Mi novia y los trios

Hola, me llamo Hugo y tengo 28 años. Llevo con Nuria tres años, y desde hace uno estamos viviendo juntos. Ella tiene 26 años y a los dos nos encanta disfrutar del sexo.

Os voy a contar como empezamos en el mundo de los tríos, algo que en un principio pensamos que nunca llegaríamos a hacer…

Todo empezó cuando nos fuimos a vivir juntos. Al convivir todos los días, cualquier momento era bueno para follar, en los tres años que llevábamos nunca lo habíamos hecho tantas veces.

Cuando lo hacíamos, a Nuria le encantaba chuparme los dedos mientras yo le follaba. Me los chupaba, mientras gemía y me miraba a los ojos con una sonrisa (imaginandose que chupaba otra polla), y poniendo carita de niña buena…sabia que haciendo eso a mí me volvía loco!

EL DESCUBRIMIENTO

Todo empezó un martes normal, yo llegaba a casa de trabajar y ella ya estaba allí. Nada más abrir la puerta se me acerco y me beso de forma muy sexy durante un buen rato y luego se fue como si nada, dejándome con ganas de más…

Preparamos la cena y estuvimos hablando como siempre de nuestro día de trabajo. Recogimos la cocina y antes de ir a la cama le dije que me iba a dar una ducha.

Aún no me había empezado a enjabonar cuando vi como Nuria entraba desnuda al baño y se metía a la ducha conmigo. Me empezó a besar de nuevo como cuando había llegado a casa…yo le acariciaba sus grandes tetas que estaban mojaditas, suaves, y sus pezones cada vez más duritos.

Nuria dejo de besarme con un mordisco en el labio, y sonriendo se agacho para chupármela. Al principio solo jugaba con la puntita, dándole besitos pero sin chuparla (le encanta hacer eso), pero enseguida la agarro con fuerza y me la empezó a chupar enterita…la recorría con su lengua de arriba abajo y se la metía entera en la boca.

La levante para poder mordisquear esos pezones duritos mientras jugaba con mis dedos en su coñito húmedo. Estaba bastante mojada, así que la cogí y nos fuimos a la cama para estar más cómodos.

La tumbe y sin que me diese tiempo a besarle me pidió que se la metiera ya, que no aguantaba más! Grave error!! Solo tenía que decirme eso para que yo aún me pusiese más juguetón.

Apoye la punta de mi polla en la entrada de su coño y empuje despacito, lo justo para meter solo la cabeza. Metía y sacaba la punta despacito, cosa que le ponía a mil, jugaba con ella, mientras me miraba y me suplicaba que se la metiese entera. Yo le decía que no, que aun no se la iba a meter entera, que era pronto…pero de repente:

– Tomaaa!!, se la metí de golpe hasta el final.

Lo que hizo que Nuria soltase un gran gemido!! Dios que placer, que gusto, Nuria estaba empapada. Me agarro del culo con las dos manos y empezó a moverse como una loca mientras me gemía al oído. Yo la agarraba del culo con una mano y con la otra de apretaba la teta, follabamos muy fuerte y rápido cuando note como me agarraba del pelo y me gritaba:

– Me voy a correr!!

Entonces empecé a chuparle el pezón como si de un flan se tratase, mientras ella seguía:

– No, la teta no cabrón, que me corro!! OOhhhh!!

Y yo sin parar hasta que le conté el tercer orgasmo seguido! Que polvo! quedo extasiada sobre la cama mientras yo seguía empujando, estaba a punto, cuando ocurrió lo que sin saberlo sería nuestro comienzo en el mundo de los tríos!

Me cogió los dedos y mirándome con una sonrisa picara me dijo:

– Imaginate que estos dedos son la polla de otro… y mira lo que hago con ellos.

Se los llevo a la boca y empezó a chuparlos de arriba abajo. Se los metía enteros mientras gemida y me decía:

– Mmmm…que dura la tiene, como me gusta…que cachonda estoy!

Y buaahhh, fue escucharle eso y:

– oohhhh siii!!, empecé a correrme como nunca.

Los dos nos quedamos tumbados en la cama, nos besamos y nos quedamos dormidos…

JUGUEMOS

Después de esa noche, cada vez que lo hacíamos incluíamos imaginariamente a un tercero.

Para darle más realismo, busque una web de juguetes sexuales y se la enseñe a Nuria para que mirase los tipos de pollas que había, y eligiese la que más le gustase.

La idea le pareció cojonuda y enseguida se decidió por una. Era una polla de goma de 24 cm bien gordita, con un acabado especial para que su tacto fuese más real.

Esperamos unos días hasta que llego el paquete a casa. Dio la casualidad que en ese momento estaba yo solo, así que no le dije que había llegado y la guarde mientras preparaba un plan.

Sería el viernes el día del estreno. Después de tomar unas cervezas y picar algo nos fuimos a casa, y cuando estábamos subiendo en el ascensor le tape los ojos y le dije al oído:

– Preparate, porque vas a disfrutar como nunca.

Note como se puso nerviosa pero a la vez se excitaba con la situación.

Entramos en casa y la lleve al cuarto, nos tumbamos y empecé a desvestirla a base de besos y lametones. Notaba como su calentura iba subiendo cada vez más y más, hasta que nos quedamos completamente desnudos.

Empecé a chuparle la orejita, besarle el cuello, lamerle las tetas, el ombligo, hasta llegar a su coñito recién depilado. Nuria se abrió bien de piernas y me dio vía libre. Me acerque a sus labios y le hice una buena mamada, ella me agarraba la cabeza con las dos manos y movía su cadera mientras me empujaba para notar más mi lengua. Note que se iba a correr… pero quería que aguantase más, así que pare:

– No pares ahora, que me tenías a puntooo!!

– Tranquila que tengo algo mejor para ti…

Mi polla entro sola, Nuria estaba empapada, los dos estábamos muy cachondos…era el momento! Saque la polla de goma que ella había elegido y le dije al oído:

– Hay alguien a tu derecha que esta deseando que se la chupes.

Nuria se quedo cortada, le cogí la mano y se la lleve hasta la polla de goma. Cuando la reconoció exclamo un gran gemido y dijo:

– Que durita y que grande!!

No paraba de tocarla, y le anime a que la chupara, se la acerco a la boca y empezó a chupar de abajo arriba mientras se quitaba la venda de los ojos.

Al verla no pudo contener la risa, una risa nerviosa. Se puso a cuatro patas y ofreciéndome su culito me dijo:

– Follame mientras yo se la chupo cariño.

Dicho y hecho, yo le agarre ese culo perfecto que tiene y seguí follandomela. Veía como se movían sus tetas al ritmo de mis penetraciones, le oía gemir con la boca llena…no aguantaba más… Nuria se giro y me dijo:

– Se acaba de correr en mi boquita…..; y sonrió.

Yo me volví loco, le empecé a dar más fuerte hasta que llegamos juntos al orgasmo, diooossss!!, como nos corrimos!

LA POSTURA

Pasaron los días, y a Nuria y a mí el nuevo juguete nos estaba dando mucho juego, llegamos incluso a descubrir nuestra postura favorita en un trío.

A Nuria le encantaba estar tumbada boca arriba mientras yo le abría bien las piernas, y le levantaba una de ellas para poder chuparle los dedos del pie mientras me la follaba. Ella mientras chupaba la otra polla y jugaba con su pezón.

Yo prefería tener a Nuria cabalgándome encima. Así podía sobarle bien el culo, las tetas, ver como se le movían, chupárselas, y verle esa cara de guarrilla cogiendo la otra polla y llevándosela a la boca. Ver como la chupaba con los ojos cerrados mientras me cabalgaba y yo jugaba con sus pezones.

