejerciendo mis labores de anfitrión; en un momento dado, reparé que Luis, Carmen y Pilar estaban enfrascados en un tema; me acerqué a ellos para participar en la conversación, y me encontré con un tema bastante subido de nivel, se hablaba de la infidelidad, de la abstinencia sexual cuando no está el marido en casa, de la libertad sexual de las mujeres, etc. A toda vista, lo que intentaba Luis era llevarse a Pilar a la cama, y por lo que os dije a Pilar no le importaba demasiado. Después de escuchar un rato, y dar mi opinión sobre el tema, me retire para acercarme a otro grupo.
(más…)

Impresiones de una sesion a tres.

¿Qué me gustó de la sesión? es fácil de responder…TODO!!! Desde el clima que creaste desde que entré que me hizo sentirme confiada, sin miedos y con la mente abierta para sentir y disfrutar desde el minuto uno; hasta poder quedarme un ratito a solas contigo al final, pasando por toda la sesión por supuesto. Pero vayamos despacito como a ti te gusta…

Pues eso, tus palabras me ayudaron a tranquilizarme, a sentirme segura y dejar mis miedos a un lado. Y tus “torturas” a calentarme y sacar mi lado más animal. Cuando me tenias en la cama con las bolas puestas y tu polla rozando mi entrada me estabas volviendo loca y solo podía pensar “fóllame”, en mi cabeza no había sitio para pensar ni en las bolas, ni en terceras personas que estaban por llegar ni nada que no fuese tu polla. Me jode admitirlo pero en el fondo me gusta que me tortures así, que eleves mi deseo a la máxima potencia. Después de los azotes en el coño, tu polla recordándome quien manda y ese primer orgasmo ya estaba totalmente entregada a ti, a quien tú quisieras, a lo que tú quisieras…
(más…)