La Taberna del placer

Mi nombre es Kathy Alcántara, ya algunos conocen mis relatos… para los que no, me describo, soy una mujer de tipo latino, soy Colombiana, delgada (50 kgs.), muy bien formada, me ejercito constantemente… cabello negro largo, piel canela, ojos oscuros, 1.65 de estatura, para mi estatura y peso busto grande (talla 36), cintura pequeña (59 cms), nalgas firmes y paraditas, piernas largas y torneadas… No tengo un rostro bonito, diría que normal, lo que siempre llama la atención a los demás es mi cuerpo, estoy “buena” como dicen en mi país, también mi cabello, el color de mi piel, mi dentadura pareja y muy blanca. Tengo 32 años, no tengo hijos, soy soltera y he sido MUY activa sexualmente, desde muy temprana edad, me encanta, lo disfruto tanto con hombres como con mujeres, soy Bisexual y soy muy dada a la variedad, tríos, intercambios, etc., con una mentalidad muy abierta.

Por motivos de trabajo, como ya les conté en un relato pasado, me encontraba viviendo fuera de mi ciudad, pero en las vacaciones de fin de año, me fui a visitar mi familia y a darle una “vueltecita” a mi casa, mis amigos y mi tierra… En mi casa, la original, vivo con una hermana que no ha sido tan desordenada como yo, pero que también ha sido algo inquieta, es algo mayor que yo, siempre hemos vivido con sus respectivas parejas, la de turno y con una prima muy allegada a mi casa desde niña… mi habitación se ha respetado, sigue siendo mía con mis cosas y todo lo mío. Eso me ayuda a viajar con facilidad pues no cargo con casi ropa, ya que donde esté siempre tengo cosas de mi agrado. Mi hermana, andaba “estrenando” pareja, un comerciante muy hábil y de una familia adinerada que estaba conviviendo con ella desde hacía unos 6 meses. Este hombre siempre había sido muy inquieto para los negocios y a su vez la “Oveja Negra” de la familia, ya que todos sus hermanos y hermanas eran profesionales, pero cosa paradójica, a él le iba mejor económicamente que a todos. Tenía varios, vehículos de Servicio Público, como 10 ó 12, una Compra venta de Carros, un almacén de ropa, y 3 tabernas, bares o pubs, como les quieran llamar, pues no sé cómo se les dice en cada una de sus regiones. Cada una de ellas con un ambiente distinto, una muy popular, tangos, boleros, música vieja, otra de música americana suave, baladas y clásicos, la última, inaugurada una semana antes de que yo llegara, de música bailable, reggaetón, salsa, bachatas, etc esta era la más cercana a mi casa.

Recién llegué a la ciudad, mi “Cuñado”, me llevo a conocer sus negocios, pues aunque es una persona sencilla y descomplicada gusta de mostrar lo que ha logrado con sus habilidades comerciales.

En esta “gira”, me presento a los respectivos administradores y administradoras de sus negocios, los locales, en detalle minucioso, lo que cada uno tenía, que servicios ofrecía… todos los sitios muy bien organizados y funcionando a las mil maravillas.

El fin de semana siguiente a mi llegada se realizó una fiesta en mi casa, donde mi cuñado, mi hermana, mi prima y yo fuimos los anfitriones, llegó mucha gente de la que trabajaba para él y amigos. Tuve la oportunidad de conocer mejor a cada uno, coquetearle a algunos y algunas, de entrar en más confianza con todos, especialmente con el Administrador del nuevo negocio, Felipe, alto, moreno, atlético y muy bien parecido, con ese encanto que adquieren los Bar-tender o Barman por su trato constante con el público y esa psicología que tienen para en poco tiempo, conocer las personas y hacer que sus clientes se “confiesen” con ellos… Bailamos, nos tomamos unos tragos, el miraba mi coquetería con todos, la disfrutaba, hablamos muchísimo y cuando menos lo pensé, hizo un análisis completo y detallado de quien era yo, que me gustaba y me llevó a que los pocos detalles que se le pasaron, yo se los fuera “soltando” como si nada… ya entrados en confianza, seguimos bailando, me apretó bastante haciéndome sentir su sexo, excitado y palpitante por debajo de sus pantalones, paso su manos por mi cuerpo, espalda, caderas, vientre, muslos, etc, pero sin quitarme la ropa, nos dimos unos besos, en general nos entendimos bien, nos “parchamos” como dicen en mi ciudad, pero la situación nunca llegó a mayores… la verdad fue todo un “Gustazo” pasar la noche con ese hombre… pero toda esa calentura, más tarde, la logro disfrutar mi prima, con quien hice el amor hasta muy avanzada la mañana y como siempre con un placer total, nos conocemos, nos queremos y sabemos cómo hacer disfrutar a la otra y a nosotras mismas, definitivamente, nadie sabe para quién trabaja, pero este encuentro es para un relato posterior.

