La prima y la amiga de la prima

A Luís se le ponen los ojos como platos cuando Kati le pregunta si es capaz de hacer algo muy importante por ella y le cuenta lo que se espera de él. Catalina es su amiga novia. Apenas cumplidos los 18 llama la atención, rubia con ojos azules, de estatura mediana, con un cuerpo delgado con curvas donde hay que tenerlas. Lleva una camisa vaquera y un jean negro que se ciñe a sus nalgas y a sus muslos como un guante.

Están en casa de su tío Benito, vecino de Kati y de Pablo, hermano y novio de su hermana Daniela . Luís ha ido a buscar a su prima Ornella para llevarla a dormir a su casa. Sus tíos han tenido que ir a una boda en Rosario y no quieren dejarla sola, pese a que ya está más cerca de los 18 que de los 17. Su tío es un machista asqueroso que tiene a la pobre chica en una prisión. Y eso es lo que le está explicando Kati, la mejor amiga de Ornella.

Benito es un asqueroso dictador que no la deja hacer nada con chicos. Controla que siga siendo virgen mediante su ginecóloga, otra que tal, y vigila con quien anda. La pobre chica tiene miedo, cree que si sale con algún hombre , le va a ser imposible darle gusto y quedará como una mojigata ante cualquier avance masculino. Y ese es el ruego de Catalina que él se deje usar como conejillo de indias para ayudar a su prima y que aprenda técnicas de satisfacer a un chico.

– ¿Me estás pidiendo que Ornella practique conmigo técnicas sexuales?-

La verdad es que le encanta , su prima es un minón, un poco baja, con un par de tetas ni grandes ni pequeñas, buen cuerpo y ¡una cara! : cara de gata con ojos verdes que cuando pasa la lengua por los labios, uno desea ser un plato de leche. Darse una fiesta con ella es el sueño de todo varón , además joder a su tío es un placer inenarrable y encima con lo divertida y perversa que es Kati, se junta todo en una propuesta indecente a la que no se puede decir no. Pero hay que disimular.

– Cielo , si tú me lo pides , yo hago cualquier cosa …. pero…

– No hay peros que valgan. Voy a decir a tu prima que venga al salón con nosotros que tú has dicho que sí encantado. ¡Ornella, baja! que tenemos a un macho esperando.

Su prima viene con un vestido de los que ella usa, de los que disimulan cualquier detalle del cuerpo, más parece un hábito de monja seglar que ropa para una chica joven.

– ¿ De verdad que no te importa?- pregunta tímida

– Yo por fastidiar a tu padre hago cualquier cosa. Sabes que pienso que es un cabrón machista.

– Dejémonos de rollos familiares y vamos al grano. Luís ¡desnúdate!- . Ordena Catalina. Luís obedece. Remera, pantalón, calcetines, zapatos, se queda con sólo el slip.

– Anda, no te hagas de rogar y quítate el calzoncillo.

Luís obedece y se para totalmente desnudo ante las dos jóvenes. Le habría gustado tener una erección de campeonato, pero la realidad es que sin tenerla encogida, tampoco está esplendorosa.

Ves , los chicos no la tienen dura a todas horas. Muchas veces está así y hasta más pequeña.

– Kati , tampoco me hagas tan de menos, que aunque no la tenga como tu hermano, no está mal. Lo que ocurre es que me da algo estar yo en pelotas y vosotras vestidas.

– Tiene razón. Nena , ¡ropas fuera!

Se desnudan las dos jóvenes. Luís ha visto muchas veces a Catalina desnuda, sabe de su belleza, de sus senos llenos, de su vientre plano y del pequeño triángulo de vello, por eso se fija más en su prima. Lo primero que destaca es el blanco lechoso de la piel que siempre lleva cubierta por el bañador, su padre no le deja usar bikini. Y le impresiona la rotundidad de los pechos, dos colinas con las areolas beige claro y las puntas , ya erguidas, un poco más oscuras. No está flaca como Kati, es una mujer con carne, aunque no gorda, la tripa ligeramente curvada, donde el ombligo es un pequeño cráter. Se fija en el pelo del sexo, sin arreglar, rizado, una pincelada obscura en el níveo pubis.