Quería dar un paso más, así que mientras lo hacíamos otro día le anime a que fantaseáramos un poco más. Le dije en mitad del polvo que le pusiese nombre a “quien se la estaba chupando” . Esto le corto el rollo y me dijo que el jugar con otra polla de goma solo lo hacíamos porque nos ponía, que no pensaba decir el nombre de nadie…

Estuvimos un buen tiempo sin volver a utilizar nuestro juguete…

Hasta que un día mientras lo hacíamos a lo salvaje, estando muy cachondos, le puse los dedos por detrás de la cabeza (como a ella le gusta) y espere su reacción:

– Mmmm….mira que sorpresa! Si tenemos aquí otra pollita, quieres que la chupe cariño??

– Si amor, chúpala enterita..

Nuria me sonrió y comenzó a chuparlos, nos pusimos a mil, tanto que pare y fui al cajón para sacar la polla de goma. Ella al ver lo que traía me tumbo en la cama y se puso encima de mí. Me empezó a cabalgar como una autentica fiera mientras chupaba esa polla. Yo le daba cachetes en las nalgas mientras disfrutaba de ver votar sus tetas en mi cara. Me tenía fuera de mí y le dije:

– Quiero que me la chupes a mí y te lo folles a él cariño.

– Si cielo, dame tu polla para que te la chupe bien mientras me follan.

Así que hicimos como que yo me levantaba y era el otro el que se tumbaba en la cama.

(Voy a relatarlo como lo que nos imaginábamos que estaba pasando)

Nuria se acerco a los labios del otro y le dijo mientras le agarraba la cara:

– Tienes ganas de follarme ehhh

– Siiii, estas muy buena!

Nuria le agarro la polla y la llevo hacia su coño, la puso en sus labios y poco a poco fue bajando mientras gemía, hasta que se la metió entera.

– Ohh, que grandeee, casi no me entra!

Empezó a moverse poco a poco, me agarro la polla y me dijo:

– Ahora ven aquí cielo, que te voy a dejar seco mientras me follo a este cabrón.

Me la chupaba como nunca, agarrándome fuerte, metiéndosela entera en la boca, mientras no dejaba de moverse.

Gemía cada vez más fuerte, el otro se había incorporado y le estaba exprimiendo las tetas a base de lametones.

Yo estaba a punto de correrme cuando ella saco mi polla de su boca y grito:

– Oooohhh!! Me corroooo, me está llenando de leche!!

Nos corrimos juntos.

Fue un polvo increíble!!

EL GRAN ESTRENO

Estaba trabajando un día normal cuando recibí la llamada de mi hermano Santi preguntándome si ese fin de semana podía quedarse a dormir en nuestra casa. Me comento que le habían invitado a dos fiestas, una el viernes y otra el sábado. Yo le dije que no había ningún problema puesto que nosotros también teníamos cena con unos amigos e íbamos a salir de fiesta, por lo que no nos importaba.

Llego el viernes y Santi vino a casa a dejar una bolsa con ropa para el fin de semana, se cambio y se fue de fiesta.

Durante la noche Santi me escribió para decirme que le avisara cuando fuésemos para casa. Quería llegar a la vez que nosotros porque no tenía llaves del piso. Eran casi las 5am cuando le escribí diciéndole que íbamos a coger un taxi y que le esperábamos en el portal.

Llego 5 min después que nosotros y con una gran borrachera encima, apenas sabía hablar.

Entre Nuria y yo, que tampoco íbamos muy allí, le subimos a casa, lo llevamos al cuarto y le tumbamos en la cama.

Nuria se fue a cambiar y se puso el camisón (uno muy cortito que tiene que me pone muy bruto) mientras yo le intentaba ponerle el pijama a mi hermano. Como no podía solo, le pedí ayuda a Nuria. Yo le levantaría la cadera a Santi y ella le bajaría el pantalón. Y así lo hicimos.

Yo me giré para acercar el pantalón del pijama y al volver a mirar me encontré con que Nuria no solo le había bajado el pantalón, sino que también el calzoncillo. Estaba ahí quieta mirando fijamente la polla de mi hermano.

– Te gusta lo que ves?, le dije al ver que no dejaba de mirársela.

– Es muy grande Hugo, y más fina que la tuya.

A todo esto mi hermano estaba completamente dormido.

– Quieres tocársela? Esta dormido…

Ella se quedo callada unos segundos y luego contesto:

– No no, ponle el pijama y vamos a la cama.

Termine de ponerle el pijama a mi hermano y me fui a la cama, donde ya estaba mi novia.

Al entrar al cuarto Nuria me empezó a besar suavemente, estaba muy cachonda, los dos sabíamos que se había puesto así al verle la polla a Santi.

Me quito la ropa y empezó a chupármela sentada en la cama, estaba como poseída, como succionaba, nunca me la había chupado así de bien…., y entonces le dije:

– Ya sé que te pasa a ti, te ha puesto cachonda ver la polla de Santi ehh guarrilla!

Ella me contesto con un:

– Follame y calla!

Se me puso encima y me empezó a cabalgar, estábamos sentados en la cama, ella encima mío, besándonos mientras nos follabamos fuerte.

Viendo la calentura que llevábamos le pregunte al oído:

– ¿te gustaría chupársela?

Nuria se quedo parada y yo pensé que otra vez se iba a cortar, pero no!, echo la cabeza hacia atrás, me miró y mientras volvía a moverse sobre mi polla, asintió con la cabeza mientras se mordía el labio.

– Me encanta lo guarrilla que eres amor!

Nuria se levanto y se fue al cuarto donde estaba mi hermano. Se subió a la cama por los pies y fue gateando hasta llegar a la cintura de Santi. Le bajo el pantalón, cogió su polla con cuidado y empezó a pajearle despacito, como si se le fuese a romper… Yo estaba detrás de ella apoyado en la pared viendo como mi novia jugaba con la polla de Santi.

Nuria me miro como pidiéndome la aprobación, yo le giñe el ojo y ella sonriendo se acerco a la polla y empezó a darle pequeños lametones. Poco a poco fue chupándosela más, hasta que ya se la metía casi entera en la boca, le pajeaba fuerte, parecía que quería que se despertara.

Estuvo chupándosela varios minutos hasta que se giro hacia mí y me dijo:

– No te gusta como se la chupo?

– Si amor, lo estás haciendo genial!

– Pues ven aquí, y follame como tú sabes, quiero sentir las dos pollas…

Me puse detrás de ella, que me había puesto su culito en pompa, le agarre de la cadera y comencé a darle cada vez más duro. Nuria estaba encantada disfrutando de dos pollas, y yo de verla como gozaba! Nos íbamos a correr, lo hacíamos muy rápido…ella se saco la polla de la boca, se giro y me dijo:

– Me corro Hugo

– Yo también cielo, toma!

– me corro, me corroooo!!

– Tomaaa cariño, miraaaa, le decía mientras le llenaba de leche su coñito.

Nos sentamos en la cama y Nuria miro a mi hermano, que seguía empalmado y dormido.

– Que pena que no se haya despertado, quería ver como se corría…

– con la cantidad de alcohol que llevaba en el cuerpo, dudo que hubiese llegado a correrse, le dije.

Así que le dejamos, y nos fuimos a dormir. Nos besamos y nos dormimos abrazados.

El sábado nos levantamos tarde, casi a la hora de comer. Nuria y yo estuvimos haciendo la comida, mientras mi hermano seguía durmiendo. Nuria estaba especialmente cariñosa, no paraba de besarme.

Íbamos a empezar a comer, por lo que fui al cuarto de mi hermano y le levante la persiana al grito de:

– A comerrrr!!

– Diooossss, mi cabeza, que resacaaaa!, dijo él.

