Las grandes Cualidades de mi tía

Esta historia que les cuento es cierta y en absoluto esperada para mí ya que cuenta como mi tía y yo estrechamos más nuestra relación El relato que les voy a contar, nuca creí que me sucedería, pero paso y la verdad fue bastante grato. Primero les contare que mi tía es una mujer madura de 45 años pero muy bien conservada eso lo pude ver en directo y en vivo. Mi tía es más bien bajita 1.60 más o menos, morena con el pelo rizado y corto, unos ojos verdes tremendamente bonitos y algo rellenita, pero lo que más me impresiono de ella siempre fueron sus tetas tiene una talla 115 lo sé porque revise unos de sus sujetadores y debido a su estatura parecen mucho más grandes. Yo iba muy a menudo a casa de mi primo y coincidía bastante con mi tía pero nunca tuve en ella un deseo sexual, hasta un día en que tuvimos un casual encuentro. Mi primo y yo salimos un sábado como tantos a tomarnos unas copas y la verdad esa noche se nos fue algo de las manos, así que decidí irme a su casa a dormir y marcharme al día siguiente a mi casa. Mi primo me comento que mi tía no estaría ese fin de semana porque había tenido que salir por motivos de trabajo. No es que me importara pero así la verdad estaríamos más a nuestro aire y no la molestaríamos. A la mañana siguiente cuando me levante me di cuenta que mi primo había salido de casa, recordé que me comento que tenía que jugar un partido con sus compañeros de trabajo que había que dado así que decidí, darme una ducha y marcharme a casa lo antes posible para poder llegar bien y estar a la hora de la comida en mi casa, al encontrarme solo en la casa, mi sentido del pudor desapareció y me pasee en calzoncillos por la casa, me fui al baño y entre para darme la ducha. Me lleve un sorpresa mayúscula cuando al entra al baño encontré a mi tía en el baño semidesnuda solo con la parte de debajo de un bikini y con sus inmensos pechos al aire, unos pechos grandes redondo y bastante bien puestos para la edad de mi tía, con unos pezones también grandes morenos en el centro de sus tetas y muy bien redondeados. La verdad la reacción más normal hubiese sido cerrar la puerta en el acto y pedir una pila de disculpas detrás de la puerta por aquella intromisión en el baño. Sin embargo me quede paralizado en el umbral de la puerta mirado los pechos de mi tía, que se sobresaltó y grito mi nombre de manera acusadora, afortunadamente ya que esto me hizo salir de mi éxtasis y cerrar la puerta de golpe.

– tía lo siento pensé que estaba solo en la casa fue lo único que hacerte a decir, a lo que no recibí contestación, en ese momento la visión que tenía sobre mi tía cambio radicalmente cuando me tranquilice y se me fue un poco el sobre salto.

Me vino a la memoria esas fenomenales tetas y lo que me gustaría hacer con ellas estrujarlas, chuparlas, masajearlas, mi imaginación se lanzó y se me provoco una tremenda erección se me puso la herramienta durísima, no pude evitarlo mientras yo seguía con mis pensamiento, oí la puerta del baño mi tía había terminado lo que estuviera haciendo. La razón volvió a mí de pronto, solo para que me diera cuenta de que si lo que acababa de ocurrir era violento, mucho más seria cuando me encarara con mi tía y no pudiera disimular mi erección, eso sería mucho más embarazoso. Espere en la cocina a que viniera mi tía ya que sentí que se dirigía hacia

allí y me recosté sobre la encimera ahuecando todo lo que puede mi ancho pantalón de deporte que me puse nada más cerrar la puerta del baño. Yo me dispuse a pedirle mil disculpas a mi tía y a prepararme a una tremenda reprimenda por mi falta. Ya que no me encontraba en mi casa. Mi sorpresa fue cuando mi tía se tomó el asunto como si el encontronazo lo hubiera tenido con su hijo.

