Cojiendo con la Transexual Norma

Mi nombre es Javier, a continuación les narrare mi experiencia sexual con una hermosa transexual, todo ocurrió cuando salía de la universidad con rumbo a mi casa, en el camino vi a una hermosa mujer, parada en una esquina.

Llevaba puesto unos jeans azul muy ajustado, que ponía en evidencia su enorme y rico trasero, y una blusa color café, escotado de esas que llaman ombliguera, me acerque para hablarle, le dije hola preciosa esperas a alguien, me contesto no a nadie en especial, soy sexo servidora.

A ok, dije justo lo que me esperaba, le dije sube vamos a tener acción nena, me respondió ok pero antes tienes que saber que soy transexual, me quede pensando un momento pues nunca había estado con una niña transexual, pero el morbo me motivo, le dije no importa me gustas y quiero tenerte.

La lleve a mi casa, aprovechando que vivía solo, le dije ponte cómoda, mientras fui por unas copas de vino, tomamos unos sorbos, después me acerque a ella abrí su blusa y comencé a mamar sus pechos, sus pezones se comenzaron a poner erectos duritos, me gustaba morder esas tetonas, después ella se agacho comenzó a desabrochar mi pantalón y saco mi verga la tomo en sus manos, saboreándose lo que le esperaba y comenzó a mamarla, lo hacía de una forma muy rica, era la mejor mamada de polla que me hacían, recorría todo el falo hasta terminar en la cabeza donde le daba unos lengüetazos, lamia mis bolas se la quería tragar de un bocado.

Le dije preciosa vamos a la parte de atrás de la casa, ahí esta la alberca además no hay nadie por allá podemos coger rico, ok, me dijo, cuando nos dirigíamos para la alberca me pregunto y qué edad tienes amor, le dije 22 chiquita y tu pregunte yo 28, ha y tienes nombre dije, jajaja me llamo Norma dijo.
Una vez llegamos me a coste en el camastro, para observarla como se quitaba su ropa, se quito su blusa y despacio comenzó a despojarse de su pantalón, como tentándome, yo me desnude rápido y me volví a tirar en el camastro, quedo solo en tanga, se a costo en el camastro de al lado, yo buscaba ver su pene, pero no lo veía, ella, abrió sus piernas y por un costado de su tanga saco lo que anhelaba ver, su verga con una carita angelical me observo, todo eso me puso muy caliente, su pequeña verga me excitaba, se quito por completo la tanga y se voltio mostrándome su rico y apretado ano, mientras yo observaba jalando mi verga súper tiesa.

Después se volvió a poner de frente a mí, esta vez para mostrarme como se masturbaba su rica verga, no me aguante más y fui a su lado tome su polla en mi mano y comencé a chuparla, en principio me sentí raro mamando un miembro masculino, pero al ver esa carita femenina me prendía.
Después la tome de la cintura la voltee para encajarle mi verga, al ver su ano comencé a lamerlo para lubricarlo un poco, sus gemidos al entrar mi lengua a su interior eran muy excitantes, tome un condón y me lo puse, mientras ella paraba su colita para recibirlo todo, entonces puse mi polla en la entrada de su ano, y comencé a taládralo, que rico sentí al estar clavándome a esta niña, ella apretaba cada vez que mi verga salía y entraba, mientras jalaba su pene por abajo.

Cambiamos de posición ahora me recosté y ella se sentó en mi verga controlando los movimientos, se daba unos sentones ricos, y jalaba su verga, me volvia loco verla como se masturbaba su pene, mientras se tragaba otro. Después nos corrimos ambos al mismo tiempo. Quedamos tirados en el piso viéndonos después de a ver disfrutado de tanto placer.

Leave a Reply

*