– Nuria y yo empezamos a comer, te hemos puesto un plato de pasta a ti también.

– Vale, ahora iré.

Antes de que viniese Santi estuvimos hablando sobre lo que habíamos hecho la noche anterior…

– Que tal has dormido cielo?, le pregunte a Nuria.

– Muy bien, jeje, por? me pregunto riéndose con malicia

– Porque nunca te había visto la cara de guarrilla que tenías anoche.

Se puso roja como un tomate y me dijo:

– No sé que me paso, fue verle esa pedazo de polla a Santi y ponerme supercachonda. Ya sé que siempre te había dicho que no pasaríamos de las fantasías con este tema, pero es que….una no es de piedra…y ver semejante polla ahí delante…bfff!

Justo en ese momento apareció Santi en el salón, que se sentó con nosotros y le pregunte,

– Qué tal lo pasaste anoche

– Bff, no me acuerdo de nada, mi noche de ayer es una gran laguna desde que me tome lo chupitos de después de cenar. No sé ni cómo llegue a casa…

Nuria enseguida salto:

– No te acuerdas de nada?? Ni de cuando llegaste a casa??

– No, hacia mucho que no salía y menudo pedo me pille!

– Pues qué pena! No te acordaras ni de si ligaste ayer…

– jajajaja, se echo a reír Santi. No creo que ligase, y si lo hice seguro que solo fueron 4 besos como siempre…

– Todavía eres virgen!?!?! le preguntó Nuria escandalizada.

– Nunca me han hecho una paja, ni mucho menos una mamada…

Al escuchar eso, Nuria escupió sobre la mesa el agua que estaba bebiendo y riéndose me miro jajaja. Santi se puso rojo mientras le decía:

– Si lo sé, con 25 años es patético verdad??

Nuria y yo recogimos los platos y fuimos a la cocina. Una vez allí, Nuria se me tiro al cuello y entre besos me dijo,

– Como puede ser que sea virgen con esa polla?? Que desperdició…

– Que pasa, te gustaría estrenarle tu???, le pregunte.

Ella no respondió, al menos con palabras. Me empezó a besar y a morder el labio de forma muy sensual, lo que me valió como respuesta.

Mi novia quería estrenar a mi hermano! Quería ser la primera en ser perforada por ese trabuco de 22cm! He de reconocer que eso me puso a mil!!

Nuria seguía besándome en la cocina cuando nos interrumpió Santi. Venía con el plato vacío y con una noticia:

– Me acaba de llamar el amigo que organizaba la fiesta de esta noche. Se ha puesto enfermo y la ha anulado, así que me quedo sin plan para hoy.

– Anda! Qué casualidad, a nosotros nos ha pasado lo mismo!

Yo no entendía nada, cogí el móvil para ver si en el grupo del teléfono habían dicho algo, cuando vi que entraba un mensaje de Nuria. En el mensaje decía que nos había surgido un asunto y que sintiéndolo mucho no íbamos a poder asistir a la cena que teníamos con nuestros amigos.

En ese momento entendí todo, aun más cuando se me acerco a la oreja y me dijo:

– Hoy desvirgo a tu hermano, quiero vuestras pollas para mi solita!

Verle tan cachonda, me puso a tope!

Pasamos la tarde en el sofá viendo una peli los tres. De vez en cuando veía como Nuria miraba el paquete de Santi, pero no decía nada.

A ninguno nos apetecía hacer la cena, así que llamamos a unas pizzas y Nuria saco unas cervezas mientras veíamos un partido de futbol. Esperamos las pizzas que tardaron casi una hora (llegamos a pensar que no llegarían nunca) aunque no vino nada mal esa espera, ya que nos dio para beber bastantes cervezas.

Por fin sonó el timbre, las pizzas ya estaban! Nos pusimos a cenar y Nuria fue la primera en coger un trozo del cual colgaba un hilo de queso bastante largo.

– madre miaaa! Que largo! Dijo mientras nos miraba riéndose!

En vez de recoger el queso con el dedo, subió la pizza por encima de su cabeza y empezó a enrollar el queso que colgaba con su lengua. Nuria nos miraba a los dos mientras lo hacía, y cuando llego al trozo de pizza, le dio un buen bocado y dijo:

– Mmmm… que rica y calentita esta!!

Y vaya si tuvieron efecto sus palabras, mi hermano se llevo la mano al paquete y se acomodo la polla hacia la izquierda. Nuria no perdía detalle. A Santi se le notaba lo dura que la tenia debajo del pantalón del pijama.

Yo sabía a mi hermano Nuria le ponía bastante porque me lo había dicho alguna vez y además, yo le había pillado mirándole el culo y el escote más de una vez.

Santi hizo como si no pasara nada y siguió mirando a la TV. Nuria y yo nos miramos y sonreímos y me guiño el ojo, se le veía que disfrutaba sabiendo que estaba poniéndonos cachondos.

Seguimos cenando con normalidad, el partido termino y Nuria trajo un juego de mesa y unos vasos de chupito.

No sé de donde lo había sacado, le eche un vistazo por encima y ya me imagine como íbamos a acabar…

Había casillas de beber chupito, de quitarse prendas, contar secretos, hacer striptease, besos, posturas, etc. Y conforme más avanzabas más interesante se ponía el juego.

Nuria nos sirvió un chupito a cada uno y brindamos con un “quien no apoya no folla” y comenzamos a jugar.

Empecé yo, y me toco dar un beso. Lógicamente agarre a Nuria y le di un gran beso con lengua.

Luego le toco a Nuria, tiro los dados y le toco quitarse prenda. Nos miro y poniéndose en la esquina del sofá, saco pecho y se empezó a quitar la camiseta despacio, muy despacio.

Ella miraba como mi hermano y yo no le quitábamos ojo, hasta que por fin vimos sus grandes tetas sujetas por un pequeño sujetador que parecía iba a explotar.

Mi hermano se quedo embobado, Nuria le tuvo que decir:

– Ey! Seguimos jugando o que!

Mi hermano se puso todo rojo y cogió rápido los dados. Tiro y le toco “postura”. Sin que le diese tiempo a reaccionar, Nuria lo tumbo en el sofá y se le puso encima.

Santi no daba crédito, no sabía ni dónde poner las manos. Pero ahí estaba mi chica para ayudarle. Le cogió las manos y se las llevo a su culo mientras le decía que se lo agarrase bien!

Nuria empezó a moverse encima de mi hermano le miraba las tetas embobado.

– Uyy! Estoy notando algo muy duro, parece que te gusta lo que ves no cuñaoo?

– Siii, estas muy buena, le dijo.

Nuria se empezó a mover más rápido reflotándose, tenía la polla dura de mi hermano entre sus piernas, solo les separaban los pantalones del pijama.

Yo estaba en el sofá de al lado cachondísimo viendo esa escena, quería mas, así que me levante y me acerque. Bese a mi chica y le pregunte a mi hermano si le gustaría ver sus tetas. Sin dudarlo dijo que si a la vez que yo le desabrochaba el sujetador. Sus tetas cayeron a un palmo de la cara de Santi.

– Son para ti Santi, tócamelas!, le dijo Nuria.

El enseguida dejo su culo y comenzó a sobar sus tetas. Yo le cogí la orejita a Nuria y se la empecé a besar, a chupar, mientras veía como ella se mordía el labio viendo como Santi le sobaba las tetas.

Fui bajando por el moflete hasta llegar a sus labios, nos empezamos a besar a saco durante un rato. Fue un gran beso del que solo paramos para que Nuria le pidiese a Santi que le chupara los pezones!