– tía lo siento, Sergio me dijo que estaría fuera y por eso no llame antes de entrar además iba en ropa interior pensando que la casa estaba sola te pido mil perdones. Todo esto ocurría yo todavía en estado de erección. Una situación que me cortaba casi la respiración

– nada no te preocupes. Debí de avisar a Sergio para decirle que volvía un día antes. Además tenía que haber echado el pestillo al saber que no estaba sola en la casa. La culpa también la he tenido yo aunque cuando estés en casa procura tener algo más de ropa encima aunque solo sea ese pantalón de deportes así darás mejor impresión. Yo estaba impresionado la reprimenda no fue ni mucho menos lo que yo me esperaba es mas no solo no salí muy mal parado sino que además yo también recibí unas disculpas en mi interior resoplaba de alegría no solo por no haber metido la pata todo lo que yo pensaba sino porque de la sorpresa y el alivio me debí de tranquilizar porque mi erección se había rebajado algo. – si tía en adelante lo tendré presente no te preocupes no volverá a suceder te lo prometo. – ¿querías darte una ducha verdad? (Dijo ella cambiando de tema)

– si esa era mi intención antes de irme a casa para comer

– bueno pues date prisa no vayas a llegar tarde a casa, no se enfade tu madre, el tono de mi tía era algo seco pero que me podría esperar después de lo que había hecho la había asustado, además de haberme comportado como un mirón y encima en su casa y con toda la cara del mundo. Entre en el baño me metí en la bañera y empecé a darme una ducha, mientras me enjabonaba el cuerpo me volvió a venir a la mente esas tremendas tetazas otra vez se me puso y además me entro un dolor de huevos por lo que no lo resistí y empecé a machacármela, mientras me la pelaba por mi mente corría la imagen de cómo metía la verga entre las tetas de mi tía y me hacia una cubana con este pensamiento seguí meneándome hasta que me corrí la verdad fue una buena paja pero me sentía bastante sucio al pensar en mi tía de esa manera y más por el motivo que era pero no podía evitarlo cada ver que recordaba se me ponía la verga como una estaca. Termine de ducharme y me fui a casa intentando olvidar lo ocurrido y rezando para que mi madre no se enterara de nada. Al tiempo volví a casa de mi primo un día que coincidía con el cumpleaños de un amigo y quedamos para tomarnos algo llegue a casa de mi primo bastante temprano llame a la puerta y me abrió mi tía. Yo pensaba que se me habría pasado la tontería después de tanto tiempo de lo ocurrido pero no era así. Yo pensaba que el que me abriera la puerta era mi primo. Pero fue mi tía, ella también iba arreglada llevaba un vestido muy escotado que dejaba ver más de lo que me hubiera gustado en ese momento ya que no hubiera tenido la mirada clavada en su escote todo el tiempo que estuve en su casa.

– hola tía esta Sergio

– no está, ha tenido un problema en el trabajo creo y me ha dicho que te diga que vendrá una hora más tarde

– bueno pues le esperare, que le vamos hacer, por lo que veo tú también has quedado hoy

– bueno, si, voy a una cena de la empresa, pero estaré poco rato. – Estas bastante guapa.

– Gracias sobrino, pero una ya hace lo que puede a mi edad no le sienta a una la ropa como si tuviera 25 años. – Pues yo me quedaba contigo antes que con una de 25 que hay por ahí. No me podía creer lo que estaba pasando en la conversación le estaba casi tirando los trastos a mi tía ya que entre otras cosas el tono de voz que estaba utilizando me delataba un poco, pero la visión de esa mujer me podía. Llevaba un vestido negro ceñido que le marcaba las curvas del cuerpo con un corte casi un palmo por encima de las rodillas, que dejaban ver sus piernas vestidas con unas medias de color carne. Y parte del muslo derecho que era donde subía el corte. Como ya les dije mi tía estaba algo rellenita por lo que las caderas las tenía un poco anchas pero se notaba que tenían buena figura por la forma redondeada que hacia el vestido no se veía asomo de flacidez en sus caderas. Lo único que estropeaba un poco su figura era la pequeña barriga que le sobresalía un poco. La mejor parte era el escote en forma de v abierta que dejaba ver gran parte de sus grandes tetas además debía de llevar un sujetador up que hacia la visión mucho más apetecible. Tenía el pelo recogido en un moño y sus ojos verde intenso maquillados de manera rasgada me hacían pequeño además de no tener casi arrugas en la cara que la hacían mucho más apetecible. Aun así no me fijé mucho en los rasgos de su cara ya que durante la conversación que tuvimos la estuve mirando el escote casi siempre dándome un atracón de carne. Cosa que hizo saltar a mi tía.

