El MUNDO se EQUIVOCA

No hace ni cinco minutos que Ramón se ha despedido y ya comienzo a notar un vacío indescriptible en mi interior. Me debería sentir satisfecho por cómo se han desarrollado las cosas, pero está claro que el corazón no entiende de barcos y que va completamente a su bola. ¿No me debería bastar la conversación que hemos tenido? Sé que ese “Si no pueden quererte…” resonara en mis oídos por un buen tiempo. Sin embargo, lo único que puedo sentir es tristeza, la cual se ha hecho protagonista de una soledad inmensurable.

Si hace una semana alguien me hubiera dicho que Ramón seguiría formando parte de mi vida, que toda la tontería de “te quiero más que a nada en el mundo” era solo una forma de hacerme ver que conmigo se encontraba estupendamente y no la majadería que yo me había supuesto, seguramente no hubiera dado crédito a sus palabras.

No obstante, era obvio que descubrir de su boca toda esa realidad, unido a la circunstancia de haber pasado la noche conmigo y que hayamos compartido un día de lo más estupendo (De mis preferidos, con una procesión de por medio), parece no haber sido suficiente para mí, porque ha sido decirle adiós y ya estoy echándolo de menos. De repente, siento como mi vida se mece entre un éxtasis moribundo, la desolación y una agradable sensación de pérdida.

Tras mirar durante dos lapidarios minutos el techo, llego a la conclusión de que no quiero compartir lo que queda del día con mi PC, ni tampoco con la caja tonta. Decido marcar un número de teléfono, el de aquella persona que siempre tiene una sonrisa para mí y al que siempre he considerado uno de mis mejores amigos: JJ.

Es decirle simplemente donde me encuentro y su tono amable se torna un poquito agrio:

—¿Cómo que estás en Sevilla? ¡Ah! ¡Qué has venido para lo de la Virgen!¡Es que no perdonas un santo en la calle, hijo mío! Seguro que llevas desde esta mañana viendo la pastorcita…

—Sí, ¿por? —El tono de mi voz se vuelve agrio al escuchar cómo mi amigo se burla de la Madre de Dios.

—Por la hora que me estás llamando, hijo mío. ¿No has podido hacerlo antes?

—La verdad es que no, porque he estado con Ramón hasta ahora —Digo como presumiendo de ello y con un retintín que deja absolutamente clara mi satisfacción.

—¿Con Ramón?… ¡Cuenta, cuenta por esa boquita ! Porque me acabas de dejar circumplejico…

—Nada que como todavía tiene a la mujer y las niñas en la playa, su hermana se quedaba a cuidar a su madre…—Estoy tentado de contarle que he pasado la noche con él, pero como sé que me lo va a recriminar, lo obvio — Se ha venido a pasar el día conmigo.

—¿No eras tú el que, la última vez que hablamos, jurabas y perjurabas que no ibas a seguir con él?

—¡Es que yo no estoy con él!

—¡Bueno, vale…! ¡Pa ti la perra gorda! Si con lo poco que me gusta discutir, no sé cómo no estoy más gordo…

—¿Quizás porque comes menos que un pajarito?

—¡No cambies de conversación y cuéntame lo que te ha pasado! Tiene que ser algo bueno, pues te ha cambiado hasta la voz. ¡Cuenta, cuenta! ¡Que ha pasao mi niño unos días más chuchurrio!

—No ha ocurrido nada de particular. Simplemente que yo estaba equivocado, que todo eran imaginaciones mías y sus palabras no tenían el significado que yo les di.

—Que yo me entere. ¿Entonces no te dijo eso de “te quiero más que a nadie en el mundo”?

—Sí, pero no tenían el sentido que yo supuse.

—En fin, no va a dejar a su mujer como tú pensabas que iba a hacer. ¡Hijo mío, es que te montas unos dramas!

—No.

—¿Va a seguir contigo?

—Sí, pero igual que hasta ahora.

—¿Sabes una cosa?

—¿Qué?

—Creí, por lo que tú me contabas, que Ramón era diferente, pero es igual que todos los hombres casados a los que les va el rollo: un cobarde aburguesado en su vida políticamente correcta.

—¡No digas eso de él! Además yo lo prefiero así.

—Nada… ¡si al final terminará estallándote en la cara! ¡Ya verás!

Cuando Juan José se deja de paños calientes y es tan contundente conmigo, la mayoría de las veces me quedo sin palabras, este momento es una de esas ocasiones. Durante unos segundos un desagradable silencio se apodera de la línea telefónica.

