La venganza de Yolanda

Miré mi reloj, Yolanda no llegaba aún y habían pasado ya 20 minutos de la hora acordada, mire de nuevo a mi alrededor pero no podía verla. La plaza de comidas estaba llena por la hora y mucha gente que pasaba cerca apenas me hacían caras al verme solo y sin nada para almorzar, no le daba importancia.
– Tal vez se arrepintió, pensé mientras miraba de nuevo mi reloj, – le daré otros 15 minutos y me iré.
Hacía un par de días Yolanda me había llamado, era una buena amiga de mi empleo anterior, estaba llorando y quería hablar conmigo. Acordamos encontrarnos a la salida del trabajo en un pequeño restaurante cerca a la oficina. Al encontrarnos me contó la razón de su llanto, había recibido un correo electrónico con fotos de su esposo con otra mujer. Me sentí mal por ella y por su hijo de 7 años, pero no estaba preparado para la propuesta que Yolanda tenía para mi
– Sabes, ya lo decidí, voy a divorciarme
– bueno, te entiendo, pero tal vez si hablas con él…
– no, no es la primera vez que me engaña, ya había escuchado antes que me ponía los cuernos con mujeres de su oficina, pero nunca quise creerlo, pero ya no más…
– te entiendo…

– pero antes quiero vengarme de él, por eso te llame…
– qué quieres decir?
– no es nada malo, solo quiero que tengamos sexo y nos tomamos algunas fotos o grabamos un video mientras lo hacemos, así él sabrá cómo me siento
La propuesta de Yolanda me tomó por sorpresa. Ella era una mujer muy atractiva, 30 años, 1.70m, cabello negro corto, delgada, senos no muy grandes pero firmes y un culito parado y firme
– No me mires así, dijo al ver mi cara de sorpresa, sé que te has acostado con varias de las chicas de la oficina, por suerte Esperanza casi nunca viene a esta sede.
Esperanza era mi novia, los tres trabajamos en la misma empresa pero ella estaba en una sede diferente
– Bueno, es que no me esperaba esta propuesta de ti…
– Bueno entonces aprovecha, sé que me tienes ganas desde que nos conocimos, aceptas o no?
– claro que acepto, para eso estamos los amigos, no?
Yolanda se acercó a mí y me dió un gran abrazo, permitiéndome sentir sus tetas contra mi pecho
– gracias, carlos, eres muy buen amigo
– de nada, ahora, que te parece si te invito algo de comer y cuadramos los detalles?
– está bien, dijo ella tomando el menú y empezando a escoger
Finalmente llegó el sábado, aprovechando que Esperanza trabajaría todo el día, Yolanda y yo quedamos en encontrarnos en mi apartamento. Tan pronto salió Esperanza le envié un mensaje de texto a Yolanda para que viniera, mientras llegaba empecé a preparar todo, la cámara de video, los condones y algunas cervezas. Miré el reloj, aún tenía tiempo para una ducha rápida y una paja.
Salí rápido de la ducha y decidí esperar a Yolanda usando solo un boxer negro que marcaba muy bien mi paquete, coloqué una película porno en el DVD y me senté a verla y masturbarme mientras esperaba a Yolanda, quien llegó media hora después justo cuando acababa de correrme. Me limpie rápidamente y de coloqué de nuevo el boxer, el bulto era menor pero visible y de hecho fue lo primero que ella miró cuando abría la puerta
– Carlos!!!, esperaba verte ..bueno, dijo ella visiblemente sonrojada
– Hola Yolanda, bueno, me puse cómodo, pero pasa por favor, dije tomándola de la mano
al principio ella no avanzó, pero unos segundos después entró al apartamento y fuimos a la sala, la película porno continuaba. Venía vestida con una lycra negra, una chaquetilla del mismo color, un canguro donde guardaba sus cosas personales y una blusita blanca, de inmediato le miré el culo, se veía paradito y firme
– te ves muy bien amiga, dije colocando mi mano sobre su trasero, eso la tomó por sorpresa
– Carlos!!
– jajaja, tranquila, disculpa si me adelanté
Ella se sentó en el sofá, y me senté a su lado, miramos la película un rato en silencio
– y bien? que hacemos?, preguntó ella
– bueno, si quieres podemos tomarnos una cerveza para relajarnos un poco
– si, una cerveza estaría bien
fui a la cocina y saqué un par de cervezas del refrigerador , al regresar Yolanda se había quitado la chaqueta dejando ver que debajo llevaba una camiseta blanca muy ajustada que se le pegaba de manera deliciosa a sus tetas, al no llevar sostén sus pezones erectos se marcaban bastante.
