JC eres el mejor amante que tengo

Gracias a todos por vuestros comentarios en mi primer relato.

Os quiero aclarar que escribiremos dos relatos, cada una de nuestras cuatro primeras aventuras. Generalmente cada 15 días, más o menos, nos damos una escapadita que nos devuelven las ganas de vivir jajaja, cuando escribamos esos 4 relatos seguiremos publicando las futuras aventuras, aunque esas ya las leeréis más espaciadas en el tiempo.

Un besote a todos.

Bien me toca

Mi matrimonio sigue por los mismos derroteros, Manolo no tiene un problema de estrés, tiene un problema de disfunción eréctil y no quiere o le da vergüenza ir al médico para solucionarlo. Me ralla bastante escribir esto porque a pesar de haberle sido infiel aún le quiero.

Ha pasado una semana desde nuestra última aventura y este viernes ha venido por sorpresa el hijo de Ana, Juan Carlos.

Juan C. siempre ha sido como mi segundo hijo, hace un año que no lo veía pero ha cambiado a mejor, con 27 años, 180 cm de altura, de complexión fuerte, pelo corto, negro como su madre, ojos color miel oscuros, lleva barba arreglada de dos días que le hace más atractivo.

Ana- Nena ¿mira quién ha venido a saludarte?

Juan C- Buenas tardes rubia

Rosa- Holaaaaaa, pero que chico más guapo, dame dos besos cariño

Juan C- La rubia más guapa de………, que alegría me da verte, dos besos me parecen pocos Rosa jajajajajaja

Rosa- Zalamero, que me sacas los colores jajajajajaja. ¿A qué has venido tan de sorpresa?

Juan C.- Tengo que solucionar unos asuntos y no podía retrasarlo más.

Ana- Nena ¿podrías acompañarlo el lunes por la mañana? Es que tengo cita con el médico y no me va a dar tiempo.

Juan C. Mamá, que ya soy mayorcito, no me voy a perder jajaja

Rosa- Por supuesto, el lunes te llevo, no voy a dejar que vayas solo pudiéndote acompañar, ni media palabra más.

Juan C.- Vale, vale entendido jajaja

Nuestros maridos tenían cena en la sociedad y se quisieron llevar al chico pero no les dejamos, los tres fuimos de potes, a cenar y a tomar algo después a una discoteca. Estuvimos bailando, Juan C. nos sacó a bailar a las dos, el primer baile en la zona oscura cuando me tenía abrazada por la cintura una de sus manos bajó hasta un poco más por debajo de lo permitido palpándome el inicio de una nalga, fue solo un instante, hice como que no me daba cuenta siguiendo bailando pegados mirándonos la cara, hizo intención de bajar la cabeza para decirme algo al oído pero terminó la canción y volvimos a la mesa donde está Ana, ahora baila con ella en la parte más cerca de la mesa donde estoy sentada mientras los miro desde allí, con su madre baila separado y le descubro un par de veces mirándome las piernas que tengo cruzadas, llevo una falda a medio muslo que deja ver bastante arriba por la parte inferior. Coqueteo un poco con él enseñando más de lo que debería cuando veo que me mira, ahora lo veo como hombre, aunque es un juego peligroso y no quiero hacerle daño estoy dispuesta a correr el riesgo.

Vuelven a la mesa y vamos a la barra a pedir una copa, suena el móvil de Ana y sale un momento ya que no puede oírlo.

Juan C.- Rosa, no sé lo que ha pasado antes

Rosa- No ha pasado nada

Juan C.- Mi comportamiento….

Me retiré un poco mirándole a la cara y le puse mis dedos en la boca en señal de silencio, él sujeto mis dedos y los besó, retiré la mano y le di la espalda, estoy muy nerviosa mirando a la puerta por si aparece Ana, Juan C. me ha cogido por la cintura y me apoyo sobre él, hay bastante gente en la barra y pasamos desapercibidos, estoy sintiendo en la espalda su calor y en mi culo su excitación, Ana no aparece y el juego se me está yendo de las manos

Juan C.- Ven

Cogemos las copas y las pusimos en una mesa, me saca a bailar y vamos directamente a la parte más oscura de la pista, hay bastante gente lo que nos obliga a estar pegados, volvió a bajar la cabeza para hablarme al oído y al girar la cara me dio un sutil beso en la comisura de los labios, nos miramos y mire a la sala, Ana está allí buscándonos, sé que no puede vernos pero decido poner punto final al juego saliendo a buscarla. Nos sentamos en la mesa, tomamos la copa charlando a gritos aunque ahora Juan C. me mira de otra forma y yo también.

