Depilado por mí afición por la natación

Muy buenas a todos, desde este medio os hago saber de mis experiencias, me gusta contárosla de tal manera que os imaginéis que estáis participando, ya me gustaría que fuera así… deseando de que podáis disfrutar conmigo. Siempre me he esforzado a través de los años a mejorar, aprovechándome cualquier oportunidad para satisfacer o que me satisfagan, no suelo hacer amigos pues en verdad no los busco, aunque finalmente la amistad surge del mismo roce.

Como bien sabéis mis preferencias son los hombres maduros… sesentones en su mayoría, hombres que buscan aquello que tienen dentro y como el presente se darlo. Como casado no cierro puerta al sexo femenino y como tal, aprovecho todo lo que se me pone a tiro, no importándome mantener sexo tanto con casadas como divorciadas, solteras o cualquier relación que mantengan. No busco relación con aquellas o aquellos que no me gusten, ya que si me atraen algunas o algunos no me importan que sean gordas o delgadas, aprovechándome como que he dicho de cualquier oportunidad aunque a veces sean muchos a satisfacer, pues cuando estás en plena faena no sueles decir no.

Comencé desde muy temprano mi afición por la natación, no era muy bueno o al menos eso pensaba yo, pero otros no pensaba de la misma manera, pues no dejaron de instruirme. Comencé a nadar por distintas instalaciones, acabando por nadar en el Club Natación Sevilla hay en la calle Trastamara. Como he dicho mi afición hizo que desde muy joven comenzara a depilarme, depilarme al menos axilas, ingle e incluso el pecho. Pero fue uno de mis profesores el que me sugirió que me depilara totalmente, pues me informo que los vellos nos frenan un poco. Por lo que si comencé en su día por las axilas e ingle, luego continúe por el pecho, acabando por ir a lugares especializado donde me depilaron completamente, espalda, piernas, nalgas, etc.

Recuerdo que cuando me iba al club, entraba a eso de las 16:30 o 17:00 horas y solía salir a eso de las 19:30 o 20:00 horas, no teniendo en verdad hora de salir pues prácticamente no me esperaba nadie. Ojo!… por aquel entonces tenía novia pero solíamos vernos más bien el fin de semana, pues ella con los estudios no quería distracciones y que según ella, yo soy una distracción.

No es por repetirme pero la verdad que recuerdo cierto día al salir del club, no deseaba volverme a casa tan temprano, estaba muy caliente y excitado… mmm!!!. Deseaba algo excitante y dada la hora no era plan de acercarme al Sex Shop, ni mucho menos acercarme a los jardines de la Expo, pues aun no me había sacado el carnet de conducir.

Quería hacer una locura y no se me ocurrió mejor idea que acercarme a un pub que había, pub que oída sabía que estaba en la misma calle que el club de natación. Pub al que tras salir y dada la hora me acerque más por curiosidad que otra cosa, como he dicho sabía de oída que estaba bien y este se llamaba Pub “El 27”, tras entrar… entrada que no me costó nada, me dirigí directamente la barra con la idea de echar un vistazo y si no me gustaba me marcharía. Desde la barra observas que está muy concurrido a pesar de ser temprano, temprano me refiero a otros locales, observaba como en la pista de baile a pesar de ser pequeña, había muchos chicos de diferentes razas, dándome cuenta que estos son “chaperos” (emigrantes en general… árabes, rumanos, etc.).

Continúe mirando, descubriendo al fondo una zona con mesas donde había muchas parejas de chicos charlando, mientras tomaba algo de beber. Cuando me dirigí hacia los aseos, descubrí una zona destinada a reservados de más intimidad, una zona acogedora y morbosa, una zona de cuartos oscuros donde puedas satisfacerte. Estando en la barra un caballero mayor se me acerco, comenzando a darme conversación y dado su forma de vestir… este debía de ser solvente.

Tras presentarse como Damián y hacerme saber que no era de Sevilla, sino de Madrid y que su presencia en esta bella ciudad no era otra que por trabajo. Tras invitarme a una copa que rechace y ante su insistencia acepte, no dejaba de hablar y poco a poco cogiendo confianza, tal era la confianza que poso una de sus manos sobre mi muslo. No era por desconfiar por aquel gesto, pero si cuando comienza este a deslizarlo por mi muslo, llegando a rozarme mi ingle… mmm. Recuerdo que llegue a soltar…

“No soy un chapero. Estoy aquí por curiosidad”, solté.

“Me parece bien, no suelo pagar por alguien que me gusta. Pero ten cuidado que se dice que la curiosidad mato al gato. Tú que te consideras gato o gata”, contesto.