– toma, dije alcanzando una cerveza y sentándome de nuevo a su lado
– brindemos por el cerdo de mi esposo
– salud!!, conteste golpeando mi botella contra la de ella
– ves mucho porno?, pregunto Yolanda más relajada
– lo normal, te gusta lo que ves?
(en ese momento un negro le daba sexo oral a una rubia de 19 años)
– hmmm, si, tiene unas tetas muy lindas
– jajaja, estas viendo la chica?
– si claro, te molesta?
– claro que no, dije acercándome más a ella, de hecho me gusta oírte hablar así,
Yolanda soltó una sonora carcajada
-jajaja, me imagino
ves como le hace la mamada?
– si
– el le esta follando la boca a ella
– jajaja, como es eso?
– la chica no hace nada, el negro le sostiene la cabeza y mete su verga dentro de la boca de la chica
– y… que quieres hacer?, le pregunté colocando mi mano en su pierna
– hmmm, esperemos que termine la película, y luego pensamos que hacer, dijo tomando mi mano y retirandola suavemente
– como quieras, pero falta al menos una hora
– no tengo prisa y tú?
– tampoco, Esperanza estará fuera todo el día…
– bueno, mientras podemos disfrutar nuestras cervezas y mirar una buena película porno, jajaja,
Yolanda se acomodó mejor en el sofá y recostando su cabeza en mi pecho. hábilmente evadió todos mis intentos de manosearla, aumentando las ganas que tenía de cogerla y aumentaba mi morbo diciéndome cómo le gustaría que le hiciera lo mismo que le estaban haciendo en la escena de turno, sexo oral, lamer sus pezones, meter mi lengua por su ano virgen o lamer mi leche de su cara y luego besarnos.
Al llegar a última escena, la lésbica, decidí hacer un movimiento arriesgado
– sabes, varias veces he fantaseado contigo y Esperanza haciendo una escena lésbica, ella de inmediato soltó una risa,
– jajaja, me lo imaginaba, jajaja, pero sabes que eso nunca pasará
– bueno es solo mi fantasía…
– no lo digo por eso, sabes que Esperanza no me soporta
– pero si se diera la oportunidad lo harías?
– hmmm, bueno..siii, solo por experimentar, jajaja
– si quieres la llamo
– tan bobo
– jajaja, solo quiero que te sientas cómoda y relajada
– yo creo que quieres que esté lo más caliente posible
– si eso tambien, dije colocando de nuevo mi mano sobre su pierna y subiendo lentamente
ella tomó mi mano, y en vez de alejarla esta vez me guió justo a su entrepierna
– dímelo tu, ya estoy suficientemente caliente para ti?
apretó mi mano contra su concha, se sentia humeda a pesar que la estaba tocando sobre su lycra
– si, creo que ya estas lista
– igual que tu dijo colocando su mano sobre mi erecto bulto, – trae la cámara
volví con la cámara, la monté en el trípode y la conecté al televisor, Yolanda hizo una corta presentación, su nombre su edad, los tres meses sin sexo, las razones para grabar el video y lo que más me impresionò, nunca había estado con un hombre diferente a su esposo, nunca le habìa dado sexo oral a su esposo y nunca había tenido sexo anal
al terminar me paré justo detrás de ella, tomándola por la cadera y apretandola contra mi bulto me aseguré que sintiera la erección que tenía bajo mi boxer entre sus nalgas, las cuales se sentían muy firmes, no podía dejar de pensar en lo que sería desvirgar ese culito virgen y meter mi verga en su humedecido coñito, algo apretado luego de meses de abstinencia sexual ante el desinterés de su esposo.
Empecé a besar el cuello de Yolanda mientras ella daba leves gemidos y miraba fijamente la pantalla del televisor. Deslicé mis manos hacia arriba levantando su camiseta y dejando finalmente al descubierto sus tetas, redondas y firmes, coronadas por un par de pezones cafés pequeños y duritos. Eran del tamaño perfecto para caber en mis manos, las apreté un par de veces ante los gemidos de Yolanda y remataba tirando suavemente de sus pezones, lo cual parecía gustarle bastante
– que tetas tan ricas tienes Yolanda, le dije al oído mientras las apretaba nuevamente
– hmm, sigue, sigue, contesto colocando sus manos sobre las mías y guiándome
– no sabes cuantas pajas me he hecho pensando en ti, le susurre al oído, ante lo cual ella soltó una risa muy sensual
– jajaja, bueno, hoy podemos hacer realidad nuestras fantasías
– o sea que tu…
– jajaja, si, tambien me he masturbado pensando en ti, y a veces cuando tenía sexo con mi esposo deseaba que fueras tu
– hmm, me encantaría que me contaras tus fantasías más tarde, dije mientras deslizaba mi mano dentro de su pantalón y sobre su tanga, la cual estaba húmeda.
