En la fiesta de Alicia…con su amiga Pilar

“Buenos dias mi semental !!! “

“Joder Alicia, señora, que hace usted por aquí?”.

“Jajaja, tendrías que ver tu cara, estas rojo como un amapola, jajajaja.”

“Señora no es para menos, casi tenemos que estrenar el equipo de reanimación portátil que esta en el pasillo, menudo susto me ha dado, no la esperaba”.

“He venido para darte tu invitación a la fiesta que damos este sábado en mi casa…me muero de ganas que las zorras de mis amigas te conozcan”.

“Pero señora, usted cree que es buena idea?”.

“Buena ? La que esta buena soy yo que llevo semanas caliente como una perra pensando en esa polla que tienes…me he hecho mas pajas que una quinceañera!!! “.

Alicia se acercó lentamente hacia mi y agarrándome fuertemente la polla me dijo: “Mira mi semental, tu madurita esta caliente y quiere su ración de sexo…te vas a perder mis besos de putita en tu rabo? “ y terminando la frase saco su lengua y me la introdujo hasta el fondo de mi garganta de una manera salvaje…acto seguido, se marchó riendo.

Mi madura se ocupó durante toda la semana de recordarme la fiesta, manteniéndome caliente mediante fotos que me enviaba por whatsapp desnuda con varios dedos dentro de su coño y textos como “mira como me tienes de mojada” o “quiero tu polla aquí YA”.

Y por fin llegó el día, Alicia estaba increible, montada en unos tacones de vértigo, un vestido de gasa que marcaba sus pezones y el pelo recogido con una gargantilla de perlas adornando su cuello…toda una diosa.

Al verme de lejos, vino hacia mí contoneándose con una copa de champán en la mano.

“Juaaan, que alegría, que bueno que has venido!!!” y me dio dos besos.

“Hola señora, quería darle las gracias por su invitación”.

“Vamos, vamos, no digas tonterías…ven voy a presentarte a mi marido”.

Aquella invitación me dejo helado, me iba a presentar al cornudo de su marido…la persona para la cual trabajaba y me pagaba la nómina cada final de mes.

“Mira cariño, este es Juan, el chico que me mandaste para solucionar mis problemas con el portátil”.

Mi jefe me hizo una mueca a modo de sonrisa y estrecho mi mano como quien coge un pañal de bebe lleno de heces.

Alicia se agarró de mi brazo y tirando de él me dijo:

“Vamos Juan, quiero presentarte algunas amigas, no quiero que estés solo en esta fiesta” para acto seguido y sin perder nunca la sonrisa mascullar entre dientes “como se te ocurra tontear con alguna de estas zorras te corto la polla, entendido?”.

Y así, fue pasando la fiesta. Alicia me presentaba como quien muestra un cachorrillo, para ella yo era su trofeo de caza y debía de lucirme delante de sus espectaculares amigas.

Alicia me dejó solo por unos momentos para ir a saludar a unos amigos de su marido, cuando tras de mi, oí una voz que me decía:

“Hola, estas solo? “

Al girarme descubrí a una espectacular madura, morena con el pelo sobre los hombros, ojos color miel, piel bronceada, calculo que debería de tener unos 50 años, pechos grandes que aun mantenían la gravedad pese al tiempo, cuerpo de formas lascivas y un culo grande con forma de manzana, resumiendo…tenías que estar muerto para que no te diera un subidón de sangre en la polla al contemplarla

“Perdón ?” fueron las únicas palabras que pudieron salir de mi boca, la cual babeaba ante tanta belleza.

“Que si estas solo? Te apetece algo de compañía?”.

“Si, si claro por supuesto, disculpe”.

“Mi nombre es Pilar” dijo mientras me daba dos besos en las mejillas dulces y lentos, que me permitieron oler el perfume que llevaba, logrando que me pusiera mas caliente de lo que ya había conseguido ponerme al verla.

“Hola yo soy…” no me dejó terminar la frase.

“Juan, el amigo de Alicia, verdad? ”.

“Si Juan, el amigo de Alicia (cansado de que todos me tomaran por alguien de su propiedad)…y espero que pronto, suyo también”.

“Jajaja, pues claro que si, aunque si me traes una copa, no sería un mal comienzo para lo de hacernos amigos”.

Entre copas, charla, roces y risas continuaba mi fiesta junto a Pilar , cuando de pronto apareció Alicia.

“Vaya, así que aquí te escondes!!!… y veo que ya has conocido a Pilar” soltó en un tono de lo mas furibundo.