Ana- Eran Manolo y Juan que iban a tardar un poco más en llegar

Rosa- Como no volvías fuimos otra vez a menear el esqueleto jajaja

Ana- Estoy un poco cansada ¿nos vamos?

Juan C.- Como quieras

Llegamos a casa, metí la llave en la puerta y los miré para despedirme, Ana había entrado y crucé una última mirada con Juan C.

Ana- Hasta mañana

Juan C- Hasta mañana rubia

Rosa- Hasta mañana

Esa mañana nos levantamos pasadas las 10, Ana me llamó a las 11 para invitarme a desayunar, fui a su casa y tomé un café, JC se acaba de despertar y desayuna con nosotras. Al poco pican el timbre, sale Ana e intercambio miradas con JC

Juan C.- Que guapa estas esta mañana

Me ruboricé e instintivamente miré a la puerta por donde entró Ana.

Ana- Es Manolo que viene por Juan para bajar un rato, esta mañana tienen ruta de vinos jajaja

Rosa- jajaja, bueno chicos voy a preparar el almuerzo, luego nos vemos.

Ana- Hasta luego.

Juan C.- Nos vemos

Estaba cocinando y sonó el timbre, abrí la puerta era JC.

Rosa- Hola guapo, ¿qué quieres?

Juan C.- Estaba aburrido y he venido a ver que cocinas.

Volví a la cocina, él cerró la puerta y me siguió. Estaba frente al fregadero dándole la espalda y lo sentí acercarse, me abrazó por la cintura pegándose a mí

Rosa- Esto no puede estar pasando

Juan C- Siempre me has gustado Rosa

Rosa- Juan por favor

Me hizo girar y quedar frente a frente, acariciándome la cara me hizo mirarle a los ojos, llevé mis manos sobre las suyas y nos miramos un instante, el tiempo que tardó en posar sus labios sobre los míos y besarme, nos separamos, seguía mirándole, estoy jadeante, excitada, nerviosa, expectante por su siguiente paso, vuelve a besarme más intensamente mientras me agarro a su cuello y elevando las piernas que pongo en su cintura, me sube a la encimera, está entre mis muslos saco las pelvis para sentir su contacto. Recobro un momento de lucidez, tengo la falda subida hasta la cintura, estoy jadeante, excitada y en un susurro

Rosa- No Juan por favor no

Ha levantado mi camiseta y subido el sostén, tengo los pechos al aire y me come los pezones alternando entre uno y otro, acaricio su nuca y le voy guiando la cabeza, tira de las bragas y le ayudo levantando el culo para que me las quite, mi voz no suena convincente

Rosa- Juan por favor noooo, esto no está bien

Se separa un poco, le veo bajarse el pantalón y el slip, subo los muslos mientras le miro mordiéndome el labio inferior, sigo acariciándole la cara con una mano mientras que con la otra he subido su camiseta y le acaricio desde el estómago hasta el pecho velludo, le pellizco un pezón cuando siento que me pasea la polla por la raja dando brochazos hasta encontrar la entrada, me penetra con furia contenida tiene una polla normal pero muy gorda que me llena por completo, le atraigo con mis pies para que me la meta entera mirándole a la cara

Rosa- Ahhhhhhhhhhhhhh. Bésame

Me folla con movimientos secos que me levantan el culo de la encimera con cada estocada, nos buscamos la boca y se la como literalmente chupándole la lengua lo que hace que sea más brusco por la excitación, me arranca el primer orgasmo al poco tiempo jadeándolo en su boca.