Froté lentamente la concha de Yolanda sobre su tanga, lo cual sorprendió a Yolanda, que arqueó un poco su espalda, presionando sus nalgas contra mi verga erecta
– Carlos, hmmmm, qué haces?
– jeje, te gusta?
– hmmm, siiii, hmmm
Seguí frotando la concha de Yolanda unos minutos antes de darle la vuelta, nuestras miradas se cruzaron y sin decir nada nos dimos un apasionado beso, nuestras lenguas recorrían torpemente la lengua del otro, y la sensación de sus tetas y pezones erectos contra mi pecho era increíble, mis manos bajaron y empezaron a apretarle las nalgas con fuerza, apretando mi pene contra su abdomen y la parte superior de su concha.
Continué besando el cuello de Yolanda mientras iba bajando sin dejar de acariciar sus nalgas, al llegar a sus tetas empecé a lamer y chupar sus pezones lo que hizo que empezara a gemir de placer
– ahh, carlos, ahhhhh, sigue, sigue
– que ricos pezones tienes amiga!!!, grité y volvía chuparle las tetas por turnos mientras mis manos apretaban con fuerza su culito firme
Yolanda empezó a guiar mi cabeza hacia su vientre, el cual lamí con gusto, hasta que me encontré arrodillado frente a ella, una mancha oscura sobresalía en la lycra, era evidente que Yolanda estaba muy mojada, le baje los pantalones dejando al descubierto una minúscula tanga rosada, que apenas si tapaba su concha y se le metía entre las nalgas, como pude ver al mirar el televisor.
Me levanté de nuevo y le pedí a Yolanda que se diera vuelta, usando el control remoto de la cámara hice un acercamiento justo a su concha, me paré de nuevo detrás de ella y baje lentamente su tanga, un triángulo de vello púbico apareció debajo, muy bien definido y abajo su concha húmeda
– hmmm, que linda concha amiga, le dije a Yolanda al oído
– hoy es solo tuya carlos
meti mis dedos entre su húmeda concha, ante un gran suspiro de Yolanda
-ahhhhh, siiiiii
– estas asi de mojada por mi?
– siiii, nunca me habia sentido asi, hmmm
Yolanda movía su cadera hacia atrás a medida que yo metía mis dedos en su concha, logrando que mi pene se metiera entre sus nalgas, era una sensación increíble, los gemidos de placer de Yolanda y la imagen en el televisor de mis dedos dentro de ella acariciando su clítoris me tenían a mil.
Coloque mi brazo alrededor de su cintura por si acaso las rodillas de Yolanda le fallaban por el placer que estaba sintiendo, pero aún tenía el control en la mano, un zoom alejado y ahí estábamos los dos, ella desnuda frente a mi mientras yo la masturbaba, un nuevo acercamiento a su cara, sus ojos cerrados y sus gemidos eran dignos de una película porno
– vamos, prueba tus jugos, dije acercando mis dedos mojados a su boca
Yolanda me miro y tomo mi mano con la suya antes de empezar a lamer mis dedos, mientras lo hacía no dejaba de mirarme y yo no dejaba de pensar como seria la mamada que me esperaba
– vamos, hazme correr con tus dedos, dijo al terminar de limpiar mis dedos y llevando mi mano de nuevo hacia su concha y yo de inmediato metí mis dedos frotando el clítoris
– solo con mis dedos? no te gustaria sentir mi lengua?, le pregunté al oído antes de morder el lóbulo de su oreja
– aaaahhhhhh, siiiiii, me lo harias oral?
