La novia de mi tio

Hola, hace unos días escribí mi primer relato que era algo que llevaba un tiempo queriendo hacer. Gracias a toda la gente que le ha gustado y también a los no les ha gustado y me han hecho llegar sus criticas, las que me gustaría comentar brevemente.

Primero, por desgracia para mi no soy un gran lector, así que sabía que la calidad de mi escritura no era lo que mas iba a gustar, trataré de mejorar eso hasta donde me permitan mis limitaciones. Además pertenezco a una región de España en la que hablamos otro idioma diferente al castellano y eso hace que cometamos algún error, uno muy común y que me comentaron bastante los lectores es el de no utilizar bien del todo alguna forma verbal. También trataré de mejorarlo. Otra critica fue el exceso onomatopeyas, esto no creo que lo cambie porque a mi me gustan los relatos con ese recurso. Otro error que cometí es que en algunos momentos del relato cambié el nombre de la chica, mi idea fue utilizar un nombre falso pero en algún momento me confundí e utilicé el nombre real de la chica, trataré de estar más atento en las próximas ocasiones. Y por último se me criticó que la historia no era demasiado original y tienen razón, es una historia real que a mi me resultó muy morbosa al realizarla pero como relato quizá no lo sea tanto. De todas formas también escribiré relatos que no sean reales y pertenezcan a mis fantasías, y espero en estos si ser mas original.

Y aquí empieza ya mi relato.

LA NOVIA DE MI TIO

Esta historia ocurrió ya hace unos años. El hermano pequeño de mi madre, Juan, estuvo casado muchos años con una mujer con la que tiene una hija, mi prima. Pero se acabaron divorciando ya hace muchos años. Mi tío sigue siendo muy atractivo y por eso no tuvo problemas para ligarse a chicas tras su divorcio. Nada especialmente serio hasta que conoció a Miriam.

Miriam era una mujer de Tenerife que también estaba divorciada. Tenía 34 años y creo que algo de ascendencia sudamericana. Medía alrededor de 1,65, piel bastante morena, pelo liso, ojos marrones casi negros y una gran sonrisa. De cuerpo era una mujer bastante voluptuosa, sus piernas eran bastante gruesas y terminaban en un culo muy grande y redondo, mientras su tren superior era bastante más fino y adornado con unos pechos naturales de la talla 95. Cuando la conocí me pareció una mujer atractiva pero no era el tipo de mujer que a mi me excita, sobre todo por el tamaño de su culo. Sin embargo todos mis amigos coincidían en que tenía un culo espectacular.

Mi tío había venido con ella a pasar el verano al pueblo. Quedaban dos semanas para la boda de uno de mis primos, m primo y su futura esposa ya superaban los 30 años y eran dos personas bastante serias. No querían una despedida de soltero habitual, sino una conjunta haciendo algo tranquilo y eso fue lo que hicimos.

Nos juntamos unas 40 personas entre familia y amigos de la pareja. Fuimos a la ciudad a buen restaurante y luego iríamos a una discoteca. Durante la cena lo pasamos muy bien, comimos buena comida, contamos anécdotas de los novios y sobre todo, bebimos mucho.

Eran más o menos las dos de mañana cuando fuimos a la discoteca. Nos pedimos allí unas copas mientras se acababa de llenar la discoteca y yo quería aprovechar que estaba en la ciudad para ligarme a alguna chico. Mi pueblo es bastante pequeño, todo el mundo se conoce y eso hace complicado ligar con una chica. Por eso siempre que voy a la ciudad intento no desaprovechar la ocasión.

Dentro de un grupo tan grande nadie notaría mi ausencia, así que cogí mi copa y me fui en busca de una chica. Tras unas primeras vueltas a la discoteca y hablar con varias chicas todavía no había conseguido lo que buscaba.

Fui a pedirme otra copa pero había demasiada gente, así que fui a pedirme la copa a la barra del piso arriba. Una guapísima camarera me sirvió la copa y al volverme con mi copa veo a la novia de mi tío sentada sola en uno de los sofás.

_¿que haces aquí Miriam? –le dije

_hola Adri, nada

_¿pero que te pasa? –insistí sentándome a su lado

_tu tío, no deja de bailar con chicas

Sin responderle me levanté y me asomé por el balcón del piso de arriba para ver que estaba pasando. Todo el grupo seguía junto y mi tío bailaba con alguna de las chicas. No creía que estuviese haciendo nada malo, simplemente todos nos conocemos del pueblo y nos llevamos bien. Quizá Miriam era un poco celosa.