En el transcurso de la semana visité dos veces a Felipe en el negocio, siempre lleno de gente, muy ocupado, besito va, besito viene, caricias de parte y parte y listo, me dijo que el viernes habría temprano para organizar bien el negocio para el fin de semana y que luego podía estar tranquilo como hasta las 10:00 o 11:00 p.m. pues la gente comenzaba a llegar a esa hora por la rumba, en mi ciudad comienza a esa hora y que antes el público era muy escaso o nulo prácticamente, le comenté que seguramente si le aceptaría, que podía llegar como a las 6:30 o 7;00 p.m.

Llegó el viernes y de solo pensar que me vería con Felipe, me entusiasme desde temprano y me excité, por lo que decidí que esa noche no pasaría sin hacerlo mío… me bañe al medio día, en mi cuarto busque unas esferas vaginales (juguete sexual), pues quería estar a punto para mi encuentro con el… son metálicas, llenas de esferitas más pequeñas, estas, con el movimiento rebotan contra las paredes de las esfera grandes y las hacen vibrar, produciendo una sensación increíble en la vagina. Previamente las lavé, las desinfecté y las calenté en mi boca, estimulé mi clítoris con mis dedos, apenas estaba bien lubricada me las introduje suavemente en mi cuquita, me puse unos panties cacheteros, un short muy corto, una camisilla y unos tenis… me dedique buena parte de la tarde a hacer deporte, disfrutando de aquella vibraciones intimas que me tuvieron a “mil” durante toda la tarde ellas a su vez tienen el don de alterar mi comportamiento haciéndome más coqueta y desinhibida de lo normal, llegando al punto de que muchas personas piensan que estoy drogada o ebria… me fascina el morbo que produce en mí y en la mayoría de las personas con quienes interactúo, cuando perciben mi grado de “disponibilidad”… el solo caminar es una delicia…

Al final de la tarde, me fui para mi casa, allí me encontré con mi prima, nos entramos a mi habitación, me desnudé, me duché y me recosté en mi cama solo envuelta en una toalla, delante de ella saqué las esferas de mi vagina, las lavé, desinfecté y las guardé.. Nos quedamos charlando un rato solo jugueteando con las manos, me tocó, suavemente por todas partes mientras yo le contaba lo que tenía planeado para esa noche, jugaba con mi clítoris, nos dábamos besitos, pero por esa tarde hasta ahí llegó todo… llegó la hora de vestirme, mi ritual, primero me apliqué un aceite con escarchas de colores muy suave de aroma en todo mi cuerpo, tobillos, piernas, muslos, cadera, pelvis, nalgas, énfasis en mi ano, espalda baja, abdomen, senos, cuello y mi prima me ayudó en la parte alta de la espalda… un hilo dental diminuto, blanco, perfume suave que no contraste con el aceite y en zonas precisas, no quise ponerme brassiere, una gargantilla dorada, aretes (pendientes) grandes dorados, unas pulseras doradas y una tobillera del mismo color, un cintillo en mi frente rodeando mi cabeza, también dorado, pues ese color resalta muchísimo en mi piel canela … una mini, mini, mini falda blanca de mezclilla, un poco suelta y una blusa naranja (salmón) corta, de tela vaporosa y con un gran escote en la espalda, unas sandalias de plataforma del mismo color que la blusa… en resumen se notaba, a leguas, mi disponibilidad… eso quería.