– claro que si, siéntate
sin sacar mis dedos de su concha Yolanda se sentó en el sofá y yo me arrodille frente a ella, separe sus labos un poco y metí mi lengua entre ellos, sus jugos sabían deliciosos y al sentir mi lengua lamiendo su clítoris, Yolanda soltó un gran gemido de placer y apretó mi cabeza contra ella
– aaaahahhhhh, carlooooos, siiiiiiii
le di un par de lamidas mas antes de poder levantar mi cabeza al mirarla vi que estaba gozando al máximo
– tu esposo nunca te dio sexo oral?, pregunte mientras seguía metiendo y sacando mis dedos
– ahhh, nooo, ahhh, nooo, ahhhh, nunca, ahhhh, decía que eso era de lesbianas, ahhhh, siiiiii
– bueno, entonces imagina que soy esperanza, te parece?, jejeje
– ahh, siii, sigueee
empecé a lamer de nuevo la concha cada vez más mojada de Yolanda mientras que con una mano separaba sus labios vaginales con la otra empecé a pellizcar suavemente sus pezones
– ahhhhh, ahhhh, siiii, esperanza, siiiii, esperanza sigue asiiiii,, ahhhh
escucharla asi, me puso mas duro aun, como pude me quité el boxer, mi pene estaba mas erecto que nunca, el ritmo de sus gemidos aumento y yo sabía que estaba lista para llegar al orgasmo, me hice a un lado y de nuevo con el control acerque la imagen a su coño con mis dedos dentro, los metía y sacaba con fuerza y rapidez, un minuto después la espalda de Yolanda se arqueaba y un gran grito de placer acompañado de un chorro de jugos vaginales confirmaba que Yolanda acaba de tener el primer orgasmo de la tarde.
– aaaaaaahhhhhhhh, siiiiiiiiiii, lleguéeeeee, ahhhhhhhh
mis dedos estaban empapados con los jugos de Yolanda, seguí unos segundos metiendolos y sacandolos hasta que ella me solicitó parar para descansar un poco. Enfoque de nuevo su cara, tenía una gran sonrisa y se notaba algo de sudor, me senté junto a ella
lista para tu primera mamada?
qué quieres que haga?, preguntó sonriendo
le pedì que se arrodillara frente a mí y colocara sus manos en la espalda, lo cual hizo de inmediato, bajè mi boxer dejándole ver por primera vez mi verga completamente erecta, lo cual la sorprendió
jajaja, deberìas ver tu cara amiga
es que…es muy grande…
jajaja, se nota que solo has tenido un hombre
no te burles
no lo hago, en serio…antes de empezar, trajiste tus gafas?
si están en mi bolsito
le coloqué las gafas, se veía muy sexy y de inmediato le pedí que jugara con mi polla, ella un poco tímida al principio empezó a lamerla y besarla con cuidado, sus labios se sentían muy suaves y lu lengua recorriendo el tronco de mi verga se sentìa deliciosa
si quieres puedes usar las manos ahora, le dije al ver que le costaba un poco meter mi polla en su boca,
lo hizo, su mano tomó mi verga con cuidado y empezó a meterse la punta y a apretarla con cuidado con sus labios, ufff, que sensación tan deliciosa, poco a poco metía mi verga más dentro de su boca y mientras lo hacía no dejaba de mirarme. La sensaciòn era increíble pero yo no podía aguantar más
-Quiero follarte la boca!!!!, grité mientras tomaba la cabeza de Yolanda con mis manos y la empujaba contra mi verga, ella se sorprendió un poco pero entendió de inmediato lo que quería hacer, de nuevo colocó sus manos en la espalda y apreto sus labios contra mi polla. Empecé a sacar mi erecto miembro rápidamente en la boca de Yolanda ella no dejaba de chupar y apretar sus labios mas y mas, la sensación era deliciosa, un par de minutos después sentía como mi leche estaba a punto de salir, saqué mi polla y un par de potentes chorros de leche cayeron sobre la cara de Yolanda en ambos lentes y una parte sobre su boca, un tercer y cuarto chorro cayeron sobre su cuello y los últimos sobre sus tetas, ella estaba bastante sorprendida por la cantidad de leche
– ahhhh, eso fue increíble gritó emocionada, la ayude a levantarse y le mostré su cara en el televisor de la sala , ella se sorprendió por la cantidad de leche en su cara, aprovechando para tomar una foto con mi celular
– quieres probar a qué sabe mi leche?