Rosa- Ummmmmmmmmm me corroooooooooooo Ahhhhhhhhhhhhhhhhh

Juan C.- Que cerrada estás uffffffffffffff que gustazo me das

Rosa- Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh que gorda, me llenas toda

Empecé a mover las caderas siguiéndole el ritmo que él imponía agarrada a su cuello, me sujeta los muslos manteniéndolos en alto lo que hace que quede totalmente expuesta para el goce de ambos, ladeando la cabeza alcanzo un pezón que lamo titilándolo con la punta de la lengua, su follada se vuelve frenética el grosor de su polla me roza todo el interior provocándome un orgasmo continúo que me hace contraer los músculos vaginales aumentando el roce y su placer, siento su orgasmo y le retengo para que no salga

Juan C.- Me corro ahhhhhhhhhhhhhh

Rosa- Siiiiiiiii dámelo lléname de ti

Permaneció dentro hasta que le bajo la excitación aunque no se le bajo del todo y salió de mí. Bajé de la encimera y me agache para darle un chupetón, estaba llena de mis jugos y de su leche, me supo riquísima, pero no teníamos tiempo podía aparecer mi marido en cualquier momento.

Rosa- Vístete porfa que puede venir Manolo.

Juan C.- ¿Cuándo puedo verte?

Rosa- Cuando quieras pero ahora no tenemos tiempo. Y de esto ni una palabra eh.

Juan C.- Por supuesto guapa.

Recogí las bragas y me limpié dos gruesos goterones que corrían por mis muslos

Rosa- Ven dame un beso antes de irte

Juan Carlos se fue y me dio el tiempo justo para lavarme y cambiarme de bragas cuando Manolo entro en casa.

Manolo- Que bien huele cariño.

Rosa- Porque la comida ha de hacerse a fuego lento.

El polvo me había dejado bastante relajada y me eche una siestecilla, me despertó el timbre de la puerta, Manolo estaba viendo la tele.

Rosa- Me has despertado guapa

Ana- jajaja ponme un café ¿tienes pensado algo para hoy?

Rosa- Ven a la cocina

Rosa- ¿Manolo que planes tienes para hoy?

Manolo- Juan y yo vamos a ver el futbol aquí en casa conmigo no contéis hoy.

Rosa- Vale, oído cocina jajaja

Ana- Ponte guapa y vamos a dar una vuelta que Juan C se aburre en casa

Rosa- Vale, en una hora paso a buscaros.

Rosa- Cariño voy a salir con Ana y su hijo, en el frigo tienes para picar.

Una ducha. Braguitas, prescindo del sujetador, vaqueros rotos, camisa vaquera, botas altas de tacón a juego con la cazadora de cuero y el bolso, maquillaje discreto y natural, labios rojos y unas gotas de perfume.

En una hora estábamos saliendo por la puerta

Rosa- ¿Dónde queréis ir?

Juan C- Para lucir dos bellezas como vosotras al casco antiguo y os invito a cenar.

Ana- Vale me apetece salir fuera.

Aparcamos y fuimos haciendo la ruta de pintxos, entramos al baño (las mujeres solemos ir juntas) en uno de los bares.

Ana- Nena, a preguntas claras respuestas claras

Rosa- Of course

Ana- ¿Os traéis algo vosotros dos?

Rosa- Sí, sabía que te habías dado cuenta.

Ana- No me molesta, pero no quiero que le hagas daño.

Rosa- Sin encoñamiento amiga, ha sido un desahogo para ambos

Ana- ¿Y qué tal es?

Rosa- Pffffffffffffffff un semental

Ana- Que cabrona eres jajajajajaja. ¿Vas a repetir?

Rosa- En cuanto me lo pida

Ana- Así estas de contenta cabrona, que envidia jajajajajaja

Rosa- jajajajajaja Te quiero, envidiosa jajajajajaja

Regresamos pasadas la medianoche y me invitaron a tomar la penúltima en su casa.

Rosa- Esperadme, voy a ver a Manolo y decirle que ya estoy aquí.

Mi marido ya está en la cama, me cambié de ropa y me puse un vestido colado de manga corta y mis babuchas de conejitos para estar cómoda.

Rosa- Buenas noches cariño, ya hemos llegado voy a tomar la penúltima a casa de Ana que estamos de cháchara, no te despierto si estas dormido, un beso, hasta mañana.