Me dirigí al garaje, me subí al carro y mientras me colocaba el cinturón de seguridad me di cuenta que al sentarme se veía toda la tanga, pues la falda se subía bastante, imaginé como sería la imagen para el que se arrimara a mi ventanilla y qué pensaría, los pezones se me pusieron durísimos, definitivamente la blusa disimulaba MUY poco y aunque mi tanga todavía no lo mostraba comenzaba a humedecerme… estos momentos previos a una faena de provocación y de posible sexo realmente son formidables, maravillosos que sensaciones más locas se sienten en el cuerpo…encendí el auto y tomé ruta hacia la recientemente inaugurada taberna de mi cuñado… jajajajaa!!! Me dio risa, pues la verdad lo que quería era inaugurar a Felipe. Llegué al parqueadero de la taberna, un joven muy amable se arrimó a mi auto a ofrecerme el servicio de parqueo. Apenas se apoyó en mi ventanilla cambio la expresión de su rostro, le solicité un permiso, me bajé del auto y ooohhhh!!! Que delicia!!! Por la cara de tonto que puso vi que podía estar causando el efecto que quería en quien me viera… si, hoy lograría mi objetivo. Al bajarme tenía que acomodarme la falda, pues en la posición que quedaba, después de sentarme en una silla bajita como la del auto, me enderezaba y se me veía media nalga, dejaba asomar los “cachetes” de mi trasero y como lo que tenía era una tanga de hilo, este se perdía en mi culo, parecía que no llevase nada puesto, esto en vez de apenarme me produjo una leve sonrisa de placer, me voltee hacia el joven. Le sonreí y le guiñé el ojo… seguí mi camino.

El interior de la Taberna estaba algo oscuro pero las siluetas se reconocían, aunque no en detalle, en un rincón había una pareja tomándose unas cervezas, detrás del mostrador un hombre pero que no se parecía a Felipe, y en la barra, sentado, otro hombre, ese si era Felipe, entre semana el lugar era menos oscuro, sentía que todos me miraban, lo que me gustó, por lo que comencé a caminar más despacio y meneando más mis caderas, sonaba un tema de Salsa, El Adiós (Grupo Zoodiac)… Felipe me reconoció, se levantó de su silla, me abrazo, me dio un beso entre mis labios y mi mejilla, su mano se posó en mi espalda, lo que le permitió sentir mi piel desnuda, reaccionó apretándome más a su cuerpo, lo sentí vibrante, caliente, duro, que ricura de hombre era el… Me dio la bienvenida y en el mismo sitio me hizo dar una vuelta para mostrarme la organización del sitio, las mesas redondas, las sillas eran tipo “Poltronas” muy cómodas, parecía que uno se pudiese acostar en ellas.. Las luces indirectas, decorado con muchos retratos de cantantes de salsa, música tropical, bachata, reggaetón, etc… Desde la barra se podía controlar las luces y programar la música, se movían las sillas, pero las mesas eran fijas para minimizar contratiempos de derrames o en caso de incidentes, adelante, cerca de la barra había un espacio con una amplitud considerable para que se pudiese bailar, sin que fuese el fuerte del negocio, varias pantallas de video, y un pasaje que dirigía a los baños… detrás de la barra una puerta que daba a una oficina y una bodega… el sitio con Aire Acondicionado, en su totalidad y un delicioso aroma…