La verga se ha erguido, endurecido ante la visión turbadora de las dos bellezas desnudas que se sonríen la una a la otra.

– Tenía razón , se ha alegrado de vernos. Anda , para entrar en calor, ¡ dime palabras para nombrar esa joya que tiene entre las piernas.- le pide Kati a Ornella

– Pene, pito, falo…verga…polla…pija….minga, badajo, poronga.

– Pues agarra la poronga de tu primo.

Ornella la toma en la mano, la acaricia con los dedos, no tiene prisa, quiere sentir la tersura de la piel, la dureza del músculo. Parece una arqueóloga excavando el terreno en el que está enterrada una vasija muy valiosa.

– Ahora, fuerte pero despacio tira hacia atrás para ver bien el cipote, el glande, el ciruelo o como quieras llamar al cabezón de la polla.

Ornella obedece y cuando lo ve al descubierto no puede evitar :

– ¡ Que lindo! Tiene un color precioso, se ve tan suave, brilla.

Pues pasa el dedo con cuidado, fíjate en el ojito que tiene.

Luís está muy excitado pero divertido, le hace gracia ser objeto de estudio para las dos hembras deliciosas.

– Ahora los huevos, con cuidado, no le aprietes y le hagas daño.

La mano sopesa las bolas del macho, se entretiene en la valoración.

– ¿ Qué te parece?

– Genial. Gracias primo.

Le abraza y le da un beso. A Luís el sentir la piel desnuda de la muchacha le pone aún más caliente y la atrae hacia sí, metiendo la lengua entre los labios de Ornella. Ella se apoya en el cuerpo del hombre, que al sentir sus curvas rotundas pegadas a él, se excita todavía más y con las manos recorre la espalda, acaricia sus nalgas y la pega como un sello a una carta.

– Nenes, a separarse, que toca seguir con el experimento y ya habrá tiempo para besos . Ahora a hacerle una buena paja.

Ambos le obedecen , se quedan parados uno trente a la otra.

– Agarra la polla con la mano…sin miedo no se rompe. Y ahora tira para atrás…. dale así…. adelante y atrás… muy bien. Suelta y escupe en su pija…ponte saliva en la mano.. vuelve al ataque…bien…sin prisas…sin pausas… Luís..¿ qué tal?

– Magnífico … Ornella parece que has nacido para esto …. tienes un toque genial.

– Es que toca el violín.

– Por favor, callen… que no me dejan concentrarme.

Porque Ornella está concentrada en masturbar a su primo, quiere disfrutar y asimilar cada sensación de la experiencia. Nota como la verga está cada vez más dura, al principio ha trabajado zona central , luego se concentra en la parte final, sin que le digan nada toma el cipote como si los dedos fueran una capucha y juega sin descanso con el miembro.

– Estoy a punto….un poco más y …

– Orne …vuelve al tronco y dale duro….así.

Luís está en la gloria, la paja que le están haciendo y las dos bellezas desnudas le vuelve loco, tan loco que no puede reprimir un

– UAAAUUUU….

La leche sale con fuerza y alcanza el torso de su prima, moja el cuello, los senos y parte del vientre . Da un brinco como si se asustara.

– Vas a probar a qué sabe. – le dice Catalina pasando el índice por el vientre de su amiga y mojado lo lleva a la boca de la joven . Ornella lo chupa, saborea el semen de su primo.

– No está mal, un poco agrio, pero no es desagradable.

– Ay, niña ¡ que delicada eres! . Deja que yo te lo limpie todo.

Se pega a ella y lame el cuello sin prisas. Ornella se excita aún más de lo que está al sentir la lengua de la mujer recorriendo su piel. Los senos están erguidos , excitados los pezones que quieren estallar cuando Catalina los limpia. Hace algo más los besa y los chupa. Ornella piensa que se va a morir de placer, desea que aquello no acabe. Tiene los ojos cerrados, está concentrada en la boca que recorre sus piel. Los abre para ver la grupa redonda de su amiga que se ha inclinado para acabar con los restos de semen en el estómago, y da un suspiro cuando va levantándose poco a poco, siguiendo el camino inverso y vuelve a atacar sus tetas.

– ¿ Te ha gustado?- la mano de Catalina ha bajado a la concha de la primeriza- Me parece que mucho. Estás empapada …cachonda perdida … ¿ Verdad?

