De vacaciones de relax a cuatro pollas para ella

Somos una pareja española de 24 y 23 años, llevamos un año juntos, por lo que este verano decidimos irnos de vacaciones. Como la economía está muy mal optamos por ir unos días de camping por la zona catalana. Imaginábamos unas vacaciones de relax playa y sol, pero el resultado fue muy diferente.

Bueno como dije somos una pareja española de 24 y 23 años. Ella es rubia 1,60, 52 kilos, buenos pechos, una 95. En definitiva es una chica muy resultona que llama la atención de los tíos muy fácilmente. Yo soy moreno 180, 74 kilos, en buena forma.

Llevamos un año de relación, somos ambos unas personas muy activas sexualmente, por lo que a la mínima que podemos tenemos sexo. Da igual donde, como o con quien estemos, siempre encontramos un hueco y un momento.

Por ultimo antes de empezar a relatar los hechos, comentare que yo siempre he sido una persona celosa, pero debe ser la edad, a uno le van entrando nuevas fantasías en la cabeza, ve mejor ciertas cosas que con anterioridad veía mal. En resumen uno se vuelve más liberal, al menos en mi caso.

Verano de 2015, nos despertamos, desayunamos y emprendemos el primer gran viaje juntos hacia un camping de la cosa catalana. En el trayecto tuvimos que hacer ciertas paradas para…… bueno os lo imagináis, para desfogarnos. El viaje se dio bien, y al fin tras un viaje más o menos largo llegamos al camping. Entramos a la recepción, nos cogen los datos, y nos dan el número de parcela. Todo estupendo, el servicio de recepción, la persona que nos acompaña hasta la parcela. Debo decir que el camping estaba más o menos vacío para nuestra suerte. Suerte porque lo que íbamos buscando era relax, tranquilidad, sol y playa. De momento todo va sobre ruedas pensé yo.

Una vez instalados en la parcela, tienda de campaña ok, mesas y sillas ok, tendedero ok, nos cambiamos y fuimos a la playa. Menuda playa, era casi toda para nosotros. Serían las 5 de la tarde y nos encontrábamos nosotros, un matrimonio de cierta edad achicharrándose debajo del sol, una familia con tres nenes y un grupo de tres chicos. Debo decir que ninguno de esos tres chicos eran el tipo de tíos que le gustaban a mi chica (o al menos eso creía, que no eran su tipo). Puesta la sombrilla, las dos sillas y las toallas mi novia se quitó el pareo, se ajustó la parte de arriba del bikini y nos fuimos al agua. Por el rabillo del ojo pude ver como el grupo de tres amigos no quitaban ojo a mi chica. Empiezo a mosquearme, pero en seguida se me pasa gracias al ingenio de mi novia jejejeje. No llevamos 30 minutos en la playa y ya estamos echando el primer polvo. Intentamos ser discretos para que nadie nos vea y tras un buen rato, consigo correrme dentro de ella, nos quedamos un rato dentro del agua, jugando, mojándonos, besándonos ( lo típico que hace una feliz pareja de novios en sus primeras vacaciones). Tras esto salimos del agua y nos pusimos al sol para secarnos. Teníamos que ir a comprar. Para mi sorpresa mi novia se quitó la parte de arriba del bikini, y dejo ver sus enormes y bien puestas tetas a la poca gente que había ahí, más en concreto al famoso grupo de amigos. Me mosqueo, le digo que no la dejan de mirar y parece que entra en razón, vuelve a ponérselo.

Pero ya era demasiado tarde, esos tíos la habían visto las tetas, y los vi como quien dice babeaban por ella. Ya estábamos secos asique nos fuimos a hacer la compra. Hicimos la lista, compramos y volvimos al camping.

Mientras yo colocaba la compra y organizaba un poco todo el tinglado mi novia se fue a la ducha. Me senté a la espera de que llegara mi chica de la ducha, y de repente pasaron los tres tipos rumbo a la ducha. Se quedaron mirando con una cara que en ese momento no entendí, pero que unos días después entendería a la perfección. Cuando llego mi chica de la ducha, yo me dispuse a ir a ducharme también. Asique ella se quedaría sola en la parcela preparando las cosas para hacer de cenar. Mientras me duchaba escuche una conversación sobre unas tetas, que buena que estaba, que la iban a reventar y mil improperios más de esas características y más subidos de tono. No dije nada, y espere a que se fueran de allí, porque si no ardería Troya. Al ver que se habían ido, cogí mis cosas y fui a la parcela. Al llegar veo a mi chica preparando unos bocadillos y con unas cervezas abiertas en la mesa.