Me senté frente a él con toda la intención de que viera lo que quisiera ver, de provocarlo, las bancas de la barra son altas y al apoyar los pies en sus travesaños una queda muy expuesta sino se cuida o si lo quiere mostrar todo como era mi intención… Me brindó una bebida y solicité un “Cuba Libre” mi bebida preferida, bien helada… Conversamos un rato y ninguno de los dos disimuló las ganas de tocar y de sentir al otro, nos tocábamos los brazos, las manos, los hombros, los muslos, hablábamos muy cerquita, nos decíamos cosas al oído con la excusa del volumen de la música, el tocaba mis piernas, cada vez con más fuerza, con menos disimulo, yo me acercaba a él para que lo hiciera con mayor facilidad y más profundo, en un momento dado puso su mano en mi cuello como debajo de mi oreja, me atrajo hacia el con un poco de presión, me hizo bajar de mi silla y acercarme para dejarme besar y besarlo, fue un beso delicioso, jugaba maravillosamente con esa lengua dentro de mi boca, con la punta de su lengua tocaba mi paladar y me hacía sentir un cosquilleo desde ese punto hasta mi cuquita, pero todo el recorrido era interior y un par de “corrientazos” dirigidos a mis pezones como si desde adentro los empujaran, lo que los hizo ponerse erectos y duros.. Con una de sus manos comenzó a acariciar mi torso, mi espalda, la base de mis senos, todo esto casi que expuesto por el escote de la espalda de mi blusa tan amplio y profundo, con sus nudillos, muy suavemente tocaba mis pezones por encima de la blusa y en un momento dado sentí como su rodilla comenzaba a hacer una presión intermitente en mi pubis y mi clítoris… sentir esa rodilla “masajeándome” me puso a “Hervir” yo solita presionaba y me daba placer con esa rodilla, sin pensarlo y sin mucho disimulo le mandé la mano a su paquete, y comencé a sobarlo con el canto de mi mano sobre su pantalón, yo confiaba que la poca luz del lugar me diera esa privacidad, aunque la verdad nunca me había importado que me vieran disfrutando de la pasión y el sexo… esto sucedió muchísimas veces e el transcurso de una hora, mientras me bebí cerca de 6 ó 7 tragos de los míos… ya estaba algo “prendida” por el alcohol, y el ya no se media para meterme mano y decirme cosas eróticas en mi oído…Que ricas tetas tienes, como estas de “buena”, te metería hasta mi rodilla por esa cuca y por ese culo.. Momento que yo aprovechaba para voltearme y presionar mis nalgas contra su rodilla… Todo esto me decía mientras me tocaba y todo esto me había puesto a “Mil”, me sentía húmeda, la cuca y mi culo me palpitaban,, me acerqué y le dije.. Estaría dispuesta a hacer lo que me pidieras con tal de que me metas esa lengua, tus dedos, tu tranca y hasta tu rodilla por todas partes… Se apartó, me miró y me dijo… Hacer lo que yo te pida?? Le contesté… Siiii, lo que sea, me tienes arrecha!!!! … él se acercó a mí, y me dijo… Hazme un show, báilame sobre una de las mesas y comienza a realizar un Streap Tease, quiero ver cómo reacciona la gente y hasta dónde eres capaz de llegar…yo sabía hasta donde era capaz de llegar, en otras “Rumbas Locas” me había desnudado, me había masturbado y hasta había tenido sexo en público, eso no me preocupaba, lo que me cohibía un poco es que fuera en mi ciudad donde me había criado y donde mucha, mucha gente me conocía, pero con los licores que tenía en la cabeza poco tiempo me preocupó esto y decidí hacerlo…. Pedí que me pusieran dos melodías que quería escuchar, que me las pusieran seguidas para así poder hacer mi “Show”, Sofrito (Mongo Santamaría) y El Ratón (Cheo Feliciano, la versión con Jorge Santana).. me dijeron que había dos temas programados y que luego sonarían mis peticiones, aproveche ese tiempo para seguir restregando la rodilla de Felipe contra mi cuca, sobándole su tranca, disfrutando sus besos y caricias, mientras me tomaba otro par de “Cubas Libres”…