Santi apretaba sus tetas, les daba lametazos, le mordía los pezones, a lo que Nuria le decía:

– Me estas poniendo como una perra cabrón ! Quiero verte esa polla tan dura que llevo notando desde hace un rato.

Se echo hacia atrás y le bajo le pantalón despacito. Su polla salió disparada, Nuria saco la lengua y comenzó a chuparla de abajo arriba sin parar. La agarro con la mano, la levanto, y mirándome se la metió en la boca.

Mi hermano tenia la polla empapada, vaya mamada le estaba haciendo! Se llevaba las manos a la cabeza sin parar de gemir, lo que animaba más a mi chica. Ella me miraba, yo me había desnudado y me estaba tocando viendo como disfrutaba mi chica.

Ni dos minutos pasaron cuando Santi le dijo:

– Nuria me voy a correr…me corroooo….oohhhh!!

A Nuria le pillo sacándosela de la boca. Eso parecía una fuente de leche, chorros y chorros salían de su polla mientras Nuria seguía exprimiéndosela.

– jajaja, Nuria se reía flipando con la cantidad de leche que estaba soltando esa polla.

El quedo exhausto en el sofá y Nuria se levanto, se quito el pantalón del pijama para quedarse completamente desnuda y se sentó encima de mí. Agarro mi polla y la llevo hasta su coño empapado. Entro sola, estaba ardiendo, los dos soltamos un gemido y nos empezamos a liar. Yo no daba abasto, le comía las tetas mientras le abría bien el culo para que le entrase hasta el fondo. Ella no dejaba de agarrarme del pelo mientras gemía. Nunca me había follado así, estaba desatada.

– Te ha gustado como se la he chupado??, me pregunto entre gemidos

– Sí, me ha encantado….como se ha corrido!

– Mmmm…como nos vemos a correr nosotros ahora verdad??

– Siii

Entonces Nuria le hizo un gesto con el dedo a Santi para que se acercara, la tenia tiesa otra vez. Se la cogió y me dijo:

– Quieres ver como se la chupo mientras me follas?

Yo empecé a follarle más y más fuerte. Ella sonrió y se la fue acercando a la boca sin dejar de mirarme. Le dio un beso en la punta, cerró los ojos y se la metió entera.

Yo estaba a mil, no sabía ni como cogerla ya, ella no paraba de gemir…

– Ahhhhh, siii!

Puso los ojos en blanco, como si le estuviese dando un ataque y nos corrimos a la vez.

Nuria quería más, se fue al otro sofá llevándose a Santi agarrado de la polla, se tumbo y le dijo:

– Follame, soy todo tuya cuñaoo!

Mi hermano se acerco despacio y ella le guio,

– No tengas miedo, métela fuerte, que estoy muy cachonda!

Santi se la metió y empezó a empujar. Ella le pedía que la metiese entera así que mi hermano empujo hasta el final haciendo que Nuria se corriera de golpe soltando un gran gemido.

– Sigueeeee, no pares, hasta el fondooo!! le pedia ella. Ohhh siiii, que bien lo haces!! Hugo ven aquí!

Me puse a la altura de su cabeza y me la empezó a chupar mientras seguía agarrada al culo de Santi, que seguía dándole sacudidas.

– Eres una guarrilla amor, le dije.

– Sí, soy tu guarrilla!

Santi la fue a sacar diciendo que se iba a correr, a lo que Nuria le dijo:

– Estás loco? Tú te corres dentro, quiero que te acuerdes siempre de la primera vez que te corriste dentro de una mujer.

Nuria termino esa frase dándole un beso profundo con lengua y se volvieron a correr juntos en un gran orgasmo que seguro escucharon los vecinos!!

Santi se quedo sobado en el sofá y nosotros nos fuimos a la cama. Estuvimos hablando de lo sucedido y le pregunte si lo repetiría, y que si lo haría con otro que no fuese mi hermano. Ella me dijo que sí, que le había encantado la experiencia, pero que no sabía, que si algún día surgía poder hacer otro trió lo hablaríamos.

Ambos tenemos muy claro que nos amamos y que lo hacemos por disfrutar juntos del sexo.

SAN VALENTIN

Como regalo de San Valentín, lleve a Nuria a un hotel que tenía el garaje comunicado directamente con la habitación.

Al llegar, le dije a Nuria que fuese subiendo a la habitación que yo tenía que preparar unas cosas antes, unos regalos que llevaba para ella. Ella subió y se puso cómoda esperando a que llegase yo.

Una vez en la habitación, le envié un mensaje:

“Voy a tardar un poco más de lo que creía, ves a la ducha y relájate que ahora subiré. Te quiero!”

Nuria nerviosa por no saber que le estaba preparando, se quito la ropa y fue a la ducha.

Al ir a entrar al baño vio que había un cartel que colgaba en la puerta:

“Feliz San Valentín Nuria, disfruta de tu regalo”

Nuria se puso nerviosa y abrió la puerta despacio y se encontró a un tiarrón desnudo con una polla enorme esperándole.

Se quedo boquiabierta…bloqueada… pero enseguida empezó a notar que su coño palpitaba… los pezones se le ponían duritos…

El se acerco y le empezó a besar mientras le apoyaba su polla en la tripa y le agarra del culo. Nuria seguía bloqueada y el chico le dijo mientras le cogía la mano y la lleva a su polla.

Relájate y disfruta del regalo de tu novio.

Entonces Nuria empezó a meneársela poco a poco. Él había dejado de tocar su culo y le chupaba las tetas. Nuria seguía flipando con aquella polla que no paraba de crecer.

– Pero si esto no me va a caber, me vas a reventar!

– Tu tranquila, le contesto mientras le sentaba en el borde de la bañera para que se la chupase.

Nuria le agarraba la polla con dos manos como si cogiese una manguera mientras le chupaba la punta, y se la metía a la boca.

El tío, la levanto y le puso mirando al espejo, apoyada en el lavabo. Nuria abrió las piernas y vio como él se agachaba y le empezaba a comer el coño. Eso le puso a mil y le pidió que se la metiese ya.

Él, se humedeció la punta y se la coloco en los labios del coño y empezó a empujar despacito. A Nuria le dolía…él empezó a jugar con sus pezones desde atrás mientras seguía empujando poco a poco, hasta que se la metió entera.

Se empezó a mover mientras le agarraba de la cintura. Nuria le miraba a través del espejo. El tío estaba cuadrado, muy fuerte.

– Qué bueno estas cabrón, y que bien lo haces cabrón!, le dijo Nuria.

Entonces Nuria estiro su brazo hacia atrás, le agarro de la cabeza, y acercándosela a la suya, le beso. Se empezaron a liar mientras seguían diciéndose cosas…

– No apares…la teienes enorme! No me cabe entera cabrón!, decia mientras gemía cada vez más fuerte.

– Te gusta mi polla?? A mí me encantan tus tetas!, le decía mientras se las agarraba por detrás y pellizcaba sus pezones.

– Para cabrón! No hagas eso que me corrooo!

– Correteee conmigo! Vamos!

– Siiii!! Ahhhhh! No paresss, siguee!!

Nuria se corrió mientras volvía a apoyarse en el lavabo para mirar como él sacaba la polla y se corría en su espalda mientras gemía fuerte.

Nuria se dio una ducha, salió del baño y me encontró sentado en la cama.

Se acerco a mí y del beso que me dio me tumbo en la cama. Nos empezamos a liar mientras me desnudaba.

– Gracias por el regalo amor! Me ha encantado! Ahora me toca recompensártelo cariño.

Cogió mi polla y me hizo una mamada de escándalo. Se me puso encima y abriéndose del todo empezó a follarme. Cogió mi cabeza y la hundió en sus tetas, yo las chupaba y mordía sus pezones… cuando ella se dio cuenta de que el otro chico estaba allí todavía, mirándonos mientras se tocaba.