—Bueno… ¡No te enfades conmigo! Una vez me dijiste que cuando te viera hacer el tonto en una relación te lo dijera. ¡Y tú sabes que soy muy obediente! —Esto último lo dice con cierto sarcasmo.

—¡Para lo que te sale de los cojones! —Su salida de tono hace que mi respuesta esté adornada con unas risas—¡Qué sabes más que los ratones coloraos!

—Te falle una vez y no te voy a volver a fallar —La contundencia y seriedad de sus palabras contrastan con su carácter jocoso habitual, por lo que no puedo evitar pensar que tiene algo de razón en lo que dice. De nuevo, un violento silencio se hace entre los dos. Él se da cuenta de que todo esto me afecta más de lo que estoy dispuesto a reconocer e impregna su charla de la mayor de las amabilidades —¡No me hagas caso! Es que a veces soy muy quisquilloso…

—¿Me lo dices o me lo cuentas?

—¡Te lo cuento! ¡Te lo cuento! —Hace una pausa, como si se tuviera que tragar sus palabras para no seguir hablando del tema y reanuda la conversación preocupándose por mí —¿Tú cómo estás? ¿Estás bien?

—La verdad es que sí. Mejor que en mucho tiempo. En el fondo algo así es lo que yo quería…

—Pues vive el momento y se feliz, los malos momentos van a venir sin que los llames…

—¿A mí me lo vas a contar?

—A propósito, ¿tú no tendrás ningún inconveniente en venirte con Guillermo y conmigo el lunes a los Caños?

—¡Nooooo!, no tengo ningún inconveniente… ¡Qué pesado eres! Por si te interesa, ya prácticamente lo he dejado todo previsto…

—¿Tú anticipándote a las cosas y atando todos los posibles inconvenientes de cualquier imprevisto? ¡Qué raro! ¡No me lo puedo creer!

—Anda no te burles de mí, que después eres el primero que recurre a mi maleta cuando te falta algo.

—La verdad es que sí… ¿Desde cuándo no hacemos un viajecito juntos?

—Desde lo de Galicia. El año pasado no pudimos.

—Galicia… ¡mmmm! ¡Sexo y desenfreno! ¿Superaremos aquellas vacaciones?

—Pero cabrón, ¡córtate un poquito! ¡Qué vas con tu novio!

—¿Nunca has escuchado el concepto de relación abierta? Pues nosotros somos la que más.

—¡Ya te vale! Espero que en esta ocasión no tengas un “plan oculto” como en Galicia, porque de aquella nos libramos, y por los pelos, gracias a Paloma, quien supo actuar con mucha astucia, que si no, ya te digo yo a ti donde hubiéramos acabado.

JJ se queda en silencio unos segundos, como si fuera a decir algo al respecto, pero fiel a su carácter de hacer de su capa un sallo y de pasárselo todo por lo que le cuelga, se comporta como si no hubiera tocado una fibra sensible en él y prosigue con la conversación como si tal cosa.

—A propósito de Paloma, te he dicho que el otro día la vi en el centro. Estaba súper cabreada porque todas las tiendas “fashion”donde ella solía comprar las han cerrado con esto de la crisis. La muy pija me dijo que quería comprarle unos trapitos a una amiga para su cumpleaños, que la última vez que estuvo en Milán no se acordó…

Sin querer, me evado un poco de la historia que me está contando JJ (la cual dicho sea de paso, no me importa demasiado) y mis pensamientos se retrotraen a lo sucedido a la noche anterior con Ramón.

15 DE AGOSTO 2012 (01:00 AM) (más o menos)

Nunca me deja de sorprender la multitud de tonterías que uno hace cuando entra en el laberinto que supone mezclar el amor con el sexo, ¿cuántas barreras interiores bajamos para conseguir que el ser amado permanezca a nuestro lado? Si no, no me explico porque un tío de treinta y siete años como yo, varonil y con un buen físico, atractivo (o por lo menos eso es lo que me dicen) se dejara poner una venda en los ojos por su amante. Quizás en eso tuviera mucho que ver que Ramón fuera un metro ochenta de masculinidad y estuviera de un bueno que te cagas. Lo que pretendía con la historia de cegarme, para mí era todo un misterio, aunque viniendo de él cualquier cosa me la podía esperar; el tío, de un tiempo a esta parte, estaba demostrando ser puro morbo y un maestro en eso de los jueguecitos sexuales.