Lo que paso durante la cena, el resto de noche y el día siguiente tiene poco que contar, todo se desarrolló con cierta normalidad, alguna mirada que otra a mi novia, alguna mirada de desafío a mí pero nada grave.

El tercer día fue donde sucedió lo que nunca me hubiera esperado que sucediera y me sorprendió a mí mismo. Pensaba que reaccionaria de otra manera pero no.

Durante este día todo fue normal, fuimos a la playa, de nuevo los chicos se encontraban allí, comimos, follamos, volvimos a la playa, nos duchamos y cenamos. Después de cenar decidimos ir a la playa, puesto que se encontraba a pie de playa. Asique cogimos dos sillas, una neverita y tabaco. Montamos el chiringuito en la playa y nos pusimos a beber, primero cerveza, y luego empezamos a cubatas. Ambos íbamos ya un poco chispados, la playa toda nuestra. Nos quedamos sin refresco, asique fui a la parcela a por mas, mi propósito no era más que el de emborrachar al máximo a mi novia, porque cuando va muy borracha se pone como una fiera. Cuando estaba ya a 100 metros de donde estaba mi novia vi tres siluetas sentadas junto a mi novia. No me lo podía creer. Eran ellos, aquellos que en el baño no decían más que improperios, aquellos que decían que la reventarían. Me quede un poco en shock. Pero bueno intente disimular como si no pasara nada y mi novia me los presento entre risas. Todos eran altos, cachas y morenos. Sus nombres jamás se me podrán olvidar. Al primero que me presentaron se llamaba Javier, el segundo Marcos y el tercero en discordia, Martin.

Empezamos a beber todos y ellos sacaron unos porros. Nosotros no somos mucho de fumar, pero mi chica que estaba ya en un punto de no retorno por el alcohol le dio unas cuantas caladas. Entre cubatas y porros, Javier, Marcos y Martin gastaban bromas a mi novia, y ella le respondía con carcajadas. Mi asombro iba creciendo a medida que discurría la noche, no podía creer en la situación en que me encontraba inmerso. Tras un dialogo interior conmigo mismo, me acerque a mi novia y le dije que ya iba siendo hora de irnos a dormir, puesto que al día siguiente teníamos planeada una excursión. La respuesta de mi novia no se hizo esperar y me dijo que n. Para terminar de convencerme me hizo sentarme a su derecha y deslizo su mano sobre mi pierna, subiendo hacia arriba hasta que llego a mi polla. La mire con cara de incredulidad y ella me sonrió. No puede hacer otra cosa que aceptar la decisión de mi novia. Mientras tanto veía como los nuevos amigos, más bien los nuevos amiguitos de mi novia se miraban entre ellos y sonreían a mi novia.

Martin en ¨tono de broma¨ me imitó diciéndola a mi chica que había que irse a dormir ya y mi novia al igual que hizo conmigo le dijo que no. Por un momento me sentí aliviado pensando que no eran mala gente. Pero mi novia nuevamente al igual que hizo conmigo le dijo que se sentara a su lado, esta vez a su izquierda. Así pues la situación quedaba conmigo a su derecha, Martín a su izquierda y Javier y Marcos enfrente suya. Martin insistiría nuevamente hasta que mi chica le poso la mano en su rodilla. Vi la sonrisa de Martin en su mirada, pero no pasó nada, mi novia le miro y le dijo no seas pesado.

Tras otro buen rato, la temperatura corporal iba subiendo a medida que íbamos ingiriendo más y más alcohol. Entonces Marcos se levantó de la arena y dijo

Marcos- me voy al agua, alguien se apunta?

Martin se levantó al igual que Javier y uno por uno fueron quedándose en bóxer. A mi novia se le encendió la mirada, pero al ver que la miraba se mantuvo más o menos tranquila, hasta que el cabrón de Marcos se bajó el bóxer y dejo colgando una herramienta descomunal. La reacción de mi novia fue instantánea y a pesar de que la miraba y la daba con el brazo mi novia no pudo quitar ojo de esa cosa durante un buen tiempo. Los otros amigos como buena cuadrilla siguieron a Marcos y se quedaron completamente desnudos, dejando al aire otras dos herramientas de gran calibre. Mi novia empezó como quien dice a salivar, y veía la mirada de cabrones que tenían los tres mosqueteros. Yo decidí quedarme en la arena y mi novia en un acto de buena fe se quedó conmigo mientras los chicos se fueron al agua.