– Sí, es muy fuerte.

– Pues vas a ver ahora.

Catalina la besa metiendo la lengua en la boca de su amiga, la abraza y le acaricia el cuerpo desnudo apretándola contra ella. Luís se ha vuelto a excitar, el espectáculo lésbico hace que la polla se le endurezca de nuevo. Se une al abrazo femenino, toca a una y a otra. Es Catalina la primera que le agarra el falo, lo menea un poco y lo pasa a la mano de Ornella. Ornella ha aprendido, le pajea con habilidad.

– Lección segunda. A separarse. ¡ Rápido! Toca chupada de pija. Luís ¡ túmbate!. Para Ornella es lo más cómodo.

Luís encantado obedece, se tira al suelo verga en alto. Kati prepara el sitio donde debe situarse su amiga, una toalla doblada en el suelo para que no se haga daño en las rodillas o que se pueda tumbar si lo desea. La aprendiza decide arrodillarse, lo hace a la altura de las caderas del joven. Toma la polla en la mano rodeando con sus dedos la base.

– Lengua , labios, un poco de dientes , con cuidado, y toda la boca. Juega sin miedo. Saca lo más perverso de ti y diviértete. Y tú , Luís, estate callado. No todas las pijas son iguales, ni a todos los chicos le gusta lo mismo. Cada artista tiene que encontrar su estilo de mamarla.

Y Ornella empieza besuqueando el tallo con cuidado hasta llegar al glande descubierto donde derrocha todos sus mimos. Repite la operación varias veces, no parece cansarse. Luís está ardiendo pero soporta bien los arrumacos de su prima. Kati se ha sentado en una silla donde ha colocado otra toalla y excitada por el show comienza a masturbarse.

Es la lengua la que ataca la verga del hombre, las lamidas son suaves al principio, haciéndose más y más atrevidas a medida que toma confianza.

– Nena , me parece que como sigas mucho así, acabas con la práctica.- Musita Kati, caliente, sin parar de tocarse el clítoris con la derecha, mientras que dos dedos de la otra mano entran y salen de la vagina. Mira la cara de Luís y se da cuenta que la lengua de la mujer jugando con el glande y su zona inmediatamente inferior está llevando a su novio a estar muy próximo a correrse.

La chica se mete la verga en la boca, tarda en adaptarse al arte de chupar, es un respiro para Luís que estaba a punto de venirse, pero dura poco, su prima tiene un arte intuitivo para mamarla. Aprisiona bien con los labios el falo , deslizándose a lo largo del tronco, mientras juega con la lengua en el cipote y el perineo.

– Creo que tu primo no puede más. Ahora te toca elegir o dejas que te salte la leche en la cara sacándola con la mano, o sigues y se corre en la boca.

Ornella no dice nada, sigue chupando, quiere notar como se dispara el hombre en su boca.

– Uuuuh , ¡ ahí va ! Sigue y saca toda toda la leche – Grita el joven cuando sale el semen de su pija.

Kati ha acelerado su pajeo para acabar al tiempo que Luís, que queda saciado y feliz cuando su prima le besa y siente su propio sabor.

– ¿ Te ha gustado? Ahora un intermedio que el chico debe recuperarse.

– Me ha encantado, no es difícil, pero yo estoy ardiendo.

– A ti todavía no te toca, te vendrás cuando yo te diga. No quiero que te desconcentres de la clase. Te prometo que cuando sea tu turno , te vas a quedar nueva.

Kati, les deja solos, va a la cocina por unas cocas, cuando vuelve les encuentra parados uno frente a otro. Les da las botellas abiertas, beben directamente de ellas. Tras los primeros tragos, Kati agarra de las manos a los primos y los acerca a ella.

– Ahora toca besarse. Un tema que no se debe olvidar.

Y es ella la que besa a Ornella, que se echa para atrás con sorpresa, chocando con su primo, que la empuja hacia su amiga y le dice:

– Aprende a besar, luego practicas conmigo.