Manolo- Hasta mañana

Fui a casa de Ana, me serví un café y nos sentamos en el sofá, Juan estaba acostado también.

Ana- Chicos yo tengo sueño, os dejo, un beso nena mañana te llamo. Hasta mañana.

Juan C- Ven a mi habitación

Rosa- Es una locura cariño, tenemos una hora, dos como mucho

Juan C- Vale, que ganas tenía de verte

Rosa- Y yo también

Me levanté, me quité el coladillo quedando en braguitas y zapatillas, fui delante de él hasta su habitación, le ayudé a desnudarse y se acostó desnudo en la cama. Me quité las braguitas y gatee encima y le susurré al oído

Rosa- Déjame a mí, relájate vamos a gozar los dos

Nos comimos la boca jugando con la lengua sus manos amasando mis nalgas y yo masturbando su polla lentamente con una mano hasta que adquiere dureza, la coloco entre mis muslos que cierro aprisionándola, depende del ángulo de inclinación de mis caderas me roza el ano o la vagina lo que me provoca un estado de excitación permanente, el roce de mis pezones con el vello de su pecho aumenta mi excitación estoy comiéndole el lóbulo de la oreja y jadeando, su polla está muy dura presionando hacia arriba, ahora es cuando abro los muslos elevo las caderas y se pega a su estómago, bajo sobre ella frotándola en mi raja llenándola de jugos, presiono el prominente musculo inferior que me produce espasmos de placer rozándome el clítoris, aumento el ritmo de las caderas frotándome porque estoy llegando mi clítoris está ultrasensible y un golpe de su pelvis me hace gozarlo

Rosa- ahhhhhhhhhhhhhh cariño me estoy corriendoooooooooooooo sobre tu polla ufffffffffffffffff que gustoooooooooo

Levanto las caderas y la guio con mi mano hasta la entrada, hago presión y me entra el glande, apoyándome en su pecho levanto mi cuerpo y encojo las rodillas dejándome caer, entra ayudada por mi propio peso, estoy bien lubricada y entra entera hasta hacer tope con los huevos quedándome quieta.

Se impacienta y empieza a dar golpes de pelvis.

Rosa- Nooooooooo déjame a mí, relájate.

Roto las caderas en círculos para adaptarme a su grosor, el roce interior es óptimo produciéndome un sinfín de sensaciones a cada cual más placentera, veo su cara de placer por la estrechez de mi vagina que ahora subo y bajo para dar recorrido a la follada sacándola hasta el borde del glande sin dejarla salir y metiéndola hasta el final

Juan C- No te pares, ufffffffffffffffffffff que gustazooooooo

Rosa- Tócame, pero no te muevas déjame gozarte

Calculado el recorrido, mi movimiento pélvico se hace mecánico con el cuerpo ligeramente inclinado hacia atrás y él amasándome las tetas, es cuando me pellizca un pezón y me frota el clítoris con los dedos de la otra mano cuando me corro por segunda vez con un orgasmo más intenso que me hace caer sobre su pecho temblando con movimientos espasmódicos, mis músculos vaginales se tensan y destensan succionándole la polla, busco su boca porque voy a gritar y le beso descargando mi gozo en ella

Rosa- Ummmmmmmmmmmmmmmmm

Al quedar inclinada le dejo espacio para que se mueva, toma mis nalgas serruchándome rítmicamente, es su turno

Rosa- Siiiii, siiiiiiiii, así, fóllame así, fóllame, me gustaaaaa

Mi orgasmo no cesa, vuelvo a encadenar uno tras otro y ya he perdido la cuenta, estamos sudando, su fuerte olor a macho cargado de feromonas me excita volviéndonos animales, me froto contra él lamiendo sus labios, su cara, su cuello, mordisqueo su oreja hundiendo la lengua en ella, mientras me sigue destrozando con el incesante martilleo empieza a jugar con un dedo rozándome el ano, tengo todos los sentidos en estado de alerta, el dedo presiona mi esfínter que se abre y cierra besándole la yema, quiero que me lo meta, poniendo las manos en la cama me incorporo lo suficiente para ver su cara, nos miramos a los ojos sin decir nada y pidiéndole todo, cierro los ojos y me muerdo el labio cuando hunde su dedo

Juan C- Estoy llegando

Rosa- Lo sé, te siento

Juan C- Córrete conmigo

Rosa- Siiiiiiiii préñameeeeeeeee

Tiene la medida justa para llenarme y rozar el cuello de mi útero clavada a fondo. Su ruego fue como una orden para mí que me hizo alcanzar el enésimo orgasmo mientras disfruté el suyo llenándome.