Yo- cariño he visto como mirabas sus pollas, podías cantearte un poco menos no?

Ella- nahh, me ha sorprendido porque no me esperaba encontrarme en esta situación, pero no te preocupes.

Yo- segura?

Ella- pues claro, acaso dudas de que vaya hacer algo? Además sabes perfectamente que no son mi tipo.

Yo- ya lo sé cariño, pero te visto embobada y me pensado que…. No se déjalo.

Ella- a ver no te voy a negar que tenían muy buenas….. Bueno ya sabes, pero a mí me encanta la tuya.

Yo- bueno vale. Nos vamos a ir yendo no?

Ella- nos fumamos un piti y nos vamos vale?

Yo- Vale, sin problema.

Al terminar la conversación llegaron los tres amigos y mi novia nuevamente no pudo apartar la mirada de sus pollas. No sé por qué, pero notaba en mi novia una mirada que hacer mucho que no la veía, y sabía que esa mirada solo significaba deseo. Asique no pude hacer otra cosa que empezar a ponerme cachondo por la situación. Sé que mi novia ya lo estaba asique yo para mí mismo pensé.

Yo- perfecto, en cuanto lleguemos a la tienda vamos a tener uno de los mejores polvos de nuestras vidas.

Uno a uno fueron recogiendo la ropa que habían dejado en la silla de mi chica para que no se les llenara de arena. Asique una a una (sus poyas) fueron pasando a escasos cm de la mano de mi chica. Incluso Martin el último en coger la ropa, hizo un giro extraño (astuto) y coloco su polla o más bien su enorme polla enfrente de la cara de mi novia. Ella se quedó parada, como en shock, bajo la mirada pero Martin la hizo levantar la cara para que contemplara su polla y se rio el muy cabrón. Hice una seña de desaprobación, Martin me miro y dijo, era una broma tío, no te preocupes. Yo ya sabía que eso de broma tenía poco, pero ver como mi novia agachaba la cabeza y ver como su boca hacia agua al ser ¨obligada¨ a levantar la cabeza me puso muchísimo.

Ella dijo, bueno nos fumamos un piti y nos vamos a dormir que mañana madrugamos. Javier nos ofreció amablemente un cigarro, pero como por arte de magia los mecheros habían desaparecido. Asique me toco volver por segunda vez a la parcela y coger un mechero.

A la ida ya no me dio tanta cosa dejarla sola con esos maromos, el alcohol ya había desconectado unas cuantas neuronas y había conectado unas cuantas conexiones fantasiosas, pero no eran más que eso, fantasiosas. Cuando volvía ya para donde estaban pude comprobar que allí no se encontraba más que las dos sillas, la nevera y la ropa interior de mi novia. Me quede por enésima vez parado, el corazón me empezó a la latir con rapidez y mi polla se fue poniendo dura y chorreando. Por la cabeza me fueron pasando los peores presagios, aquellos que minutos después comprobaría. Rápidamente cogí las cosas y me fui a la parcela.

Una vez deje las sillas, la nevera y la ropa interior de mi novia en la tienda me vino a la cabeza donde cojones están. Entre pensamiento y pensamiento escuche un ¨puta, te la vas a comer entera¨, ¨ veis chicos, os lo dije el primer día que la vimos en la playa en tetas, esta tía es una guarra¨. Por cada comentario y carcajadas que escuchaba, más cachondo me ponía. No fue difícil dar con ellos, porque iban de improperio en improperio. Fui sigilosamente hasta las voces. Javier, Marcos, Martin y mi chica se encontraban detrás de los baños.

Ellos no me vieron, pero yo desde la esquina pude ver como los chicos se encontraban alrededor de mi piva, y ella se encontraba contra la pared. La situación me estaba poniendo caxondisimo y para mis adentros me decía ¨ojala que empiecen ya a reventarla¨. Me sorprendió a mí mismo mi reacción, pero veía a mi novia despreocupada y muy borracha. Asique pensé, una experiencia nueva, habrá que disfrutar.

