Infiel y embarazada

Hola mi nombre es Irene, tengo 32 años. Soy una mujer alta de 1,75 de pelo largo, ojos verdes, un poco morenita, con unos pechos grandes y alzados, un culo respingon muy bien puesto y con muy buen tipo delgadito y con curvas. Estoy felizmente casada con Daniel, un hombre de complexion atletica (se pasa 2 horas en el gimnasio) muy alto, tambien moreno con pelo corto, pero con un pene un poco tirando a la media (15cm).

Daniel trabaja en una empresa de marketing y ventas en la que siempre esta liado y trabaja horas de mas. Lo compensa con su sueldo que hace que no tenga que trabajar y pueda de vez en cuando disfrutar por las mañanas con mis amigas, ir al gimnasio, de compras, sacar a mi perro Jacky… en fin pura libertad.

Un Miercoles me llamó mi amiga Rocio para quedar y tomar un cafe a la hora de la merienda y contarnos que tal a ido la semana. Me preparé poniendome unos Jeans ajustados realzandome mas mi culito, un sujetador negro a juego con mi culote y una blusa negra de seda muy fresquita. Acto seguido me prepare para salir de casa cuando me llamó mi marido.

-Hola princesa, como estas?

-Muy bien Cariño y tu?

-Estresado como siempre pero bien. Te llamo para decirte que esta noche no puedo ir a dormir a casa porque tengo una reunion de ultima hora con un cliente y me quedo a dormir en casa de Raul

– Vale cariño no te preocupes, conjelo la comida restante y ademas me hace compañia Jacky

– Te compensare princesa, te amo mucho

-Mas te vale cariño, te amooo

Como siempre mi marido anda ocupado y le veo muy poco, suele ser un motivo de nuestros enfados pero con el tiempo lo hemos ido aceptando y es una de las razones por las que no tenemos hijos, él querria dedicarse mas a ser padre pero no puede. Siempre usamos preservativos entonces no hay descuidos para quedarme embarazada.

Tras colgar me pongo mi bolso negro me despido de Jacky y salgo por la puerta. Observo que hace un sol radiante y en el movil miro que pone que hacen 30 Grados (hoy va a ser un dia caluroso)

Llego a la cafeteria y en la terracita esta sentada Rocio saludandome con la mano para que la viera.

Rocio es una mujer normal algo rellenita y que no se cuida nada. Es bajita, rubia, con poco pecho y un culo grande. Está soltera y según ella no hay que fiarse nunca de los hombres.

-Hola irenita! que tal?

-Muy bien roci y tu?

-Yo genial como siempre. que tal con Raúl?

-Pues igual, la verdad que hoy tambn duermo sola por culpa de su trabajo y una reunion

-Ya le vale, nose porque no os habeis divorciado si no teneis un niño de por medio

-Pues porque le amo de verdad Roci. Pero bueno asi le cojo con mas ganas

-Si eso es que le cojes porque segun tú llevas ya un tiempo. Me dijo con media sonrisa

– Ya eso es verdad, ni mas ni menos que 6 meses. ya no se ni que hacer

– Hay muchos hombres para eso Irenita y seguro que el ya se ha adelantado con otra

-No seas asi rocio mi marido nunca haria eso. (reconozco que en ese momento dude un poco)

El sol empezo a pegarnos fuerte, eran las 6.30 de la tarde y tuve que desabrocharme los primeros botones de mi blusa dejando ver un escote bastante sugerente. Al rededor nuestra habia un grupo de 3 hombres mayores aproximadamente de unos 60 años. Uno de ellos es el que mas me llamo la atención. Nunca habia visto un hombre tan mal cuidado, era gordito, con muy poco pelo de color blanco, una camisa a cuadros medio abierta dejando ver el pelo en su pecho, unos vaqueros que parecian que iban a estallar y una barba sin cuidar. Era el tipico hombre que daria algo de asco a muchas mujeres. Para mi sorpresa me empezo a mirar fijamente el escote, no se cortaba un pelo. La verdad es que siempre me han gustado los hombres respetuosos como mi marido y la verdad esa mirada de baboso me hacia sentir incomoda.

Segui conversando sin prestar atencion al viejo verde cuando aparecio el camarero con nuestros cafés, primero sirvió a Rocio y despues al intentar servirme a mi el café se le resvalo y me salpicó el pantalón, de un brinco por lo caliente que estaba dije:

-Joder!!

y el camarero con un tono de preocupacion y exaltado

-Lo siento mucho! Deja que lo limpie y te ayude

– No dejalo, voy al baño a echarme agua fria

Me levanté y fui al baño. Al entrar me di cuenta que en esa cafeteria el baño era de los tipicos individuales que puedes cerrar con el pestillo antes del lavabo y tener el baño todo para ti. Mi descuido fué que no cerré y mientras me bajaba los pantalones para lavarme y refrescar la zona afectada el viejo verde entró sin mas en el baño.

