Experiencias de secretaria

En esta pcasion quisiera continuar con una serie que inicie hace tiempo sobre mi trabajo como secretaria de un contador. Para mas info, pueden leer la serie Mi trabajo como secre.

Habia pasado cerca de un mes de que yo habia respondido a un anuncio de busqueda de secretaria. Acudia dos veces por semana a casa de un contador para asistirle en deberes, contesta llamadas, enviar correos, localizar facturas, etc. Durante todo el mes continue utilizando la misma ropa, ya que era todo lo que tenia. Las prendas las habia tomado de mi tia, y tomar mas hubiese sido sospechoso, asi que salvo cambiar entre 3 pantimedias diferentes que tenia, no habia novedad en mi vestir.
Para quienes no esten familiarizados con la trama, yo me cambiaba cada dia en el baño de la casa del contador, que se encontraba en la planta baja, y despues subia, ya arreglada, a la oficina.

Un dia, llegue a las 10 de la mañana, como siempre. Me dirigi hacia el baño, cuando el contador salio de la oficina.
-Oye- me dijo- antes de que entres al baño, necesito que pases por el pago de Katya a la oficina.
-ok- respondi.

El contador siempre respetaba los roles, si me veia de chico me hablaba como tal, y si se referia a mi de chica, hablaba en tercera persona. Reconociendo la dualidad de mi persona, lo cual se lo agradecia mucho, ya que de chico, no me gusta ser obvio, ni nada al respecto.

Subi las escaleras hacia la oficina, y el contador estaba sentado en su escritorio. Entre, y antes de que pudiera gesicular palabra, me dijo:
-sobre la silla esta una bolsa. Tomala, y llevasela a Katya. Dentro esta su pago, se lo estoy haciendo en especie este mes.
-ok-dije mientras revisaba la bolsa.
-si puedes – continuó- comentale a Katya que no es nada pesonal, pero no puede venir a trabajar a una oficina con la misma ropa siempre. Tenemos que tener una imagen aqui.
-yo le digo- respondi y me retire de la oficina.

Baje al baño, y comence a inspeccionar la bolsa. Venian unas faldas, un par de vestidos, blusas de manga larga, pantimedias, incluso habia un baby doll, un corset, tangas y sostenes. Asi como un par de tacones negros.

Saque las cosas y me comence a vestir, empece colocandome una tanguita de color negro que tenia un lindo encaje al frente. Abri uno de los paquetes de pantimedias, y me excito mucho la idea de pensar que eran mias y que yo las estaria estrenando. Eran de color negro, vanizadas. Me las coloque, y despues saque el corset. Me tarde un poco en ponermelo ya que no sabia como se usaba, pero una vez abrochado del frente, solo tuve que jalar los listones de atras, y se comenzo a ajustar. Sentia como me apretaba, e incluso metia la panza para que me ajustara mas. Cuando note en el espejo del baño que ya tenia una cintura femenina y marcada, amarre los cordones atras, haciendo un moñito.
Ya con todo puesto, saque uno de los vestidos, era entallado, muy bello. La parte del busto hacia los hombros y las mangas, era de color blanco, las mangas eran de tela transparente, al rededor del cuello, tenia unos detalles bordados, y unos pequeños olanes. Del busto hacia abajo, era negro, con unos detalles bordados a la altura de las caderas. Totalmente entallado. Debajo del vestido, se notaba un poco el corset, pero no se veia mal. En el espejo me veia curva, y femenina.
Comence a maquillarme, y despues me coloque la peluca. La cual me peine con el cabello recogido. Me coloque al final los tacones, y para mi sorpresa, eran practicamente de mi talla. Los que traia normalmente, eran mas chicos, y durante el dia me los quitaba un par de veces porque no los aguantaba, pero ahora si podria andar de tacones todo el dia.

Comence a guardar todo en mi mochila y a reacomodar las cosas de la bolsa, cuando note que en el fondo de la bolsa, habia una pequeña bolsita de terciopelo negra. La saque y al morar dentro encontre varias pulseras, un collar y dos pard de aretes de presion. Toda la joyeria era de fantasia, pero decidi enjoyarme completamente. Ese dia descubri que no hay nada mas femenino que los accesorios, usar aretes y pulseras me daba un look mucho mas femenino.

Sali del baño con mi nuevo atuendo, subi a la oficina, entre, me fui a mi escritorio, y coloque debajo de este mis cosas. Encendi la computadora, y enseguida comence a ver los pendientes en la agenda que el contador me dejaba cada que acudia a la oficina.

