Esposa ardiente

Siempre hemos sido curiosos en el sexo y hemos hablado de diferentes fantasías, en una ocasión quedamos en hacer un trio hmh, se suponía que sería un desconocido pero al final lo hicimos con su ex enamorado de la universidad. Sabía que él ya se había casado y que era un tipo muy ardiente y dotado, por las cosas que ella me había contado así que la noche del encuentro le dimos unas horas de intenso placer turnándonos para lamerle la conchita mientras chupaba la verga del otro, perrito y su pose favorita ella echada con las piernas abiertas para recibirla toda.

Después de unas horas ya cansados nos quedamos dormidos, ella abrazada conmigo y su ex en la cama del costado. Después de un rato de estar durmiendo entre sueños escucho un poco de ruido y con los ojos entre abiertos me doy cuenta que mi esposa no estaba miro a la otra cama y ahí estaba chupándole la verga a su ex sin haberle puesto el preservativo como al principio, estaban tan concentrados que ni siquiera volteaban, me quede sorprendido pero seguí observando en silencio como si siguiera dormido.

Él le decía que seguía estando buena y que se alegraba que le haya avisado para que coincidiéramos esa noche, le decía que quería cachársela a solas como antes, sentir su conchita, etc. ella dejo de chupársela un momento lo miro le respondió que también le gustaría sentir su verga al natural y entonces le pidió en voz baja “cáchame” pero no te vengas adentro, su ex no perdió el tiempo la puso en perrito y se la metió toda y la comenzó a bombear, escuchaba sus jadeos ahogados para no despertarme y veía como apretaba las sabanas en cada metida y es que su ex tenía una verga grande que supongo extrañaría sentir una así, estuvieron un buen rato hasta que él la saco rapidamente ella se lo cogió y le comenzó a lamer la cabecita hasta que se corrió en su boca… se dijeron algunas cosas más y se acostaron como estábamos al principio.

Espero les haya gustado la historia.

Leave a Reply

*