Nuria se tumbo en la cama y me dijo que siguiera follandomela. Ella le cogió la polla a él y se la llevo a la boca. Se la chupaba mientras me miraba con cara de golfilla (sabia que eso me volvía loco).

Empezó a moverse muy bien… hizo que me corriese como un animal mientras le pellizcaba los pezones! Yo seguí un poco más, estaba muy cachondo y quería hacer que ella también se corriese! Le empecé a follar muy fuerte y se corrió en seguida, sin sacarse la polla del chico de la boca.

Se sentó en la cama y nos dijo que nos pusiéramos los dos delante suyo. Nos la empezó a chupar mientras aun seguía gimiendo del pedazo orgasmo que le había dado. Nos pajeaba y chupaba al mismo tiempo

– Quiero mi regallito, quero que os corráis en mis tetas…

Me la empezó a chupar fuerte otra vez y me corrí mientras ella se la machacaba a él y veía como se corría en sus manos.

Su cara lo decía todo…estaba empapada de nuestra leche, nos habíamos corrido bastante los dos.

Mientras Nuria se recuperaba de semejante follada, yo despedí a su regalo y volví a la cama con ella, que me estaba esperando mirándome con carita de niña buena.

Nos tapamos, nos abrazamos, y nos besamos…

VACACIONES EN CANARIAS

Nos fuimos de vacaciones a Canarias una semana. Estábamos alojados en la suite de un hotel de buena categoría, y desde allí íbamos haciendo excursiones con las islas.

Después de las excursiones, cuando llegábamos al hotel siempre íbamos un rato a la zona de la piscina, nos tumbábamos en las hamacas y un camarero personal nos atendía.

Nuestro camarero era Darío, un chico de nuestra edad, moreno y bastante fuerte.

Al principio no me di cuenta, pero conforme pasaban los días me fije en que Nuria no le quitaba ojo. Incluso los primeros mojitos que se bebía cuando llegábamos a la piscina se los tomaba de trago con la excusa de que venía muy sedienta de la excursión, para que Darío se acercara.

A Darío tampoco es que le molestara tener que atenderla, porque cada vez que yo estaba en el agua, veía como él se acercaba, hablaban unos segundos y se reían.

Esos días Nuria y yo lo hacíamos de media, dos veces al día. Lo hicimos en todos los rincones de la suite, en el sofá, el jacuzzi, encima de la mesa, en la cama, en la terraza…

Llego el último día, se acababan nuestras vacaciones. Esa tarde/noche decidimos salir a tomar unas copas, cenar y echarnos las últimas en la discoteca del hotel (a la que no habíamos ido ningún día). Picamos algo viendo el atardecer románticamente abrazaditos y nos fuimos al hotel.

Al llegar a la discoteca, nos sentamos en unos sofás y le pedimos a Darío unos cubatas. Había poca luz y Nuria tenía ganas de jugar, me puso la mano en el paquete y mientras frotaba me empezó a besar. Yo le seguí el juego tocándole las tetas…nos estábamos calentando mucho… y le dije:

– Voy al baño, nos terminamos las copas, y subimos a la habitación a seguir jugando, que te parece??

A lo que ella asintió dándome un beso con lengua espectacular.

Cuando volví del baño, Nuria se había acabado su copa y me esperaba impaciente para subir a la habitación. Yo me bebí la mía y subimos.

En el ascensor se puso delante mío y empezó a mover sus nalgas sobre mi polla…tenía ganas de jugar la muy perra!

Entramos en la suite y nos empezamos a liar a saco, fuimos hasta el sofá, le abrí la camisa y le empecé a apretar las tetas con todas mis fuerzas. Nuria se subió la falda, se puso encima de mí y sin quitarse ni los tacones empezamos a follar.

Yo le chupaba las tetas mientras le apartaba el tanga para poder metérsela mejor. Vaya culo….lo tenía gordito y suave…me encanta! Nuestras lenguas seguían cruzándose en nuestras bocas cuando yo me empecé a correr dentro de Nuria, que me cogió la oreja y mientras gemía me dijo:

– Yo también me corrooo!! Ohhh sii! Diossss! Me encantan estos polvos de aquñi te pillo aquñi te mato.

Y sin tiempo a recuperar el aliento le dije:

– Ves al dormitorio que tienes un regalo cariño.

Nuria se levanto sorprendida y fue corriendo.

Yo mientras me quede en el sofá escuchando como se empezó a reír, era una risa nerviosa…

– Madre miaaa…hola…jejeje, dijo mientras se reía..

Si señores, era Darío el que estaba en calzoncillos en nuestro dormitorio!!

Nuria no se dio cuenta de que cuando fui al baño en la discoteca, también lo hacía Darío. Mientras meábamos me fije en la pedazo de tranca que tenía y le invite a que subiese a nuestra habitación porque estaba seguro de que Nuria estaría encantada de poder disfrutar de ese pedazo de rabo que le colgaba. El me dijo:

de verdad?

Si, pero solo si tu quieres claro…

Si, si, claro que quiero! Ni te imaginas la de pajas que me he hecho esta semana pensando en ella y sus tetas.

Jajaja, normal, yo también lo haría; le dije.

Al ser empleado del hotel le pedí que cogiese otra llave de nuestra habitación y nos esperase en el dormitorio, que subiríamos en breve.

Y bueno ahí estábamos, yo en el sofá y ellos en el dormitorio.

Ya no se le oía hablar a Nuria, así que me acerque al dormitorio y ahí estaban…

Él le besaba el cuello, mientras le tocaba el culo, y le decía lo buena q estaba. Nuria se dejaba sobar mientras agarraba el culo de Darío.

En ese momento Nuria se percató de que yo estaba mirándoles desde la puerta, me miro y de reojo también lo hizo a su tira del sujetador, que estaba caído….lo q me hizo pensar que le había estado chupado las tetas.

Entonces Nuria le dijo a Darío que se tumbase en la cama que tenía algo que decirme, así que Darío se tumbó y ella se sentó sobre su polla dándole la espalda mientras me decía que me acercase.

– Gracias por el regalo amor! Me encanta! Ahora siéntate en la cama, que voy a ver qué esconde ese calzoncillo.

Se giró y mientras le miraba, le va bajó el calzoncillo…

– Bfff pero que tienes aquii! Le dijo mientras ponía su polla entre sus tetas.

– Que tetas más ricas, pajeame con ellas Nuria.

– Te gusta? pus esto no es nada, prepárate moreno!

y mientras me miraba, se la metió en la boca y se la empezó a chupar durante un rato hasta q vio que lo tenía muy cachondo. Entonces Nuria nos ordenó a los dos que nos metiésemos en la cama y nos tapásemos. Ella se metió por debajo de las sábanas, se agarro a mi polla y me la empezó a chupar, luego a Darío y así estuvo un buen rato saboreando nuestras pollas.

Vi como Nuria le decía algo a Darío, y que este se levantaba y se ponía detrás de ella, que seguía chupándome la polla a cuatro patas.

Le cogió el tanga y se la empezó a meter entre el tanga y la nalga.

– Eso es Darío, juega con mi culo pero no me folles aún, le decía Nuria.

Me estaba haciendo una mamada espectacular, se notaba lo cachonda que estaba disfrutando de las dos pollas.

Darío le empezó a suplicar…

– Nuria déjame metértela ya, no aguanto más!

– Todavía no es tu turno, primero me voy a follar a Hugo.

Mientras decía eso, se puso encima de mí metiéndose mi polla entera. Tenía el coño empapado.

– No pares Hugo, házmelo así; me decía mientras agarraba la gran polla de Darío y se la llevaba a la boca.