Lei el primer pendiente, que era revisar que las facturas de un cliente estuvieran en prden en su respectiva carpeta. Luego tendria que organizar dos tablas de la computadora y poner los gastos de una cuenta, en eso llegue al tercer punto, y mi sangre se puso helada…

-cita con el ingeniero hernandez a las 11:30- decia la nota.
Empece a pensar a que se referia con cita, ningun cliente lo iba a ver, el salia a verlos. Y menos si yo estaba ahi. Era un hecho que le ayudaba en tareas, pero solo acudia dos veces por semana, porque era una situacion sexual y de juegos de rol, donde el trabajo era lo de menos. Siempre intentaba hacerlo bien, pero yo sabia que aunque me equivocara, a el contador no le importaba, ya que no me tenia ahi por mis habilidades, si no por nuestros gustos privados.

Continue viendo la nota, lei lo demas, y eran tareas sencillas como las primeras dos. En eso, escuche risas que provenian de la oficina del contador que estaba a puerta cerrada. Rapidamente, voltee a ver la hora en la computadora, eran las 11:55, el contador no estaba solo, seguramente estaba con el cliente, y yo jamas me di cuenta de cuando llego. Seguramente mientras me vestia.
Me empezaron a sudar las manos, un escalofrio me recorrio por la espalda, comence a sentir mucho calor, y sentia la adrenalina golpear mi sistema. Veia la puerta del contador, y la puerta que daba hacia las escaleras. Podria correr hacia las escaleras y bajar al baño, entrar, cambiarme y salir como chico nuevamente, ese era mi mejor plan, al menos mejor a quedarme ahi a que un extraño me viera de chica.

Me levante de la silla, camine rapido hacia las escaleras, iba a bajar, cuando record que mis cosas estaban bajo el escritorio, intente correr de vuelta, pero mi poca experincia en los tacones jugo contra mi, mi pie derecho se doblo y cai sobre un sillon que tenia por sala de espera el contador. Me levante, y me seguia doliendo el pie, cojeando me acerque al escritorio, me incline para tomar mis cosas, y se abrio repentinamente la puerta de la oficina del contador. Voltee con asustada, el contador estaba en la puerta y al verme me pregunto si estaba bien, le asenti con la cabeza, y no quise decir palabra. El ingeniero estaba detras, y me veia muy normal, no me hacia caras por ver que era una chica travesti.

-te queria presentar- dijo el contador – este es felipe hernandez, nuestro cliente de las facturas que necesito que me busques.
El ingeniero camino hacia mi con el contador, y a dos pasos de mi, estiro la mano para saludarme. Intente dar el paso para responder el saludo, cuando mi pie que aun seguia resentido, me falseo, y me iba a caer. El contador rapidamente me retuvo junto con ayuda del ingeniero.

-estas bien?- pregunto el contador.
-si – dije en la voz mas femenina que pude, aunque se escuchaba ridicula- solo me torci el pie hace unos momentos que entre a la oficina.
-con razon te veias palida cuando abrimos la puerta- dijo el ingeniero. Yo solo sonrei.
-sientate en el sillon- dijo el ingeniero mientras me tomaba de la mano y me ayudaba a sentarme.
Ya que estaba sentada, el ingeniero se hinco frente a mi, me pregunto que pie me dolia, le comente, y me tomo delicadamente del tobillo, me quito la zapatilla, y con sus manos comenzo a tocarme la zona, mientras me preguntaba si me dolia. Le dije que no, que solo al apoyarlo. El ingeniero comenzo a darme un masaje en el tobillo y el pie, mientras lo giraba despacio.
– parece que no se te va a hinchar, solo fue la torcedura.- dijo el ingeniero mientras seguia con el masaje. -de cualquier forma, algo de hielo te podrias poner.
-tengo hielo en la cocina, dame un segundo- dijo el contador y salio de la oficina.
El ingeniero siguio dandome el masaje, sus manos firmes pero con un tacto gentil hacia mi, ya no sabia si me dolia o no, pero el masaje era tan rico que no queria que terminara.
-desde cuando te vistes?- me pregunto el ingeniero. Me sobresalte un poco por la pregunta, y tras unos momentos, respondi:
-desde peque me gustaba usar ropa de una de mis tias, y pues hace poco empece con el contador.
– ya sabia de ti- dijo el ingeniero – el y yo somos amigos desde hace mucho tiempo, y hace poco me conto que habia tenido sexo con un jovencito travesti. Aunque, no pense que te tuviera como secretaria tambien, creo que tiene muchos fetiches y fantasias mi amigo.
-algo asi- respondi apenada por su comentario, me hizo darme cuenta de lo incomodo que es que un tercero sepa que alguien tiene sexo contigo, y te lo diga directamente.
– Aunque… -prosiguio con su charla – soy de la opinion de que todos tenemos gustos sexuales exoticos. Todos tenemos fetiches, y deseos. Me da envidia que el los pueda realizar.
-tambien para mi es un gusto exotico el venir aqui- le respondi.
-si me permites confesarte -dijo- a mi me encantan los pies femeninos, y mas con medias. Los tuyos son bonitos.
Me sonroje con su comentario.
-pues da usted unos masajes muy ricos, se ve que tiene experiencia en tratar pies delicadamente- le dije.
El solto una carcajada, y despues me vio seriamente a los ojos y me dijo
-este masaje no solo lo disfrutas tu- y coloco mi pie sobre su entrepierna, y claramente senti la cabeza de su pene erecto bajo el pantalon. Dejo mi pie ahi unos momentos y mientras con una mano me sostenia el tobillo, con la otra me acariciaba la pantorrilla.
Se escucho al contador subir las escaleras, y rapidamente separo mi pie de su cuerpo, y lo sostuvo con sis manos. El contador entro con una bolsa con hielo, que me colocaron sobre el tobillo, y despues tendieron una toalla en el piso para que reposara el pie unos momentos.

