Impresiones de una sesion a tres.

¿Qué me gustó de la sesión? es fácil de responder…TODO!!! Desde el clima que creaste desde que entré que me hizo sentirme confiada, sin miedos y con la mente abierta para sentir y disfrutar desde el minuto uno; hasta poder quedarme un ratito a solas contigo al final, pasando por toda la sesión por supuesto. Pero vayamos despacito como a ti te gusta…

Pues eso, tus palabras me ayudaron a tranquilizarme, a sentirme segura y dejar mis miedos a un lado. Y tus “torturas” a calentarme y sacar mi lado más animal. Cuando me tenias en la cama con las bolas puestas y tu polla rozando mi entrada me estabas volviendo loca y solo podía pensar “fóllame”, en mi cabeza no había sitio para pensar ni en las bolas, ni en terceras personas que estaban por llegar ni nada que no fuese tu polla. Me jode admitirlo pero en el fondo me gusta que me tortures así, que eleves mi deseo a la máxima potencia. Después de los azotes en el coño, tu polla recordándome quien manda y ese primer orgasmo ya estaba totalmente entregada a ti, a quien tú quisieras, a lo que tú quisieras…

Creo que por eso cuando llegó R estaba tan receptiva. No esperaba que nada mas llegar la pusieses a comerme y aunque tenia los ojos cerrados podía ver perfectamente la imagen en mi mente, ella arrodillada entre mis piernas y tu mirando y eso me excito muchísimo. Empecé a pensar en las veces que me habías relatado esa escena mientras follábamos, en el relato que había leído el día anterior y en cuantas veces lo había vivido en mi imaginación y la verdad que todo aquello era mucho mejor de lo imaginado. Así que mis orgasmos no se hicieron rogar demasiado…

Me gustó mucho que evitases el contacto visual entre nosotras en un primer momento, creo que nos ayudó a ambas a deshinibirnos y le dio un puntito morboso muy interesante.

Cuando me llegó el turno de devolverle el placer estaba encantada, tenia ganas pero también un poco de miedo de no estar a la altura, tenía que devolverle nada menos que 3 orgasmos sin tener ni idea de comer un coño. Así que estaba tan ensimismada en ese coñito que no pensé en si me follarías o no en ese momento, así que sí me sorprendió cuando me quitaste las bolas para follarme. Y por supuesto me encanto!! porque como bien sabes era una de mis fantasías pero… me costaba estar a la dos cosas y mas viendo que no estaba dando el placer esperado a R. Pero como mi Amo siempre está en todo, decidió echarme una mano (Gracias!!) porque estaba empezando a sentir esa sensación de frustración de la que me hablaste en alguna ocasión al esforzarte en dar placer y no obtener los resultados esperados.

Y aquí llega lo que más me sorprendió de esta sesión por mi reacción. Cuando me pediste que te mirase a los ojos y me masturbase mientras tú hacías lo mismo con ella, supiste crear un clima de complicidad entre nosotros con tu mirada y con tus palabras (sin verbalizar, solo moviendo los labios) que no me importó no ser el centro de tus caricias, no sentí nada de celos y disfrute de la escena. Siempre pensé que esto, como mucho, lo soportaría haciendo de tripas corazón, pero la sensación fue muy distinta; lo cuál me sorprendió muy gratamente.

Pero…mi momento preferido fue cuando entre las dos te comimos la polla: disfrute mucho comiendo y dándosela para que hiciese lo propio (aunque no le hacia mucha falta, porque parecía estar tan hambrienta como yo). Me encantó cuando me susurraste que en ese momento mandaba yo, a pesar de ello, no hice mucho uso de mi poder, me limité a disfrutar compartiendo la polla de mi Amo. Me gustó mucho cuando acercaste nuestras cabezas para que nos besásemos y creo que fue ahí donde me dejé llevar del todo, y sí, puede que me olvidase de mi rol por momentos. En ese momento ni me di cuenta, pero después de que me lo dijeses creo que sí (estaba un poco desatada) aunque…creo que a ti no te importó demasiado porque cuando tome la iniciativa para el 69 en vez de pararme le pusiste un almohada a R. para que llegase mejor (de eso sí me di cuenta ;P)

También creo que ella no estaba disfrutando tanto como yo…o no sé, igual no es tan húmeda. En el 69 no tenía el coño mojado y acabo cerrando las piernas (lo que interpreté como que no quería mas) Supongo que no todas las chicas son tan insaciables como yo o simplemente no le estaban gustando mis caricias, eso ya no lo sé (y casi que prefiero seguir sin saberlo)

Como ves, poca queja tengo de la sesión. Al contrario, me sentí muy cómoda y disfruté un montón. Incluso me atrevería a decir que estoy preparada para dar un paso más , y tal vez en circunstancias parecidas a cuando la masturbaste ( manteniendo contacto visual conmigo y dejando que me entretenga masturbándome) puedas follar con otra sin que afloren mis celos posesivos. Si te soy sincera hasta me imaginado la situación durante el día , pero eso ya es harina de otro costal… si quieres te lo cuento en otro momento…

Respecto a que cambiaría de la sesión, creo que nada. Fue perfecta!! Ya te dije que no quise imaginar demasiado sobre como sería, pero desde luego a superado mis expectativas con creces. Tanto halago la hace parecer mi sesión favorita y tampoco es eso (todas y cada una han sido muy especiales y me han encantado) sino que este tipo de sesión, además de deseo, me planteaba muchos miedos y ver como has conseguido disiparlos me vuelve loca de contenta.

Leave a Reply

*