_pero son amigas del pueblo –le dije volviendo a sentarme a su lado- además todas tienen pareja, y varias están casadas

_ya lo se, pero yo aquí no conozco a nadie y me hace sentir sola

_bueno, yo estoy contigo

_gracias

Pedí una copa para ella y nos sentamos a hablar, yo le sacaba temas de conversación para que no pensase en la tontería de mi tío. Se reía y parecía olvidar el tema hasta que me fui al baño. Cuando volví ella estaba en el balcón mirando a mi tío.

_¿que haces? –le dije

_míralo –dijo señalando a mi tío que baila con la madre de la novia

_no seas ridícula, si su marido está al lado y ni a el le molesta. Además, no es que sea muy atractiva

Se rió, le había gustado que dijera que no era guapa aquella mujer pero su gesto se volvió a torcer hacia los celos.

_voy a decirle algo –dijo dirigiéndose a las escaleras

_no vayas –dije agarrándola del brazo- que no es para tanto y no va a entender tus celos

_¿y que hago? –dijo con voz borde

_pues baila tú también con un chico

_¿para que?

_si el también se pone celoso entenderá que tu te hallas puesto celosa, es que sino se pensará que estás un poco… loca

Aunque mis palabras no lo dejaron claro, yo me refería a que bailase con alguno de los miembros del grupo pero ella no lo entendió así. Justo un chico subía las escaleras, ella directamente se acercó a el y empezó a bailar.

Yo no le di importancia y fui a sentarme nuevamente al sofá con mi copa. Miriam bailaba realmente bien, movía su cuerpo a la perfección mientras que el chico la agarraba de la cintura. No sabía si era el alcohol que cambiaba mi percepción o eran los movimientos de Miriam, pero por primera vez apreciaba lo sensual que era. Llevaba una camisa azul que no escondía su figura y unos pantalones blancos que marcaban su gordo culo.

No me extrañó ver como la mano del chico empezó a bajar hacia su culo pero Miriam no tardó nada en agarrársela y volver a colocársela sobre la cintura. Era normal que el chico pensase que ese mujerón quería ligar con el y no tardó mucho en volver a colocarle la mano en el culo. Ella volvió a sacársela pero él se la volvió a colocar en su culo. En ese momento el trató de besarla, ella esquivó el beso pero el volvía al ataque.

En ese momento yo me levanté y separé al chico de Miriam.

_¿que haces subnormal? –me dice al separarlo

_déjala en paz, no quiere nada contigo

_¿y quien eres tu para decir eso? –me dijo mientras se acercaba a mi con aires amenazantes

_es mi novia –mentí yo esperando que aquello no fuese a mayores

_paso. Que sepas que tu novia es una puta calientapollas

El chico se dio la vuelta y se fue, menos mal, no quería tener una pelea y el chico no era precisamente pequeño.

_uff, gracias, se estaba poniendo muy sobón

_lo he visto, dejemos ya este tema ¿pedimos otra copa y bajamos con el resto?

_vale

Fuimos a la barra, estábamos esperando a que la camarera nos atendiese cuando una canción empezó a sonar.

_¡¡BACHATA!! –gritó ella

_¿que?

_bachata, la canción, me encanta la bachata –dijo con voz emocionada

_pues que suerte, jajaja

_¿sabes bailarlo?

_ehhh… poco la verdad

_me vale

Me agarró las manos y empezamos a bailar, no se me da especialmente bien bailar pero ese baile no se me daba tan mal como otros. Ella me dirigía a mí y poco a poco fui soltándome. Su cuerpo en movimiento era muy sexy y cada vez que se daba la vuelta veía su culo, no podía entender como no me había gustado hasta aquel momento.

En un momento del baile, ella colocó su pierna entre las mías y se suponía que ambos teníamos que mover el cuerpo al mismo ritmo. Aquello hacía que la zona de mi pene se rozase con su grueso muslo, algo que hizo a mi pene empezase a reaccionar positivamente.

Mi pene empezó a hacerse mas grande y sin pensarlo bajé un poco la mano tocando con mis dedos ligeramente su culo.

Pensaba que ella no se daría cuenta, pero si que lo hizo. Agarró mi mano y se colocó en su cintura mientras esbozó una risilla.

_¿de que te ríes?

_de nada –se notaba que ella no quería darle importancia

El baile seguía y en un momento de este ella se dio la vuelva dejándome una visión perfecta de su culo. Contorneaba su culo con arte y no pude resistirme a acercarme, coloqué mis manos en su cintura y mi paquete a pocos centímetros de su culo. Poco a poco me acerqué hasta que mi miembro se posó en su culo. Con sus movimientos mi pene empezó a ponerse muy dura y ella lo notó.