Ramón tras comprobar exhaustivamente que no veía absolutamente nada, me cogió de la mano y me llevó hacia la cama. Una vez estuve sobre ella, me obligó a postrarme de rodillas sobre la parte superior. Sus ademanes estaban desnudos de amabilidad y tenían un enaltecido aire marcial. Una vez me tuvo contra su cabecero, empujó mi cabeza contra las metálicas barras de este. El lugar que duermo es una cama de hierro forjado muy antigua y que perteneció a mis bisabuelos, la parte superior es un entramado de barras metálicas que culminan en dos ornamentos plateados en forma de piña.

Fue dejarme castigado de cara a la pared y un apabullante silencio reinó en torno a mí, el cual unido a la completa oscuridad en la que me había sumido mi amigo, consiguieron que mi situación de indefensión fuera total. Unos eternos instantes más tarde, percibí como las fuertes manos de mi amante tiraban de mi brazo izquierdo hacia arriba. Cuando sentí como ataba mi muñeca a uno de los adornos metálicos, un escalofrío recorrió mi espalda. A continuación, volvió a repetir la misma operación con la derecha. Estuve a punto de pedirle que parara, que se dejara de historias raras, pero una voz en mi interior me gritaba que todo iba a ser un juego, que Ramón nunca me haría daño. Como en respuesta a mis íntimos pensamientos, me acarició el culo, paseando despacio sus dedos por toda esa zona de mi cuerpo, haciéndome degustar, poco a poco, la satisfacción que me producía el roce de su piel sobre la mía.

—¡Jo, Marianito que buen culo tienes tío! A todo el mundo con los años se nos comienza a caer para abajo y a ti se te está cayendo para arriba.

Su desparpajo me tranquilizó una chispa y me dispuse a decirle algo ocurrente, pero fue salir la primera silaba de mis labios y me mandó a callar de un modo absolutamente autoritario. Aquel tono de voz y las palabras que profirió tenían que ver tan poco con el hombre del cual estoy enamorado, que no pude evitar preocuparme.

De nuevo un silencio penetrante lo envolvió todo, ni siquiera el arrastrar de unos pies, una pequeña brisa de aire propiciada por un movimiento… ¡nada!

Estaba tan aterrorizado que el tiempo perdió su sentido para mí, no sé si habían pasado segundos o minutos hasta que volví a sentir la presencia de Ramón. Lo primero que percibí fue como sus rudos dedos acariciaron mi agujero, haciendo círculos sobre la piel. Seguidamente oí el ruido que produce un bote de plástico al ser aplastado, supuse que se trataba de mi bote de lubricante. Mis sospechas no podían ser más ciertas, pues la siguiente vez que los dedos de mi amante se posaron sobre mi ojete, estaban impregnados con el pegajoso gel.

La sensación que me embargó fue de lo más violenta, noté como intentaban invadir mi interior sin poder hacer nada para evitarlo. Fue como una especie de violación, pues aunque no me quería negar, tampoco me daban esa posibilidad. Mis labios seguían sin pronunciar palabra alguna, en parte por seguir el juego, en parte porque su reacción anterior me dio algo de miedo. Como única respuesta a todo lo que me estaba ocurriendo, mi pecho se infló como si fuera a estallar y una sensación nerviosa recorrió mi espina dorsal.

Fue sentir como el primero de sus dedos horadaba mis esfínteres y mi pene, que hasta aquel momento había permanecido en estado de reposo, comenzó a salir de su letargo. Circunstancia que fue percibida por mi acompañante, pues con total desparpajo me dijo:

—Te está gustando, ¿ein? ¡Pero qué guarrísimo eres!

Un abrumador mutismo volvió a rodearnos, solo podía notar como sus gruesos dedos entraban y salían bruscamente de mi interior. Su compulsivo mete y saca solo tenía un propósito: Dilatar mi estrecho agujero. Todo mi ser se vio envuelto en un sentimiento indescriptible, el dolor me empujaba a pedir que parara, pero el placer me hacía desear que prosiguiera, incapaz de tomar una decisión, permanecí mudo ante los estímulos que me invadian.

Lo siguiente que percibí fue que aplastaba algo contra mi semidilatado ano, creí que era “Lenny”, sin embargo noté que era más ancho que aquel, con lo que mi perplejidad fue en aumento. A pesar de su grosor, y de un modo paulatino, el desconocido objeto terminó por penetrar en mis entrañas. Ramón lo empujó violentamente hasta que consiguió que se adentrara a lo largo de mi recto, fue considerar que había introducido una porción importante de aquel utensilio en mi ojete y lo mantuvo inmóvil. Pese a que sabía que era más ancho que mi consolador negro, era incapaz de evaluar sus dimensiones de un modo adecuado, pero por el modo que me comenzó a doler el ano, ¡debía ser enorme!