Comenzaron a sonar los primeros acordes de ese fabuloso piano que es la introducción de la primera pieza solicitada por mí, me acerqué a una de las mesas más próximas, solicité una mano para apoyarme, puse mi pie en una de las sillas y me subí a la mesa… di un pequeño vistazo alrededor seguía, en ese momento, en el salón principal, las mismas cuatro personas, a parte de mí, de cuando yo entré, Felipe, la parejita del rincón, el Asistente de Felipe, desde las “alturas” yo podía divisarlos a todos y al mismo tiempo yo fui el centro de atención de todos… comencé a mover mis caderas al ritmo de la música, las balanceaba, las subía, las bajaba, por lo corto de mi falda en cada movimiento tendía a subirse y a dejar pocas cosas a la imaginación, comencé soltando el cintillo de mi cabello para dejarlo suelto y así dar una sensación de mayor movimiento, se lo lancé a Felipe, luego fui desabrochando los botones de mi falda y en ese momento todos, sin decir nada, tres hombres y una mujer, se colocaron alrededor de la mesa casi que equidistantemente como si algo los hubiese organizado… una vez suelta la falda, me enderecé brusca, pero rítmicamente y ella por efecto de la gravedad cayó sobre la mesa, siempre llevando el ritmo saque mis pies de ella y con un pequeño estrujón de mi pie, fue a caer en el suelo al lado del hombre perteneciente a la pareja…Felipe con un leve ademán dio una orden a su asistente, este se dirigió hacia la puerta de acceso y bajo la reja, dejándola a media altura… seguí moviéndome al ritmo de la música, Felipe y el hombre de la pareja se acercaron un poco más, comenzando a tocar mis pantorrillas, mis muslos mientras yo bailaba, de vez en cuando doblaba mis rodillas, bajaba y ellos aprovechaban para tocar mis nalgas, Felipe un poco más lanzado y en confianza, mandaba rápidamente sus manos a mi chocha, tocando la pequeña tela, totalmente húmeda de mi tanga…cuando el primer tema se acabó me senté en la mesa, quité mi blusa, quedando mis senos al aire, tire la cabeza y el cabello hacia atrás y en el momento que iniciaba la siguiente melodía, unas manos finas y delicadas tocaron uno de mis senos, era la mujer de la pareja, se acercó más, me dio un beso de lengua que yo acepté y respondí, luego me levanté, comencé nuevamente a bailar al ritmo de la música… el beso de esa mujer acabó de empapar mi vagina, ya no se disimulaba, sentirme el centro de atención, deseada por hombres (luego me enteraría que no por todos) y por la mujer, sentir mis senos al aire, solo en tangas, en hilo que por su tamaño y humedad ya no dejaba nada a la imaginación, ver como casi todos tocaban su sexo por encima de la ropa y ella hasta sobaba sus tetas, me ponía a mil, definitivamente quería hacer algo loco esa noche y estaba dispuesta a trabajar por esa experiencia.. el asistente de Felipe, sacó un “porro”, lo encendió y comenzó a pasarlo, todos daban uno o dos chupadas y lo pasaban, llegó a mi e hice lo mismo, agachándome a devolverlo a su dueño original, en la agachada, la mujer, metió su mano desde atrás tocándome toda la panocha y el culo… me encanto con la firmeza y suavidad que lo hizo, no fue brusca pero muy contundente en su caricia, sentí que un corrientazo iniciaba en mi culo y terminaba en lo alto de mi cuello, subiendo por toda la columna.. Todos estábamos excitadísimos, la música, el morbo, el alcohol y la marihuana generaron un ambiente “de locos”… en un momento dado dos de los hombres, Felipe y el de la pareja (Llamaré a la pareja Andrés y Andrea, ya que nunca supe sus nombres), Andrés, se desabrochaban sus correas y pantalones, la mujer Andrea, solo abría su blusa, ella era de rasgos y cuerpo brusco, pero muy cuidado, parecía ser hecha en gimnasio, pero con pesas, igual su compañero.

