La madura mujer de mi jefe

Era primera hora de la mañana cuando sonó el teléfono del Dpto. de Informática.

Yo – Buenos días, dígame?

Marta – Sniff, sniff, buenos días, soy Marta, sniff, podrías subir a mi despacho, sniff, por favor?

Yo – Estas llorando? Si, si ,si, claro, subo ahora mismo.

Ni siquiera esperé al ascensor, subí corriendo las tres plantas que separan el Dpto. de Informática del de Recursos Humanos para ver que le ocurría.

Yo – (Golpeando la puerta) Se puede?

Maite – Sniff, si, si , pasa, sniff.

Allí estaba Maite, con un pañuelo de papel en una de sus manos, una carta abierta en la otra y todo el rimel de sus ojos corrido por la cara.

Maite – HIJOS DE PUTA, LEE, LEE, MIRA LO QUE HAN HECHO, ME HAN ARRUINADO LA VIDA!!!

Cogí la carta de su mano y me dispuse a leer la fatídica noticia de su despido.

Tras terminar de leer la carta, solo atiné a decir:

Yo – PERO MAITE, ESTA NOTICIA ES MAGNIFICA!!! Te hacen Jefa de Recursos Humanos en nuestra sede de Filadelfia!!! Le solté con una forzada sonrisa.

Maite – MAGNÍFICA? Es lo mas horroroso que me ha pasado nunca!!! (Llorando sin consuelo).

Y así fué como Maite, mi madura Jefa de Recursos Humanos, salió de mi vida y yo de su coño.

Pasaron los meses y tanto mi cabeza como mi polla, no podían dejar de pensar en Maite, con ella había tenido los mejores polvos de mi vida y ahora su coñito estaba al otro lado del mundo.

Una mañana, mi jefe de departamento asomó la cabeza por la puerta de mi despacho y me soltó: “Eh tu, chaval, en cinco minutos te quiero abajo, te van a recoger en el coche del GRAN JEFE para llevarte a su casa, por lo visto ha llamado su mujer diciendo que cree que le ha entrado un virus en el portátil y se lo ha bloqueado, quiere que vaya un informático para ver si lo puede arreglar lo antes posible”

Tierra trágame pensé en ese momento, la mujer del GRAN JEFE con un problema informático, como no sea capaz de resolverlo me veo de patitas en la calle.

Con mas miedo que vergüenza, monté en un impresionante BWM negro metalizado con los cristales tintados que me esperaba a las puertas del edificio y nos dirigimos a la exclusiva urbanización donde vivía EL GRAN JEFE.

Una vez llegamos a la “casa”, esta disponía de un jardincito que tardamos casi cinco minutos en recorrer con el coche y arriba sobre una colina, se divisaba una construcción de diseño que sólo la podría definir una palabra: EXPECTACULAR.

El coche me dejo en la misma puerta de la casa, donde tras llamar al timbre, me apareció una preciosa chica del servicio diciéndome: “Por favor pase, la señora le esta esperando”.

Cuando entré, casi sufro un síndrome de Stenhald al ver tantas obras de arte y maravillas por cada uno de los rincones que conformaban aquella mansión. “Siéntese aquí, en breve vendrá la señora” me indicó la chica.

Me senté a esperar sobre un sillón de cuero negro, el cual daba la sensación de estar abrazándote de lo confortable que era, cuando apareció la señora.

Su visión fué como contemplar “El nacimiento de Venus” de Botticelli en directo. Edad unos 48 años, pelo largo y ondulado color negro, piel bronceada, ojos azul profundo, labios rosados, 1,80 cm de estatura, pechos erguidos, piernas interminables…era la mujer mas hermosa que jamás había visto en mi vida.

Buenos días, mi nombre es Alicia – me dijo tendiéndome la mano.

Mucho gusto, mi nombre es Juán y soy el informático que le envía su marido – le conteste estrechando con delicadeza su mano.

Alicia –Tome, aquí tiene usted el portátil, no sé que le ha podido pasar, lo cierto es que desde esta mañana, se encuentra bloqueado y no consigo conexión para poder navegar por la red.

Yo – Tranquila señora, no se preocupe, en un rato tendrá usted su equipo como nuevo.

Alicia – Perfecto, muchas gracias.