En el instante que me dispuse a pedir que me lo sacara, que no soportaba más el daño que me estaba haciendo, volvió a sonar la desagradable y autoritaria voz de mi sigiloso amante. Fue oír cómo exigía que permaneciera callado, añadiendo que si quería disfrutar con aquello debía sufrir un poco y empecé a sentirme un rato incómodo. “¿Qué coño le pasa a este?”, pensé mientras apretaba mis labios para ni siquiera gemir de dolor.

Una sensación de alivio recorrió todo mi cuerpo cuando liberó una de mis muñecas, no sé por qué, me figuré que el “dichoso” juego había terminado. Sin embargo, lo que sucedió fue bien distinto, Ramón me desató con un solo objetivo: Abrirse paso. Nada más colocó su pelvis ante mi boca, volvió a anudarme al pivote de la cama. Comprobó que me hallaba bien atado de nuevo y empujó mi cabeza contra sí, cuando me quise dar cuenta, su enorme cipote había atravesado mi boca hasta chocar contra mi garganta. Cada vez que daba un envite para que su polla chocara con mis labios, su trasero golpeaba mi antebrazo, por lo que concluí que el espacio entre mi boca y las rejas del cabecero era ínfimo.

Como no dominaba en absoluto la situación, mi paladar apenas podía saborear y disfrutar del trozo de carne que se deslizaba y chocaba contra él. Con cada arcada que mi garganta esputaba, un rio de caliente baba escapaba por la comisura de mis labios. A pesar de mi ceguera y de mi incapacidad de tocarlo, podía percibir como mi saliva empapaba el tronco y la cabeza de aquel majestuoso miembro.

Hubo un momento que casi sentí que me asfixiaba, las lágrimas resbalaban por mi cara, empapando todo mi rostro. Impotente e incapaz de replicar, mi cuerpo y mi mente se rindieron ante el torrente de dolor-placer que invadían mis sentidos. Mi singular respuesta fue una absoluta pasividad. Pasividad de la cual la única parte de mi cuerpo que quedó libre fue mi polla. Una polla que sentía como un palo de dura. Tan dura que hasta me dolía.

Tan súbitamente como la salvaje profanación de mi boca comenzó, se detuvo y retornó el silencio. Únicamente noté como sus manos desataban mi muñeca para posteriormente volver a dejarla en la misma posición inicial. Ateniéndome al cambio de peso sobre la cama, pude saber que Ramón había vuelto a bajarse. ¡Tanto sigilo me tenía escamado! No obstante, sus gritos se habían clavado en mi subconsciente y me sentía incapaz de negarme a sus caprichos.

Estaba tan muerto de miedo que no paraba de transpirar, tanto que noto como el trozo de tela que cubre mis ojos, se empapa de un sudor frio. “¿A dónde quiere ir con todo esto?”, pensé mientras me rendía plenamente ante la resignación.

Volví a percatarme de que sus manos acariciaban mi trasero de nuevo, en un primer momento de un modo suave, casi delicado, para a los pocos segundos comenzar a hacerlo de una forma desmesurada y culminando con una sonora bofetada sobre mis glúteos. Instintivamente un leve quejido escapó de mis labios, pero a él no pareció importarle mi sufrimiento pues volvió a repetirlo, la siguiente vez sobre el otro cachete del culo. Unos golpes más a cada lado y se detuvo. Ignoro si porque se estaba dando cuenta de que se estaba pasando tres pueblos o si, por el contrario, se compadeció de mí, quien ya estaba casi al límite del dolor que podía soportar.

Con una total indiferencia hacia mi posible reacción, Ramón retomó la tarea de acariciar mi trasero, recorriendo minuciosamente con sus dedos cada uno de los rincones de este. Al llegar a la altura de mi orificio, sentí como empujó un poco más el extraño aparato que aún permanecía alojado en el interior de en mi recto. Curiosamente, la primera vez que sentí aquel objeto dentro de mí me produjo un terrible dolor, en aquel momento esa lastimera sensación se había visto transformada por un inmensurable placer que se había hecho dueño de mis emociones, y sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo.

En el instante que más estaba disfrutando de aquel cacharro que invadía impúdicamente mis entrañas, mi amigo procedió a sacármelo de golpe, sustituyéndolo automáticamente por algo aún más libidinoso: su enorme cipote. No pasan ni dos segundos y sentí su rígido ariete atravesar mi puerta trasera, regalándome con ello una penetrante punzada de dolor. Hice ademán de protestar, pero una de sus manos se alojó sobre mis labios y ahogó cualquier posible queja.

