Mi cuñada y mi mujer

Mi nombre es Jaime y tengo 31 anos. Estoy casado desde hace
dos anos y trabajo con computadoras.

La hermana de mi mujer se llama Maria Rosa y tiene unos 20
anos. Es muy parecida a mi mujer aunque con un mejor cuerpo. Yo siempre me había
fijado en ella, pero no fue hasta que nos casamos cuando descubrí el tremendo
cuerpo que tenia.

Todo comenzó el verano del ano pasado. Ella venia a tomar el
sol a mi terraza y yo me moría por ver su cuerpo en bikini, así que
disimuladamente y sin que me viese mi mujer subí despacio. Sabia que estaba
junto a la ventana así que abri una pequeña rendija y mire. Mi miembro salto de
felicidad. Allí estaba mi cuñada tirada en el suelo con un bikini diminuto.

Inmediatamente saque mi verga que estaba a punto de explotar
y comencé a masturbarme. La sensación de hacerlo a menos de tres menos fue
increíble y me corrí como un loco sin que ella se diese cuenta. A partir de
entonces no perdía oportunidad para fijarme en su cuerpo.

El asunto continuo con cada visita. Mi pasillo tiene un tipo
de cristal que permite ver el salón, pero no que te vean. Así que cuando ella
llegaba de visita yo me iba al cuarto de baño que daba al pasillo y me
masturbaba mirándola. Lo mejor era cuando ella se acercaba coqueta al cristal
poniendo posturas. Era como si me dijese “Follame!!!!”.

Pero lo bueno comenzó en una visita a casa de mi suegra. Ella
estaba estudiando en el salón con un pijama muy pegado y yo me quede solo con
ella. Disimuladamente introduje mi mano en mi pantalón saque mi verga y debajo
de la camilla empecé a meneármela mirando su culo y su raja, que se notaba que
no veas. Yo creía que ella no se daba cuenta, hasta que vi de reojo que me
miraba al paquete y a mi mano moviéndose. Pero no hacia nada. Mi mujer llego y
tuve que dejarlo.

Al día siguiente, sábado, mi mujer había salido a comprar
mientras yo hacia mis cosas. Al rato llego, diciéndome que estaba loca por
follar conmigo, pero que quería probar algo especial. A follarme mientras yo
estaba atado y con los ojos vendados. Yo accedí, a punto de correrme solo de
pensar en ello.

En menos de 5 minutos estábamos en la cama, desnudos. Ella
comenzó a prepararme, con una mamada increíble. Al rato me dejo diciendo:

Ahora te voy a tapar los ojos y a atarte. Te voy a follar
como yo quiera.

Me tapo los ojos y comenzó a masturbarme. Todo iba bien hasta
que dijo:

Espera aquí, que voy un momento al servicio.

Imaginaros mi estado, estaba a punto de correrme y me dejan
así.

Sentí que mi mujer entraba de nuevo y que sin decir palabra
me cogía la verga y comenzaba a masturbarme lentamente. Luego se metió mi
generosa polla en la boca volviéndome loco. Yo ya no podía mas y le grite que me
quitase la venda que quería follarla bien. Ella me dijo:

-Ahora mismo.

Me quito la venda y cual no seria mi sorpresa al ver que la
que tenia mi polla entre sus manos era mi cuñada, totalmente desnuda y babeando.
Me quede helado. Pero mi mujer continuo:

-Crees que no me he dado cuenta como miras a mi hermana? O
como se te endurece la polla? Ya me contó ella como te masturbas en el pasillo y
en su casa. Así que hablamos y ya que quieres follartela, pues nada. Pero
conmigo!!!.

Yo no salía de mi asombro. En un momento todo parecía un
sueno, pero la mano moviéndose de mi cuñada me decía que era verdad.

-Verdad que no te importa, cuñadillo? Mi hermana dice que
follas muy bien, y a mi me gustaría que me enseñases antes de que folle con
alguien mas.

Mi mujer continuaba mirándome con una cara de viciosa
increíble hasta que le dijo a su hermana:

-Vamos a empezar por algo fácil. Siéntate encima y metetela
despacio.

Mi cuñada obedeció. Se subió sobre mi y se introdujo mi polla
completamente. Se notaba que era virgen, ya que al principio costo, pero sus
gemidos de placer eran increíbles. Cuando la tuvo entera dentro comenzó a
moverse despacio, a lo que yo hacia lo que podía con mis caderas, sintiendo su
coño, apretado y húmedo.

-Disfrutas, eh cabron? Ahora vas a tener que aguantar, no te
corras enseguida, mi hermana tiene que aprender bien.

Después de unos minutos increíbles, mi cuñada hizo una
pregunta aun mas increíble:

-Quiero probar que me la metas por el culo! Dicen que es muy
rico!!! Y luego que te corras en mi cara, porfa!!!

-Lo que tu quieras, pero no pares. Gritaba yo.

A continuación se la saco, se giro y muy despacio y con ayuda
de mi mujer se la metio en su culito. La sensación era increíble, ya casi no la
recordaba. Empezo a gemir y a gritar que le encantaba. Yo ya no podía mas así
que grite que me iba a correr.

Mi cuñada se la saco rápidamente, se giro y comenzó a
chuparmela. Mi mujer viendo lo que venia ayudaba con su mano y su lengua.

Me corrí como no me he corrido nunca. Mi cuñada se vistió y
se fue tranquilamente.

Después de una media hora en silencio le pregunte a mi mujer
si estaba enfadada. Ella me contesto:

-Solo un poco, porque no he podido participar. La próxima vez
te follaremos entre las dos y sin atarte.

Mi polla respondió a esta sugerencia y volvimos a hacerlo
inmediatamente.

Después de esto solo os puedo decir que las visitas semanales
de mi cuñada son muy divertidas.

Adiós.

Leave a Reply

*