El ingeniero se levanto, y le dijo al contador que se iria entonces y regresaba mas tarde, para recoger la carpeta con las facturas que necesitaba. Se retiro, y me quede sentada en el sillon con el hielo sobre el pie.
El contador regreso a la oficina tras despedir al ingeniero, y se paro frente a mi.
-primer dia que decido hacerle un regalo y se lastima usted los piecitos con los tacones- me dijo. Yo solo atine a sonreir apenada.
-si vas a buscarme la carpeta como te pedia, o prefieres mejor irte a descansar hoy? Te puedo pedir un taxi, y te traigo unas vendas para tu pie- me pregunto.
-si me puedo quedar, ya no me duele tanto- respondi.

El contador se recargo en mi escritorio, y continuo la platica:
-sabes, me excito mucho poderte presentar ante otra persona, y ver como el te acariciaba el pie, me prendia. Pareciera que mas que darte masaje, solo queria andarte tocando.
-pues… -respondi- si me dio masaje bien, aunque cuando bajaste por el hielo, me dijo que le excitaban los pies y me dejo sentir su ereccion con mi pie.
– de verdad?- dijo sorprendido – pues que tonto, yo mejor te hubiera agarrado las nalgas, no creo que te hubieras negado.
-oiga conta, una cosa es que usted y yo, y otra es que yo ande de ofrecida o de dejada.
-disculpame, corazon- me dijo- no te queria ofender, pero yo si lo hubiera intentado en su posicion ates que nadamas andarte agarrando los pies. A todo esto, ya te puedes levantar, o te quieres quedar ahi otro ratito.
Tome mi zapatilla me quite el hielo, y con la toalla me seque un poco el pie, aunque la media seguia humeda. Me coloque la zapatilla, y me levante. Di unos pasos, y como si nada hubiera pasado.
-muy bien señorita- dijo el contador- usted vea eso que necesito, y yo voy a hacer unas llamadas… Oiga, que es lo que trae atras?
-donde?- pregunte asustada mientras me daba la vuelta.
-ah ya vi que es, es mi mano apretandote tus nalguitas- dijo mientras me dio un apreton de nalgas fuerte. Me abrazo, y me dio un beso en los labios, mientras me levantaba la falda, y seguia jugueteando con mis pompis.
-bueno, siga con lo suyo, hasta la tarde le toca, su bono de productividad.- dijo mientras se retiraba, no sin antes darme una nalgada.
Me baje la falda, y me sente en mi silla para revisar el archivo, y poder encontrar lo que me pedian.