Como una repetitiva retahíla, el sufrimiento dio paso al gozo. Albergar en mi interior la enhiesta verga del hombre que quiero, era para mí el mejor de los placeres. Volví a caer rendido ante sus encantos y me dejé llevar a donde fuera que él quisiera llegar. Notar como su masculinidad atravesaba mi cavidad anal hasta llegar a lo más profundo de ella, hizo que me entraran unas ganas locas de gritar de placer-dolor, pero con su mano tapando mi boca, solo pude emitir un ahogado lamento.

Cuando más emocionado me encontraba y más estaba disfrutando de la increíble follada, Ramón sacó su carajo de mi interior. Haciendo gala de un sigilo que me comenzaba a poner enfermo, sustituyó su polla por el instrumento fálico, el cual me introdujo de un solo golpe y sin contemplaciones. Al ver que un pequeño quejido brotó de mis labios, me mandó a callar, haciendo gala de un tono marcial que me cohibió por completo.

Otra vez el silencio lo llenó todo, mi situación comenzaba a ser insoportable, estaba ciego a todo lo que me rodeaba, las ataduras me impedían moverme, y estaba tan aterrado que era incapaz de hablar. Oí como se abría y cerraba un cajón, pero no sentía sus pasos. Era como si se hubiese convertido en una presencia etérea.

Unos interminables segundos más tarde, advertí como la mano de mi amigo rozaba mi cintura, cogió mi polla y se puso a masajearla para proporcionarme placer.

—Pero, ¡qué guarro eres! Te estoy haciendo todas las perrerías posibles y tú sigues con la polla mirando al techo. Si te gusta en proporción a lo dura que la tienes, todo este rollo te pone más que a mí. ¡Si ya decía yo!

En mi interior nacieron las ganas de exteriorizar lo que sentía, pero las reprimí por temor a que me gritará de nuevo. Era tanto el placer que azotaba mi cuerpo que, si seguía de aquel modo, me iba a terminar derramando sin remedio alguno. Tal como si me hubiera leído el pensamiento, mi amante dejó de pajearme y centró toda su atención en mis posaderas.

Acarició mis glúteos durante unos escasos segundos y, sin dar tiempo a que mi cuerpo reaccionara, sacó el fálico objeto de mi interior, sustituyéndolo por otro de parecida forma. En el momento inicial fui incapaz de reconocer qué coño era lo que me estaba metiendo, pero a la vez que se fue adentrando más en mi recto, fui deduciéndolo: era “Lenny” mi consolador negro.

Con el gran trozo de látex incrustado en mis entrañas hasta el fondo, tuve la sensación de que una gota de esperma brotaba de la punta de mi glande. Tras dejar bien ensartado el pene de goma entre las paredes de mi ano y cerciorarse que el remedo de testículos era lo único que se quedaba fuera, las manos de mi amante regresaron a mi pelvis. Su toque sobre mi pene comenzó siendo suave, para tornarse tosco y salvaje unos segundos más tarde. Tan excitado como estaba, tardé poco en vaciar el contenido de mis huevos, impregnando de leche el torso de la mano de Ramón.

—¡Así me gusta, que disfrutes y te corras a gusto! Ahora me toca a mí.

Los movimientos sobre el colchón me llevaron a imaginar que se habían puesto de píe sobre mi espaldas. Lo imaginé cual coloso de Rodas dejándome pasar entre sus piernas y masturbándose sobre mí. Corroboró mis “pesquisas”, el perceptible e inconfundible quejido que emitió mi amante al correrse, unos segundos después sentí como por mi espalda resbalaba un pequeño río de semen caliente, que descendía hacia mis glúteos como si se tratara de un alud.

El éxtasis fue sucedido por silencio, un flagrante silencio. Durante una porción de tiempo indeterminada, este perdió su sentido. Únicamente volví a ser consciente de la realidad en el momento en que Ramón me quitó el vendaje que me cegaba. Lo hizo de un modo tan súbito que me costó un poco hacerme de nuevo a la luz, lo primero que captaron mis ojos fue la imagen borrosa de mi amigo, quien aprovecha para robarme un pequeño beso.

—¿Cómo te lo has pasado? Todo esto se me ocurrió viendo el otro día una película…—Ramón guarda silencio como si estuviera rebobinando algo en su cabeza —llevo unos cuantos días dándole vueltas al tema y estaba deseando verte para poder hacerlo. ¿¡No me digas que no te ha gustado!?