“Querida Alicia, veo que no exagerabas cuando nos contabas lo atractivo y simpático que es Juan, es todo un caballero…yo diría que incluso te quedaste algo corta”.

“Bueno Pilar, tampoco quería presumir demasiado, tu todo el día entre caballos y sin tiempo para los hombres, no quería que tuvieras envidia de una amistad como la de Juan y mía”.

“Llevas razón Alicia, me moriría de envidia, aunque te recuerdo que sin tener tiempo para hombres, tan solo para mis caballos, sé reconocer un buen semental en cuanto lo tengo delante…y he visto uno magnífico por aquí cerca al que le he echado el ojo y lo mismo pruebo suerte con él”.

Pilar se despidió de mi con un par de besos muy lentos y cercanos a la comisura de mis los labios, mientras miraba a Alicia. Luego, sonriendo, se marchó a buscar otra copa.

“Jodida zorra !!! pero quien se piensa que es para hablarme y besarte así”.

“Tranquila Alicia, creo que has bebido algo mas de la cuenta”.

“No me digas que cantidad debo o no debo de beber, esta es mi casa y hago lo que me da la gana, me entiendes? “.

“Entendido, señora, como entiendo que estoy de sobra aquí”.

“No Juan perdona, lo siento mi amor, no quise decirte eso, pero es que esa mala puta de Pilar me saca de mis casillas, por favor perdóname, no te vayas”.

“Alicia, llevas toda la fiesta mostrándome como si fuera tu mono de feria y cuando estaba hablando con la única persona que no me ha tratado esta noche como “tu juguete” vienes y me montas este escándalo”.

“Lo siento, mi amor, lo siento, no te enfades…ven, acompáñame por favor, ven conmigo” y tirando de uno de mis brazos, me llevó hasta una pequeña casetilla donde se guardaban los materiales de mantenimiento de la casa.

“Vamos pasa, tenemos poco tiempo y aquí nadie nos molestará”

En cuanto entramos, Alicia, se tiró sobre mi como una perra en celo.

“Vamos mi semental, tu putita tiene ganas de que alivies el calor de su coño, ya no puedo mas, necesito esa verga grande entrando y saliendo de mi coño” decía, mientras me desabrochaba los pantalones y sacaba la polla de los calzoncillos.

Lo siguiente fue notar la saliva de Alicia corriendo por toda mi polla, mientas no dejaba de masturbarme. “Así mi niño, así, la quiero muy grande y dura…la quiero toda para mi”

A cada subida, bajada y mamada de la boca de Alicia, mi verga crecía y crecía hasta alcanzar un tamaño difícil de tener en la boca. “Me vas a ahogar, hijo de puta, pero que pollón tienes, cabrón”.

De pronto fuera, comenzamos a escuchar: “Alicia, donde esta Alicia, que alguien busque a la anfitriona” “ Alicia, vamos ven, te estamos esperando!!! “ Los invitados de la fiesta la buscaban para una subasta benéfica.

“JODER, ni follar se puede!!!” gritó Alicia y recomponiéndose, salió de la casetilla con mucho cuidado de que nadie la viera y dejándome la polla con una erección descomunal.

Estaba subiéndome los pantalones, cuando de pronto, muy lentamente se abrió la puerta de la casetilla.

“Vaya, vaya, vaya, pero que tenemos aquí ? un semental al que han dejado con un palmo de narices”.

Era Pilar que cogiendo mi polla fuertemente y masturbándome con una de sus manos me decía “ Es una pena que una verga como esta se eche a perder por culpa de una puta niñata que no distingue una polla de un pepino, no te parece? …vamos a ver que podemos hacer para contentarla”

Soltando mi polla, agarró los tirantes de su vestido y los deslizó por sus hombros, su vestido cayó al suelo y pude contemplar toda la desnudez y belleza de aquel cuerpo maduro.

Pilar llevaba un conjunto de sujetador, braga, medias y liguero blancos que la hacían resplandecer bajo la luz que entraba por una pequeña ventana de la casetilla.

No le dio tiempo de desbrochar el sujetador cuando mis manos ya lo estaban arrancando. Mis labios mamaban del néctar sus pezones erectos por la excitación que le estaban proporcionando mis pequeños mordiscos sobre ellos.

“Así no pares, así… mama bien de mis pechos, muérdelos, pellízcalos, amásalos, ahhhh que bien lo haces mi potro!!!”

Fui bajando con mi lengua por su vientre, hasta llegar a su coño. Su olor y humedad de hembra caliente me volvió tan loco de deseo que de un tirón rompí sus bragas para contemplar un chochito completamente depilado y con una hilera de vello púbico que me indicaba el camino directo hacia donde debía conducir mi lengua…el clítoris.