Pasadas las 4 de la tarde, llego de nuevo el ingeniero, me saludo, y esta vez se quedo en la sala de espera conmigo. Me pregunto de mi pie, y le agradeci por el masaje. No tardo en decirme que si queria me podia dar un masaje en ambos pies mientras esperaba al contador. Yo solo me rei y le dije que mejor en otra ocasion.
Unos minutos despues, salio el contador, y lo invito a pasar a su oficina. Estuvieron dentro, por media hora, y depues salio el contador.
-oye Katya- me dijo- Felipe nadamas te agarro el pie?
– ehm si… – respondi- aunque, cuando me mostro su ereccion, me acaricio la pierna, pero fue todo.
-ah ok- me respondio.
-paso algo mas conta?- pregunte.
-no, bueno, te iba a preguntar, pero no te me vayas a enojar. En este ultimo mes, te he agarrado mucho cariño, y pues ya viste que decidi invertir en cosas para que uses aqui. Y pues esas te las regalo, iban a ser tu sueldo, pero mejor que sean un obsequio, y aparte te pago en efectivo.
-a donde quiere llegar, conta? -pregunte- me va a correr o algo asi, hice algo mal?
-no corazon- me dijo – para nada, solo queria proponerte algo, pero no te qiero ofender y no quiero que te vayas.
-pues digame que me tiene asustada.
-como te sentirias de tener sexo y que alguien mas te vea?
-ay no me diga que quiere que me acueste con su amigo.
-no, mi amor, pero me excitaria que el nos viera, y que se masturbe. El esta interesado en algo asi, le gustas mucho y eso que el no es como yo, pero pues contigo que estas bien linda, pues a cualquier tipo se le para la verga, la verdad.
-pues si me genera curiosidad, pero no se si pueda. Si me siento incomoda, podriamos detenernos?
-si, mi amor, si no te dan ganas y te sientes incomoda, me dices y le paramos. Vente, entonces, antes de que te lo pienses dos veces.

Me tomo de la mano y me llevo a la oficina. Entrando, estaba el ingeniero sentado en una de las sillas frente al escritorio, pasamos y el contador cerro la puerta con llave. Nunca habia hecho eso, pero decidi no preocuparme.