– sobrino cuando hablas con las chicas les sueles mirar más a la cara no. Cuando escuche estas palabras salto la alarma en mí. No, no, no podía ser que la hubiera regado en menos de dos semanas con mi tía de esa manera y encima en el mismo tema. Me puse rojo e intente disculparme como pude.

– lo siento tía, por norma general suelo controlarme pero no sé qué me ha pasado, supongo que aunque eres mi tía no dejas de ser mujer y he metido la pata.

– Bueno, un poco si, además de que tus pantalones por norma general no suelen estar tan apretados, verdad. Esto si que me tomo de sopetón, encima de que me cogían mirando de lo más descarado las tetas de mi tía también me pillaban empalmado. Mi tía debía pensar que era un cerdo aquí sí que ya no pude hacer nada, me quede callado y muy cortado, hubiera deseado que la tierra se abriera bajo mis pies para desapacer de allí. Me que bloqueado completamente. Después de unos segundos de silencio mi tía se acercó a mi suponía que para darme una reprimenda. Pero me quede alucinado cuando me puso la mano en la cara dulcemente y me dijo:

– tranquilo sobrino no me he enfadado por lo que ha pasado, es más, casi lo veo como un halago. A mi edad sentirse así de deseada sorprende. Y la verdad era difícil que no miraras voy enseñando mucho para lo que tengo. Supongo que me emocione un poco cuando entre en el vestido.

– No digas eso tía tu estas muy bien eres una mujer muy atractiva, además de guapa ya quisieran estas muchas mujeres como tú. Cualquier hombre le gustaría estar contigo.

– Hombre, gracias, pero lo estás diciendo por lo que ha pasado.

– No de verdad, si no fueras mi tía, yo… yo… No termine la frase que quería decir por miedo a meterme en otro lío.

– qué harías sobrino? me dijo ella con voz melosa y poniéndome una cara que no había visto nunca en mi tía, además de colocarse de manera que viera bien su escote. Esto me sorprendió mucho pensaba que me estaba poniendo a prueba pero en el fondo yo lo quería a gritos. Tenía la verga a punto de reventar y encima me lo ponían fácil. No me resistí, fue superior a mis fuerzas y me abalance sobre mi tía.

– pues haría esto le dije Y le plante

un beso en los labios mientras la cogía del culo y la apretaba contra mí para sentir sus tetas y que ella sintiera mi bulto. Me sorprendió ver que aunque lo tenía algo ancho, el culo de mi tía todavía estaba firme y duro para su edad. Nada más plantarle el beso en la boca ella abrió la boca y yo metí mi lengua en ella, nuestras lenguas estuvieron un rato entrelazándose y moviéndose juntas con deseo, mientras yo le magreaba el trasero a mi tía con una mano y con la otra empecé a masajearles las tetas que no me cabían en la mano, note que ella se refrotaba con fuerza contra mi verga y daba algunos suspiros. Me separe de ella un momento y le dije a lo bestia:

– quiero follarte tía no he podido parar de pensar en ello desde que te vi en el baño. Ella me toco la verga y empezó quitarme la camiseta.

– parece que la amiga que tienes aquí opina lo mismo que tú, bueno, habrá que complacerla. Cuando me quito la camiseta empezó a bajarme la cremallera del pantalón despacio como recreándose en mi herramienta. Se puso de rodillas y empezó a bajarme el pantalón, me dio un par de besos en mi aparato a través del calzoncillo, los bajo nada más dejarme los pantalones en los tobillos. Mi tía puso cara de asombro y dio un silbido

– sobrino la naturaleza ha sido muy generosa contigo estas bastante bien armado, tienes una aparato bastante grande.

– Si bueno, es verdad que ha sido muy generosa conmigo además supongo que será verdad eso de con buena verga bien se jode, no tía?

– No sé, tu tío no la tenía así pero no te preocupes que lo comprobaremos Me dio otro par de besos en la punta de mi verga abrió la boca, lo más que pudo y se metió mi verga en ella succionado hacia dentro y mientras redondeándola con la lengua sobre todo la punta.