—Gustarme, gustarme…Bueno sí, ¡bastante! Pero tendrás que reconocer que te has pasado un poquito con todo el rollo ese de las voces.

—En parte era lo que pretendía —Responde con cierta chulería y poniendo esa carilla de pícaro que tanto me pone.

—No sabía yo que tuvieras tanta mala leche acumula —Mi frase concluye sacándole la lengua en plan jocoso.

—¿Mala leche? ¿Mala leche…? No sé yo que decirte, pero un poquito cabrón sí que he sido, ¡ja, ja, ja!

Fue tener libre las muñecas e intenté localizar el misterioso objeto con el mi amante me había estado penetrando, una vez di con él, no podía salir de mi asombro. Se trataba de una especie de “dildo” negro con la parte superior un pelín torcida. Su forma y tamaño me recordó la parte superior la palanca de cambios de algunos coches. Sin pensármelo ni un segundo, lo cogí. Lo palpé completamente atónito, el material con el que estaba fabricado era parecido al látex, pero me parecía más denso. A ojo de buen cubero debería medir unos quince centímetros y su grosor sería de unos cuatro, en principio no era tan enorme. Cosas más grandes me habían entrado, sin ir más lejos la polla de Ramón. “¿Entonces porque me ha dolido tanto?”, pensé. La respuesta no era otra que su “cabeza” torcida, la cual pensé estaba diseñada para proporcionar más placer.

—¿Todo esto me has metido tú? ¡Pero qué bruto eres!

—No protestes, que te ha gustado una barbaridad.

—No si como gustarme me ha gustado, pero es que me tienes tan estupefacto que no puedo cerrar la boca. ¡En la vida me hubiera esperado esto yo de ti!

—¡Quillo, si quieres empiezo yo por enumerar todo lo que no me esperaba de ti —Dice marcando en su cara una sonrisa ante la cual se me acabaron todos los argumentos —. El cacharrito lo vi en un sex-shop en Málaga y te lo he traído de suvenir.

— Pues muchas gracias hombre —Digo regalándole un merecido y largo beso.

Mientras lo besaba la locura dio paso a la cordura y en mi interior comenzaron a sonar las alarmas. “¿Qué coño me pasa con este tío? ¿Qué va a ser lo próximo que me voy a dejar hacer?”, me preguntaba mientras mi lengua danzaba con la suya, saboreando el sabor de su paladar. La verdad era que a pesar de lo peligroso del terreno por el que me estaba llevando, estaba exaltado por lo sucedido y un excitante nerviosismo seguía campando sobre mí, como si el momento sexual no hubiera concluido aún.

Cogí su cara entre mis manos y clave mis ojos en sus castaños iris. A pesar de lo sucedido, de los preceptos morales que habíamos derribado en nuestra búsqueda de placer, la sinceridad que estos reflejaban no dejaba lugar a duda alguno: para él todo había sido un mero juego. Estaba claro que, como me dijo él, veía el mundo de la homosexualidad como un extenso campo que explorar y en su afán por experimentar, el sado o la dominación (no sé qué etiqueta ponerle a lo que hicimos) era una variante más de una forma de ver la sexualidad que para él era completamente novedosa.

Nos duchamos y nos acostamos, aquella era la primera noche que pasaríamos juntos. Me costó conciliar el sueño, sentir su calor, su olor, su presencia tan cerca era exultante y me tenía con mil hormigas recorriendo cada trozo de mi piel. Sin embargo, estaba tan agotado que el cansancio terminó dejando KO al nerviosismo. Mientras cerraba los ojos para hundirme en el mundo onírico, un último pensamiento “filosófico” de los míos se hizo protagonista de mi mente.

“En un mundo lleno de convencionalismos extraños como el que nos ha tocado vivir, muchos aseguran que una relación clandestina, como la que mantenemos Ramón y yo, nunca puede conducir a nada bueno, pues embaucados por la pasión, no calibramos las vidas que destrozamos a su paso con ello. Muchos piensan que relaciones como la nuestra es mejor no empezarlas y, si se comete el fatal error de hacerlo, hay que dejarlas en cuantos antes, pues más pronto que tarde, terminaran complicándose de tal manera que no tengan solución”.

Aunque no quitaba la razón a todo aquello que me había inculcado subliminalmente durante toda mi vida. En aquel momento me sentía tan dichoso que lo único que podía pensar era: El mundo se equivoca, pues prefiero sufrir por sentir que pasar el resto de mi vida pensando: ¿Qué hubiera pasado si me hubiera atrevido a seguir con Ramón?