Caí agotada y feliz sobre su pecho hasta que baja su excitación y sale de mí, descabalgo y caigo a su lado dándole la espalda me abraza pegando su pelvis a mi culo, metí mis pies entre sus piernas y me pegué más a él.

Juan C- Me estas acostumbrando mal

Rosa- ¿Por qué?

Juan C- Te voy a echar de menos cuando me vaya

Rosa- Y yo a ti, por eso vive el momento.

Juan C- De acuerdo guapa, MUAK

Rosa- Me jode, pero me tengo que ir cariño. Mira que no haya moros en la costa tenemos que tener cuidado.

Manolo es un tronco y ni se dio cuenta cuando me acosté. Preferí no lavarme, por la mañana una gran mancha reseca adornaba mis bragas.

El domingo organizamos el almuerzo en mi casa, Ana vino para ayudarme a prepararlo y mandamos a los chicos de potes, a todos jajaja JC también.

Ana- ¿Qué tal anoche escandalosa?

Rosa- ¿Nos oíste?

Ana- Le tuve que decir a Juan que su hijo estaría viendo una porno para aliviarse cabrona

Rosa- jajajajajaja Es el mejor amante que he tenido, perfecto en todo.

Ana- ¿Qué no vais a parar hasta que se vaya?

Rosa- Y me va a joder que se vaya, sí.

Ana- ¿Tan fuerte te ha dado?

Rosa- Sí nena, es solo sexo pero el mejor que he disfrutado.

Ana- Cabrona que envidia te tengo.

No hemos tenido ni un solo segundo para estar solos en todo el domingo, a última hora coincidimos tirando la basura

Juan C- Todo el día viéndote sin poder besarte

Rosa- ¿A qué hora tienes que estar para solucionar tus asuntos?

Juan C- A las 10,30 o las 11 h

Rosa- Vale. A las 08,30 se va Manolo, no te vayas a quedar dormido eh.

Juan C- ¿En tu casa o en la mía?

Rosa- En mi casa y en mi cama, MUAK. Hasta mañana soñaré contigo.

Juan C- Hasta mañana. MUAK. Y yo contigo preciosa.

Oigo el despertador de mi marido y le veo levantarse, me levanto a prepararle un café y algunas pastas que es lo que suele tomar.

Manolo- ¿No vuelves a la cama?

Rosa- He quedado en llevar a JC a hacer los trámites para los que ha venido, Ana tiene que ir al médico y no puede ir por eso me pidió que le llevase.

Manolo- Vale cariño, conduce con cuidado. ¿Regresas para almorzar?

Rosa- Ni idea, depende del tiempo que tarde, te llamo para decirte.

Manolo- Vale, si no vienes almorzaré fuera. Un beso. Hasta luego.

Rosa- Un beso. Hasta luego.

A las 9 sonó el timbre, es JC, le recibí con mis zapatillas de conejo y nada más, apenas entró cerré la puerta

Juan C- Ummmmmmmm me gusta tu vestido.

Rosa- Ven

Fuimos a mi cama y le desnudé

Rosa- Túmbate y déjame a mí, luego podrás participar

Subí encima besándole la frente, los ojos, la nariz, un mordisquito en cada lóbulo de las orejas, la cara hasta llegar a los labios que pinto con la lengua, metiéndola dentro jugué con la suya, bajo a su cuello donde doy mordisquitos, el esternón y sus tetillas que se excitan cuando titileo con la lengua sus pezones, me sujeta la nuca con sus manos

Rosa- No porfa déjame, siéntate en el borde de la cama, túmbate y déjame

Bajo de la cama y me pongo inclinada en medio de sus piernas, beso el abdomen, besito en el ombligo donde meto la lengua, bajo por la línea de vellos que unen el ombligo y el pubis besándolo despacio, está excitado, no lo toco, arrodillada entre sus piernas le doy un lametón en la ingle, beso sus huevos y lamo la otra ingle, vuelvo a sus huevos le hago encoger las piernas sujetándose las rodillas con las manos, ahora está expuesto, huele fuerte a macho, bajo la cabeza y muerdo las nalgas, avanzo tímidamente besándole el periné en dirección hacia el ano al que rozo los bordes con la punta de la lengua tiene un sabor amargo que me encanta, le oigo suspirar

Rosa- ¿Te está gustando?

