HISTORIA DE UNA SECRETARIA 3. El contrato.

A la mañana siguiente, tras aquella noche de sexo con esos dos desconocidos, lo primero que pensó Marta fue en su novio. Encendió su móvil y vio 3 llamadas perdidas suyas y otros tantos mensajes de WhatsApp. Tenía que hablar con él y decidió llamarle.

A.- ¿Sí?

M.- Hola Alberto.

A.- Joder Marta, ¿dónde andas? Te estuve llamando.

M.- Perdona cariño me quedé dormida y con el móvil sin batería. Me acabo de levantar y lo primero que hago es llamarte.

A.- Ah vale… Bueno, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

M.- Bien… Tengo que darte una buena noticia.

A.- ¿Ah sí? ¿Cuál?

M.- Tengo trabajo… Bueno luego te cuento mejor… ¿Te parece que comamos juntos en mi casa? Mis padres a esa hora no están… ¿Te parece?

A.- Venga perfecto, luego voy.

Marta se fue directamente a la ducha. Tenía que limpiar algún resto de semen que quedaría por su cuerpo. Tras esto tomó camino hacia la oficina donde había realizado la entrevista, con sus dos contratos firmados.

Llamó y Patricia abrió la puerta.

P.- Hola, ¿qué tal Marta?

M.- Bien… Vengo a traer esto, Javier me pidió que debía ir firmado.

P.- A ver…… Perfecto Marta, buen trabajo. Espera un segundo.

Patricia se metió en una salita y sacó un móvil iPhone último modelo junto a un cargador. No era nuevo ya que no estaba en caja, pero tenía muy poco uso. Patricia dijo:

P.- Esto es para ti, sólo tiene dos contactos en la agenda: el mío y el de Javier. Para cualquier cosa nos pondremos en contacto contigo y lo mismo al revés, ¿ok?

M.- Vale perfecto, muchas gracias. ¿Cuándo es el viaje?

P.- Hoy es martes, el jueves salís para Valencia y el domingo estareis aquí. Ya te mandaré los billetes de AVE, más ropa y alguna cosa más.

M.- Genial, muchas gracias Patricia. Pues ya me marcho.

Patricia dio dos besos a Marta y le entregó su copia del contrato. Esta se fue a casa para esperar a su novio Alberto.

Allí tranquila buscó en Internet la empresa para la que trabajaba. Encontró su razón social en el contrato, puso en google:

ASESORES FINANCIEROS SERENA Y ASOCIADOS.

Y en google encontró, asesoria financiera y gestora de activos financieros y grandes fortunas.

Se sintió aliviada al ver que se trataba de una empresa legal… Otra cosa era su forma de conseguir los contratos. Tras unos minutos en Internet sonó el timbre de su casa. Fue corriendo a abrir, deseaba ver a Alberto y tener sexo con él. Lo ocurrido la noche anterior le hacía sentirse mal.

Para su sorpresa comprobó que no era Alberto. Era el mismo mensajero del día anterior, esta vez con una maleta que pesaba mucho. Corriendo fue a dejarla en su habitación, no quería que su novio viera el tipo de ropa que le obligaban a vestir en la compañía.

Volvió a sonar el timbre, y está vez si era su novio.

M.- Hola cariño.

A.- Hola Marta.

Ambos se fundieron en un beso apasionado. Pasaron dentro de la casa y se sentaron en el sofá. Entre roces y besos, Alberto dijo.

A.- Bueno, cuéntame, ¿dónde vas a trabajar?

M.- Voy a ser la secretaria de dirección en una asesoría financiera.

A.- Que bien.

M.- Bueno tiene algunos inconvenientes.

A.- ¿Ah sí? ¿Cuáles?

M.- Te exigen viajar obligatoriamente, y no hay horarios.

A.- ¿Y has aceptado?

M.- Sí, el sueldo son 3500 euros al mes.

La cara de Alberto cambió.

A.- 3500 euros……. Joder… ¡Que pasada! Has hecho bien en aceptar Marta… ¿Y cuándo es tu primer día?

M.- Desde hoy ya estoy de alta, pero hasta el jueves no salgo de viaje a Valencia.

A.- ¿Y vuelves?

M.- El domingo.

A.- Bueno son 4 días, merece la pena el sueldo.

M.- ¿Estás contento?

A.- Por supuesto, has tenido mucha suerte, me alegro por ti.

Marta miró a Alberto con dulzura, se sacó la camiseta que llevaba y dejo al aire sus tetas, ya que no se ponía el sujetador en casa. Alberto supo lo que tenía que hacer, empezó a lamer esos pezones y a amasar las tetas de Marta, mientras ella con sus manos buscaba desabrochar los pantalones de su novio para tocar su polla ya erecta. Alberto se puso de pie mientras Marta seguía sentada en el sofá. El joven se despojo de toda su ropa, y apuntó con su pene a la boca de su novia. Su polla era de unos 15 cm, bastante gordita y tenia el bello recortado. Marta no tuvo más remedio que abrir la boca y en un par de segundos su miembro había desaparecido dentro de ella, igual que desapareció la de Jorge, el joven director financiero esa misma noche. Marta comenzó a comprender que mamar pollas iba a ser bastante habitual en el futuro por culpa de su nuevo empleo, así que lo mejor sería empezar a acostumbrarse a ello. Y con quien mejor que con su novio. Marta empezó a lamer y pajear la polla de Alberto, que respiraba con sofoco por la mamada que Marta le estaba haciendo. Tragaba más de lo habitual y él estaba encantado con eso. Tuvo que pedir que dejara de chupar o si no se correría en pocos segundos. Marta sacó la polla de su boca y se quito el pantalón que llevaba para estar por casa. Un tanga negro era la única prenda que ella vestía en ese momento. Se colocó de rodillas en el sofá, apoyando sus brazos en el respaldo y dejando su culo en pompa a merced de su novio. Este retiró la tira del tanga, y al ver ese coño empapado metió de golpe su polla. Marta gimió durante unos segundos, pero enseguida su excitación se vino a abajo, en el momento en que notó como su coño era inundado por el semen de Alberto. Ella no consiguió llegar a correrse pero no le importó, ya que creía tener una cuenta pendiente con su novio, por lo ocurrido la noche anterior.

Alberto sacó su polla ya flácida del coño de Marta, y ambos fueron al cuarto de baño a limpiarse. Tras comer y dormir un rato en el sofá, el novio de la joven se marchó y esta se fue a la habitación, a descubrir lo que había dentro de la maleta.

CONTINUARA………..

Leave a Reply

*