¿lo hago bien?

Nunca tuve muchas oportunidades en la vida, me crié en un barrio pobre y desde bien joven tuve que ayudar a mis padres cuidando a mis hermanos pequeños para que ellos pudieran trabajar, hasta que a los 18 me dijeron que no podia seguir pagandome los estudios y que tenia que buscar trabajo y ayudar en casa.

mi sueño era ir a la universidad y estudiar literatura pero ese sueño se alejaba.

Antes de seguir os diré que no soy muy alta (sobre el 1,65), pero tengo un culo y unas tetas que son la envidia de todos el vecindario, con una talla 100 que al ser finita de cuerpo destacan con cualquier ropa que me pusiera.

Siguiendo con nuestra historia me puse a buscar trabajo en seguida pero no me salia nada un dia una vecina me dijo que habia visto un anuncio que buscaban asistenta en el barrio pijo de la ciudad y alli que me fui.

Hice un par de entrevistas que no cuajaron porque las señoritongas me miraban las tetas y pensaban que sus maridos andarian distraidos y entonces di con la casa de Don Miguel. Era un hombre de 57 años alto, canoso, con barba arreglada y bien cuidado, me conto que estaba divorciado que vivia solo y no se apañaba con las labores y menos con las horas que estaba dando clase en la universidad.

Me contrató en seguida y empece a trabajar con el al dia siguiente. Me enseño la casa, me indico mis tareas: limpiar, cocinar y planchar basicamente. No estaba interna pero dijo que quiza alguna vez necesitaria que me quedara si tenia que organizar alguna cena de la universidad.

normalmente trabajaba sola mientras el estaba en clase pero un dia llegó antes y me pillo observando unos libros que tenia en la biblioteca, le explique que me encantaba la literatura y que no habia podido ir a la universidad, me dijo que el podía ayudarme dandome unas clases mientras ahorraba para la universidad. Me parecio bien y ese mismo dia empezamos al final de la clase me dejo un libro y me dio una semana para leerlo y hacerle un trabajo.

durante las clases yo no podia evitar pensar en ese hombre, fuerte y protector e imaginarme de todo y nada bueno con el. Me lo imaginaba mamando mis pechos, me lo imaginaba explorando cada una de mis cavidades.

las clases pasaron a ser diarias una hora cuando yo terminaba mis tareas y el volvia de las clases, y cada vez estabamos mas comodos, uno de los días me dio a leer el libro de “Lolita”, y me dio una semana. yo no me podia creer lo que leia, para mi era como si se me estuviera insinuando, me tocaba por las noches leyendo el libro llegando incluso al orgasmo con mi pequeño vibrador.

El dia que le entregué el trabajo me dijo que habia alquilado la pelicula para que pudieramos verla y asi comentar las diferencias que veiamos de las distintas partes del libro y la pelicula.La peliicula me puso a mil y a el tambien.Veía como su pantalon estaba a punto de explotar y el de vez en cuando paraba la pelicula para comentarla, una de las veces me pregunto si sacaba alguna conclusión y le dije que para mi la conclusión es que el padrastro de la pelicula deberia haber arriesgado un poco mas con Lolita.

Entonces el se avalanzó sobre mi, mientras me besaba salvajamente introduciendo su lengua en mi boca con furia me desabrochaba la bata de trabajo que llevaba con uniforme y bajo la cual yo no llevaba nada.

empezo cumpliendo mi sueño de mamar mis pechos, tiraba de ellos con los dientes y chupaba mis pezones como si no hubiera un mañana.

yo no era virgen pero no habia pasado de unos polvos rapidos con un noviete, aquello era otro nivel, cuando se bajo el pantalon y vi aquello…. no sabia que hacer pero el me dijo no te preocupes yo soy tu maestro y te enseñare. me indico que empezara lamiendo como un helado y que me dejara guiar por mi instinto. Asi lo hice y tambien use algo de las pelis porno que habia visto en mis noches sola en casa, me la iba metiendo poco a poco en la boca, me la sacaba y le chupaba los huevos mientras se la masturbaba a mano. El parecia extasiado “asi bebita asi” me decia ¿lo estoy haciendo bien profesor?, lo haces muy bien pequeña y a mi me ponia a mil.

aumenté el ritmo todo lo que pude con la boca, lo lamia y llegue a metermela entera lo que le dejo extasiado, de pronto note como le quedaba poco para correrse y aumente la velocidad mirandole a los ojos, ¡vaya corrida¡, fue inmensa, me lo trague todo. el sin dejarme descansar me tiro en el sofa y me quiso recompensar comiendome el coño, jamas pense que podría sentir aquello. Su lengua recorria mi clitoris y a la par me metia un dedo,tuve dos orgasmos asi y cuando el estuvo recuperado me subio las piernas y me penetró, hasta el fondo de un solo golpe, crei que me partia pero pronto me acostumbre a su tamaño y grosor y empezo un mete saca y movimientos circulares que me hacian gemir y gemir sin poder decir ni una palabra, hasta que nos corrimos los dos a la vez.

Ese dia me fui a casa y me volvi a masturbar pensando en lo que habia pasado, entonces me mando un mensaje y me dijo que estaba pensando que iba a necesitar una asistenta interna. PEro eso es ya otra historia.

espero que os haya gustado.

Leave a Reply

*