Yo le estrujaba las tetas y pellizcaba los pezones mientras ella seguía chupándosela. Nuria y yo no tardamos en corrernos, pero no dejamos de follar, seguíamos muy cachondos.

– Nuria por favor, déjame follarte, le seguía suplicando Darío.

– Creo que ya te he hecjo sufrir bastante, ven aquí y follame; le dijo mientras Nuria se tumbaba a mi lado.

Darío se coloco entre sus piernas encima de ella y se la metió de golpe. Nuria grito porque la polla de Darío era más gorda que la mía, pero le pedía más. Le agarro el culo a Darío y se abrió entera para que le entrase mejor.

Darío no aguanto mucho, le aviso de que se iba a correr y Nuria le pidió que esperase un poco a que llegase ella. Darío se la saco entera y se la metió de golpe dos veces seguidas, y a la tercera se corrieron juntos mientras gemían como animales!

Nos quedamos tumbados en la cama y nos dormimos.

Nuria se despertó la primera por la mañana y vio que nos tenía dormidos desnudos uno a cada lado, y pensó en despedirse de Darío. Así que le cogió la polla y se la empezó a chupar despacito…

pero Darío se despertó. Nuria le hizo un gesto para que no hablase y no me despertase, pero Darío le decía que se le había hecho tarde y se tenía que ir.

Nuria le dijo que esperase un poco mientras se volvió a meter la polla en la boca…se la chupaba de arriba abajo.

– Para Nuria que me tengo que ir, pero es que lo haces tan bien…., le dijo mientras volvía a apoyr la cabeza en la almohada.

– Callate! Le dijo Nuria, que vas a despertar a Hugo!

Nuria se levanto de la cama con cuidado, le agarro de la polla y estiro de él para que le siguiese. Le llevo al sofá y le dijo:

– No te quieres despedir de mi o que!?; y le empezó a besar con lengua mientras le pajeaba con las dos manos.

Darío se sentó y Nuria se puso encima. Costo un poco que le entrase porque no estaba muy mojada y la polla de Darío era bastante gorda. Pero Darío encontró la solución, empezó a chuparle las tetas a Nuria y enseguida entro su polla en el coñito húmedo de mi novia.

Empezaron a moverse despacio. Darío le agarraba del culo y la levantaba al ritmo de sus penetraciones. No hablaban, solo se besaban mientras gemían. Nuria se corrió enseguida, pero Darío no. Así que la guarrilla de Nuria se la llevo a su boca y se la mamo con todas sus fuerzas.

– Avísame cuando te vayas a correr, quiero tu leche en mis tetas vale??; le dijo Nuria mientras seuuía chupándosela.

El no tardo en avisarle. Nuria se la saco y sacudió su polla mientras le llenaba las tetas con su leche. Nuria le beso en la punta y se despidieron. Darío cogió su ropa y se fue.

Nuria volvió al dormitorio mientras se limpiaba las tetas con una toalla y me encontró con una erección tremenda.

– Y tu desde cuando estas despierto??, me dijo.

Yo mire mi polla empamada y le dije:

– Desde cuando crees?

Vino hacia mí, gateo por la cama, me lamio la polla y se puso encima. Le entro entera, empezamos a follar a saco sin decir nada, simplemente nos mirábamos y besábamos.

Le voltee poniéndome yo encima suyo, le comía la oreja mientras le decía que me encantaba ver como disfrutaba del sexo, como follaba, que era una guarrilla..

– Me corro Hugo, cállate, no me digas eso.

– Si cariño, eres mi guarrilla!!!

– Ahhh!! Siii

Nos corrimos los dos a la vez y nos quedamos tumbados en la cama mirándonos y sonriendo…

DOCTOR, DOCTOR

Nuria llevaba tres días enferma en casa si ir a trabajar. Y yo esa semana tenía mucho trabajo y salía muy tarde de la oficina.

El jueves, yo tenía varias reuniones y al salir de una de ellas recibí este mensaje:

– Doctor Hugo, me encuentro peor. Creo que sería bueno que viniese de urgencia a casa a oscultarme.

No era la primera vez que fantaseábamos con este tema…

– Pongo la sirena y voy volando!, le conteste.

A lo que ella me respondió con…

– Igual debería venir con algún enfermero para que le ayude, creo que es bastante grave doctor.

Yo me puse a mil! Era la primera vez que Nuria me pedía hacer un trío.

Salí corriendo del trabajo mientras pensaba en quien podía hacer de enfermero, y pronto caí en el candidato perfecto: Fernando.

Fernando, es un amigo con quien tenemos mucha confianza y que siempre me recuerda lo buena que esta mi novia.

Le llame y me dijo que estaba en casa viendo la TV, y le pedí que se duchará rápido y bajara al portal que le pasaba a buscar.

Cuando llegue a su portal, él ya estaba esperándome. Subió al coche y me preguntó:

Qué pasa tío!?!?

A ver cómo te lo cuento… tu siempre has dicho lo cachondo que te pone Nuria no?

Si…

Pues hoy la vas a poder disfrutar…

Como que la voy a poder disfrutar??

Nuria y yo últimamente hemos fantaseado con hacer un trio, bueno…y alguno hemos hecho…

Fernando me miraba flipando…

Y me acaba de escribir diciéndome que está enferma en casa, y que acuda como “doctor” y vaya acompañado de un “enfermero”, que vas a ser tú, lo pillas??

Fer estaba en shock…!

-Ey! Quieres o no??, le pregunte

– Sisi..!!, dijo muy nervioso…

Llegamos al piso, abrí la puerta y entramos los dos. Sin tiempo a cerrar la puerta escuchamos a Nuria:

Estoy en la cama, venid rápido!

Yo fui directo al dormitorio y entre. Ahí estaba Nuria, tumbada sobre la cama con un picardías negro con el que se le trasparentaban las tetas, y un tanquita fino.

Me acerque a ella y le pregunte:

Qué te duele?

Todo doctor, ¿no ha venido con su enfermero?

Yo le sonreí y mire hacia la puerta. Ella también lo hizo, y ahí apareció Fer, que se quedo parado viendo a Nuria con ese picardías.

Acérquese enfermero, le dijo.

Fer obedeció y se subió a la cama, se puso a su lado sin dejar de mirarle todo su cuerpo casi desnudo.

Yo mientras desabroche su picardías, dejando sus tetas al aire y empecé a tocarlas despacito…

Tiene dolor aquí?

Si, doctor, sobre todo en el pezón…

No hizo falta ni tocárselo, lo tenía duro como una piedra!

Enfermero, ayúdeme a practicar un masaje relajante. Tu en la derecha y yo en la izquierda.

Me agache y empecé a chuparle el pezón. Mire a Fer y vi como él hacía lo mismo, le agarraba la teta mientras le chupaba ese pezón durito.

Deje de chuparle el pezón para quitarle el tanga e inspeccionarle mejor. Abrí sus piernas y metiéndole el dedo vi que estaba bastante mojada…

Enfermero, venga aquí y limpie la zona…

Nuria me miro mientras se mordía el labio y veía como Fer ya estaba en posición. Yo me acerqué y le dije:

Estas en buenas manos, relájate…y le bese.

Nos estábamos dando un beso suave con lengua, despacio, cuando Nuria soltó un gemido en mi boca por culpa de Fer, que estaba chupándole muy bien.

Nuria bajo las manos, le agarro la cabeza y empezó a mover su cadera al ritmo de la lengua de Fer.

Les deje un momento mientras preparaba la inyección. Me baje el pantalón, la tenía durísima, y le dije mientras acercaba mi polla a su boca:

Toma Nuria, chupa esto que aliviará tus dolores.