– OOOHHH, AAHHH tía la chupas muy bien, lla siguió con mi verga apretando los labios en torno a él, unos labios carnosos que sentía con un gozo enorme, recorrerme la verga de arriba abajo aunque no lo hacía por toda solo por el principio. Debido al tamaño de mi verga no se la podía meter entera en la boca. Mientras de vez en cuando se sacaba mi arma de la boca y me la lamía con la lengua. Cuando paso un rato la hice ponerse de pie y metí la cabeza entre sus tetas mientras la agarraba el vestido por los hombros y tiraba violentamente hacia debajo de el..

– MMM…MMM sobrino ten cuidado no vayas a romperme el vestido!!. Me dijo ella con voz insinuante y maliciosa, yo le masajeaba las tetas y se las chupaba poniendo especial empeño en sus pezones que al igual que sus tetas también eran enormes, de color marroncito claro y redondos como una galleta me encantaba succionar de los pezones y pasar mi lengua de un lado a otro lamiendo los pezones, notaba a mi tía estremecerse y jadear

– MMM…MMMM AAAAHHH así muy bien.

– Tía quiero ponerla entre tus tetas y follartelas.

Mi tía me agarro de un brazo me llevo a un asiento de la salita y me hizo sentar, mientras ella se arrodillo enfrenté mía, se cogió las tetas y se las separo un poco, yo me fije que apenas sus manos eran capaz de cubrir sus enormes tetas me resulto gracioso y sonreí ella debió de imaginarse de porque me reía y también sonrió.

– también la naturaleza fue buena conmigo, y vas a ver cómo te gusta la cubana que te espera. Yo empuje mi verga hacia sus tetas y ella la rodeo con ellas apretándoselas con las manos, empezó a hacer un movimiento ascendente y descendente muy lento, yo sentía sus tetas en toda mi verga, al contrario que en la mamada esta vez sí que recorría todo mi instrumento con sus tetazas, comenzó a subir el ritmo a la vez que se levantaba un poco las tetas e inclinaba la cabeza, cuando descendía se metía la punta de mi verga en la boca esto junto con el aumento de ritmo me excito mucho.

– AAAAAHHH, UUUFFFFH, AAAAHHHH TIA baja un poco el ritmo o me correré ya me estas poniendo muy cachondo. Ella no solo no me hizo caso, sino que aumento el ritmo, dándome sacudidas mucho más violentas mientras jadeaba.

– AAHHHH OOAAAHHHH ME COORRROO TIA.

– ASI SOBRINO BIEN DAME LO QUE TENGAS PARA MIS TETAZAS Yo no pude aguantarlo y me corrí al poco rato de que aumentara el ritmo, sobre sus tetas y parte de su cara debido a algunos chorros que salieron algo violentos. Mi esperma le choreaba por la tetas. Seguía con la verga entre ellas, moviéndose de arriba abajo pero con movimientos muy pausados como disfrutando de la escena y el momento yo sentía recorrer mi verga entre las tetas de mi tía y mi esperma. Incorpore a mi tía y le di un beso en la boca violento metiendo mi lengua en su boca con violencia y girándola alrededor de la suya rápida e impetuosamente. Ella sorprendida solo acertaba a jadear ahogadamente por tener la boca tapada.´

– MMMHHH. MMMMHHH. MHHHHH.

– Bueno tía yo también voy hacer los deberes te voy a devorar ese coño maduro que tienes.

– No seas grosero me dijo ella con malicia o te lavare la boca con jabón Cogí a mi tía y la hice recostarse en el asiento donde yo había estado hace un par de minutos la junte las piernas se las levante hacia arriba apoyándolas en mi hombro le agarre de los bordes del tanga y tire hacia arriba para quitarle el tanga me lleve una grata sorpresa cuando vi que mi tía tenia rasurado parte de su raja dejando solo un triángulo de pelo en la parte superior bien recortadito y hecho esto me excito mazo y mi verga empezó a recupera energía, yo pensaba que mi tía al ser ya una mujer madura y en las fechas que estábamos tendría algo descuidado el asunto del bello púbico. Cuando termine de quitarla el tanga que tire al suelo le agarre las piernas y se las separe lentamente quería recrearme en aquella raja madurita que me excitaba por momentos y me imaginaba penetrándola con mi enorme aparato. Me acerque a su raja y le di un primer lametón enorme desde el inicio del ano hasta arriba. Mi tía dio un respingo y se volvió a acomodar.