Me puse a hacer limpieza en el equipo borrando algunas carpetas para ver si conseguía averiguar el motivo del bloqueo, cuando al abrir una de ellas, mi sorpresa fue mayúscula una buena cantidad de fotos de Alicia haciendo poses vestida en lencería.

Yo – Ejem señora, disculpe, no quisiera parecer indiscreto, pero acabo de abrir esta carpeta y…

Alicia – Ummm, déjame ver…ahhhh, jajajajajaja. Lo siento disculpa, jajajaja, tendrías que ver el color de tu cara ahora mismo, jajajaja.

No hacía falta que viera el color de mi cara, ya me sentía el calor subir, Dioooossss, que vergüenza!!!

Alicia – Tranquilo, son fotos de cuando era modelo de ropa interior – me dijo con una preciosa sonrisa en sus labios.

Yo – Lo siento de verdad, estaba borrando carpetas y archivos duplicados y …de pronto…pues…

Alicia – Vamos, vamos no pasa nada, a demás estas fotos tienen mas de 25 años ni de ese cuerpo ni esa cara quedan ya nada, el tiempo se lo lleva todo – dijo suspirando.

Yo – Pues si me permite señora, juraría que estas fotos no tienen mas de un par de años.

De su cara surgió una preciosa sonrisa en su boca y un intenso brillo en su mirada.

Alicia – Vaya muchas gracias por el cumplido!!! pero después de un matrimonio y dos hijos dudo mucho que tu piropo sea verdad, de todas formas te lo agradezco, para una mujer de mi edad es todo un subidón…te apetecería tomar algo? Yo me muero de sed…una copa quizás?

Yo – Muchas gracias señora, pero por mi no se moleste.

Alicia – No es molestia, de verás…Patricia por favor, ummm…que vas a tomar?

Yo – Una cerveza, si puede ser, por favor.

Alicia – Perfecto! Una cerveza para él y un whisky con hielo para mi.

La asistenta nos trajo nuestras bebidas y se retiro preguntando – “Desea algo mas la señora? “

Alicia – No gracias Patricia, puedes retirarte.

Seguí atareado en el encargo que me había llevado ante Alicia y tras realizar varias operaciones de limpieza con un antivirus el ordenador volvió a funcionar como el primer día.

Yo – Señora, ya tiene usted listo el ordenador. Si no le importa podría avisar al chofer para que me recoja? No me gustaría que su marido pensara que me he llevado aquí toda la mañana vagueando para evitar mi trabajo.

Alicia – Ya? Tan pronto?

Yo – Si señora, debo de volver a mis obligaciones.

Alicia – Pues sabes que? Voy a llamar ahora mismo a mi marido para que te dé el resto del dia libre.

Yo – No señora, por favor, no haga eso, no se moleste.

No me dio tiempo de terminar la frase cuando ya estaba hablando con su marido diciéndole que había solucionado el problema de su ordenador y que como agradecimiento quería que me diera el resto del día libre, a lo que su marido contesto, “Alicia, estoy en una reunión y no tengo tiempo para tus tonterías, haz lo que quieras”.

Ella colgó el teléfono y con una sonrisa forzada me dijo: “Todo solucionado, tienes el resto del dia libre”.

Yo – Muchas gracias señora, pero no debía de haberlo hecho, creo que a su marido no le ha sentado muy bien su llamada.

Alicia caminó hasta el carrito de bebidas para servirse una nueva copa, se la bebió de un trago, después se sirvió otra y jugueteando con los hielos de dentro del vaso, se vino al sillón para sentarse a mi lado.

Alicia – Mira Juán, tengo 48 años, soy madre de una chica de 24 y un chico de 26 que estudian en un internado en el extranjero, mis únicas obligaciones son ir al gimnasio todos los dias y cuidarme para un hombre de 60 años que hace meses que no me toca, se lleva todo el día dedicado a su trabajo y esta liado con su secretaria, aunque sin viagra dudo mucho que pueda hacer nada con ella. El resto del día lo dedico a reunirme con mis amigas para escuchar sus historias de cómo le ponen los cuernos a sus maridos y criticarse las unas a las otras. Mi vida es una cárcel con los barrotes oro…crees de veras que me importa algo que mi marido se haya enfado por una puta llamada de teléfono?

No supe que contestar a la pregunta de Alicia, pero me arme de valor para decirle:

Yo – Es una ofensa que una mujer con su belleza, inteligencia y clase, no tenga un hombre a su lado que la sepa atender en sus necesidades. Ni todos lo besos, caricias y horas del mundo serían suficientes para entregarlos a una mujer como usted.