Dejo una mano en la cabeza de Fer y con la otra me agarro la polla y la empezó a chupar despacito. Al principio solo la lamía, pero cuanto más aceleraba la lengua de Fer, más me la chupaba.

Ahora que ya tengo la inyección a punto te voy a pinchar, y para eso necesito que te tumbes boca arriba con la cabeza en el borde de la cama.

Fer paro y Nuria se movió siguiendo mis indicaciones. Me puse entre sus piernas y se la meti de golpe.

Ahhh!! Duele doctor!!

Es normal, pero tranquila, verás cómo se te va pasando..

Seguí metiéndosela y Nuria cambio las quejas por gemidos

Mejor ahora?, le pregunte

Si doctor, no pare…

Fer se desnudo y se le acerco, con la polla durísima en las manos, a Nuria. Ella la cogió con la mano y se la llevo a la boca.

Mmmm…esta es más pequeña doctor, seguro que duele menos.

Empezó a darme lametazos y a meter solo la punta de la polla en su boca. Giro un poco la cabeza para estar más cómoda, y entonces si se la metió entera en la boca, haciendo que Fer gimiese!

Yo seguía follandomela mientras ella se la chupaba y le tocaba los abdominales…

Cada vez gemía más, y para evitar que se corriese le dije:

Nuria, ponte de lado y te Fer por detrás. Dale fuerte mientras le masajeas las tetas como antes.

Fer se tumbó detrás de ella, le abrió las piernas y se la metió. Le agarraba el culo para ver bien como le entraba. Estaba gozando! Empezó a gemir mientras le chupaba la teta.

Yo me puse de rodillas y le acerque mi polla a la boca a la boca a Nuria para que me la volviese a chupar mientras yo jugaba con su otra teta, pellizcándole el pezón.

Llegamos a un momento en el que los tres nos miramos con la misma cara…nos íbamos a correr ya!

Dale Fer! Haz que se corra!, le dije

Si Fer!! Damelo todooooooooo!!, dijo Nuria mientras se corria

Nuria se levanto de la cama y se puso de rodillas en el suelo y nos dijo:

En mis tetas, correros en mis tetas!!!

Fer y yo nos acercamos y….buaaa!! nos empezamos a correr encima de Nuria. Le llenamos de leche las tetas mientras ella esparcía el semen por su pecho.

Fer se vistió y recibió un beso como agradecimiento a la atención y se fue.

EJECUTIVA AGRESIVA

Nuria me llamó mientras estaba comiendo para decirme que por la tarde iría a casa con un compañero de trabajo porque tenían que terminar de preparar una reunión muy importante. Yo le dije que vale, que no había problema y que nos veíamos en casa.

Al llegar a casa, me los encontré en la mesa del salón trabajando con el ordenador. Me acerque a para darle un beso a Nuria y ella me presento a Ricardo (que tenía 35 años, algo mayor que nosotros).

Cuando escuche su nombre, me acorde de que Nuria me había contado alguna vez que un tal Ricardo siempre le echaba piropos en la oficina, y que le había pillado mirándole el culo y el escote más de una vez.

Yo les dije que no les iba a molestar, que si querían algo me avisasen. Me fui al baño y me fui al dormitorio a ver la TV.

Al cabo de media hora vino Nuria y me dijo que les quedaba muy poco y que si podía hacer algo de cena. Le dije que si, y me fui a la cocina a preparar algo rápido. Justo cuando estaba terminando de preparar la cena, vinieron a la cocina riéndose y abrazados al grito de:

– Lo tenemos!

– Bien!, les dije yo, justo a tiempo para cenar.

Nuria me beso dándome un abrazo y pude ver como Ricardo aprovechaba para mirarle el culo descaradamente.

Hay que decir que es normal…Nuria tiene un culazo y ese día llevaba un pantalón fino que hacía que se le notase perfectamente el tanga separando sus dos nalguitas. Iba de ejecutiva total, con una camisa blanca y gafas de pasta negras.

Mientras cenamos, estuvieron contando historietas y cotilleos de la oficina de las que yo no me enteraba mucho, la verdad. Cuando estábamos ya con los cafés Nuria se levanto un poco de la silla y se estiro para coger una galletitas que había cerca de Ricardo.

La camisa de Nuria era algo escotada, y al agacharse y estirarse, le dejo a Ricardo una vista de sus tetas inmejorable.

Ricardo se quedo callado mirándoselas unos segundos hasta que se dio cuenta de que yo le estaba mirando a él.

Nuria mientras se sentaba se dio cuenta de la situación:

– Uyyy… perdón! dijo riéndose

– No, tranquila, perdonar vosotros, dijo Ricardo.

– Esta buena verdad¿, le dije mientras le daba un buen morreo a mi novia.

Ricardo se quedo callado mirando cómo nos besábamos sin decir nada.

– No crees?, le insistí.

– Eh…si Hugo. Tienes una novia que es un pivón. Esta buenísima! Tiene unas tetas …

Entonces Ricardo se dio cuenta de que se había emocionado y que estaba hablando más de la cuenta…

– jajajajajajajaja, empezó a reírse Nuria mientras se le subían los colores. Tu tampoco etas mal para los años que tienes, le bromeo Nuria.

Nos pusimos a recoger las cosas de la cena y Nuria y yo le dijimos a Ricardo que se sentase en el sofá.

Una vez en la cocina Nuria se me acerco y mientras me besaba y tocaba la polla, me dijo que terminase de recoger las cosas de la cocina y mirase al sofá desde allí.

Vi como ella se fue al sofá y se sentó junto a Ricardo, y desde la cocina les oía…

– Qué bien que hayamos terminado de preparar la reunión porque estoy molida! Tengo el cuello contracturadisimo…bfff…

Ricardo le puso la mano en el cuello…

– Madre mía….pero que tienes aquí! Vaya contractura!, dijo mientras ponía las dos manos sobre el cuello de Nuria.

– Ayy si! Hazme un masaje, le dijo Nuria mientras se apartaba el pelo a un lado.

Ricardo empezó a masajear el cuello de mi novia mientras yo les observaba desde la cocina sin que ellos me viesen.

– mmmm…que bien Ricardo, decía Nurian mientras recibia un masaje con los ojos cerrados.

Yo termine de recoger y cuando me volví a asomar. Nuria tenía abiertos varios botones de la camisa pero seguía de espaldas a Ricardo.

Entonces vi como el se acerco a su cuello y empezó a besarlo…Nuria se dejaba, le estaba gustando, se mordía el labio…

Ricardo seguía camino de su oreja…Nuria abrió los ojos, se giro hacia él, y sin decirse nada se empezaron a liar.

Nuria se puso encima suyo mientras seguían liándose. Ricardo le agarro la camisa y se la abrió un tirón haciendo que saltaran varios botones. Nuria le agarro de la cabeza y se la apretó contra sus tetas…

– Bfff…que pedazo de tetas!, se le oía decir a Ricardo.

Entonces yo fui al salón y me senté junto a ellos.

Ricardo se me quedo mirando, quieto, mientras sus manos seguían en las tetas de mi novia.

– Sigue Ricardo, sigue, chúpale bien las tetas que le encanta!

Pero Nuria se levanto y se puso de rodillas en el suelo frente a nosotros. Y mientras se quitaba el sujetador nos dijo:

– Así mejor, no os parece? A lo que ambos asentimos

Nos pidió a los dos que nos bajásemos el pantalón. Mientras lo hacíamos, se acerco a mí y cogiéndome la cara me dio un beso con su lengua juguetona. Nos estuvimos liando mientras Ricardo jugaba con el pezón de Nuria…

Ricardo estaba casi desnudo, solo tenía puesto el calzoncillo, se le notaba la polla bien dura.