Felipe me dio la mano y me bajé de la mesa, pero me senté en ella, abrí mis piernas poniendo una en una de las sillas, Felipe se acercó y lo cogí de la correa, lo acerqué, le bajé el cierre del pantalón, bajé su bóxer y deje escapar la tranca de Felipe, la TRANCA, larga, unos 22 cms., gruesa, firme y venosa, con la cabeza húmeda, no circuncidada. Lo aparte un poco para poder agacharme y empezar a lamerla… la besé, la chupe y la lamí, lo miré y estaba con el rostro desencajado…me arrodille delante de él, cogí su tranca y la metí en mi boca, lo pajeaba, lo chupaba, sabía que me miraban el resto pero no me importaba, sentí que me empujaban de una mejilla y en mi oreja, saqué la tranca de Felipe y solo tuve que voltear un poco, para ver lo que me empujaba, tenía otra verga apuntando a mi boca, vi que era Andrés, no lo hice esperar, no era tan grande como la de Felipe pero era muy apetecible también, metí su cabeza en mi boca y con la lengua se la rodeaba, Felipe volvió a insistir entonces lo atendí… de pronto me agarró del cabello, me hizo enderezar, me volteó y me puso sobre la mesa, boca abajo, con sus manos abrió mis nalgas, cogió el hilo de la tanga, puso su glande en toda la entrada de mi chocha, levanté un poco mi cola para que pudiera entrar más fácil, más directo, sentí como ese TROZO de carne fue invadiendo mi chocha, me hizo soltar un fuerte suspiro que termino en un leve gemido, que sensación más deliciosa, me enterraban una tremenda verga, en un Bar, a la vista de otros,,, Uuufff!!! Otros, abrí los ojos y Andrés tenía su verga delante de mí, solo abrí mi boca y el me penetró por ella, en mi mente imaginaba como se vería… una hembra desnuda, boca abajo sobre una mesa, un hombre penetrándola por detrás y al otro lado de la redonda mesa otro hombre comiéndose su boca, esa sola imagen y lo que sentía en mi vagina, me hizo encalambrar todo mi cuerpo, palpitar mi abdomen, mi culo y mi cuca… aaaaaahhhh!!!! Fue el primer, de muchos orgasmos que iba a tener esa noche. Felipe me levantó, chupó una de mis tetas y me acostó en la mesa nuevamente pero ahora apoyada en mi espalda, boca arriba, me hizo levantar las piernas, casi apoyándolas en sus hombros y de una sola embestida volvió a meterme todo esa gran verga, hasta el fondo, de mi pecho surgió un gemido, pues sentía que su cabeza empujaba mi ombligo pero desde adentro, un dolor suave, acompañado de un inmenso placer volvía a invadir mi vientre, llevada por el morbo, quería sentir una verga en mi boca, estire mis brazos hacia atrás y cogí a Andrés de sus caderas, lo presioné un poco y engullí nuevamente su tranca, el magreaba mis tetas con ambas manos, vi como Andrea se acercaba, acarició mi vientre y comenzó a darme besos desde mi cuello, pasando por mis tetas, mi abdomen, mis muslos y mi pubis,,,me estaban llevando al cielo!!!! Dos hombres penetrándome y una mujer acariciándome como le daba la gana, Huuuuummm!!!! El paraíso… saqué la verga de Andrés de mi boca levanté un poco la cabeza y vi como Andrea, acariciaba los testículos de Felipe, mientras el estaba en ese mete y saca, ella fue aprovechando y por los lados de esa tranca metía un dedo, luego dos y los humedecía, los fue corriendo hacia abajo y aprovechando el gran flujo de líquidos, sin mucho miramiento, metió primero un dedo en mi culo, lo masajeaba en círculos y luego metió el otro… ahí me relajé y volví a chupar la tranca de Andrés, tenía todos mis agujeros ocupados, la tranca de Andrés mi boca, la de Felipe mi chocha y los dedos de Andrea mi culo, me sentía PUTA y muy ARRECHA, era DELICIOSO…ahíííí fue el segundo… Uuufffff!!!!! Que deliciiiaaa!!!!

Felipe se acostó sobre la mesa, yo me monté encima para cabalgarlo, por primera vez el asistente de la taberna se acercó y me di cuenta porque no lo había hecho, puso una mano en mi nalgas, cogió la verga de Felipe, con nervios, con excitación, tiró el prepucio hacia atrás dejando su cabezota al descubierto, él no podía quitarle los ojos de encima, la llevó hasta mi cuca y me indicó que me sentara en ella, era gay y estaba encantado con esas dos trancas, cogió por sorpresa a Andrés y empezó a pajearlo, Andrés estaba entre confundido, excitado, etc., en estos momentos Andrea me mostró sus pechos, cogió mi cabeza y la acercó a sus tetas, comencé a besarlas, a chuparlas a mordisquearlas mientras Felipe me clavaba y le daba dedo a ella por la cuquita…Andrés se logró zafar del Asistente y se dirigió hacia Andrea, ella se volteó y le dijo… dame tranca papi!!!! Andrés se la metió sin compasión y ahí fue mi GRAN tercero… Andrés, dándole a Andrea, Felipe a mi mientras ella y yo nos besábamos y acariciábamos. Esto era ESPECTACULAR!!! En estos momentos sentí mi cuca llena de la leche de Felipe y Andrés se vino en Andrea, me bajé de la mesa, me arrodillé frente a Felipe y se lo mamé con fuerza para exprimir la última gota…Andrea hizo lo propio con Felipe que seguía recostado en la mesa… al poco rato Andrea me cogió de la mano y me llevó a un sofá… nos acomodamos, yo debajo con mis piernas abiertas y mi chocha expuesta ella encima y comenzamos con un excitante 69, las dos limpiando la leche que la otra tuviese en su cuca, como si nos hubiésemos puesto de acuerdo cada una le metió un par de dedos a la otra pajeándonos mutuamente y con las lenguas estimulando el clítoris, los tres hombres nos veían, dos de ellos se volvían a excitar, sus trancas se erguían, se ponían duras y venosas, el asistente no sabía qué hacer, era hasta cómico su actuar y su rostro, me concentré en Andrea y ella en mí, comenzó a gritar… Perra!!!! Me voy a venir, su grito, su chimba húmeda y el inicio de sus contracciones me hicieron venir a mí también, fue el cuarto y no por eso menos fuerte, yo estaba arrecha hasta más no poder…

