Eres lo que esperaba

¿Qué esperas al llegar a tu primer día de trabajo? Tal vez esa fue la pregunta que más martillaba mi cabeza antes de comenzar a trabajar en la constructora Complex, estudie ingeniería civil, me gusta decirlo así, porque si me refiero a mí misma como que soy ingeniera civil siento que me limito a ser solo eso y la vida está llena de matices no podemos ser solo una cosa. Hacía 4 años me había graduado, no con las mejores notas, sino todo lo contrario era una estudiante “mediocre” tal vez porque no sentía mucha pasión por esa carrera es decir, no me interesaba nada en aquella época, yo solo quería dibujar, pintar y de vez en cuando tocar mi guitarra, no era una persona de la que se esperara fuera a elegir estudiar una carrera con tantos cálculos y ecuaciones, pero allí estaba yo como una muestra de que no todo lo que se espera sucede, me había graduado y hasta había trabajado 2 largos años en un sitio en el que sentía que no estaba explotando mi potencial al máximo aunque me daba un sueldo seguro que en mi país ya es un logro. Sentía mucha ansiedad de conocer un nuevo entorno de trabajo era como estar en las grandes ligas allí si iba a hacer cosas importantes me decía a mí misma, podría diseñar todas esas grandes proyectos que tenía en la mente, si bien es cierto no fue amor a primera vista con la ingeniería, en el camino a terminar la carrera me enamore de ella, fue tal vez 2 años después de comenzar a estudiar que encontré un sentido, una razón de ser, un arte intrínseco que la hacía bella, tal vez incomprendida, pero definitivamente hermosa, era como crear espacios físicos de delirios o alucinaciones fantasiosas, llevarlos a la realidad, hacerlos palpables, imponentes.

Aquel lunes mis nervios eran demasiados, creo que mayores a los que tenía el día de la entrevista, lo cual es extraño, pero en fin, el edificio es gigantesco sobra decir que perfectamente construido y estéticamente una obra de arte, comencé como ingeniero residente es algo así como ir todos los días a una obra y pasar todo el día allá chequear que todo marche bien y además hacer cumplir las tareas de cada uno de los obreros que ahí laboren, ¿suena pesado? LO ES! Pero no me importaba mucho, ganaba mejor y sentí que no lo hacía tan mal (humildemente jaja) o al menos nunca recibí quejas de mi jefe, ahora he avanzado un poquito más, ahora soy inspectora, es más relajado vas a inspeccionar pero no duras el día entero o al menos no todos los días en la obra ni andas pendiente del material y los obreros sino más bien te encargas de diseñar, andas pendiente del ingeniero residente y otras cosas y el sueldo obviamente es mejor.

Hoy comienza una nueva etapa en mi trabajo, la constructora es una empresa transnacional, por lo tanto tiene muchísimos empleados, en la sucursal en la que yo trabajo se jubilaron algunos grandes colegas y también arquitectos con mucha experiencia, por lo que han contratado a algunas personas para cubrir esos puestos, y otros han venido desde otras sucursales, yo tengo que trabajar con algunos arquitectos se están comenzando nuevos proyectos y estoy a cargo de algunos de ellos, hoy debe presentarse un tal arquitecto R. Linares o mejor dicho debía llegar a las 8am y ya son las 9 y no ha llegado, bonita forma de comenzar en un trabajo, si no llega en 5 min, antes de que comience lo despido, si así es para llegar a trabajar para cumplir con el trabajo debe ser peor. Mejor me voy a mi oficina, así me tomo un cafecito y voy revisando los pendientes de hoy.

Apenas toque la perilla de la puerta de mi oficina escuche una voz femenina que me saludo.

… buenos días, es usted la ingeniera Fernández?

Voltee a ver quién me hablaba, y me deslumbro era una mujer de unos 1.70m de estatura, delgada pero voluptuosa grandes senos bueh intermedios jeje, tez blanca, cabello castaño oscuro casi negro le llega un poco mas debajo de los hombros, y esa boca, esa boca que era como una invitación a pecar, labios rojos y carnosos que además estaban acompañados de una sonrisa pícara muy tentadora, vestía una falda negra y una blusa roja que dejaba al descubierto una parte de sus senos firmes, redondos, y hacia ver su piel aún más blanca y tersa, era un bombom, me costo reponerme para responderle pero lo hice.

Charly: buenos días, si soy yo y usted es…?