Mientras yo miraba y pensaba los chicos, uno a uno se fueron bajando los pantalones, quedándose en bóxer. Mi chica aturdida por el alcohol y ciertamente también por esas pollas tuvo el acto reflejo de pasar sus manos por el paquete de los chicos. Marcos fue el primero en acercarse más a ella dejando muy poco hueco entre su cuerpo y la pared, se encontraba como en una prisión pero al aire libre. Empezaron a sobarla puesto que su ropa se encontraba en la tienda. Marcos empezó a acariciar su cuello mientras ella le tocaba el torso. Los otros dos chicos casi simultáneamente se quitaron los bóxer dejando sus pollas al aire. Esta vez me parecían aún más enormes y más gordas y en parte me daba cosa que fueran a partir a mi novia, pero por la otra estaba deseándolo que la reventaran.

Ella al ver las dos pollas sin más protección que los centímetros que la separaban se puso de cuclillas y con sus dos manos agarro las dos pollas y se las acerco hasta tenerla a dos cm de su boca. Se chupo los labios y saco su lengua. Mientras marcos jugaba con sus grandes tetas. Los otros dos se chocaban la mano como si de un trofeo se tratara. Mi chica no pudo resistirse más y empezó a pasar la lengua por sus enormes capullos. Gemía como una puta, y gemía aún más cuando estos la soltaban cualquier improperio. Seguía jugando con su lengua, solo por el capullo. Empezaba por una polla y pasaba a la otra, así un buen rato hasta que Martin, algo cansado o muy ansioso la cogió del pelo la levanto todo lo que pudo y la dijo:

Martin- métetela toda dentro puta cerda

Ella- es muy grande, no me va a entrar.

Martin- yo te ayudare

Ella- es muy grande en serio

Martin- o te la metes entera o te vas a cagar zorra

Al escuchar esto, se me pasaron los calores y como por instinto fui a donde estaban, pero antes de poder decir nada mi novia se agacho como cual sumisa y empezó a chuparle la polla como una posesa. Ya era demasiado tarde como para poder esconderme de nuevo. Al verme:

Javier- que pasa cabrón, donde te habías metido?

Yo- lo sabéis perfectamente, habéis sido unos hijos de puta

Marcos- che che che calma, que no hemos hecho nada que tu chica no quisiera.

Yo- que mi chica no quisiera? Si la estáis medio obligando cabrones

Javier- obligando? Jajajaja, en cuanto te has ido chaval tu piva nos ha hecho quitarnos la ropa para poder tocar nuestras pollas.

Martin- además nos ha pedido que nos fuéramos de allí.

Al oír esto, me quede mirando a mi chica y ella me miro con una cara de entre corderito degollado y viciosa. Se quitó la polla de la boca de Martin para poder hablar y me dijo ven aquí cariño. Al ponerme a su lado me quito el bañador y empezó a chupármela como nunca lo había hecho. Los chicos me vieron y me dijeron casi al unísono

Todos- pero cabrón si estas empalmado y chorreando

Yo no dije nada y mi novia siguió chupándome la polla, hasta que Javier pidió permiso y mi novia sin pensarlo un segundo se sacó la mía de la boca y se metió la otra hasta dentro. Los amigos seguían con los improperios mientras ella gemía más, y a medida que gemía más me ponía más cachondo, hasta que de pronto sale

Yo- reventarla ya joder

Ellos- jajajaajja, espérate chaval que todo tiene su tiempo.

Todo tiene su tiempo porque aún faltaba la polla de Marcos por entrar en la boca de mi chica, nuevamente empezó a mamar como una posesa, las babas inundaban la polla de Marcos, y a su vez la boca de mi chica. Cada vez la comía más rápido y hasta más adentro. Conseguía metérsela hasta el fondo con ayuda de marcos que la agarraba de la cabeza y la llevaba contra su polla. Mi chica hizo un amago de ahogarse un par de veces, pero cada vez que le pasaba eso cargaba con más fuerza y volvía a metérsela hasta dentro.

Cuando los chicos ya estaban cansados de tanta mamada y aprovechando tanta saliva que había en sus pollas colocaron a mi novia en posición 4 patas. Javier se puso por delante, Martin arrodillado sobándola las tetas, yo me encontraba contemplando la cara de puta que ponía mi novia. Y por último Marcos se colocó por detrás de mi novia, se agacho y empezó a comerle el coño. Cuando le dio dos lametazos dijo

Marcos- chicos esta zorra esta empapada, creo que hay que follarsela ya

Con cada palabra de marcos mi corazón se estremecía un poco más y bombeaba más y más sangra y más y más rápido hacia mi polla. Cuando Marcos se disponía a clavársela, le dije que se pusiera goma. En cuanto mi novia oyó esto, se quitó la polla de Javier de la boca y con una vocecita de niña buena me dijo.