“No se… todo depende del momento, creo…”, conteste.

“Sabes… me gustan los chicos sin complejos, estoy buscando un chico vicioso, un chico con el cual pueda pasarme un buen rato”, suelta.

Continuo con indirectas, indirectas que poco a poco a cabo por proponerme acercarnos a una mesa de los reservados, mesa que estaba en la zona de apartados, mesa que estaba muy cerca de la zona de los cuartos oscuros.

No perdió mucho tiempo… nada más sentarnos intento besarme, cosa que le hice saber que no me gustaba, continuo por besar mi cara, lamer mi oreja, descendiendo hasta mi cuello… uuummm!!!. Mientras sus manos acariciaban mi cuerpo e iba desnudando, descubriendo mi cuerpo sin vello alguno, cuerpo que más le puso en el momento que bajo mis pantalones y calzoncillos. Pues comenzó a magrear mis nalgas, intentando meterme sus dedos en mi orificio anal, orificio que este se dio cuenta que no había sido usado.

Cuando se saco su polla del interior de su pantalón, pude ver que era muy gruesa y oscura… mmm!!!, alargue mi mano con convenció y se la agarre, comencé a pajearsela mientras este gemía. Agachándome sin que este me dijera nada e introducirme su glande en mi boca, comenzando por chupar su glande alternando lamida, restregándomela por los labios al tiempo que bajaba y subía su prepucio. Magreando sus genitales y deslizar mis labios por su tronco hasta estos, saboreando con pasión… mientras este gemía sonoramente, tanto que vinieron a sugerirnos meternos en un cuarto oscuro.

Tras entrar en uno de los cuartos oscuros, continúe con mi labor chupándosela y no dejar de darle lamidas, no dejar de darle chupetones a su glande… mmm!!!, hasta que este me hizo tumbarme sobre una lona, continuando por descalzarme primero e ir desnudándome después. Momentos en que pensé que seguramente este me desfloraría, no pensé en el tamaño ni en el grosor de su polla, pero sí que me haría disfrutar.

Comenzó por comerme el culo, comiéndome también la polla y como la comía, llegándose a bajarme mi erección en el momento que me puse nervioso, pues llegaron a aparecer hasta en dos ocasiones desconocidos. Desconocidos que deseaban unirse, desconocidos que le hizo saber a este de poder hacer un grupal, cosa que este llego a pensárselo, pero que pronto cayo que yo era aun virgen y que yo no estaba por la labor.

Cosa que no le importo mucho que no se me levantara, pues según el aun podía disfrutar de mi cuerpo y de mis dos orificio, orificio que cuando desistió por penetrarme. Acabo por colocarla entre mis glúteos y comenzar a pajearse, no tardando mucho en correrse y soltando toda su leche caliente sobre mi espalda, leche que esparció por mi espada en el momento que pego su pecho peludo a mi espada depilada.

Aun recuerdo como descansamos un rato, mientras el no dejaba de acariciarme… no dejaba de magrear mis nalgas e incluso de perforar mi orificio con sus dedos, no comprendiendo los motivos por el cual no había podido penetrarme. Acabe por vestirme y regresar al club de natación, no siendo otro motivo el de poderme limpiar, asearme y salir nuevamente fresco. Y eso me hace recordar que cuando estaba en los vestuarios, reconocí allí a personas que habían estado en el pub momentos antes.

Personas con las cuales he mantenido una larga conversación, conversación que no ha sido en otro lugar que en el Jacuzzi e incluso la sauna. Conversación que no ha sido de otro tema que la de nuestras visitas a lugares poco recomendables, conversación que acababa de rodillas tragando o en las duchas, conversaciones que ya os la hare saber en otro momento.

Días después salí nuevamente temprano del club, no pareciéndome tan buena idea de volver al pub, acabando por acercarme a pesar de la hora al Sex shop. Donde conocí a uno de tantos maduros que disfruta tanto de mí como yo de ellos, maduro que comienza dándome su polla a través de la puertecilla, para continuar después en mi cabina, cabina que entre caricias y magreos fue desnudándome poco a poco, como solemos hacer en tales lugares.

Cuando me desnudo completamente y me abrazo, fue cuando cayó en cómo estaba… no porque estuviera desnudo, sino porque no tenía vello alguno. Mientras besaba cada centímetro de mi cuerpo, se me presento como Juanma, haciéndome saber que el verme depilado completamente… “le había puesto muy burro”. Acabando por proponerme mientras me penetraba, un nuevo encuentro… encuentro que no era precisamente para follar, sino para convertirme en una chica.