Juan C- Siiiiiiiii ahhhhhhhhh nunca me lo habían hecho

Se está tocando y le quito la mano

Rosa- Noooo porfa déjame a mi

Hundo la lengua en su esfínter peludito jugando con la punta dejándolo ensalivado, subo a los huevos que chupo alternativamente metiéndolos dentro de la boca, no quiero usar las manos, subo por la caña de su polla lamiéndola hasta el glande que está pegado al abdomen, giro la cabeza y la cojo con la boca es tan gorda que me entra el glande y poco más llenándomela toda, vuelvo a girar para verle desde abajo, le acaricio las piernas subo por las caderas, su abdomen hasta llegar a las tetillas que acaricio con las yemas de los dedos mientras chupo el glande lamo el frenillo y los bordes del sombrerillo buscando su punto F, cuando lamo el frenillo se estremece e intenta sujetarme la nuca con las manos, no le dejo y me concentro en ese punto, le oigo jadear y estremecerse de gusto, me agarra fuerte de las manos entrecruzando nuestros dedos y mueve su pelvis follándome la boca, le doy espacio y me preparo para recibirlo, se hincha un poco más y empieza a inundarme voy tragando a medida que me la va dando, su semen mañanero es muy espeso casi cuajada de un sabor entre dulce y agrio que baja lentamente por mi esófago, retengo en mi paladar las dos últimas descargas, le doy un chupetón y la saco de la boca cuando pierde rigidez. Le atraigo con las manos hasta hacerle sentar, de rodillas subo la cabeza y le miro a los ojos abriendo la boca enseñándole su contenido jugando con la lengua, la cierro y me lo trago volviéndola a enseñar vacía.

Rosa- Gracias por el desayuno, venga dúchate que llegas tarde

Juan C- Ven aquí tenemos tiempo y quiero besarte, me voy a acordar mucho de ti.

Rosa- No te pongas triste y vivamos el momento, me tendrás siempre que quieras. MUAK

Fuimos a solucionar sus asuntos, me invitó a almorzar por lo que llamé a mi marido para decirle que lo veía por la tarde, dimos un paseo agarrados a la cintura como una pareja más

Rosa- ¿A qué hora te vas mañana?

Juan C- Tengo el vuelo por la tarde

Rosa- Perfecto, tenemos tiempo

Juan C- Rosa, me estoy enamorando de ti

Rosa- No por favor, JC no me digas eso

Juan C- Siempre me has gustado como persona, como amiga, pero también me gustas como mujer.

Rosa- Yo quiero a mi marido, a mi forma pero le quiero, no tenemos sexo por problemas suyos y el sexo en la pareja es importante, has aparecido y estoy disfrutando del mejor sexo de toda mi vida, pero es solo eso cariño, sexo. No quiero hacerte daño, disfruta el momento siempre te lo he dicho.

Juan C- No me importa que tengas sexo con otros, pero cuando yo esté ¿Quieres ser mi amante?

Rosa- No puedo querer lo que ya soy, pero para que te quede claro siiiiiiiiiiiiiiiiiiii MUAK. ¿Sabes una cosa?

Juan C- ¿Qué?

Rosa- Tu madre sabe lo nuestro.

Juan C- No me jodas jajajajajaja

Rosa- Pues sí, se dio cuenta el primer día, no recuerdas el sueño que le entró en tu casa la primera noche

Juan C- jajajajajaja

Rosa- Mañana vienes a casa como hoy a la misma hora por si luego no puedo decírtelo.

Esa tarde los chicos se fueron de vinos, los tres jajaja

Ana- ¿Qué tal el día?