– si claro,
con mi dedo limpie parte de mi leche de la cara y el cuello de Yolanda y lo acerque a su boca, ella tomó mi mano y metió mi dedo en su boca chupándolo con ganas
parece que estuvieras probando una rica colombina amiga
hmmmm, me encanta el sabor de tu leche dijo lamiendo sus labios y quitándose las gafas para lamer los lentes
me pare detrás de ella colocando mi pene entre sus nalgas, acariciando sus tetas, frotando mi leche contra ellas y pellizcando suavemente sus pezones, Yolanda gemía de placer y jugaba de forma coqueta con sus lentes lamiendo cada gota de leche de los lentes y el marco
hmmm, te habìas corrido así con esperanza?
jajaja, no la verdad no, ella no es tan caliente como tu y con esas gafas, uffff
hmmm, te excitan mi gafas? entonces te propongo algo, me las voy a dejar hasta que termines de follarme pero no quiero que uses condón
La propuesta de Yolanda al principio me pareció arriesgada pero a la vez excitante, al ver mi cara de sorpresa me aclaró lo que quería,
no te preocupes carlos, quiero que hagamos los mismo que en la pelìcula, te corres dentro de mí y luego grabamos tu leche saliendo de mi concha y mi culo, como es que se llama?
un creampie, vaya amiga eres màs pervertida de lo que pareces.
No contestó, empezamos a besarnos y terminé sentado frente a ella; Yolanda miró al televisor asegurándose que la imagen estaba centrada y enfocada, sonrío para la cámara y dijo
jorge, mi amor, ahora por fin voy a ser follada como me gusta
se sentó sobre mi y tomando mi polla con su mano la guió dentro de su concha, bajando lentamente. Su concha se sentía apretada, caliente y muy húmeda, mientras lo hacía colocaba sus tetas frente a mi cara, permitiendome lamer y chupar sus pezones duros
ahhhh, carlos, que grande y dura la tienes!!!
esta asi por ti Yolanda, dije ,mientras apretaba sus nalgas y las separaba para ver su culito, rosadito y apretado en el televisor
Yolady llevaba un ritmo increíble, escuchar sus gemidos de placer constantes y suaves era increíble, ocasionalmente paraba un momento para besarnos y decirme lo afortunada que era mi novia o lanzar uno que otro insulto contra su esposo
Unos minutos después estaba listo para correrme dentro de Yolanda, se lo dije y cambiamos de posición, ella se acostó sobre el sofá. Sin dejar de mirar la cámara me pidió que terminará dentro de ella:
ahhh, carlos, correte dentro de mi, quiero tu leche dentro de mí y luego podremos ver como chorrean de mi concha mis jugos mezclados con tu leche
hice lo que Yolanda me pedía, me coloqué encima de ella y con cuidado la penetre un par de veces más, corriendome justo dentro de ella, los primero chorros fueron profundos, pero los demás más cerca de forma que al sacar mi polla empezó a chorrear mi leche de su concha. Yolanda gemía de placer, rápidamente tomé la cámara e hice un acercamiento, Yolanda separaba sus labios vaginales son sus dedos mientras pujaba suavemente sacando mi leche mezclada con sus jugos de mujer, luego metió un par de sus dedos, y empezó a lamerlos y chuparlos, no dejaba de grabar en primer plano su cara sudando, Yolanda se acomodo un poco las gafas, antes de decirme que nunca había sentido una cantidad asi de leche dentro de ella
Coloqué la cámara de nuevo en el trípode, grabando a Yolanda en el sofa. acostada frente a la cámara mientras su concha terminaba de gotear, me acerqué a ella y coloque mi polla un poco flácida, luego de correrme dos veces en su cara
bueno, es hora de prepararnos para que te monte por el culo,
Yolanda entendió y con una mano tomó mi polla colocándola en su boca para ensalivarla y lubricarla para entrar en su culito virgen. Empezó a mamar mi polla mientras con su mano acariciaba mis bolas y con la otra tocaba su concha. Un par de minutos después mi polla estaba lista para una nueva embestida, Yolanda se colocó en cuatro frente a la cámara
ahora van a follarme por el culo como nunca lo hiciste jorge,
dijo Yolanda mirando frente a la cámara, hice un zoom out para que alcanzara a verse la cara de Yolanda, sus tetas colgando y mi vientre en el fondo. Separé las nalgas de Yolanda y al ver su culito rosadito me excite como nunca antes, escupí en el y coloque la punta de mi polla en la entrada, empecé a empujar con suavidad, Yolanda apretaba las manos, y gemía y gritaba de dolor
ahhhh, ahhhh, ayyyy, me duele carlos, aahhhhh, ahhh, sigue, sigue
ahhhh, que apretadito tienes el culo amiga
hmmmm, hmmmm, siiii, mi esposos nunca me quiso montar por ahí, ahhhhh, ahhhh, ayyyy, me dueleeee.