Alicia, quedo en silencio, acercándose muy lentamente hacia mi y sin dejar de mirarme

me dio un beso calido y húmedo en los labios diciéndome al oido – “graaaciasss”.

Descolocado por el gesto que acababa de hacer aquella diosa, lo siguiente que escuché fue, “Uffff, que calor, vamos a bañarnos en la piscina!!!”

Llamó nuevamente a la asistenta le dijo: “Patricia, por favor, acompaña a Juán al cuarto de invitados para que pueda ponerse un bañador, hace mucho calor y hemos decidido darnos un baño en la piscina” – enseguida señora, le contesto.

Seguí a Patricia hasta un pequeño bungalow, donde me cambié y me puse un bañador para acudir a la propuesta de mi diosa.

Salí a la zona de la piscina y Alicia no estaba, pero al girarme, allí estaba ella, saliendo de su habitación con un bikini rojo de una talla menos para la parte de arriba y de braga tanga para la parte de abajo que hacían de Alicia la mujer mas hermosa y deseable que jamás nadie pudiera soñar.

Sin mediar palabra, se lanzo de cabeza a la piscina y desde dentro no paraba de gritarme, “Vamos a que esperas? El agua esta buenísima!!! “.

Haciéndole caso, me tiré a la piscina y al salir a tomar aire, Alicia ya no estaba.

“Me buscabas a mi?” me digo mientras se abrazaba a mi espalda agarrando mis brazos y hundiéndome hasta el fondo…”como? ahora verás!!!” y comenzamos un juego que nos permitía disfrutar del roce y tocamientos de nuestros cuerpos. Tenía la total sensación de que Alicia aprovechaba la mas mínima oportunidad para tocar mi pecho, mi abdomen, mi polla…

El demonio interior de mi cabeza no paraba de decirme: “vamos, vamos, estais los dos deseando, da el paso, no dejes que se te escape, cuando vas a tener otra oportunidad con una diosa como Alicia? Vamoossss!!!”

Ni me lo pensé dos veces y en una ocasión en que Alicia estaba distraida la cogí por detrás y rodeando su cuerpo con mi brazo izquierdo para que su culo sintiera bien mi polla, metí mi mano derecha dentro de su tanga y comencé a acariciar su clítoris.

Tras un pequeño forcejeo por guardar las apariencias, Alicia empezó a dejarse llevar por la sensación de placer que le estaba proporcionando mis caricias en su coño.

Inclinando su cabeza hacia atrás para que pudiera morder su cuello, suspiraba: “Ummm, por favor, que me estas haciendo? Soy una mujer casada y madre de dos hijos, ummmmm, esto no esta bien, pero lo haces tan rico, sigue, sigue despacio, ummm…siii.

Como podreis imaginar yo ya tenía un empalme de considerables dimensiones, el cual le hacia notar restregando mi polla, dentro del bañador, por la raja de su culo.

Ahhhh, que placer me estas dando mi niño!!! Y ese bulto que siento en mi culo, espero que no sea tu teléfono móvil, ummmm.

Al oir estas palabras, mis caricias en su coño pasaron a ser un dedo que entraba y salía de él con la velocidad del demonio estimulando su punto G, mientras le decía “Vamos mi diosa, córrete para mi”. Acto seguido, los espasmos de Alicia en el agua y su derrumbe sobre mi, me confirmaron que había tenido un orgasmo brutal.

Girándose como una fiera y atrapándome entre sus piernas dentro del agua, me dijo:

“No quiero que puedan sorprendernos alguien del servicio, ve al bungalow de invitados, en cinco minutos estaré contigo”.

Fueron los cinco minutos mas largos de mi vida. Alicia entró por la puerta y cogiéndome de la mano, me llevo a una de las habitaciones – “Aquí estaremos tranquilos, nadie nos molestara, y ahora… por donde íbamos?” me dijo con una sonrisa lasciva.

