Latin lover . Capítulo 4 : Seducción fase uno

Parecía que estaban teniendo su primera cita , o bien una pre – cita , pero lo que sí era cierto es que se hallaban sentados uno al lado del otro en aquel banco de ese rincón apartado del patio de la facultad . El nivel de intimidad era tal que Alberto que asustó . Si sabía algo específico sobre Camilo , era que él no solía cortarse el rollo en determinados sitios públicos .

– ¿ Qué quieres saber sobre mí ? – le preguntó el famoso actor sacándole por instantes del hilo de sus pensamientos .

– ¿ Cómo supiste dónde y qué estudio ? – quiso saber el rubio . No era agradable que le estuviera siguiendo de un lado a otro , como si se hallase invadido por una sed incontrolable de lujuria hacia su persona .

– Tengo mis contactos – la sonrisa de Camilo se ensanchó , mostrando sus dientes perfectos de anuncio – . Quería saber cosas sobre tí .

Al menos el señor Montaner aún desconocía el estado de virginidad perpetua en el que Alberto se encontraba . “ Mejor que no lo sepa ´´ , se dijo mentalmente . Si lo hiciera , se estaría sirviendo ante él de una manera que le daba escalofríos . Pero a la vez se imaginó entre sus brazos , musitando palabras excitantes menos para la opinión cuerda .

– Me has espiado – afirmó Alberto con irritación .

– No creo que quisieras hablarme de tí teniendo en cuenta las circunstancias de nuestro primer encuentro .

– Así es , Camilo . Quieres lo que sea a cualquier precio , ¿ no ? Yo no soy un premio ni un trofeo que deseas obtener . Soy un tío corriente y tú eres demasiado frívolo .

El moreno soltó una carcajada .

– Yo también soy un tío normal , Alberto . Soy como tú – el rubio bufó al oirle eso – . Tengo una vida propia , alejada de las cámaras y de los medios de comunicación . No estoy dispuesto a perder eso .

– ¿ Entonces porqué el mundo te ha conocido así ?

– Así es la fama , Alberto . Unas veces vas cuesta arriba y otras cuesta abajo . Hay que tener los cinco sentidos preparados . Siempre quise dedicarme a la interpretación , ganarme la vida actuando , y me costó mucho esfuerzo entrar a clases de teatro tras cumplir los 18 . Pero mi carrera empezó por ahí , y el resto . . . eso creo que ya lo sabes – le volvió a sonreir con cordialidad .

– No quisiera saber lo que sé sobre tí , con tanta promiscuidad que te rodea – dijo el rubio .

– La verdad , me gusta sentir el placer del sexo gay – añadió Camilo con ese tipo de sonrisa . La que indicaba que lo quería todo o nada del macho que ahora tenía delante suya .

– No vayas por ahí – exigió Alberto .

– Te entiendo . Todo va muy rápido para tí .

– ¿ Das por hecho que tú me gustas sin preguntarmelo directo ? ¡ Eres increíble , Camilo !

– Por el momento no me has dicho lo contrario , y deseo creer que tengo posibilidades en un futuro próximo .

Alberto suspiró y le estrechó la mano al moreno en señal de paz .

– Ahora sólo veo la posibilidad de que seamos amigos .

– Me parece justo , Alberto – pero el ímpetu de Camilo le llevó a acercarse peligrosamente a su contrario , con sus labios demasiado cerca de los opuestos .

– Tengo que irme – le dijo le rubio levantándose para después marcharse .

Camilo sonrió para sí mismo . Todo iba como la seda .

Leave a Reply

*