Camine hacia el escritorio, y note que el ingeniero tenia el pene de fuera, y se estaba masturbando, al pasar junto a el, me tomo de la cintura, y me paro junto a el.
-entonces te la vas a coger ahorita?- le pregunto al contador, mientras me acariciaba las piernas.
El contador abrio su escritorio, saco lubricante y un condon, y despues me dijo directamente que me sentara frente al ingeniero, sobre el escritorio, asi lo hice. El ingeniero me acariciaba las piernas, y despues me pidio que me quitara los zapatos.
Me tomo de los pies descalzos, y coloco ambos sobre su pene.
-masturbame con tus piecitos, hermosa- me dijo.
Con ambos pies, abrace su pene, y comence a moverlos de arriba a abajo. El cerro los ojos y me tomo de las pantorrillas. Mientras el contador nos veia.
Segui acariciando sus genitales con mis pies, y despues el tomo uno de ellos, lo llevo a si boca, y comenzo a besarmelo. Lo besaba todo, y depues lo lamia, podia sentir su lengua intentando entrar entre mis deditos de los pies, pero las medias se lo impedian. Ya que hubo terminado con uno, siguio el mismo proceso con el otro, para despues tomarme de ambos pies, se levanto de la silla, y elevo mis pies. Me recoste sobre el escritorio, el ingeniero, cruso mis pies a la altura de los tobillos, y me levanto las piernas hasta que mis pies llegaban a su rostro. Me pidio que apretara bien las piernas, y que las tuviera bien juntitas, asi lo hice, y senti como empujaba su pene entre mis muslos, hasta que lo metio entre los dos. Comenzo a moverse como si me cogiera, para masturbarse el pene con mis piernas. Mientras, me besaba y lamia los pies. Justo antes de venirse, se detuvo, me ayudo a enderezarme, y se volvio a sentar en la silla. El contador, que habia estado viendo todo, me tomo de la mano, me dio la vuelta y me empino contra el escritorio, como a el siempre le ha gustado hacerme, me bajo las pantimedias, levanto el vestido, y tras hacer a un lado la tanga, me penetro duro. Me hacia chocar contra el escritorio, al parecer el espectaculo con el ingeniero lo habia dejado muy caliente, o queria demostrar que el era mi hombre y solo el me podia coger, como el quisiera. Mientras recibia a mi macho por el culo, voltee a ver al ingeniero, quien se estaba masturbando mientras me veia las nalgas. De vez en cuando, sentia que me agarraba la pierna y acariciaba mis medias, pero me enfocaba mas en la cogidota que me estaban dando.
El contador, se separo de mi, e invito al ingeniero a penetrarme, pero el ingeniero no quiso, ya que habian quedado en que solo el conta me penetraria, y que el podria jugar con mis pies. Yo estaba muy excitada, y entre en la discusion para decirles que no me mportaba quien, pero que me siguieran cogiendo por favor.
-ay mi amor, si se te da bien lo de andar de putita- dijo el contador antes de tomarme por la cintura, y llevarme al piso, sobre una alfombra.
Me recosto boca arriba, y puso un cojin bajo mi espalda, para levantarme mas las nalgas. Me tomo de los tobillos, y me penetro de nuevo, me siguio cogiendo igual de duro, cada que chocaba conmigo, sonaba fuerte el choque entre su cuerpo y mis nalgas. El ingeniero no se quiso perder la accion, asi que se hinco del otro lado, sobre mi rostro, y me jalo de los tobillos hacia el. El conta paso a sostenerse de mis muslos, mientras el ingeniero jalaba mis pies hacia el, y los acariciaba, besaba y lamia con gran excitacion. Mientras lo hacia, yo veia sus testiculos colgando sobre mi frente, asi que como pude, los empece a lamer, el conta lo noto, y le dijo al inge:
-mi niña tiene una pasion por meterse la verga con todo y huevos a la boca, asi como tu la tienes por los pies. Deberias de darle de tu verga un rato.
El ingeniero se acomodo, y metio su pene en mi boca, se movia como si me estuviera cogiendo la boca, mientras seguia entrado con mis piecitos. Sus testiculos se frotaban contra todo mi rostro en los embates de si miembro contra mi boquita.
Mientras el contador, saco su pene, y se quito el condon, para volverlo a meter en mi ano, y seguirme dando.
El ingeniero, de pronto me empezo a apretar fuerte de los tobillos, para despues soltarse de una mano, y tomarme del cuello, senti su pene vibrar de pronto dentro de mi boca, y luego la explosion de semen llenandola. Su pene escupia y escupia semen dentro de mi boca,sentia como que me iba a ahogar, de pronto, me la saco, se puso de pie, y con mis pies se limpio el pene. El conta no tardo nada en hacer su delicioso movimiento acosbumbrado, cuando me jala de los muslos, y la mete toda, para escupirme el semen en el ano. Aunque siempre se habia venido afuera, o en el condon, pero esta vez me eyaculo todo adentro.
Se levanto el contador, y me dijo:
-Katya, no te limpies el culo ni la cara, todavia tienes semen escurrido, alrededor de la boca, y el culo ahora si te lo deje bien floreado. Acomodate la ropa asi como estas, y salte a tu escritorio.
Me acomode la tanga, y me subi las pantimedias, me baje de nuevo el vestido y tras colocarme las zapatillas, sali de la oficina. Me sente en mi silla como me lo pidieron, sin limpiarme, y sentia el aire que entraba por la puerta de las escaleras darme en el rostro, y lo frio del semen que aun me quedaba. Pasando unos minutos, senti el semen seco y pegajoso en la piel, asi como mis pantimedias mojadas a la altura de mi culo.

El ingeniero salio unos momentos despues, y se despidio de mi desde la puerta:
-adios bonita, ten linda tarde. No te doy beso, porque estas toda cochinita, la proxima te doy dos.
Despues salio el contador, y me dijo que me veia el miercoles, despues se regreso a su oficina, y no cruzo mas palabra conmigo.
Me dirigi al baño, con mis cosas, para cambiarme. Me desmaquille y me lave bien la cara, me lave los dientes, por cualquier residuo que me pudieran ver, despues me vesti. Decidi irme con la tanga y las medias debajo de mi rooa de chico. Sali, y tome el camion. De regreso a casa, me sentia incomoda entre la gente, con el culo mojado, y quizas alguien podria oler el sexo que acababa de tener.
Llegue a casa, escondi mi nueva ropa, despues entre el baño, y al bajarme las medias y la tanga, note como estaban todas escurridas del semen del contador que se habia escurrido por mi culito. Al parecer si me habia roto el culo con tanta cogida, que se me escapo el semen que me dejo, y claro, despues de un dia como ese, cada gotita cuenta, asi que me quite las medias y la tanga, y me comi todo el semen que habia caido en ellas. Era algo que debia tener dentro de mi, como un lindo recuerdo.

Bueno, hasta aqui este relato. Espero les haya gustado, ya saben que pueden escribirme aqui, o a mi correo: kati_tv @ hotmail .com
Espero sus mensajes, besos!

Leave a Reply

*