Acercándose como una fiera por su comida, me tumbó sobre la cama y tiro fuertemente de mi bañador. Mi polla para entonces estaba dura y erecta como una piedra, por lo que su visión hizo de Alicia mordiera sus labios y me preguntara: “Todo eso es para mi? espero que si, porque llevo mucho tiempo con hambre de polla y te la voy a comer enterita, mi niño”

Sacó su lengua y empezó a lamerme desde los testículos hasta la punta de mi polla como quien se come un helado – Ummmm, que sabor mas rico tiene mi amor, se nota que es la polla de un hombre, y no la mierda que me hace tragar mi marido cuando se emborracha…puedo sentir las palpitaciones de tu rabo en mi lengua…me la voy a tragar toda mi macho. Alicia comenzó a pajear mi polla con las dos manos, mientras metía su boca hasta mi capullo y lo mamaba como si le fuera la vida en ellos – “Ahhhh, que rico, como lubricas, quiero tu sexo grande enterito en mi boca!!!”

Mientras me mamaba la polla, yo con mis manos acariciaba sus tetas y pellizcaba fuertemente sus pezones hasta conseguír ponerlos duros como piedras – “Vamos mi bebe, pellízcame fuerte, me gustan tus manos amasando mis tetas, me pones tan caliente, que creo que se me esta empezando a derretir el coñito, dame placer, dame placer” me decía entre suspiros y gemidos.

Conseguí que Alicia soltara mi polla y para aliviar su cara de disgusto de puta a la que le han robado el caramelo, la abrí de piernas y agarrando mi polla empecé a restregarla por su coño – “ Niño malo, no me hagas sufrir, no ves como me tienes? Vamos mete esa maravilla en mi coño y reviéntalo, dame placer hasta hacerme olvidar que soy una señora y hazme sentir un puta”

Coloque mi polla en la entrada de su coño y con movimientos muy, muy lentos comencé un mete y saca que hacía que mi madura, rebosara de flujos con cada envite.

A la vez que yo danzaba sobre ese coño, ella pellizcaba sus pezones y suspiraba cada vez mas agitadamente “ Si, vamos, vamos, necesito que me des mas duro, mi coño estaba muerto de sexo y tu lo estas despertando, dame, dame fuerte, esto es el cielo, quiero tu polla en mi coño cada segundo del dia…para el resto de mi vida!!!”

Cada vez aceleraba mas las embestidas y golpeaba mas duro el coño de mi madura, viendo como se retorcía, perdiendo la cabeza e insultándome de puro placer “ Cabrón, hijo de puta me estas matando, me estas matando!!! “ Sentí como se endurecía su pelvis, avisándome que el orgasmo estaba apunto de llegarle por lo que comencé a masajear y apretar su clitoris masturbándolo. “Perro no pares, ME CORRO, ME CORRO, MECORRROOO!!! “

Una inmensa fuente de fluido comenzó a manar de su coño, haciendo que quedara totalmente salpicado de ese flujo, mientras mi madura no paraba de dar espasmos con los ojos vueltos y agarrandose el coño “AHHHHHGGGG, GRACIAS, GRACIAS” no paraba de repetirme.

Yo con mi polla en la mano me pajeaba esperando a que mi madura se tranquilizara, cuando lo hizo, le dije “ Te has portado como una buena puta mi amor y ahora quiero que recibas tu pago, ven abre la boca”

“Siiii, dame leche caliente, esta golfa quiere sentir el sabor de tu semen corriendo por su garganta, vamos mi niño, me lo he ganado”

Los chorros de semen brotaron de mi polla e hicieron que no solo su garganta, también su cara sus tetas y su coño conocieran el calor de mi leche.

Alicia, se levanto y fue hacia el cuarto de baño para limpiarse, luego volvió a entrar en la habitación y abriendo un cajón, cogió un cigarrillo y lo encendió – “DIOSSS, después de semejante polvo, esto sabe a gloria”

Yo seguía desnudo tumbado boca arriba viendo el espectáculo de mi madura desnuda paseando por la habitación, fumando y clavando los ojos sobre mi miembro. Después, tomó un teléfono que había en la habitación y marcó – “Patricia, por favor, el señor Juán ya se marcha, que el coche este preparado en diez minutos, gracias” y colgó.

Alicia – Volveremos a vernos?

Yo – Quien sabe, quizás la vida vuelva a reunirnos.

Alicia contempló en silencio como me vestia y terminó de apurar el cigarrillo. Antes de salir del bungalow, me abrazo, me besó introduciendo su lengua salvajemente en mi boca y me susurro al oido…”Estoy segura que la vida querrá que volvamos a vernos”

SEGUIRÁ?

Leave a Reply

*