O sea que me propuso vestirme de chica, cosa que hizo realidad una vez que quedamos una segunda vez, presentándome a una amiga suya, amiga que es estilista y que está prácticamente me transformo. Es increíble lo que hacia el maquillaje, peluca y alguna que otra bisutería, llevándome como prueba de fuego a la calle a comprar, dándose cuenta que nadie caía que yo no era un chico, tomándome todos como una chica.

Entramos en varias tiendas de la calle Tetuán siendo una de ellas de ropa interior, donde escogió braguitas de varios tipos, sujetadores, medias, ligueros, etc. Tras marcharnos me llevo a una famosa tienda de ropa femenina donde me escogió vestidos, faldas y blusas. Acercándonos a los vestuarios y tras quedarme ya en ropa interior femenina comencé a probarme prendas, prendas que este con toda cara dura acabo por meterse dentro del vestuario. Observando como un buitre carroñero como me probaba la ropa, observaba como aquellas ropas me hacían muy femenina, tanto le puso aquellas visiones que no pudo contenerse.

Sacándosela allí mismo… sacándose su preciosa polla de diecisiete centímetro, aun recuerdo como tras hacerme agachar, acabe por agarrársela con fuerza. Deslizando mí mano a lo largo de su tronco mientras le miraba, escupía sobre su tronco e impregnaba no solo su polla sino sus genitales, genitales que me los introducía en la boca mientras magreaba el otro, genitales que me gustaba besar y lamer.

Como para olvidar aquellos momentos en que te arriesgas a ser descubierto, como olvidar aquel momento en que tras dejar sus testículos me dedique a devorar su polla. Como “me obligo” a comérsela allí mismo… primero arrodillado, mientras yo mismo me juntaba vaselina en mi orificio anal. Para hacerme levantar y darme la vuelta, echándome hacia delante e inclinarme hasta apoyarme con las palmas de mis manos sobre el cristal… mmm!!!.

Me veía reflejado y a mi maduro amigo detrás de mí, veía como su rostro era el vivo reflejo del pecado y vicio, observaba como tomaba su polla y la apoyaba entre mis glúteos, comenzando a deslizarlo por mi ingle… ooohhh!!!. Le miraba al tiempo que soltaba una gota de saliva, saliva que recogía con uno de sus dedos y me lo introducía hasta sentir sus nudillos chocar… aaahhh!!!. Disfrutaba mirándome como gozaba… como me mordía los labios llevados por el placer, como disfrutaba al mismo tiempo que el disfrutaba al verme aguantar… uuummm!!!.

Sentí como su glande tras deslizarse por entre mis glúteos, detenerse sobre mi orificio anal y comenzar a presionar… ooohhh!!!, introduciéndomela desde atrás… aaahhh!!!. Haciéndome saber en voz baja…

“Estoy disfrutando de follarte por ambos motivos, no solo por donde estamos o por lo que ahora eres, sino por hacerlo delante de un cristal y verte disfrutar”, dijo.

Me explico que el reflejo de mí rostro era todo un placer, pues disfrutaba con cada una de sus embestidas… disfrutaba de las muestra de placer en mí cara, mientras yo aguantaba cada una de sus fuertes embestidas… mmm!!!. Aguantaba sus fuertes empujes contra mis nalgas, aguantando mis gemidos hasta que este, tras sacarla con prisa de mi interior, acababa por correrse… ya sea en mis nalgas como en mi boca… ooohhh!!!.

Quede varias veces más con Juanma y en cada una de ellas, yo era su mujer… mujer que saciaba, pero acabe por cansarme pues no dejaba que tuviera encuentros con otros. Acabando por dejarme que creciera el vello, dejando ser esa mujer que ese hombre veía en mí y transformándome en lo que soy realmente, bueno besos.

Bueno dejando esto y como suelo decir, me da igual donde disfrutemos… mientras que gocemos ambos, pues para el momento que estamos y lo hacemos… el lugar es lo de menos, ya que yo busco encuentros esporádicos a conveniencia, pues… No hay maduro que no desee ser mamados y hacer posible, follarse un buen culo… culo que dicen que tengo yo.

Espero que os haya gustado tanto como a mí contároslo, disfruto con ello tanto que volviendo a recordar aquella experiencia no puedo remediar masturbarme, llenando de leche calentita y espesa todo… mmm!!!. Obviamente habréis notado que soy pasivo e incluso algo sumiso, siendo mis preferencia hombre maduros y muy maduros, bueno os dejo ya… espero que no seáis muy crueles conmigo, aunque me deje hacer y como una buena putita que dicen que soy. Mi email es Jhosua 1970 @ gmail . com, lógicamente va todo junto, hasta pronto.

Leave a Reply

*