Fóllame, mi cuerpo es tuyo

La noche era húmeda. El mar estaba agitado, y las olas
rompían con brusquedad en la orilla. Oscar, mi novio, Sara, mi mejor amiga y yo
éramos los únicos habitantes de la cala solitaria… en un pueblo de Almería.

Habíamos estado de copas, y el mareo y la confusión nos
habían llevado hasta allí. Los tres estábamos tumbados sobre la arena,
escuchando y sintiendo los sonidos de la naturaleza marina. Yo me levanté y me
dirigí hacia la orilla, dejando mis zapatos sobre la arena. Llevaba una faldita
de playa y podía sentir el viento suave en mis piernas desnudas. El agua rozó
mis pies, y una ola me empapó la ropa. La falda y la blusa que llevaba quedaron
ceñidas a mi cuerpo, y mis pezones, erectos por el frío, se me transparentaban a
través de la blusa.

Con las manos mojadas me refresqué la cara y volví al lugar
donde se encontraban mis acompañantes. Me llevé una gran sorpresa cuando vi que
Oscar estaba tumbado al lado de Sara, y esta tenía un pecho fuera mientras Oscar
lo lamía y chupeteaba su pezón completamente duro y erecto. Sara gozaba y
acariciaba el pelo de mi novio. Estaban tan concentrados en lo suyo que ni
siquiera me oyeron acercarme. Sentí una mezcla entre celos y excitación, de
forma casi inconsciente dije en tono desafiante:

Oscar…fóllame! fóllanos a las dos, mi cuerpo es
tuyo…!

Los dos me miraron perplejos. Oscar me fusiló con la mirada,
centrándose en mis pechos. Se veían muy apetecibles notándose bajo mi blusita
rosa.

Se incorporó y Sara siguió tumbada, con el pecho fuera y
contemplando mi figura.

Oscar se acercó a mi diciendo:

Quiero teneros a las dos, las dos para mi solo…

Y amasando mis pechos sobre la blusa acercó su lengua
buscando la mía. Yo le respondí, y nos fundimos en un beso de lo más erótico, a
los ojos de Sara, que se levantó y se colocó detrás de mi, quitándome la falda y
bajándome las braguitas. Oscar desabrochó mi blusa, dejando mi pecho al aire.
Lamía mis tetas un poseso, mientras Sara, todavía detrás de mi se desnudaba
completamente. Desabroché el pantalón de mi novio y cayeron hasta tocar el
suelo, la erección era notoria a través del calzoncillo. Se lo bajé y su polla
inmensa quedó a mi disposición. Me arrodillé y Sara lo hizo también, colocándose
a mi lado. Las dos empezamos a lamer su polla. Yo me ocupaba de la puntita y
ella recorría sus huevos de cabo a rabo. Oscar nos tenía cogidas a las dos por
la cabeza y gemía sin parar.

– Ahhh! Siii…como me gusta, comeros mi polla!

Un inmenso chorro de semen empapó nuestras caras, y las dos
lo tragamos gustosas, como dos perras hambrientas. La forma en que mi novio
gritaba era nueva para mi, estaba fuera de sí. Seguimos chupando su polla,
limpiando hasta la última gota de semen, hasta que tuvo una nueva erección, tan
grande como la anterior. Nos hizo parar y quiso que nos tumbáramos juntas. Sara
encima de mi, con su coño en mi boca, a cuatro patas, y yo con las piernas
abiertas , facilitando el acceso a Oscar. Él introdujo su lengua en mi oscura y
húmeda cueva haciéndome chillar de gusto, mientras yo me comía el coñito de Sara
que se retorcía en la arena clavando sus dedos en ella. La escena era de
película, Sara y yo gemíamos como putas y Oscar se acomodó sobre mi, clavando de
un golpe su polla lubricada por nuestras salivas. Me la enterró por completo, y
yo salté de la impresión introduciendo más la lengua en el coñito de Sara, que
en ese momento se corrió en mi cara. Oscar me envestía sin parar con sus manos
apoyadas en la arena y Sara se levantó y se puso a cuatro patas a mi izquierda.

Yo también quiero… (dijo jadeando)

Oscar se salió de mi y se colocó detrás de Sara que mantenía
su culito en pompa, esperando ser penetrada. De rodillas colocó la punta de su
pene en la entrada de Sara y la penetró igual que a mi, de un solo intento. Ella
gemía mirando al suelo, apoyada de hombros con su pelo tapándole la cara.

Siii!!!! Dame más duro…me matas!!!

Yo me incorporé y me puse también a cuatro patas delante de
Sara. Introdujo un par de dedos en mi coño alternando con lametones que me
llevaban a la gloria. Entre los gemidos y jadeos de mis queridos compañeros y el
sonido del mar agitado, me tiré sobre la arena corriéndome de forma salvaje,
quedándome casi sin aliento. Segundos después oía a Oscar vaciándose dentro de
Sara y golpeando su culo con la palma de la mano, mientras ella, mordiendo su
labio inferior entraba en su segundo orgasmo.

Acabamos los tres tirados en el suelo, sonrojados y envueltos
en sudor. Completamente desnudos y bañados por nuestros flujos.

Diez minutos después, Oscar empezó a acariciar su polla, que
de nuevo crecía… Sara tenía los ojos cerrados. Pensé que se había dormido, y
me acerqué a Oscar. Me coloqué encima, retiró la mano de su entrepierna y
haciendo movimientos circulares sobre él, conseguí hacerle gemir. Con sus manos
en mi culo seguí el juego, me movía rozando mi clítoris en su polla. Se
resbalaba en mi coño, mi lubricación era cada vez mayor, y en un movimiento que
hice, noté entrar su puntita. Los dos suspiramos, y agarrando mis tetas, una en
cada mano, me hizo bajar, penetrándome de nuevo. Yo subía y bajaba, presa del
placer… Sara abrió los ojos, se tumbó al lado de Oscar y tomando su mano
izquierda, la colocó en su clítoris. Él la masturbaba mientras yo le cabalgaba.
De nuevo los tres nos abandonábamos al placer. Oscar fue el primero en alcanzar
el cielo, inundó mis paredes vaginales, apretando mi pezón con fuerza. Sara fue
la segunda, gemía como una loca, y yo recibí mi dosis agarrada a los hombros de
mi macho. Me recosté al lado de Oscar, y él nos abrazó a las dos.

Los celos se habían desvanecido, sentía un inmenso cariño por
mi amiga y amaba más que nunca a mi semental. Fue la primera, pero no la última
vez que compartí como una niña buena mi juguetito. Oscar, Sara y yo, pasamos
momentos muy agradables, eso sí, siempre estoy yo presente…o al menos eso
creo. Ojos que no ven, corazón que no siente.

A mi gente. En especial a MUJERFATAL, RODIN, EDY(que dice ser
mi fan nº 1 de México) y AMORICARD del cual soy yo fan. Y por supuesto, a toda
la gente que hace posible que esta página siga adelante.

Leave a Reply

*