15 DE AGOSTO 2012 ; 20.00 horas (aproximadamente)

Vuelvo a poner los cinco sentidos en lo que me está contando JJ, al cual llevo unos minutos diciéndole que sí a todo como los locos.

—¡… lo que yo te diga, Mariano! Esta chiquilla, con lo mona que es, tiene más mala suerte con los hombres que uno que yo me sé.

—¿Te refieres a mí? Yo no me quejo…

—¡No, hijo mío! A ti cuando te llegue la hora, va a ser con un tío de quitarse el sombrero. Pero mientras tanto, vas a pasearte por ahí más que las maletas de Jennifer López…. Pues eso, que a esta mujer no sé dónde se los busca que todos les salen rana…

—¿Qué le ha pasado con este?

—Pues que también dice que es “hetero curioso” o lo que es lo mismo: “maricón con problemas de consciencia”.

—¿No le dirías eso?

—No, ¡qué va! Le dije algo más fino.

—¡A ver, qué nos conocemos!

—¡No temas, hijo mío, que no me puse muy borde! Simplemente le dije:“Pues que sepas Paloma que en el ambiente gay pasa como en el Ikea, uno sabe por dónde entra, pero no por donde sale, ni cómo”.

—¡Qué cabrón estás hecho! —Me quedo callado unos segundos y cambio radicalmente el hilo de la conversación —¡Tío, hay que ver lo que te gusta un teléfono! Yo te llamaba por si te apetecía salir.

—¿A las ocho de la tarde me llamas para decirme que si quiero salir? ¡Tú no carburas!

—¡Anda porfa! —Mis palabras suenan a suplica por los cuatro costados.

—A ti lo que te pasa es que después de estar con tu Ramoncito te ha dado el bajón, ¿no?

Un otorgante silencio llena la conexión telefónica.

—Pues sabes lo que te digo: ¡Mis apellidos es Jiménez, no “Prozac”! Así que búscate consuelo para la depresión en otra parte…

—No es eso —Respondo con un pequeño hilo de voz.

—¡Ya lo sé, tío capullo! ¡Y la vocecita que se te pone! ¿No sabes que me gusta escucharte? Sabes que si te hace falta alguien que te escuche, ¡aquí está tu amigo, para lo que te haga falta! Pero mañana curro y tengo tela de lío, pues quiero dejar muchas cosas antes de irme de vaca. ¿Si quieres te pasas por casa y nos tomamos algo?

—Mejor no… Lo que voy a hacer es recoger las cosas y tiro ahora para Sanlúcar.

—¿Ahora, vas a salir para la playa?

—¿Por qué no? En una hora y pico estoy allí.

—Bueno, pero tú no corras. No te olvides de que el lunes te recogemos para irnos a los Caños.

—¡Síii! ¡No se me olvida, pesao!

—Un besito.

—Otro para ti y saluda a Guillermo.

—¡De tus partes!

Es colgar el móvil y una sensación de aplastante soledad me envuelve. De tocar la felicidad con la punta de los dedos, he pasado a sentirme la persona más desgraciada del mundo. Las personas que más me importan tienen una vida a la que rendir cuentas: Ramón está en su casa, organizando la vuelta al trabajo, Juan José prefiere descansar y compartir su tarde con Guillermo (yo también lo haría si pudiera). Me da la sensación de que el único que no tiene nada que hacer mañana soy yo. Me siento como un número primo, compatible solo con el uno y consigo mismo.

Irreflexivamente miro la pantalla de mi móvil, como si buscara alguien a quien aferrarme para no naufragar en el mar de tristeza que empieza a envolverme. Armándome de valor, busco en la agenda de mi teléfono un número y lo marco:

—¿Sí? Dígame.

—¿José Luis?

—Sí, soy yo. ¿Quién es?

—Soy Mariano… Estuviste arreglándome la línea de ADSL… y me dejaste el teléfono por si volvía a tener algún problema

—¡Ay, sí! ¿¡Qué pasa pisha!?

—Pues nada… que otra vez me han vuelto a chupar el ancho de banda y me he vuelto a quedar sin conexión —Roto el hielo de la timidez, mis palabras están tan cargadas de doble sentido que parecen un cuplé —. Por si te podías acercar.

—¡Eso está hecho! Mañana me va a ser muy difícil, pues tengo bastantes avisos… Pero el viernes libro y puedes contar con ello.

—¡De acuerdo! Quedamos a las once más o menos, que no habrá nadie en casa.

—¡Pues no se hable más! Pasado mañana nos vemos. ¡Cuídate hombre!

—Tú también.