Nos enderezamos sentadas en el sofá, Andrés fue por nosotras, nos llevó nuevamente hasta la mesa, nos puso a cada una diametralmente opuestas en la mesa… Andrés se colocó detrás de mí y Felipe detrás de Andrea, nos agachamos un poco más, nos cogimos de las manos, ellos se miraron y Felipe se la clavó a ella de una, lo propio hizo Andrés conmigo… comenzaron a bombearnos despacio, a medida que pasaba el tiempo aceleraban más, Andrea y yo juntamos nuestras mejillas, nos mordíamos las orejas, nos besábamos, enredábamos nuestras lenguas, nos agarrábamos las tetas, así estuvimos un rato largo hasta que ella blanqueo los ojos y me dijo casi que gritando… Este HP me va a hacer venir, meeee viiineee!!! Me besó fuerte en la boca y me apretó las tetas… Felipe se la sacó y ella cayó sentada en el piso…Felipe se recostó en el sofá más cercano y me llamó, indicándome que me sentara en su tranca, yo obedientemente me acerqué, se la cogí apunte a mi chocho y me la clavé integra, me fui hasta que sentí sus guevas chocando con mi periné, el me atrajo hacia su boca y su pecho, Andrés se llenó de saliva la cabeza de su verga, luego mi culo, yo frené, dejé que el apuntalara bien su glande en mi culo y comenzó a empujar, me abría las nalgas con sus manos, pero internamente sentí un dolor cuando la verga de Andrés, tropezó con la de Felipe, este se salió un poco para darle cabida a la tranca de Andrés y así estuvieron hasta que encajaron sus dos trancas dentro de mis agujeros, yo ya había probado este tipo de sensación, pero la verga de Felipe era inmensa y la de Andrés se sentía gorda… por fin acompasaron sus movimientos haciéndome sentir unos corrientazos fabulosos en mi chimba y en mi culo y comenzó el “jaleo” en esa posición me hicieron venir como en cinco ocasiones, mis tetas eran magreadas por los dos y mis orificios perforados por sus trancas, de mi boca no salían sino gemidos y suspiros….eran unas de las sensaciones más deliciosas que había sentido en mi vida, este par de vergas se veía que ya habían trabajado juntas y se orquestaban de maravilla, mis tetas, mi culo y mi chocha querían reventar de placer… esta era una de las ventajas de una PUTA desinhibida como yo.. Podía disfrutarlo al máximo sin vergüenza.. Sentí sus vergas palpitar al unísono, ponerse mucho más duras, sentí sus gemidos y sus exhalaciones en el momento en que llenaron mis dos agujeros de leche… no aguante más y me vine por última vez esa noche, me palpitaba el culo y la chocha al mismo tiempo, mis pezones se querían reventar y mis espasmos abdominales eran incontrolables, me habían dado una de las clavadas más memorables de mi PUTA vida… me dejé caer en el sofá, con las piernas abiertas, Andrea se arrodillo y le limpio la verga con su boca a Andrés y a Felipe, cogió una soda helada, la vació sobre mi chocho y culo y con su lengua limpiaba la leche que salía de mis dos agujeros… uuuufffff!!!!!

Me levanté, fui recogiendo mi ropa regada por ese sector del salón, delante de todos me vestí, menos mi tanga, me acerqué a Felipe y la puse en el bolsillo de su Jean…estaba “comida” y satisfecha y había dejado claro que era la “Reina” del sitio… pedí otro “Cuba libre”, me senté en la barra y le dije al asistente que abriera la reja…sonó la música nuevamente y comenzó a entrar la gente, el negocio se llenó en 20 minutos, cada uno volvió a sus funciones, Felipe pasaba y me dio un par de besos, otro par de copas por mi parte y me levanté y salí del salón… Solicité que trajeran mi auto, le di una propina al joven, acompañada de un beso, me acerqué a mi auto, las llaves se cayeron al piso y sé que le brindé una hermosa vista a este joven.. lo mire y le di la misma sonrisa y guiño de ojo de mi entrada… me dirigí a mi casa.. lo necesitaba, mi culo, mi chocha me ardían y mis tetas estaban como si hubieran pasado entre dos rodillos… de ahora en adelante esa sería mi TABERNA del PLACER…

Leave a Reply

*