_ehh… ya estoy mejor, bajemos ya a junto el resto –dijo separándose de mi

_vale

Bajábamos las escaleras, ella iba delante de mí y podía ver su gran culo moviéndose. Mi erección se notaba perfectamente en el pantalón e instintivamente, sin pensarlo, decidí asumir un gran riesgo.

_¿no tienes ganas de fumar? Yo si

_la verdad es que si

_¿salimos a fumar?

_ehh…-tardó en responder mientras se le escapó una mirada a mi paquete- si, vamos a mirar si alguien más quiere venir

_mejor no, que hay mucha gente y tardaremos en llegar a allí –realmente acababa de decir una estupidez

_ya pero… -se notaba que ella no quería salir conmigo a solas

_¿pasa algo?

_no… no, salgamos

Salimos a fuera, yo saqué dos cigarros de la cajetilla y le di uno a ella. Miriam era muy habladora y ahora estaba muy callada, quizás se sentía ofendida por mi erección.

_déjame el mechero –dijo con el cigarro en la boca

_no lo encuentro, he debido de perderlo –mentí, tenía el mechero en el bolsillo

_vayamos a dentro y pidamos un mechero

_mejor vamos al coche y lo encendemos allí, está aparcado cerca

Se lo pensó unos segundos y asintió. Nos dirigimos al coche, estaba aparcado a unos cinco minutos y apenas hablamos durante el trayecto.

_entra –dije al abrir el coche

_¿a que? –respondió con casi cara de susto

_porque tengo que encender el coche para poder usar el encendedor

Entramos en el coche y utilizamos el encendedor para encender los cigarros. Una vez encendidos ella abrió la puerta para dirigirse a la discoteca.

_espera, fumémoslo aquí dentro, fuera hace frío

_vale –dijo ella cerrando la puerta

Yo estaba sentado en el asiento del piloto y ella en el de al lado. No nos decíamos nada, nos quedaba medio cigarro y mi pene empezó a hablar por mí.

_¿que pasó antes?

_¿a que te refieres? –respondió

_no se, estábamos bien y ahora pareces tensa conmigo

_no, nada, estoy bien

_no mientas, no soy tonto

_ya se que no eres tonto

En aquel momento no se que me ocurrió, coloqué mi mano sobre el muslo de Miriam mientras ella miraba mi acto extrañada.

_¿que… que haces?

_¿te cuento lo que pasa? –ella no respondió- notaste mi polla crecer en tu culo

_si… lo siento, no quería ponerte así

_no pasa nada, tienes un culo que se la levanta a un muerto

_gracias –respondió tímidamente

_y dime ¿Qué te ha parecido?

_¿el que?

_mi polla

_no… no se que quieres que te diga Adrián

_¿te pareció grande?

_no se, con el culo no puedo calcular

_puedes tocarla con la mano si quieres

Agarré su mano y la coloqué sobre mi paquete pero ella la apartó al instante. Pero volví a repetir la acción forzando con mi mano que no apartase la suya.

_dime que no te gusta tocar un trozo de carne como este, mira como se la has puesto de dura a un yogurín

_yo…

_no digas nada, ahora soltaré tu mano y quiero no dejes de sobar el paquete

Solté su mano despacito y ella no me desobedeció. Su mano quedó en contacto y se movía muy lentamente mientras la mirada de Miriam parecía perdida.

_¿es grande verdad? –dije con chulería

_si… bastante

Aproveché para tratar de besarla y ella reaccionó apartándose además de sacar su mano de mi paquete.

_¡para! Soy la novia de tu tío

_vamos, no seas mala. Te dejé tocarme el paquete, ahora me toca tocarte a ti. Mi tío no se enterará, quizá ni siquiera se ha dado cuenta de que no estás

Ella bajo la cabeza tras mi comentario. Volví a acercarme, levanté su cara con mi mano y empecé a morrearme con ella. Ella no hacía nada pero no ponía ninguna resistencia mientras mi lengua bailaba en su boca.

Mientras empecé a desabrochar su camisa lo justo para liberar sus tetas por encima del sujetador. Tras liberarlas me aparté para observarlas, eran grandes y con unos enormes pezones. Y me dirigí hacia ellos. Empecé a comerle los pechos hasta que quedaron brillantes recubiertos por mi saliva.

_¡joder…..! que bien comes las tetas… Uhmmm

_¡que ricas están tus tetas! Y los pezones se te han puesto duros y gordos

Mientras le seguía comiendo las tetas, me desabroché el pantalón y liberé mi polla totalmente erecta.