La tumbé sobre una vieja mesa de trabajo y abriendo con mis dedos sus labios vaginales, comencé a comerle el coño y lamerlo como un niño disfruta de un helado.

Ahhhh, dame lengua mi potro, dame lengua, que gusto, que bien comes el coño mi niño, ahhhh, dame mas , dame…quiero que disfrutes del paraiso de mi coñooo” me decía gimiendo y retorciéndose de placer.

Seguí comiendo el coño de aquella hembra, introduciendo un par de dedos dentro de su coño, mientras con el dedo pulgar estimulaba su clítoris.

“Que me haces mi potro? que me haces que me vuelves locaaa! Voy a correrme, no te pares, dame duro, acaricia fuerte mi clítoris, dame cielo, dame…me voy a venir, me voy a venir , ahhhhggg…por Diosssss, me corroooo!!! “

Del coño de mi madura empezó a manar una fuente de flujos que yo mamaba mientras ella convulsionaba sobre la mesa.

“Vamos mi semental, ahora quiero que me dejes cabalgarte, voy a domarte ese rabo para que solo atienda a mi coño y no el de la puta de Alicia”

Me tendí sobre la mesa. Pilar se colocó a horcajadas sobre mi y cogiendo mi polla tiesa con ambas manos fue colocándosela en la entrada de su coño, para dejarse caer muy suavemente sobre mis testículos.

“Uffff, que grande, llega hasta el fondo de mi vagina…la siento entera dentro de mi, que placer!!! “

Poco a poco comenzó a subir y bajar sobre mi rabo, dejando a su paso un reguero de flujo caliente, que hacia que su velocidad fuera aumentando hasta llegar a conseguir un perfecto trote.

“Por Dios, que gusto, que gusto, vamos mi potro, no pares, trótame, trótame, siento mi coño derretirse de calor!!! “ me decía mientras pellizcaba sus pezones, subiendo y bajando.

Así estuvimos casi diez minutos mientras observaba las caras desencajadas de mi madura la cual se corría una y otra vez sin parar…

“Hijo de puta que aguante tienes, me he corrido cuatro veces y tu sigues con mas ganas de coño”.

Saque mi verga de aquel coño de flujo ardiente y apoye a Pilar con sus brazos sobre la pared, abrí los cachetes de su culo para contemplar su coño en todo su esplendor y de un solo empujón, metí fuerte mi polla dentro de ella.

“Ahhhhhhhgggg, cabrón, que clavada mas rica!!! móntame duro perro, monta a esta potra que esta loca por sentir tu leche en su coño…córrete dentro de mi, por favor, déjame sentir su semen caliente en mi interior, ahgggg, vamooss mas os duro, dame duro, cabrón, dame, ahggggg…”

Así estuvimos otros diez minutos hasta que su flujo le chorreaba piernas abajo.

“Pilar, me corro cielo, me corrroooo, ahhhggg”

“Siiiiiiiiiiii, todo dentro potro mio, todo dentro!!!! “

Mis chorros de semen salían a borbotones hacia interior del coño de aquella diosa, mezclándose con sus flujos y creando un nectar que ella se dedicaba a recoger con sus dedos para llevar hasta su boca y lamerse los labios con la lengua de gusto.

Tras descansar un poco y recomponernos, volvimos a unirnos a la fiesta.

“Donde coño te habías metido…otra vez con esa zorra?“ me dijo Alicia con mirada asesina al verme venir con Pilar.

“Otra vez con tus malos modos? Te estas poniendo en evidencia Alicia, para tu información he estado con Pilar, que ha tenido la gentileza de hacerme compañía todo este tiempo, mientras me contaba cosas de sus cuadras de caballos, ya estas contenta? “.

“Lo siento Alicia pero ya no me apetece estar mas en tu fiesta…Pilar, te importaría acercarme hasta una parada de taxis, por favor? “.

“Claro que si Juan, sin ningún problema, incluso si quieres puedo llevarte a tu casa y seguir conversando mas tranquilos”.

Esas palabras acabaron de sacar completamente a Alicia de sus casillas.

“Fuera de mi casa puta, no quiero volver a verte mas por aquí !!! y tu Juan, ya hablaremos mas tranquilos los dos solos…o quien sabe, quizás invite a mi marido a la conversación y hablemos los tres”

A la puerta de la casa nos esperaba el coche de Pilar, un impresionante deportivo Mercede-Benz, en el cual nos montamos para irnos…y nunca se sabe, puede que este sea el inicio de una bonita amistad.

Leave a Reply

*