Ornella no se hace de rogar, se aprieta contra la muchacha estirándose para que los pechos queden a la par, es más baja. Abre los labios para recibir la lengua invasora, enseguida imita y juega en el duelo lingual. Ambas se contonean para que las pieles se rocen, sientan la tersura y el calor de la otra. El beso es largo, se interrumpen para tomar aire y vuelven a la batalla que se hace eterna. Se separan jadeantes. Las dos mujeres se acarician, las manos recorren los cuerpos, se entregan totalmente al dulce placer de tu mismo sexo.

– Se te da bien…. Ahora con tu primo.- ordena Kati

Y Luís la besa arrimando el cuerpo de la joven al suyo hasta que cada centímetro de piel quede en contacto. Sus manos recorren a Ornella, siente el calor de la excitación de ella, empuja las nalgas que amasa hasta que su verga queda apretada contra el pubis femenino. Le molesta el forzar la elasticidad de la polla endurecida. Las bocas se devoran, arden en una pasión que necesita estallar , sobre todo ella que no ha llegado al orgasmo pese a la larga sesión de sexo.

Primitos…toca separarse.- Kati actúa como un arbitro de boxeo que despega a los contendientes.- Ahora , vos, Luís te tumbas minga en aire y mi querida amiga te toca poner esa poronga entre tu muslos, rozando tu concha, sin entrar, apretando los muslos para sentirla entre tus labios ….rozándote toda ..toda.

Se tiende Luís . Su prima sobre él, pegada, coloca el miembro entre sus piernas, se acomoda de manera que quede acoplado a sus labios, recorriéndolos, aprieta los muslos. La verga es un barco en el cauce femenino.

– Niña, ¡móvete! ¡ vos llevás el ritmo!

Y Ornella obedece, despacio al comienzo, más rápido a medida que le va subiendo la excitación generada por el roce. Empieza a gemir, son pequeños maullidos de placer. Estaba muy caliente antes de la masturbación con el pene del macho, así que comienza a llegar al punto de no retorno enseguida, sin apenas tiempo.

– Aaaahhhhhh…..¡ me estoy viniendo!

Besa a su primo que siente el orgasmo de la mujer en su boca.

Ornella queda desmadejada sobre el cuerpo del joven. Kati se tumba a su lado, acaricia su espalda, le besa el cuello y con mimo la hace girar dejándola en el suelo. Entonces busca sus labios y los devora como loba hambrienta, luego va deslizando su ansia por el cuerpo de Ornella, chupando los duros pezones y el vientre liso hasta llegar al nido de vello del pubis. Le abre las piernas, se coloca entre ellas y como un águila se lanza sobre su presa.

– Aahhh…¿ qué haces?….¡ qué rico!

– Comerte Caperucita y llevarte al paraíso.- le dice riendo al separar unos segundos su lengua de la concha.. Está arrodillada con el culo expuesto.

Luís se coloca tras de Kati tantea con el cipote la gruta del sexo y se clava en ella. La joven da un respingo empotrando aun más su rostro en la vulva de Ornella. Los movimientos se acompasan en la busca del placer. Los gemidos de su prima, que ha entrado en una fase de orgasmo continuo bajo la lujuriosa comida de concha de su amiga, marcan el ritmo de las acometidas del hombre.

Kati nota que se viene, deja que la lengua lama el clítoris de un modo mecánico y se concentra en las sensaciones que le transmite su coño penetrado. Ondula la grupa pidiendo sin palabras más rapidez en el macho, se conocen bien, él la entiende y acelera y hace más profundas sus embestidas hasta que suelta su leche.

– Me has dejado nueva.- suelta Kati al tiempo que abandona el conejito y se gira para besar a Luís que se relame con el sabor a flujo de hembra de los labios de su novia.

Los tres se abrazan tumbados en el suelo. Desde la nirvana en que se encuentra ,el joven piensa si todas las mujeres serán así,tan ardientes,tan putas, cuando se hacen mayores. Sonríe al imaginar lo que puede ser montárselo con sus tías Raquel o Tina y sobre todo con Silvia la amiga del alma de su madre.

Este relato pertenece a la serie de Marisa y Santiago .Los relatos anteriores son:

La reina, La cazadora, La delantera prodigiosa , Cuñadas y Los dientes de la ratita.

La autora agradece los comentarios y las sugerencias sobre el desarrollo de estas historias.

Leave a Reply

*