Con un extraño en la discoteca

Colgue el telefono con mi novio algo irritada, aun se iba a demorar tres meses en volver a mi ciudad, cuando decidio viajar a conocer el mundo, me prometio que volveria una vez al mes para visitarme, lo cual no ha cumplido nunca.

Siempre soy del tipo de chicas que se lleva miradas en la calle, en parte se lo debo a mis largas piernas que me gusta mostrar con ganas, mi armario se define en básicamente vestidos y mini faldas, y por supuesto esta mi trasero, grande debido al ejercicio y al patinaje, mas de un hombre ha tocado mis nalgas por “accidente” en el metro, pero es algo a lo cual te acostumbras, mi contextura delgada hace que junto a mis caderas mi cintura sea envidiable, y aunque de pechos no tengo grandes proporciones siento que no me faltan tampoco.

Así que al escuchar otra vez de mi novio que no vendría decidi buscar la sección especial de mi closet que uso para provocar, si mis vestidos ya son cortos, estos parecen mas blusas largas, y el largo se le queda corto, elegí uno rojo para que contrastara mi piel blanca me lo subí solamente hasta que cubrieran mis pezones, no me puse ropa interior y me puse unos taconazos de infarto, al salir de la calle, cada mirada de hombre que pasaba a mi lado me infundía valor, estaba sola y la noche era mia.

Llegue a un bar cerca a mi casa y tras tomar unos cuantos tragos decidí empezar a bailar un poco, pronto llegaban los hombres con mas alcochol, hasta que se me acerco alguien por atrás y supe que era él con quien iba a quedarme esta noche

– Veo tu copa muy vacía muñeca- Me dijo mientras me tomaba de las caderas, gire mi cabeza y mi boca y la suya quedaron muy cerca

– Estoy segura que puedes solucionar eso

– Sabes que pasa? Que yo no le doy alcohol a nadie que no ha bailado conmigo antes

Sonreí traviesamente y lo lleve a la pista de baile, empezó a sonar música y yo lo tomaba del pantalón para acercarlo mas a mi corto vestido, el tenia las manos sobre mis caderas aprisionándome contra su paquete mientras tenia una pierna entre las mias haciéndome mojar el roce de su pantalón sobre mi expuesta conchita, de repente en un movimiento rápido me giro y empece a bailar como una puta restregando mi trasero contra su paquete e incline mi cuerpo para apoyarme contra una pared, entonces sus manos me tomaron de los hombros haciéndome ponerme derecha y empezó a besarme el cuello, me imagine que el show que debíamos estar haciendo debía ser fantástico pero me excito mas la idea, fue entonces cuando sentí una de sus manos subiendo por mis piernas, me empece a mover mas despacio para que sintiera cada parte de mi cuerpo moviendose hasta que llego a mi chorreante vagina

– Perdiste tu ropa interior

– Creo que si

– No te gustaría irnos a un lugar más privado

Como respuesta le tome la mano y nos fuimos a la puerta directamente, no nos tomo mucho tiempo llegar a un motel ya que habían varios cerca de la zona, apenas entramos en el ascensor me llevo contra la pared y empezó a besarme con fuerza hasta que llegamos a nuestro piso, sin dejar de besarme entraos a la habitación, yo subi unas de mis piernas y el me alzo la otra apretujando mi cuerpo contra la puerta del cuarto, yo era todo gemidos y jadeos, entonces me dio la vuelta y me empezo a bajar la cremallera del vestido mientras besaba mi espalda, mi cuello, mis hombros, y me dejo totalmente desnuda, me giro y me di cuenta que ya se había quitado el pantalón, me llevo en brazos hasta la cama y empezó a bajar por mi cuerpo me empzo a besar primero el cuello después bajando por la clavicula, cuando llego a mis pezones estaba en mi climax, me los chupaba, los mordia los apretujaba con sus manos, después me abrió las piernas y puso su cabeza en medio de ellas me empezó a hacer oral, su lengua mojaba mi clítoris empezó suave después me empezó a meter los dedos y aumentaba la velocidad de sus labios sobre mi clítoris, yo estaba empapada, gimiendo como loca, entonces me miro a los ojos metiendo y sacando sus dedos tan rápido y me dijo

– Que quieres que haga

– MMMMMM- fue lo único que pude pronunciar

– Dimelo, me dijo mientas con sus dedos dentro mio giraba su mano en mi interior

– Hazme tuyaaaa aaahhh mmmmmm

– Quieres que te penetre?

– MMMMMM

– DIMELO!!

– Siiiii

– Dimelo perra te lo quiero escuchar

– Si quiero que me penetres

Sus sucias palabras solo alimentaban mas mi fuego, se incorporo no sin antes darme un largo beso para hacerme saborear todos mis fluidos, se puso entre mis piernas y sin dejar de mirarme a los ojos me penetro rápido y hasta el fondo gemi con fuerza, una vez mas volvió a penetrarme hasta el fondo mientras mis uñas arañaban su espalda, subio mis piernas en sus hombros y empezó a taladrarme mas y mas rápido no podía mas iba a llegar asi que lo gire y lo puse abajo y empece a cabalgarlo ambos jadeábamos excitados y empece a sentir que llegaba, el tambien estaba a punto asi que me movi mas y mas rápido y apenas sentí mi orgasmo lo saque de mi cuerpo y antes que pudiera protestar me hinque y empece a chupársela, el sabor de mis fluidos con los de el eran afrodisiacos hasta que sentí como su semen llenaba mi boca.

Nos quedamos un rato mas, intercambiamos números y cada uno se fue a su casa, lo que no me esperaba era que mi novio llego al día siguiente, y su manera de despertarme en la mañana… bueno… estará en otro relato

Leave a Reply

*