_tus tetas están muy ricas, espero que mi polla esté también el tuyo –dije tras separarme de sus pechos

_yo… no deberi…

_no seas mojigata, ahora ya no hay marcha atrás. El mal ya está hecho, así que es una tontería que lo dejes a medias. Y se nota que quieres disfrutarla

Tardó unos segundos en reaccionar, probablemente mil pensamientos debían recorrer su cabeza hasta que se inclinó hacia mi y empezó a introducir mi polla en su boca.

_Ohhhh siiiií…. Que bien Miriam… ¡que bien!

_Glup… Glup… Glup –gemía con ganas

_¡Joder! ¿y mi tío puede disfrutar de esto siempre que quiera? ¡Ohhhh! Que suerte tiene

Miriam la mamaba realmente bien, quizá de las mejores mamadas que me habían echo hasta aquel día. Ya no había marcha atrás y era la hora de conseguir lo que tanto ansiaba esa noche.

_ummmmm… para ya que no quiero correrme en tu boca

_ufff… vaya polla que te gastas

_¿te ha gustado verdad?

_si, está riquísima

_bien, ahora sal del coche que aquí no puedo darte

_¿QUE??

No le hice ni caso, me bajé del coche sin pantalones con mi rabo erecto y me dirigí a su puerta. No era una calle muy transitada a esas horas de madrugada, abrí la puerta del coche pero Miriam se resistió a salir.

_¡BAJA DEL COCHE! –le ordené en voz ligeramente alta

_shiiii, no hagas ruido –se quejó

_pues baja de coche y no haré ruido

Parecía que se resignaba a obedecerme, se bajó del coche y la dije que se bajase los pantalones. No se resistió y por fin pude ver aquellas gruesas piernas. La agarré de la cintura y le hice darse la vuelta. Ahora veía aquel enorme culo cubierto solo por un tanga negro que empecé a quitárselo.

_te voy a reventar este culazo

_¿que? No, el culo no

_¿que pasa? ¿es virgen?

_no, pero tu… la tienes muy grande

_tu culo también es muy grande, podrá soportarlo –dije mientras terminaba de quitarle el tanga

Sus manos se apoyaron en el capó del coche mientras yo orientaba mi polla hacia su culo, empecé a metérsela con cuidado.

_vaya culazo, te lo voy a destrozar –dije metiendo los primeros centímetros de mi polla

_¡aahhhmmmm! Que gorda ¡que gorda!… métela más

_eso iba a hacer –dije mientras la seguía introduciendo con cuidado

_¡ggmmmmm! –gemía con ligero dolor Miriam

_relájate un poco que estoy a punto de clavártela enterita

Empecé a follarme despacito aquel culo, sus ligeros gritos de dolor empezaron a convertirse en gritos de placer. Mis embestidas sonaban contra su culo (plas plas plas…) y ese sonido me excitaba tanto que provocaba que mis embestidas fuesen mas violentas.

_¡Ahhhh! ¡Ahhhh! ¡AHHHGGGG! ¡no me deas tan fuerte! ¡me vas a romper!

_¡ohhh! Tu culo puede aguantarlo… ¡Pórtate bien! Este culo necesita un buen mantenimiento con un buen rabo

_¡eres un cabrón! ¡AHHH! ¡uhhhh!

_¡vaya culo! ¡vaya culo!

Cada vez mis embestidas eran más fuertes, el calor del momento hacía que no me guardase nada.

_¡joder! Si supiera el gustazo que da este culo, te hubiese follado hace mucho

_¡ohhh siii! ¡dame! ¡dame! ¡DAAAME JODER! ¡AHRGGGG!

_Ya llega mi corrida ¡ya llega! ¡TOMA! ¡TOMA!

Mis embestidas eran más fuertes que nunca y mis músculos se tensaban con cada chorro de semen. Todo caía dentro del culo de Miriam.

_Aaaahhh… noto el semen… esta calentísimo

_si… voy a inundar tu culo de semen… ahhhhh

_AHMMMM ¡que gustazo!

_ohhhh siiiii… joder… toma corrida ¡aaaahhhhh!

Esas fueron mis últimas embestidas. Nos recompusimos la ropa apenas sin dirigirnos la palabra. Nos dimos cuenta que llevábamos mas de media hora fuera de la disco y teníamos que regresar.

_¿donde estabais? –pregunto mi tío al llegar

_estábamos fumando –respondió Miriam

_si que tenéis vicio

_bastante la verdad –respondí yo

FIN

Espero que os haya gustado esta historia, os dejo mi correo y dirección de Skype por si queréis decirme algo.

Leave a Reply

*