Ella- cariiiiii, déjales que me la metan a pelo por favorrrr

En cuanto Marcos escucho esto no espero a mi contestación y puso su enorme capullo en la entrada del coño de mi chica. Ella puso una cara de placer que nunca antes había visto. Su coño chorreaba literalmente hablando. Javier le follaba la boca cada vez más rápido, Martin le apretaba las tetas con cierta fuerza y Marcos iba metiendo la cabeza lentamente.

Ella contoneaba con la cadera como pidiendo más, a lo que Marcos hacia caso omiso. Iba despacio metiendo y sacando lentamente el capullo. Mi novia al ver que no hacía caso a sus señales se dejó la boca libre y le soltó un desesperado

Ella- clávamela ya joderrrrrrrrrrrr

Marcos se rio y se abalanzo hacia sus oídos, sin meter más polla que el capullo y le soltó

Marcos- te vamos a follar como y cuanto queramos puta de mierdaaaaaaa.

Marcos seguía a lo suyo hasta que de pronto la embistió hasta dentro. Le clavo los más de 18-19 cm que tenia del grosor de un vaso de tubo. Mi novia pego un grito que debió oírse en todo el camping, pero rápidamente Javier le volvió a meter la polla en la boca para que se callara.

Marcos- no era esto lo que querías zorra? Pues te vas a cagar putita(mientras se reía).

A mi esos comentarios me daban entre miedo y morbo, asique como pensé anteriormente, me tocaba ver y disfrutar de esta nueva experiencia.

Marcos volvió a sacarla del todo y a meter solo la puntita hasta que de pronto otra nueva embestida y por consiguiente otro grito, pero este ya no fue tanto de dolor sino de placer. Su coño ya había recibido una primera embestida asique iba haciéndose poco a poco a la forma de su polla.

Martin estaba inquieto y quería ser participe asique Marcos gustosamente le cedió el sitio, que lo ocupo Martín. La polla de este era más grande que la de Marcos. Martin no vino con miramientos, asique se la clavo con un golpe seco chocando sus pelotas contra el cuerpo de mi chica. Mi novia emitió de nuevo otro grito entre dolor y placer, tampoco podía hacer mucho teniendo la polla de Javier en la boca, asique este prosiguió embestida tras embestida.

El coño de mi novia chorreaba cada vez más y más y más. Me miro y me sonrió. Con la mirada me mando hacia ella y empezó a chupármela mientras con una mano pajeaba la polla de Javier. Marcos por envidia se acercó también cogió su mano y empezó a pajearle también. Aquí Martin tuvo que emplearse a fondo para sostener a mi chica ya que el único apoyo que tenía eran las piernas.

Estuvimos un buen rato en esa posición, embestida tras embestida, gemido tras gemido cuando de pronto mi novia empezó a respirar más y más fuerte. Se iba a correr como nunca lo había hecho. Martin acelero la velocidad de las embestidas hasta que ella emitió un grito de placer que nunca había escuchado. Empezó a temblar, sus piernas se movían rápidamente y su respiración se entrecortaba. Había tenido un orgasmazo y ella lo sabía por lo que en cuanto recupero un mínimo de fuera se quitó de esa posición.

Cogió a Javier que era el único de ellos que le faltaba por probar su polla y le tumbo en el suelo. Se sentó encima de la verga húmeda por la mamada y se la metió de golpe hasta dentro. Gimió como como una autentica zorra. Botaba como una puta, y se movía como nunca la vi, fruto de la situación , del alcohol y ciertamente de esas pollas que la volvieron loca. Martin fue por detrás y empezó a salivar su culo.

Les advertí que no le iba a gustar aquello de jugar con su culo, pero mi novia replico rápidamente diciendo que me callara. Martin soltó una carcajada y sin avisar le metió dos dedos por el culo. Ella se estremeció de dolor, pero como tenia dentro la verga de Javier ese dolor se atenuaba con cada penetración. Marcos se puso a la altura de la cara de mi chica. Le dijo que abriera la boca, ella muy sumisa la abrió todo lo que pudo y Marcos le clavo la polla hasta la garganta. No podía creer lo que veía. Por vez primera veía a una tía, y aún más a mi novia con los tres agujeritos llenos, verdaderamente semiplenos, pues faltaba la polla de Martin en el culo de ella.