sé que te duele amiga, pero no voy a parar, hmmmmm
no pares, no pares, ahhhh, ahhh, quiero tu leche dentro de mi culo, ahhhh, ayyy
un par de minutos después toda mi pola estaba dentro del culo de Yolanda, acariciaba sus nalgas con cuidado y en el televisor podía ver su cara de placer
tranquila amiga, ya está todo dentro
hmmmm, que ricooooo, se siente muy ricooooo, me dolió menos de lo que pensé
lo sé, hmmmm, pero es porque era tu primera vez, ya tienes el culo dilatado, es importante que lo mantengas así
ahhhh, hmmmm, me estas invitando a salir? jajajaja
ahora que vuelves a ser soltera siiiii
saque mi polla y empuje con fuerza para mostrarle a Yolanda que hablaba en serio
ahhhhhhh, ahhhhhh, ahhhhhh, que rico como me montas, pero ten cuidado, ahhhh
saque mi polla y la embestí de nuevo con fuerza, Yolanda se agarraba con fuerza de la alfombra
ahhhh, ahhhh, ahhh, carloooos, ahhhh, ahhhh
con la tercera embestida con fuerza, algunas lagrimas salían de los ojos de Yolanda
ahhhh, ahhhh, ahhh, no creo aguantar otra vez, ahhhhh
Cuarta embestida con fuerza, los brazos de Yolanda le fallaron y cayó al piso
ahhh, ahhh, ayyyyyy, carlos, por favor para
tranquila, sabes que no puedo hacerlo, me tienes muy caliente, baja el culo
Yolanda se acostó boca abajo en el piso, le pedí que separara sus nalgas y de inmediato metí mi polla en su culo de nuevo,, en esa posición, y al no poder moverse mis embestidas eran más fuertes, Yolanda gemía con más fuerza, me pedía que continuara sin dejar de ver la cámara, por sus lágrimas sabía que le dolía un poco, pero por sus gemidos sabía que estaba disfrutándolo.
Debido a mis dos corridas anteriores, la tercera corrida se demoró más, pero fue constante y con mucha leche, de forma que en el cuarto o quinto chorro, mi propia leche salía del culo de Yolanda con cada embestida que le daba
Al terminar de correrme tome la cámara y enfoque el culo de Yolanda, ella seguía separando sus nalgas con las manos, por lo que su culo dilatado se veía llena de leche. Ella pujó un par de veces y mi leche empezó a gotear de nuevo bajando hasta su concha y luego cayendo al piso
Con algo de dificultad Yolanda se levantó, separó de nuevo sus nalgas y más gotas de mi leche, mezclada con su saliva caían de su culo
hmmmm, carlos, mi primera vez anal fue mejor que mi primera vez por la concha….
me alegro amiga,
me levanté y soltando la cámara la abracé durante un par de minutos,
disculpa, me estaba pasando un poco mientras te montaba por el culo, te lastimé?
no te preocupes, sabía que me iba a doler y quiero agradecerte por no parar cuando te lo pedí,
en serio?
si, me gusta como me follas, me haces sentir deseada…amada…
nos miramos fijamente, sin decir nada nos besamos de nuevo. Apague la cámara y Yolanda me tomó de la mano, fuimos a mi habitación, y frente a la misma cama donde hacía un par de horas había follado a mi novia, Yolanda me pidió que le hiciera el amor. Ya no se trataba de su venganza contra su esposo o de nuestra fantasía sexual. Los dos nos dimos cuenta que el sentimiento que nos unía no era amistad, sino amor.
Yolanda y yo nos encontramos un par de veces más durante la semana para editar el video y prepararlo para enviarlo a su esposo y siempre terminamos en mi cama follando y especulando sobre la reacción de su esposo o qué pasaría si Esperanza se enterara de lo nuestro.
Yolanda se separó un par de semanas después, entregando la custodia de su hijo a su esposo y un mes después ella y yo cumpliamos nuestra fantasía sexual montando un trío con Esperanza, una experiencia increíble que terminó con el embarazo de Yolanda.
Actualmente Yolanda, Esperanza, así llamamos a nuestra primera hija y yo vivimos juntos, y fruto de nuestra continua actividad sexual ella espera nuestro segundo hijo

Leave a Reply

*