-MMMMMMMM…. repetí la acción más veces como si estuviera chupando un helado mi tía daba respingos cada vez que le metía un lametón hasta que me agarro de la cabeza y me apretó contra su coño. En ese momento fue cuando yo empecé a dar lametones intensos en la zona de su clítoris mientras se lo masajeaba con dos dedos haciendo movimientos concéntricos a derecha e izquierda mientras con la otra mano le metí dos dedos por su vagina y empecé a un mete saca violento, mi tía empezó a estremecerse y me agarro del pelo violentamente mienta daba gritos y jadeos de placer.

– UUUUUAAAAAAAH ASI, ASIIIII AAAAAHHHHHHHH AAAAAGGGHHHH ASIIII MAAASSS, MAAAAAAASS SSSSFFFFFFFF. – AAAAHHHHHHHH, MMMMMMMHHHHH QUE BIEN SOBRINOOOOO Le metí otro dedo más a mi tía en su conejo y aumente las revoluciones de los empellones mientas con la lengua no paraba de dar lametones lo más rápidamente que podía en su clítoris mientras con la otra mano empecé un manoseo de sus tetas. De vez en cuando apretaba mi boca contra su coño y succionaba mientras con la lengua daba rápidas pasadas. Mi tía empezó a convulsionarse entre gritos de placer y jadeos hasta correrse.

– YAAAAAHHH AAAAAHHHHHHHH ASIIII, ASIIIIIII ME CORROOOO ME VOY A CORREEEEER SIIIIIII SIIIIIIII.

– AAAHHH, vaya sobrino, veo que haces los deberes muy bien, tu tío nunca me chupo el coño, pero veo que está muy bien, que pena que me lo haya perdido este tiempo.

– No te preocupes tía ya lo repetiremos. Le dije poniéndole una sonrisa que ella contesto de igual manera mordiéndose un dedo. Mientras se incorporaba mi tía me agarro la verga con su mano y empezó a meneármela Yo la tenía dura como una piedra otra vez debido al recital que me había dado al contemplar el coño de mi tía. Ella me la estuvo meneando un rato hasta que se incorporó y me dijo:

– quiero sentir esta verga dentro de mí

– si tía lo que tú digas le dije en plan sumiso y obediente cogí a mi tía y le di la vuelta le hice recostarse contra el asiento y abrir una pierna a un lado apoyándola en un bracero del asiento acerque la punta de mi aparato que tenía súper tiesa a la entrada de su raja agarre a mi tía por las caderas y le metí la verga hasta dentro de un empellón fuerte ella dio un grito de dolor y me dio un golpe con la mano mientras se echaba hacia delante para huir de mi verga.

– AAAAAAAHHHHHGGGGGGGGG, DESPACIO sobrinito eres un chico muy bien dotado, mátemela con un poco más de suavidad, que me has hecho daño Hice caso de lo que me dijo mi tía y se la fui sacando con suavidad hasta la punta luego se la volví a introducir despacio sentía como las paredes de su vagina envolvían toda mi verga y sus labios que aunque eran de madurita estaban dilatados y húmedos rodeando mi verga también. Mi tía se incorporaba hacia delante cada vez que le llegaba el final de mi verga como huyendo de ella pero yo quería clavársela toda, quería que la sintiera toda y amarrándola por las caderas no la dejaba escapar y apuraba hasta el final del bombeo.

– PPUFFFFFF AAEEHHH FUUUHFFFF, es enorme sobrino me estas destrozando, AAAAAHHH SIIII METELAAAAA, AAAHHH DAME.

– Que pasa tía no te gusta?