Rebeca: mucho gusto (me extendió la mano en forma de saludo) yo soy la arquitecto Rebeca Linares, me mandaron de la sucursal que está en Valencia, yo pedí el traslado y me dijeron que me presentara hoy a las 9am con usted.

Correspondí al saludo de mano. Es genial que el arquitecto no es arquitecto sino arquitecta, ¡¡y que arquitecta!!

Charly: creo que le dieron la información mal o tal vez la malinterpreto la cita era a las 8am y no es que sea una maniática del tiempo pero la puntualidad es importante en un primer día de trabajo ¿no cree?

Rebeca: (notablemente ruborizada y algo apenada) disculpe estoy 99% segura que me dijeron a las 9am.

Charly: bueno en fin, si seguimos discutiendo vamos a perder la mañana, entremos a mi oficina. No hay mucho tiempo para explicarte todo lo que hay que hacer pero te voy a ir explicando sobre la marcha por hoy debo inspeccionar un edificio en construcción en el que tú vas a trabajar vamos para mostrarte donde es y lo que pide el cliente.

Rebeca: perfecto! Tengo muchísimas ideas, Valentina es amiga de la familia y algo me comentó de lo que quiere de sus arquitectos

Charly: si? Mucho mejor.

Nos dirigimos al estacionamiento hasta mi camioneta, trato de ser profesional pero sus curvas me lo ponen difícil. Llegamos a la obra es un grupo de edificios residenciales, le mostré lo que llevamos adelantado y le comente lo que el cliente pidió, me dio algunas ideas la verdad creo que sabe de que habla parece tener talento pero bueno eso lo veremos en 15 días cuando me presente un informe con lo que planea hacer en la obra.

Han pasado varios días, todo ha transcurrido normal, salvo que la nueva Arq. Esta como me la receto el doctor, no le doy mucha importancia o trato de no aparentar eso porque no quiero rollos sentimentales ni menos enamorarme sola como siempre pero de que esta buena esta buena, y se viste para provocar, hoy me debe mostrar ese informe en el que detalla que planea hacer en el proyecto, esta tarde la veré.

———————————————–

Hola, me llamo Rebeca tengo 26 años, soy arquitecta, hace días comencé a trabajar en una constructora, la verdad tengo tiempo ejerciendo mi carrera pero estaba en otra ciudad.

Me crie en una ciudad del centro-occidente de Venezuela (Barquisimeto) ahí estudie por eso cuando me gradué quise probar suerte en otro estado a unas horas de mi ciudad natal, trabaje 1 año en una empresa luego 3 en otra pero no estaba satisfecha con el trabajo creo que estaba lejos de la razón por la que estudie arquitectura es decir diseñar, y hace unos meses me encontré en un café con una amiga de la familia esta dirigiendo la empresa de su familia y me ofreció empleo lo pensé como por 2seg y acepte.

Hoy llegue a mi ciudad natal tenia mucho tiempo que no venia sin embargo siempre se siente bien llegar y sentir la brisa de este lugar, aunque traiga malos recuerdos, en fin no quiero vivir en casa de mis padres por eso ya rente un apartamento en el centro en caso de que comience a trabajar en Complex ( así se llama la empresa) me queda cerca, la cita de la entrevista de trabajo es a las 9 según la antipática de la recepcionista, según Valentina es un protocolo que hay que seguir a pesar de que ella casi me contrato, tengo que hablar con una…ingeniera Charly Fernández.

Llegue a la oficina y lo primero que note es que es muy grande trabaja mucha gente ahí, lo segundo la mayoría de las chicas están de muy buen ver. Me dirigí hasta la recepción y le dije a la secretaria que avisara que llegue me di cuenta que cuando aviso que había llegado dijo algo como:”…si ing. por fin llego…” genial la tonta que me atendió la otra vez me dio la cita a una hora tardía y no aviso, bonita forma de empezar a trabajar. Me indicaron en que oficina debía entrar y conseguí a la ing. entrando, hablamos por unos minutos me dijo algo de lo que querían y me pareció bien se ve que es ¡muy recta! Es muy seria, bastante formal, su ropa esta impecablemente planchada, su cabello negro largo pero recogido sin un cabello fuera de lugar, su oficina perfectamente ordenada, tenía una camisa azul, un pantalón grisáceo zapatos negros. Es muy sexy, me gustan las mujeres así, se ve que hace ejercicios, su cuerpo esta muy tonificado, su piel canela muy tersa, es delgada pero con un buen trasero, senos pequeños y ese aire de ser algo dominante, la verdad hasta me excite un poquitín debo ser la primera a la que le pasa eso en una entrevista de trabajo.