Rosa- La mañana de fábula desayuno incluido jajaja

Ana- Qué cabrona eres jajaja ¿qué tal JC?

Rosa- Se sinceró y le tuve que bajar al suelo, me ha pedido que sea su amante mientras él esté.

Ana- Y tú has aceptado

Rosa- Pues claro. Le dije que tú sabías lo nuestro.

Ana- Supongo que mañana estaréis despidiéndoos toda la mañana, en tu casa es un riesgo que no deberías correr, es un consejo nena.

Rosa- ¿Y qué hacemos?

Ana- En cuanto se vaya tu marido te vienes a casa, ¿entiendes?

Rosa- Gracias amiga, te quiero guapa.

Esa mañana me levanté temprano, fui al baño y salí limpita, me puse un tanga de hilo y nada más. Un coladillo y los conejitos. Preparé café y pastas para mi marido, y tomé un café con él.

Manolo- Qué madrugadora

Rosa- Estoy harta de cama cariño.

Manolo- Bueno nena, que pases un buen día, un beso. Hasta luego.

Rosa- Hasta luego

No estoy nerviosa, estoy impaciente, apago el móvil y lo guardo en un pequeño bolso de mano con las llaves de casa, pañuelos y…..

Son las 08,40 y llamo a Ana.

Ana- ¿Ya?

Rosa- Sí, ábreme.

Ana- Buenos días nena

Rosa- Buenos días

Ana- Disfruta

Rosa- Lo haré.

JC está despierto, observándome cuando me quito el coladillo y los conejitos, levanto la sabana y me acuesto a su lado, abrazándolo y pasando una pierna encima de las suyas le beso los labios.

Rosa- Buenos días

Juan C- Buenos días amor.

Tengo la cabeza en la almohada mirándole, juego con un dedo enredándolo en el vello de su pecho y encojo la pierna frotándola contra sus muslos llegando a su pelvis siento su desnudez en mí muslo, vuelvo a besarle. Gira hacia mí, estamos de lado cara a cara mirándonos, continúo jugando con el dedo en su pecho trazando un círculo sobre la aureola del pezón, me acaricia la cara cuando besa mis labios, su mano baja acariciándome el cuello, el hombro, sigue bajando a la teta pasando el dedo por el pezón, cierro los ojos un segundo, y sigue bajándola a mi estómago

Rosa- Te deseo

Ha llegado a la cinturilla del tanga donde se entretiene jugando, mete el dedo hasta tocar el flequillo del monte de Venus apenas rozando el corto vello, por instinto adelanto la pelvis

Juan C- Sssssss quieta, relájate estoy jugando

Asiento con la cabeza sin hablar y relajo la pelvis, ha sacado el dedo y me agarra con toda la mano el chochete sobre la fina tela del tanga, apoyo el píe sobre la cama abriéndome de piernas, su dedo corazón avanza por el perineo llegando al ano mientras su pulgar presiona el clítoris, muevo la pelvis de forma involuntaria aumentando el roce en ambos sitios

Juan C- Sssssss quieta

Rosa- No puedo, estoy muy excitada y se mueve sola

Me dio un tortazo flojito en la pelvis que aumentó mi excitación

Rosa- Ummmmmmmmmm

El dedo corazón llega al ano que masajea por fuera

Rosa- Siiiiiiiiiiiii mételo

Presiona y relajando el esfínter entran las dos primeras falanges que mueve en círculos agrandándolo, caigo de espaldas girando la cara para seguir mirándole subo una pierna que sujeto por la rodilla, me quita el tanga y se lo lleva a la nariz oliéndolo, subo la otra pierna sujetando la rodilla saca el dedo y me monta acomoda la polla en mi raja follándome sin penetración, estoy muy sensible y ese continúo roce con el clítoris me hace llegar jadeando el primer orgasmo en su oído abrazada a su espalda.

