Feminizado por mis compañeras de departamento V el

Ha pasado tiempo desde que fui cogido vestido de niña gracias a mi roomie Laura. La verdad, me costó mucho trabajo soportar la humillación, pero con el tiempo debo admitir que fue por mi bien. Ahora tengo unas hermosas tetas 34b, mi transición fue muy difícil las hormonas me hacían llorar por todo, sufrir mucho física y emocionalmente. Fue por esa razón que tuve que dejar mi trabajo, mis jefes notaron mis pechos, las burlas, las humillaciones y demás hicieron que me liquidarán. Es muy difícil encontrar trabajo como nena, pero pude conseguir papeles y ahora me llamo Dany, desafortunadamente no me validaron mis estudios por lo que tuve que tomar un empleo de cajera en un supermercado mientras termino mis técnicos estudios de belleza.

Debo admitir que me siento muy contenta conmigo misma, mis compañeras de la academia me quieren, las cosas están saliendo bien a pesar de no tener el dinero que tenía antes. Mi día inicia prácticamente a las 5:00 de la mañana, preparo el desayuno para mis amigas me baño me visto, me pongo mi uniforme (Una playera tipo polo a rayas ajustada, unos jeans azul marino, unos flats y me dirijo al trabajo). El camión es un poco pesado, pero a todo se acostumbra una; debo aceptar que si es horrible viajar en transporte cuando la gente te trata como mujer, a veces muchos señores se te restriegan y cosas así. El trabajo no tiene mucha complejidad prácticamente es pasar los artículos por la fila y pagar, el ambiente es muy pesado y los chicos se me insinúan y me hacen muchas marranadas que tengo que aguantar por miedo. A pesar de las hormonas y que vivo como chica aún conservo mi pequeño pene, vi en internet como se hacía la operación de cambio de sexo y la operación me dio terror, además de contar con dinero. Escondo mi pequeño pene con cinta de aislar y una pequeña braguita. Aún tengo a veces que mostrarlo, en la noche cuando llegan mis amigas algunas veces me hacen ver como son folladas por sus conquistas. En algunas ocasiones me presentan como su ex novio mariquita que no puede complacerlas, mientras veo como gozan de placer en manos de algunos chicos. Algunos chicos humillan diciéndome cosas y en algunos casos mis amigas me obligan a chupar sus pollas. Cuando el tipo es un poco sádico me hace mostrarle su pene y eyaculan sobre mis cositas para marcar su territorio; esto ultimo idea de Laura quien dice que esto me ayuda a ser más femenina.
Debido a las pastillas que me consigue Lau y me obliga a tomar mi pene ya no se levanta. A pesar de ello, mis amigas se esfuerzan por excitarme en algunas ocasiones besandose entre ellas o poniendo viagra en mi comida. Ahora la única manera que tengo de conseguir un orgasmo es usando mi culito. Al principio ellas me hacían meterme vibradores o me penetraban con un arnés, pero ahora ya no quieren hacerlo y tengo que irme bien putita a ofrecerme a un macho que me quiera penetrar. Al principio me daba mucho asco, pero ahora ya me resigne a ese humillante momento y cada vez me gusta un poquito más. Debido que muchas veces tengo que buscar quien me ayude a vaciar mis bolitas, prácticamente toda la cuadra me ha follado. Es un poco horrible la mayoría de ellos me trata como el mariconcito afeminado al que todo mundo se ha follado. Pero lo más denigrante es cuando mis amigas, hacen sus reuniones donde me hacen un poner un traje de mucama muy cortito y atender a sus invitadas. Quienes se divierten conmigo de maneras muy denigrantes. A pesar de lo denigrante mi situación me da mucho placer, lo que me hace sentir muy culpable. A veces veo mis fotos de cuando era hombre y me gustaría volver atrás, pero cuando me veo en el espejo y veo me gusta lo que veo es cuando digo que todo vale la pena. Aquí les dejo unas fotos, les envío un beso y les pido que me digan que opinan en los comentarios. FIN.

Leave a Reply

*