Han pasado unos días desde que comencé a trabajar Quedamos en vernos hoy a las 5 pm en la construcción para mostrarle lo que he hecho y darle mis ideas para continuar el proyecto, espero que llegue pronto ya todos los obreros se fueron y no me gusta quedarme acá sola.

————————————————

Mientras voy en camino pienso en todo lo que tengo por hacer, lo que hice hoy casi todos mis pensamientos son trabajo, salvo por el hecho de que es viernes y tal vez visite a mi mama mañana, hace como 1 mes que no la veo y me hace falta. La arq. Linares me dijo que llegue a las 5pm eso para mi son las 4:55 es mejor llegar antes, apenas entre me di cuenta de que el lugar estaba completamente solo, hasta llegue a pensar que ella se había ido, pero vi su carro y subí, la estructura esta casi completa así que no es muy peligroso.

Cuando llegue al piso en el que se encontraba la vi de espalda esta vez si no pude ni disimular la mirada que le di, cargaba un jeans muy ajustado pude ver su trasero casi a plenitud esta como para nalguearla toda la noche, volteo cuando sintió mi presencia, se dio cuenta de que la veía y sonrió con picardía.

Rebeca: buenas tardes ing. Como esta? Usted como que mira mucho no?

Charly: (ruborizada) hola bien y usted? Este… si bueno vengo viendo el avance de la obra.

Rebeca: (con una picardía inocultable) venga conmigo para mostrarle bien todo…

Dice esto y me pasa muy cerca, tanto que me rozo el pantalón con su trasero. Trato de mantener la seriedad, pero es difícil ella tiene algo que me encanta y le quiero hacer el amor ¡ya! Me comenzó a hablar mas cerca como insinuándose.

Rebeca: como podrá ver hemos avanzado mucho y su usted me lo permite podemos avanzar mas, le tengo propuestas interesantes (sonríe y se muerde el labio inferior)

Me quede con la boca abierta con ese gesto, me excite, le seguí el juego, me acerque lo mas que pude a su boca y respondí.

Charly: me encanta lo que muestras, y estoy segura que lo que me quieres proponer es más que interesante, tentador.

Me beso y yo correspondí era un beso apasionado, largo, muy fogoso, me excite mas de lo que ya estaba y se que ella también porque comenzó a dar pequeños gemidos y se movía queriendo tener mas contacto con mi parte intima. Se apretaba más a mí y comenzó a acariciarme toda, mi espalda, mi cuello, mis senos, mi trasero lo apretaba y me empujaba hacia ella yo solo me dejaba, me gustaba verla así, casi suplicando por sexo, empecé a besar su cuello, mordí el lóbulo de su oreja y dejo salir un gemido un poco más fuerte, ame su cuello es muy suave y el camino a sus senos se desabrocho la blusa para que estuviera mas comoda, sentí que estaba en la gloria mientras metí la mano dentro de su pantalón para tocarle el trasero suave y firme lo apretaba y sentía como se excitaba mas, podía apostar que estaba muy húmeda, la nalguee y casi me arranca la camisa ese gesto me hizo sonreír.

Rebeca: no seas cruel me tienes a millón…

No me importo su suplica, seguí mi juego lento, desabroche su pantalón y, metí la mano dentro de su braguita justo como me lo imagine, estaba muy húmeda y eso termino de explotar mis sentidos, la tome con fuerza por el brazo y la lleve hasta donde estaba un andamio y algunas herramientas la coloque de espalda a mí sosteniéndose del andamio que le quedaba como mesa y termine de bajar su pantalón, y comencé a besar su trasero, lo bese lo mordí al mismo tiempo que tocaba su vagina suave, húmeda, caliente, toda una delicia, ella gemía, se mordía los labios y se retorcía de placer. Así estuve por un rato hasta que decidí voltearla y lamer toda su vagina, perfectamente depilada, comencé por la orilla de sus labios muy suavemente, casi sin tocar su clítoris ansioso por recibir mi atención, a medida que más tardaba más ansiosa esta ella, se movía queriendo apretar su vagina con mi cara.

Rebeca: dame más!!! Tócalo ya!!! Anda!