Se pone de rodillas, pongo las plantas de los pies sobre su pecho, se inclina sobre mí y empieza a pincelar con su glande toda la raja desde el clítoris hasta el ano esparciendo los jugos que me salen del chochete, lo miro expectante y deseosa, ha presionado dos veces el ano pero no entra por su grosor

Rosa- Espera

Deshice la posición y cogí el bolso, busqué la vaselina y se la puse extendiéndola por todo el miembro, le besé los labios y me puse en la entrada, le embadurné dos dedos

Rosa- Ponme dentro

Puse una almohada bajo la pelvis y me tendí sobre ella mis nalgas quedaron elevadas, apoyándome en los codos giré la cabeza para verle, metió los dedos dentro girándolos y relajé el esfínter. Me abrí las nalgas con las manos invitándole a penetrarme, se tendió sobre mi espalda apoyado en un codo con el brazo bajo mi cabeza y buscó la entrada, presionó y con un golpe de caderas entró el glande

Rosa- Ayyyyyyyyyyyy quédate quieto

Juan C- ¿Te duele? ¿la saco?

Rosa- No la saques

Queda un buen trozo fuera pero me estoy adaptando al grosor y que ostias quiero que me la meta, empiezo a rotar las caderas para adaptarme, gracias a la erección mañanera la tiene tiesa como un hierro, sigo abriéndome las nalgas

Rosa- Empuja hasta el final aunque me duela empuja y métela

Empuja con golpes de cadera y me duele mucho, literalmente me está partiendo el culo hasta clavarla entera entre mis gritos de dolor que ahogo en su brazo

Juan C- Ya está mi amor relájate

Rosa- Me gusta sentir tu peso sobre mí

Me besa la nuca y apartándome el pelo me besa la cara, giro el cuello y me besa la boca, baja una mano metiendo un dedo en la vagina acariciándome el clítoris la otra mano se ocupa de pellizcarme un pezón, empieza a excitarme lo que me hace mover las caderas con movimientos cortos adelante y atrás, ahhhhhhhhh me gusta, los movimientos se vuelven rápidos aumentando la longitud, ummmmmmmmmm me gusta más

Rosa- Fóllame ahhhhhhhhhhh fóllame tú me gusta mucho

JC empezó a embestirme calculando para no salirse, sus huevos golpean rítmicamente los labios de mi chochete con un sonido seco que retumba en la habitación, ahora se apoya en los dos codos y con las manos me masajea los pechos, ostias me llega un orgasmo desde dentro del culo que corre por mi estómago hasta llegarme a las tetas, bajé un dedo y me rocé el clítoris, no hizo falta más para empezar a convulsionar ostias que gustazo agarrada a sus nalgas para mantener una penetración profunda lo disfruté como una loca

Rosa- Ahhhhhhhhhhhhhhhhh ummmmmmmmmmmmmm que gusto más rico

Juan C- Uffffffffffffff cariño me voy a correr

Rosa- Siiiiiiiii ahhhhhhhhhhh córrete dentro

Se que se va a correr y pruebo otra vez a tocarme el clítoris, ostias, ostias, otro me llega otro con la misma intensidad y solo con rozarlo ummmmmmmmmmmmmm, lo siento descargarse dentro con golpes de cadera a cada eyaculación, 5 chorros de espesa cuajada que me deja dentro

Juan C- Me corroooooooooooooooo ummmmmmmmmm toma, toma, toma, ahhhhhhhhh que gustazooooooooooooo

Rosa- Siiiiiiiiiiiiiiiiiiii me corro contigoooooooooooo Ahhhhhhhhhhhhhhhhh me gustaaaaaaaaaaaaa me gustaaaaaaaaaa muchooooooooo

Salió de mi cuando bajo la excitación, tenía el pene manchado de sangre y unas gotitas había en la almohada, me había hecho un micro corte en el ano es el precio que tuve que pagar por tan excelente enculada, estábamos sudados y nos dimos una ducha.

Si pervertidos también me dio el desayuno y seguimos follando hasta la una del mediodía jajajajajaja

Por la tarde se fue.

¿Me dolió?

Sí a que negarlo, alguna lágrima dejé caer, estuve 15 días hecha polvo acordándome de él día sí día también. Pero la vida sigue y es solo sexo, a mi manera sigo queriendo a mi marido.

Pediros perdón por la tardanza en escribir el relato pero es que ahora estamos bastante liadas, de todas formas cada 15 días seguimos escapándonos jajaja

Un beso a todos

Leave a Reply

*