Yo no podía aguantar más la situación, aparte a Martin de donde estaba y le inserte la polla de golpe, entro toda, no sin algo de dificultad, pero con lo caliente, cachonda y zorra que estaba mi piva, no fue mucho el impedimento. Cierto es que volvió a emitir un grito de dolor. Empecé a follarmela al ritmo que ella cabalgaba la polla de Javier. Hubo buena sincronización mientras que a Marcos se le empezó a entrecortar la respiración y termino con una corrida en toda la cara de mi novia. En pocas ocasiones había visto una corrida tan grande. La cara de mi novia estaba totalmente llena de semen. Martin ocupo su posición mientras Marcos se recuperara y vuelta a empezar. Tres pollas para mi novia. Ella empezó a encadenar orgasmo tras orgasmo, gritos tras gritos de placer. Hasta que Javier se corrió emitiendo un gran grito de satisfacción. Había sido el primer tío diferente a mí que se había corrido dentro del coño de mi piva, y encima delante mía. Menuda puta pensé yo, pero en esos momentos solo pensaba en seguir reventando el culo de mi novia. Ella seguía con la polla de Javier dentro de su coño pero se encontraba quieta, asique yo empecé a darla por el culo duramente, cogiéndola del pelo y del cuello y propinándola unos cuantos improperios que había escuchado unos días antes.

Casi a la vez Martin y yo nos corrimos. Martin se corrió en la boca de mi novia, dentro, y ella hizo un amago de ahogo. Otra buena corrida para la puta de mi novia. Quiso escupirlo pero rápidamente Martin la cogió fuerte del cuello y la dijo

Martin- trágatelo todo, absolutamente todo hija de la gran puta o será peor.

Ella- ghhhhh

Prácticamente no podía articular palabra, tenía la boca llena de leche y su cara también. Aunque en su mayoría había bajado hasta sus tetas. Ella muy obediente se lo trago todo y se metió la polla de el en la boca para limpiársela. Yo mientras tanto, quite mi polla de su culo y la corrida empezó a salir de su culo juntándose con la de Javier que también se quitó.

Al fin todos nos habíamos corrido, asique pensé que todo estaba ya más que finiquitado. De hecho cogí a mi chica y la dije

Yo- venga cariño vámonos a la ducha a limpiarte un poco y a dormir

Ella- si por favor jejejeje

Nos despedimos de los chicos y fuimos hacia las duchas. Las duchas como todas o casi todas las del camping son independientes asique la deje ahí, mientras iba a la parcela a por el neceser (gel, champú y mascarilla). Entre a los baños y escuche gemidos. No puede ser pensé yo. Efectivamente si podía ser, eran ellos otras vez. Me lo tenía que haber figurado. Esta vez estaba en fila, me acerque y mi chica se encontraba dándoles la espalda contra la pared. Mientras el agua de la ducha caía sobre ella. El primero era Marcos que me lo encontré con su polla metida en el culo de ella. Los otros dos se quedaron mirándome y rieron.

Es lo que toca pensé yo, que no hubiera sido tan guarra. Asique uno por uno pasaron a taladrar el culo de mi novia, incluido yo jejejeje. Javier propuso un juego o más bien dicho dio unas reglas.

Javier- nos la follamos durante 1 minuto a la máxima velocidad posible.

Obviamente todos accedimos y así estuvimos durante unas cuantas rondas de a 1 minuto. Mi novia no paraba de gemir y en los instantes que cambiábamos de pollas, se giraba nos miraba y nos decía que quería un polla yaaaaaaaaaaa. Cuando ya las fuerzas flaqueaban pues era una posición que requería aguante decidí invitarles a la tienda (tenemos una tienda bastante grande con dos habitación y una especie de salón en medio). Obviamente accedieron sin rechistar.

Ya en la tienda y con el colchón que habíamos llevado Martin la cogió del cuello y la tiro a la cama. Puso sus rodillas entre su cabeza y le metió la polla nuevamente hasta la garganta. Por su parte Javier coloco las piernas de mi chica en sus hombros y le inserto el pedazo de pollón entre sus piernas. Mi novia no dejaba de lubricar asique era de fácil acceso. Mientras tanto Marcos y yo nos pajeabamos, de vez en cuando la magreabamos. Como nos estábamos aburriendo decidimos ponerla boca abajo pero apoyada en Marcos. Por detrás se puso Martin y yo por delante. El que se encontraba fuera en estos momentos era Javier.

