Como el rompí el culito a mi novia.

Comenzare este relato diciendo que lo que hay escrito en el es completamente verídico, y por temas de seguridad cambiare los nombres.

Yo me llamo “Angel” y mi novia se llama “Paula”.

Comenzare describiéndonos, yo soy un chico de 19 años, de estatura normal tirando a bajito, 1,75m, soy un chico al que le gusta cuidarse y frecuento el gimnasio. No soy un armario pero estoy definido y tengo cierta masa muscular. Por la otra parte Paula tiene la misma edad que yo, es una chica de 1,65m, rubia y de ojos castaños, muy guapa y lo poco que tiene de pecho lo compensa con un culazo de infarto…siempre que la veo paseándose en culot por casa me dan ganas de empotrarla contra la pared…y más de una vez lo he hecho.

Este relato comienza un día de junio como otro cualquiera en el que habíamos quedado una tarde para ir a tomar algo, pero como es verano y ahora mismo donde vivo, cerca de Madrid, hace muchísimo calor, decidimos quedarnos en casa hasta que anocheciese un poco.

Como vivo solo nos podemos permitir ir en ropa interior por casa, cosa que a mí al verla me vuelve loco por que siempre usa o tanguita o culot. Nos pusimos a ver la tele y le propuse a Paula hacer un par de sándwiches para merendar, ella dijo que sí que tenía algo de hambre, así que me fui a la cocina…y ella vino detrás de mí.

Mientras que yo me dedicaba a hacer un par de sándwiches como buenamente podía, ella estaba haciéndome cosquillas y jugueteando conmigo. Yo sabía a donde iba a llevarnos esa situación porque llevamos un tiempo juntos, pero ese día todo iba a ser diferente.

Como de costumbre ella después de hacerme cosquillas me toco la polla por encima del calzoncillo, puesto que yo ya estaba como una moto, pero le dije con cierto tono de rosa que no pensaba fallármela tan fácilmente y que debería currárselo más. Ante estas palabras ella salió de la cocina y se metió en el baño, a los 2 minutos apareció completamente desnuda y me invito a darme una ducha con ella porque estaba acalorada. Yo, haciéndome el duro le dije que no me apetecía (aunque en realidad me moría de ganas y mi polla erecta que ya se salía de los boxers lo demostraba). Ella miro hacia abajo y me dijo que si me apetecía hacer una apuesta…si ella conseguía que yo la follase antes de las 8 (eran las 5 de la tarde), ella ganaba y haríamos después lo que ella quisiese, si por el contrario yo aguantaba, tendría un premio que yo mismo elegiría. Pregunte que si el premio podía ser romperle el culito porque ese culo me volvía loco…y me dijo que si ganaba y lo hacía con cuidado su culo seria mío.

Aguante como bien pude a base de pensar en cosas trágicas y anti eróticas…fueron las 3 peores horas de mi vida porque ella hacia lo posible para calentarme…pero cuando yo juego es para ganar, y así lo hice.

Una vez fueron las 8…ella me miro con cara de vicio y me cogió de la mano hasta llevarme a la cama. Me tiro sobre la cama y se tiro encima de mí, nos empezamos a besar y a tocar por todos lados…después de una buena mamada que casi me hace correrme en su boca, empezamos a hacerlo por delante. Primero el misionero, después a 4 patas…contra la pared…era increíble lo mucho que gemía y gritaba, se notaba que había estado 3 horas muy cachonda y con muchas ganas de hacerlo. Ella consiguió llegar un par de veces o 3, pero yo aguantaba.

Cuando estaba a punto de correrme recordé que tenía que cobrarme mi premio y se lo dije, a lo cual ella accedió.

Se pudo tumbada sobre la cama y me dijo que con cuidado…lubrique un poco la zona con mi saliva y un dedo, estuve masajeando su ano durante unos 5 minutos, habría podido estar un poco más, pero me moría de ganas por probar mi primer culito.

Con mucho cuidado empecé a metérsela…poquito a poco, ella se quejaba, pero poco a poco iba entrando…la metía un poquito y la sacaba, otro poquito y la volvía a sacar…así hasta que consiguió entrar por completo. Esto me tomo unos 5-10 minutos y me ayude de sus líquidos vaginales para poder lubricar más la zona. Una vez estaba dentro empecé a moverme muy despacio para no hacerla sufrir…y tras unos minutos empecé a bombear muy fuerte, como si me fuese la vida en ello, mis cojones chocaban contra su coño mientras mi polla entraba y salía de ese maravilloso culazo…fue un momento mágico que no duro mucho porque ella se empezó a quejar del dolor…aun que fui más rápido durante un par de minutos, la avise de que pronto acabaría y me dijo que aguantaría el dolor por mí.

Por fin me pude correr dentro de ese culito y la saque…ella quedo muy aliviada cuando se la saque del culo y fui a por papel para que se pudiese limpiar…por mi parte me lave la polla en el baño.

Después de vestirnos, tomar algo y que la acompañase a casa, me mando un whatsapp diciendo que literalmente le había “roto” el culo, pues cuando fue al baño en casa después de limpiarse vio que tenia un poco de sangre el papel…le prometí ser menos brusco con ella después de aquello. Todavía seguimos juntos y de vez en cuando lo hacemos por atrás.

Si este relato gusta contare alguna otra experiencia con ella, bueno chicos, un saludo, espero que os haya gustado y adiós.

Leave a Reply

*