– SIIII me encanta, tu tío nunca me hizo sentir así DAAAAMEEEEE AAAAAHHH – AAAAHHHH TOOMAAAA AAAHHH que gustoOOO

Fui aumentando el ritmo de bombeo progresivamente y la actitud de mi tía cambio ya no intentaba disminuir la recepción de mi verga sino que la buscaba haciendo un movimiento de atrás adelante contrario al mío que imprimía un ritmo cada vez más frenético yo estaba excitándome cada vez más y más sintiendo como mi verga enorme y durísima recorría aquel coño apretado de fuera dentro una y otra vez mientras le magreaba las tetazas a mi tía de manera rápida y furiosamente debido a la excitación, estaba a punto de correrme, así que cambie el ritmo el empellón primero que le había dado a mi tía me había puesto a cien y dado mucho placer cambie el agarre otra vez a las caderas me para unos segundos y le propine un empellón con todas mis ganas a mi tía metiéndole la verga hasta el final de un golpe, como al principio mi tía volvió a dar un respingo y un alarido pero esta vez era distinto tenía una mezcla de dolor y gusto como cuando había a empezado a metérsela despacio.

– AAAAAAAAGGGGGGGGG DIOS ME DESTROZAAAAAS.

– OOOHHHHHH QUE GUSTOO

– Tía serás madura pero follas de vicio.

– La experiencia es un grado sobrino, Además YAAAAA he comprobado lo que me dijiste con buena verga s jode MUY y BIIIEEENNNNN

– OOOOOOOOHHHH TOMA TOMAAAA ME VOY A CORRER Yo seguí dándole empellones a mi tía a lo bestia entra jadeaos de placer, mientras cada vez aumentaba más el ritmo de los empellones y la violencia con que se los daba estaba a punto de llegas al éxtasis sintiendo como mi verga tocaba el fondo del coño de mi tía una y otra vez con los labios recorriéndola de arriba abajo cada vez más húmedos prietos a ella. Mi tía daba un alarido con cada empellón y cada vez más fuertes, ella también estaba a punto de llegar al climas por cómo se sacudía con cada embestida nunca había oído a mi tía hablar como en aquel momento y eso también facilitaba porque me estaba poniendo a cien y como ya estaba me correría en poco tiempo, cuando ya estaba a punto de correrme intente sacar la verga, ella me agarro las manos con las suyas y me dijo que siguiera que quería que me corriera dentro para sentirme. Ya había vuelto a pasar a un bombeo frenético y en un par de segundo me contraje en una embestida y le empecé a llenar el coño a mi tía con mi semen en dos o tres empellones, ella también se contrajo en una de las embestidas y también se corrio salpicándome un poco la pelvis.

– UUUAAAUUUHHH SIIIIIIIIIII , ASIIIIIIIIIII sobrino vas hacer que me corra

– OOOOO SIIIIIIII toma SIIII yo también me voy A correr

– AAAAAGGGGG me encanta ASIII DAMEEEEE MEETEMELAAAAAAA

– OOOAAAAAAAH que bueno tía no sé cómo el tío se divorció para perderse esto.

– AAAAAAAAHHHHHHHHH mejor el tío no tenía tú una verga como tú

– OOOOHHHH me voy a correr

– SIIII correte AAAAHHH no la saques quiero que te corras dentroOOOOOOO AAAAAAAHHHHH quiero sentirte PUUUUFFFFF AAAAAHHH TAMBIEEEEEN ME CORROOOO

– AAAAAAAAAHHHHH PPPPFFFFUUU SIIIII AAAAAHH ME CORROOOOOOOOOOO SIIIIIIII.

– AAAAEEEEEEEHHH YAAAAA SSSIIIIIIII CORREEEEETE DENTROOOOOO DE MIIIII AAAHHHHHIIIIIIII MEEEEEEEE CORROOOO SIIIIIIIII AAAaaaa.

– Aaaa siiii bueno tía tú con tus tetas tampoco vas mal, además ayuda dar con alguien de tu experiencia Cuando terminamos seguí metiendo y sacando la verga del coño de mi tía un rato con un ritmo cada vez más pausado hasta que me quede recostado sobre ella que se había tumbado en el asiento. Después nos dimos una ducha y ella se marchó a la fiesta y yo me quede esperando a mi primo, pero no se me olvido el fenomenal polvo que eche con mi tía y a ella tampoco así que cuando teníamos oportunidad echábamos otro. Tuvimos un tiempo muy agradable en el que hicimos muy buen sexo y experimente de mis mejores relaciones sexuales hasta que yo me fui de la ciudad, pero eso es otra historia que les contare más adelante.

Leave a Reply

*