Podía observar desde mi posición la cara de vicio de mi chica y la cara de cabrones de esta gente, menudo morbo joderrrrrrrrrrrr. Martin y Marcos se miraron de una forma extraña y no supe por qué hasta segundos después. Marcos fue el primero en metérsela a mi novia que dio un respingo. Martin el muy cabron empezó a intentar clavársela. Mi novia dio un grito y dijo que noo que la dolía.

El muy cabron estaba intentándosela meter por el coño también. Pero como durante toda la puta noche por mucho que dijera mi chica iba a ser totalmente desoída. Asique Martin echando saliva y con el flujo de su coño consiguió meter la punta mientras la polla de Marcos estaba parada a esperas de encontrar compañero. Poco a poco la fue metiendo y cada cm que entraba mi novia ponía cara de dolor, hasta que completamente estuvo dentro.

Joderrrrrrrrrrrr, esto no me lo hubiera ni imaginado dos pollas en el coño de mi novia. Ella mientras me la comía de vez en cuando liberaba su boca para decir.

Ella- me va a reventar el coño uffffffffffffffffffffffff

Martin y Marcos- jajajaajja, jodete puta

A medida que fueron follandosela la cara de mi chica iba tornando nuevamente a la cara que vi hace un rato, la misma cara de puta viciosa. Empezaron a follarsela fuerte, bastante salvaje mientras Martin la azotaba. Yo por mi parte la cogí de la cabeza y empecé a follarme su boca de forma un tanto hardcore pero me daba igual. De vez en cuando se atragantaba y fruto de la situación la cogía del cuello y la insultaba diciéndola que fuera la última vez.

Ella sumisa totalmente a esas cuatro pollas no podía hacer otra cosa que obedecer. Javier se encontraba ya inquieto llevábamos un buen rato en esa posición. Asique ni corto ni perezoso se acercó por detrás por donde estaba Martin se hizo algo de hueco y le metió 3 dedos por el culo de mi novia.

Javier- joder como se nota que la zorra esta tiene el coño estallado. Ya no entra tan bien los dedos.

Joder que morbo pensé yo, espero que esto no termine y estemos así durante mucho tiempo.

Imaginaros a vuestras novias tumbadas boca abajo sobre un tío dos por detrás y otro por delante. La imagen dice más que mil palabras y cualquier frase. Maravilloso.

Javier quería clavársela por el culo pero no sabía cómo. No sé qué cojones hizo pero se puso de una postura un tanto peculiar. De pie dándome la espalda a mí y con la polla mirando a Martin obligo un poco a este a echarse para atrás para que tuviera el mínimo espacio que sirviera para clavársela por el culo. No sé cómo cojones lo harían que cuando quise darme cuenta Javier tenía su polla dentro del culo de mi chica y Martin seguía dentro de ella con unos cm fuera de su coño para permitir a Javier la penetración.

Esa situación me dio demasiado morbo y tarde muy poco en correrme de nuevo. Esta vez menos cantidad pero ciertamente fue abundante. Mi novia se lo trago todo y siguió disfrutando de la follada durante un buen rato. Martin cansado de esa posición ocupo mi lugar y empezó a abofetear a mi novia llamándola zorra, puta, asquerosa. Ella no hacia más que gemir y sacar la lengua para mamarle la polla. Martin se reía y jugaba con ella. Le acercaba la polla a su cara, se la restregaba por toda ella, le daba ostias con su polla y se la metía en la boca, y vuelta otra vez el mismo proceso. Javier y Marcos a su rollo seguía penetrando a mi novia y ella gemía y gemía. Aunque a medida que pasaba la noche ya daba síntomas de extenuación. Estaba agotada llevábamos horas utilizándola como una autentica zorra y necesitaba descanso. Uno a uno fueron corriéndose dentro de ella hasta que volvieron a dejarla impregnada de semen por todo su cuerpo. A medida que se corrían dentro la sacaban después para que mi novia les limpiara las pollas.

Tras correrse todos mi novia que se encontraba ya fatigada quedo tendida en el colchón durmiendo con cara de paz y tranquilidad. Nos vestimos y salimos a fumar un cigarro.

Continuara………

Leave a Reply

*