-Pero que cojones haces?- Dije con un tono de cabreo

-Tranquila vi que te habias quemado y yo llevava encima una pomada para quemaduras dado que a mi el sol no me sienta bien- Dijo intentando calmarme

La verdad que mi forma de pensar cambió respecto a ese hombre aunque no eran formas. Me subí el pantalon, cogí el bote y le dije amablemente que se fuera.

-Me preocupa que esté muy grave tu herida te importa que la vea para irme tranquilo?- Dijo con una sonrisa como si su forma de actuar fuera la mas normal del mundo

-No te preocupes no es nada, por favor vete- Le dije con algo de miedo por si intentaba algo, aunque hubiese gritado de ser asi.

-Vale siento haberte molestado- Me dijo y se giró

Al girarse se resvaló y rapidamente se agarro a la puerta, yo era muy respetuosa y me acerque y le pregunte que si estaba bien, el se incorporo y se me lanzó a besarme. Yo no pude esquivarle e intentaba apartarle pero era muy pesado y el seguia con su boca junto con la mia y su lengua intentando entrar en mi boca. Me tiró del pelo hacia atras abrí un momento la boca y me metió la lengua mientras me tocaba con una mano los pechos y con otra en mi coño. La verdad que nunca lo habia imaginado pero ese hombre empezo a excitarme en el momento en el que me miraba con deseo en la terraza. Y ahora solo sabia tocarme y besarme con esa pasion. Finalmente empece a ponerme cachonda y le seguí los besos. No sabia que estaba haciendo pero desperté en mi un instinto sexual muy fuerte.

Al final me agarró del culo y se arrimó a mi, la tenia como una piedra y notaba que era bastante grande.

-Vamos zorra baja y cometela- Me dijo el muy cerdo

La verdad que esas palabras sonaban muy fuerte en mi cabeza, pero me excitaron aun mas y como una chica sumisa obedecí y le baje los pantalones con los calzoncillos. Descubrí un miembro muy gordo y largo. Dios santo no sabia como me iba a entrar todo eso en la boca. Me cojio de la cabeza y me acerco a su palpitante polla. Me percaté de que olia muy mal y me quede quieta. Me cortó literalmente el royo pero era ya muy tarde ya estaba de rodillas y no sabia como decirle que no. el me cojio me puso la punta en mis labios mojandome con su liquido preseminal la boca y al final sin pensar me la introduje en la boca. empecé despacio, solo el capuyo que era bastante grande y cada vez mas y mas rapido mientras le masturbaba.

– Joder que bien la chupas puta, sigue asi joder- Dijo entre gemidos y moviendose cada vez mas follandome la boca

-Te gusta cabron?- Le preguntaba, nose que me pasaba estaba fuera de mis casillas

Estaba empapada, solo de chupar esa enorme polla estaba tremendamente cachonda y solo queria que me follase.

Me cogio de los brazos me alzó y me puso contra el lavabo de forma brusca y rapida

-ponte con…. ohhh!-

Le intente decir cuando el cabron me la metio de una embestida super rapido. yo no daba de si ese pollon entro con una fuerza impresionante dejandome sin palabras. era un placer indescriptible. el simple echo de que un desconocido viejo verde y gordo me estubiese follando como a una puta me ponia cachondisima y solo pensaba en que me follase cada vez mas

-ohhhh si follame mas fuerte cabron-

-como te gusta que te follen e perra.. menudo coño tienes, que mojadito ahhh!-

Empece a moverme yo tambien cada vez mas y mas y el cada vez mas fuerte. y al final me corri como una bestia. dios santo el mejor orgasmo de mi vida

-ohhh cabron follame mas quiero mas!!!

-Ya estoy llegando zorra!! uf me encanta tu coño- Dijo arqueandose mas y mas y cada vez mas fuerte y rapido

-No te corras dentro porfavor no tomo nada!- Intente decirle

no sirvio de nada el cabron agarrandome de las caderas no me soltaba y cada vez lo hacia mas y mas rapido destrozandome el coño con su gran polla. Yo intente quitarme pero no podia, el cabron me tenia bien agarrada.

-Quitate imbecil te he dicho que no termines dentro- le dije mientras intentaba quitarme pero era demasiado fuerte y pesado

-no te muevas joder ya voy a llegar-

Me dijo con tono de enfado y dando sus ultimas embestidas llenandome por dentro de leche. era increible no paraba de escupir su miembro mientras el gemia como un loco

– ohhhh zorra joder menudo coño-

Me dijo apartandose y tirandome un par de billetes de 50 en el lavabo

-hijo de puta largo de aqui cabron- Le dije llorando y sintiendome sucia.

No me tome nada pues corro riesgo de una trombosis y unas semanas despues me vino la peor noticia…. estaba embarazada de ese viejo verde.

Me aseguré de pinchar algun preservativo a mi marido la noche que me compensó para que no sospechara nada.

Esa experiencia me marcó pero me hizo darme cuenta de que realmente amaba el sexo

Leave a Reply

*