No me hice esperar di una ligera mordidita a su clítoris y fue como dinamita, dio un gran gemido, mientras yo seguí chupando ese pequeño centro del placer y ella cada vez se movía más, pude sentir como un orgasmo casi la hacía desvanecerse, luego se acostó en la misma mesa.

Rebeca: ven, acércate, creo que me has mostrado más tú a mí que yo a ti, quiero devolvértelo.

Dijo esto y lo finalizo pasando su lengua por sus labios de una forma muy sexy, casi puedo decir que soy adicta al sexo oral, y solo imaginármelo me prendió muchísimo me termine de desnudar y subí a la mesa allí sobre ella, estaba muy caliente me puse sobre ella y nos comenzamos a frotar en una danza de éxtasis infinito se mueve muy bien y solo pasaron escasos segundo para que me viniera, fue muy fuerte, sentí vibrar todo mi cuerpo y deje salir un gemido de placer, creo q lo sentí en cada fibra de mi ser ella sonrió, tal vez por saberse dueña de ese gemido y de esa sensación en mi ser.

Me que ahí reponiéndome de uno de los mejores orgasmos que he tenido en los últimos días, y ella se acomodó sobre mí, me empezó a besar y supe que no había terminado, acaricio mis pezones, fue bajando besando mi cuello, mi pecho, mis senos los lamia los besaba me mordía y cada vez me excitaba más bajo hasta mi vientre y se detuvo por unos instantes.

Rebeca: quieres que siga bajando??

Me dijo esto lamiendo mi ombligo, sonreí.

Charly: todavía lo dudas?? Quiero eso desde el primer día que te vi, y clave la mirada en tus senos.

Es muy picara, todos sus gestos destellan picardía y así fue como bajo, y esa boquita es una bendición del cielo, sentí su lengua en mi clítoris al instante, lo lamia con una delicadeza que hacía que me temblaran las piernas, me mordía y a veces ese movimiento era tan rápido o tan lento que me desesperaba, yo solo podía morderme los labios, y la halaba suavemente del cabello ella me miraba mientras me la chupaba eso me enloquecía, quería hacerme ver que disfrutaba tener mi vagina en su boca, y lamer mis líquidos gota a gota, esa imagen de picardía, el movimiento de su lengua, el vaivén de sus senos mientras lo hacía, sus manos una en mi trasero apretando mis nalgas y otra en mis senos, hizo que tuviera un orgasmo más, igual o mejor que el anterior, ver su cara en mi vagina con la boca tan ocupada me lleno de morbo fue esplendido.

————————————————

La ingenierita me salió muy buena en la cama o bueno en el andamio, he tenido parejas sexuales muy buenas pero ella esta entre las mejores, es una sensación medio extraña, porque sentí que me entregue como pocas veces lo he hecho y en mi experiencia eso no es bueno. Es un astro con la boca y esa imagen dominante, el como me agarro con fuerza y me empujo para comenzar a tener sexo me excito muchísimo, me gustan las mujeres con esa determinación hacen que me deje llevar y me vuelva sucia en la cama. Luego de esa sesión tan extenuante de sexo, nos quedamos acostadas un rato reponiendo fuerzas, tampoco fue que nos quedamos abrazadas dándonos besitos y cosas así sino cada una inmersa en sus pensamientos, no se que pensaría ella pero a mi me pasaban muchas cosas por la mente; por ejemplo que no le mostré nada del trabajo que he hecho, que pudieron habernos visto algún curioso que se hubiera colado por ahí, que seguro va a pensar que soy poco profesional y en este caso me importa porque es mi jefa, en ese momento se levanto se limpio un poco el sucio que le quedo en la espalada porque el andamio estaba lleno de tierra, recogió su ropa sin decir nada y comenzó a vestirse de espaldas a mi.

Charly: creo que debemos irnos, ya es tarde y se esta oscureciendo.

Rebeca: tiene razón, debemos irnos.

Es muy callada, me da igual ella quería lo mismo que yo, hice lo mismo me vestí, me acomode el cabello y salimos de ahí como si nada hubiera pasado, ella con su seriedad habitual yo revisando mi móvil y algunas cosas que cargaba y nos despedimos cada una frente a su auto.

Charly: nos vemos mañana en la constructora, lléveme el informe allá, que tenga una feliz tardeo o bueno una feliz noche.

Rebeca: Igualmente nos vemos mañana.

Leave a Reply

*