La Tetona Me Volvio Loco

Trabajo como velador en un edificio. Mi trabajo consiste en permanecer alerta ante cualquier contrariedad y tambien recibir a la gente que vive en el edificio. Yo cubro el turno que empieza a las 11 de la noche, y termina a las 7 de la mañana. Cuando mi turno termina, me suplanta quien es el padre de una mujer llamada Karina. Karina tiene al rededor de 21 años, mide aproximadamente 1.60, cabello castaño a la altura de los hombros, dueña de un cuerpo realmente deseable: Sus tetas son bien grandes, su boca carnosa, su cintura es perfecta y su culo es redondo y firme. Karina es lo que cualquier hombre puede desear… pero sus pechugas realmente llaman la atencion. Cierta vez, eran aproximadamente las 3 de la mañana de un Sabado cuando la vi bajar del auto de su novio. Por lo visto se habian hechado unas copas y luego de un beso se despidieron. Como de costumbre abri la puerta del edificio para que ella entre, nos saludamos y note que traia unas copas de mas… Al subir el primer escalon de la entrada, casi se cae al piso a causa de una mala pisada. Me avalence para detener su caida y la tome por los brazos… Mientras la ayudaba a incorporarse, note que por debajo de su camisa no habia sostén. Sus enormes pechos eran mi debilidad. Si bien su padre era mi compañero de trabajo, nunca pude ocultar mi deseo por Karina… Una vez que la ayude a ponerse de pie, la acompañe hasta el elevador que la llevaria a su casa. Ya que estabamos dentro del mismo, le pregunte que tal habia pasado la noche a lo que me contesto: “Estuvo divertido, salvo que falto algo…” Al preguntarle que era eso que habia faltado me contesto sin dudar: “Sexo, me faltó sexo” No dije nada al respecto y Karina me avanzó: “Te gusta como se marcan mis pechos por sobre la blusa?” Sin quitar la vista de sus tetas le conteste que si, que se veian muy provocativos. “No se te antojan?” Me pregunto. “Claro, he soñado con ellos varias veces…” le contesté. Ella misma cerro la puerta del elevador, quedando ambos dentro. Éste comenzo a subir,

cuando Karina se avalanzo sobre mi y comenzo a tocarme la verga por encima del pantalon. Mientras subiamos, tambien subia mi temperatura, y mis manos no tardaron en llegar a sus enormes pechos. Pude sentir como se exitaba mientras le manoseaba sus tetas. Llegamos al piso donde ella vivia con su familia y me comento que la casa estaba sola, ya que sus padres y su hermano habian salido de viaje…Me pregunto si queria pasar y quedarme con ella a solas. Mi prespuesta fue obviamente que si. Entramos y Karina se dirigio direcamente al baño. Luego de unos escasos minutos, salio de allí solo en ropa interior. Su sostén blanco parecia no poder aguantar el tamaño de sus pechos. Inmediatamente me acerque a ella y comence a manosearla. Ella pudo sentir mi exitacion y me propuso pasar a la sala, donde habia un comodo sillon de dos cuerpos. Nos sentamos en él y no tardó en quitarme la ropa y sentarse sobre mis muslos. Los pechos que tantas veces deseé se encontraban a escasos centimetros de mi boca. Hundí mi cara en ellos y comence a besarlos y chuparlos. Mi erección era evidente, asi que Karina tomo mi pene lentamente y comenzo a masturbarme lentamente mientas yo me dedicaba a sus enormes tetas. Agarraba mi pene con su mano derecha y con la izquierda acariciaba mis huevos, que explotaban de la calentura. Crei no poder aguantar mucho mas sin eyacular, cuando ella me preguntó: “Que quieres hacerme? Lo que tu desees sera perfecto para mi”. No dude en decirle que moría por meter mi pene entre sus tetas y que me masturbara con ellas hasta el final. Se arrodillo en el piso, se quitó el sostén y dejo sus enormes pechos a la vista. Mientras me chupaba la cabeza de mi verga, se acariciaba las tetas, lo que hacia que sus pezones se endurezcan. Tomó mi pene con sus manos y lo dirigio hacia sus pechos: Mi sueño se hacía realidad. Apretó bien sus tetas y comenzo a masturbarne con ellas. Podia sentir la presion de sus senos sobre mi pene, lo que provocaba que mi orgasmo se adelantara. Mientras me masturbaba con sus tetas, me miraba a los ojos. Ella sabia que estaba cumpliendo mi

fantasia. Mi pene estaba a punto de estallar cuando comenzo a mover sus pechos a mayor velocidad entonces ya no pude aguantar mas cuando mi leche comenzo a brotar de mi pene… Al notarlo, Karina comenzo a ejercer mas presion son sus tetas sobre mi pene, lo que proboco una corrida tremendamente grande sobre sus tetas. Sin decir nada, se puso de pie, fue al baño a limpiarse y me pregunto si mi habia gustado y si estaba dispuesto a repetirlo… Mi respuesta fue obviamente que si, y cuando esto suceda, no dudaré en compartirlo con Uds.

Leave a Reply

*