Continuará en: “Adivina quien se ha vuelto a quedar sin ADSL”

Acabas de leer:

Historias de un follador enamoradizo

Episodio XIII: el MUNDO se EQUIVOCA

(Relato que es continuación de “TE comería EL corazón”)

Hola, si lees esto. Me gustaría que me dejaras un comentario o me enviaras un e-mail con lo que te ha parecido mi nueva aportación a la página. Es como únicamente los autores sabemos si el tiempo que le estamos dedicando a esto nos merece la pena, o por el contrario está cayendo en saco roto, sobre todo una saga de tan largo recorrido como esta.

Si es la primera vez que entras en un relato mío y te has quedado con ganas de leer más, hace poco (quince días concretamente) publiqué una guía de lectura que te puede servir de ayuda para seguir su orden cronológico.

El episodio de hoy es una revisión de un relato antiguo, si quieres echarle un vistazo a la primera versión: “Follando con mi amigo casado y el del ADSL?. En ese relato se recopila al completo el arco argumental (Concretamente este episodio es la quinta parte de este recopilatorio).

Sin más, paso a dar las gracias a todo aquel que se tomó su tiempo en escribir un comentario en “Fuera de carta”: a Tragapollas Manchego: El personaje del “Pequeño Nicolás” tenía otro nombre en principio, pero, como al igual que el real, estaba en todos los “fregaos” metidos, decidí cambiarle el nombre. La personalidad del personaje es distinta a la del chico mediático, como bien habrás podido comprobar. Así que lamento haberte confundido. En lo referente a los pensamientos heterosexuales de Ramón, prefiero que sean característicos solo de sus relatos, con ello intento dos cosas no repetirme y que cada serie de relatos tengan “personalidad” propia. Felices fiestas para ti también y ¡revisa tu correo! Ja, ja, ja; a mmj: Ante todo felicitarte las navidades y el año nuevo. Los relatos de Pepe dejan muy claro la personalidad que el niño tendrá de mayor, pero el niño, como bien sabes, su primera relación consentida la tendrá con sus primos gemelos con lo que en esta serie del internado explotaré esa faceta de “voyeur” de JJ. Una vez terminé la saga de Ramón, los relatos serán muy de este tipo: mucho sexo, dejando la parte sentimental un poco al lado. Confío en que te guste; A Gable: ¡No sabes la alegría que me ha dado leer un comentario tuyo de nuevo! Ante todo darte las gracias por tu comentario a “”Como Cristiano Ronaldo”, me alegro de que te llegara, era algo que, aunque este no sea el sitio más idóneo, sabía que tenía que contar sí o sí. Lo que lamento realmente, es que tus palabras se perdieran porque alguien (no sé por qué) reportó el relato y lo tuve que volver a enviar. En cuanto a “tus quejas” sobre que se te va a enfriar el caldo y tal, las entiendo. No sabes, la de vueltas que he tenido que dar a la forma de presentar la historia del internado. Aunque tengo mucho “trabajo” adelantado, la verdad que escribir una historia tan larga en Internet sobre la marcha y como hobby, da demasiados problemas. La mala noticia es que tardará en volver la historia, la buena es que, una vez finalice la de Ramón, la dejaré como principal. Sé que al lector la espera le puede parecer eterna, pero me parece la solución menos mala; a Pepitoyfrancisquito: Me alegro de que estéis mejorcito de lo vuestro (el resfriado). En lo referente a las niñas del Ramón son todavía muy pequeñas para vosotros, yo me acercaría por la discoteca Caramelo donde el personal tiene una edad más acorde con vosotros. En cuanto a lo del parque temático Gay, mientras sea el PP el que gobierne la capital madrileña no creo, esta gente en todo caso monta un pequeño Eurovegas. La verdad es que no estaría nada mal, yo me compraba un bono y me “montaba” en todas las atracciones. El relato de Cristiano Ronaldo era algo que debía compartir, a pesar de lo incomodo que era, así que me alegro que lo hayáis entendido. Yo, creo que soy unos cuantos años más joven que vosotros, lo de los grises no lo conocí, pero si me han hablado de ello. Una pena que todo lo que se tardó tanto en conseguir se esté perdiendo con excusas económicas. Feliz solsticio también para ustedes y lo de los presidentes magos creo que se va a confundir con el carnaval y a ozzo2000: Feliz navidad a ti también, gracias por seguir por ahí y un fuerte beso, ¡cómo no!

Volveré en unos quince días con un relato de la serie: “Los descubrimientos de Pepito” titulado “¿Dónde está la oveja de mi hermano?”. No se lo pierdan.

Leave a Reply

*