– Ya te has corrido? Si aun no hemos hecho nada!, le dijo Nuria riéndose. Y es que Ricardo tenía muy mojado el calzoncillo…

– No Nuria, esto no es nada para lo que voy a correrme luego…

– A si??, le decía Nuria, mientras bajaba su calzoncillo despacio dejando que solo asomara la puntita. La beso mientras no dejaba de mirarle a los ojos. Su polla dio un espasmo….

– jajaja estas cachondo ehh compañero! Quieres que te la chupe?

– Si, por favor, chúpamela entera.

Nuria le bajo el calzoncillo de golpe..

– Mmmm…vaya pollón tienes!, y empezó a chupársela…desde los huevos hasta la punta, metiéndose en la boca todo lo que le entraba…

Yo me había desnudado también. Nuria busco mi polla sin dejar de chupársela a Ricardo y empezó a pajearme. Estuvo un rato así hasta que nos solo las pollas, y se recogió el pelo haciéndose una coleta.

– jajaja, me reí. Cuaando Nuria se hacia la coleta es que estaba muy cachonda…

– tu no te rías y ven aquí, me dijo.

Empezó a chupármela fuerte, dándome algún mordisco en la punta…bfff…me estaba poniendo malo… Luego fue alternándose nuestras pollas…

Yo quería follarmela ya, así que le cogí y me la puse encima y se la metí de golpe…Nuria estaba empapada…

– Ahhh!! Siii!! Follame cariño!, me dijo

– Si, ven aquí, déjame estas tetas! Y empecé a sobar y chupar sus grande pechos sin parar mientras ella votaba encima de mí.

A lo que me di cuenta, Ricardo se había puesto de pie en el sofá poniéndole la polla a Nuria a la altura de su cara, y Nuria se la estaba chupando…se la agarraba con una mano mientras con la otra jugaba con mi oreja.

Me apoye en el respaldo y lleve mis manos a su culo, le abrí las nalgas y empecé a azotarle…

Estuvimos así un buen rato hasta que Ricardo me pregunto:

– Me dejas que me folle a tu novia?

– No te gusta cómo te la chupa o qué?

– si pero….por favor Hugo, me suplicaba.

Nuria había dejado de votar encima de mí y me miraba mientras jugaba con su lengua y la punta de la polla de Ricardo.

– Hugo, no le as a dejar que me folle? Y me puso cara triste…

Se levanto y poniéndose a cuatro patas, puso su culo en pompa y le dijo:

– Follame Ricardo, mira que culo te espera….

– Si! Como te voy a follar Nuria! No sabes las ganas que tenía, decía mientras se la metía a Nuria y hacia que soltase un gran gemido.

Nuria me agarro la polla y empezó a chupármela mientras yo jugaba con sus pezones que no paraban de moverse.

Me encantaba la sensación de notar mi polla en su boca caliente y húmeda, notar como gemía mientras me la chupaba.

Ricardo empezó a darle cada vez más fuerte, le agarraba de la cintura y sacándosela casi entera se la volvía a meter un y otra vez.

De los tríos que habíamos hecho hasta el momento, ninguno se la había follado tan fuerte…

A Nuria se le veía gozar, y más aun cuando Ricardo le agarro de la coleta y le estiro para atrás. Hizo que dejara de chupármela y quedase su cara a la altura de la mía. No paraba de gemir..!!!

– Como me está follando cariño…ahhh… No pares Ricardo!

– Me voy a correr!, le contesto

Nuria giro se giro hacia Ricardo y le contesto:

– Yo también!

Entonces Ricardo le pego un tirón fuerte de la coleta mientras se la metía hasta el fondo haciendo que Nuria cerrase los ojos y se corriese….

– Aaaahhhh, siiii…no pares!!

Yo estaba a punto de correrme también viendo como se corría mi novia, le agarre de la cabeza y le metí la polla en la boca y empecé a correrme llenándole la boca de leche.

Nuria se atraganto y empezó a escupirlo a la vez que seguía chupándomela.

Ricardo seguía cogiéndola del culo mientras le daba duro.

– Me voy a correr Nuria, le dijo.

— Sácala y córrete en mi culo, quiero ver cómo te corres!

Ricardo le obedeció, saco su polla y empezó a echarle chorros de leche en el culo.

Nos quedamos tirados en el sofá… yo besaba a Nuria, mientras Ricardo nos dijo:

– Gracias chicos, ha sido increible! Nuria eres una diosa!, dijo mientras se vestía y se iba.

Nuria y yo nos duchamos juntos para limpiarnos y nos quedamos besándonos durante un largo rato en la ducha.

Pasadas unas semanas, yo me encontraba en una reunión de trabajo cuando recibí una llamada de Nuria. Era raro porque Nuria nunca me llamaba a esas horas… Así que me disculpe de la reunión y salí para hablar con ella.

Hugo!

Ha pasado algo? Estaba reunido.

Nono, vale te envió un mensaje y te cuento, me dijo

Colgó el teléfono y a los pocos minutos recibí el siguiente mensaje:

Nuria: Hugo, nos acaban de decir que tenemos que ir a Barcelona a reunirnos con un cliente esta tarde, y mañana por la mañana con otro. Voy a casa a coger la maleta y nos vamos.

Hugo: joder, ya os podían haber avisado con más tiempo, no? Por cierto, con quien vas?

Nuria: pues sí, y no ahora a todo correr de viaje… Voy con Ricardo. Luego hablamos, te quiero!

Mi polla dio un espasmo! Nuria y Ricardo se iban a Barcelona juntos y pasaban noche allí… En seguida me vinieron imágenes de la noche en la que hicimos el trió… la verdad es que ningún otro se lo había hecho tan duro…

Yo ese día estuve muy liado con el trabajo pero eso no evitaba que no dejase de pensar en lo que podría pasar entre Nuria y Ricardo.

Cuando Salí de trabajar llame a Nuria pero me colgó y me envió un mensaje diciendo que estaban reunidos con los clientes.

Sobre las 22h me llamo.

Hola amor! Qué tal? Acabamos de terminar la reunión y nos estamos sentando a cenar.

Espero que os haya ido bien la reunión, yo también estoy cenando ahora.

Si que ha ido bien si. Vale, pues cuando llegue al hotel te llamo. Un beso, te quiero!

Y yoo!

Nos despedimos y a eso de las 23h volvió a sonar mi teléfono.

Hola cielo, que tal?

Pues bien, aquí viendo una peli, tu q tal?, le pregunte

Cansada, ahora me voy a dar una ducha.

Muy bien! Oye, que tal con Ricardo?

Ella se echo a reír y me contesto..

Bien, por?

No sé, dime tu!?

Nuria seguía riéndose…

Sabía que me ibas a preguntar eso! Pues me ha insinuado varias veces en la cena que esta noche podría pasarse por mi habitación. Pero yo le he dado largas. Al final le he dicho que lo que paso en nuestra casa lo hicimos porque a ti y a mí nos gusta disfrutar del sexo juntos, y ese día pues lo hicimos con él. Pero que no lo iba a hacer a tus espaldas.

Ayyy mi niña como te quiero!!

Y yo a ti amor!, me dijo ella

Pero…te han dado ganas de decirle que si?

No te voy a mentir Hugo… en la cena me he puesto muy cachona recordando cómo me follo la otra vez. Ya sabes que me encanto.

Pues si te apetece hacerlo, dile que vaya a tu habitación, le dije

Pero tú no estás, que es lo que a mí me gusta, disfrutar contigo!

Ya lo sé cielo. Lo que puedes hacer es grabar todo sin que él se entere y luego me lo pasas. Así es como si estuviera presente, te parece?

De verdad? No te importa?, me pregunto?

De verdad amor, disfruta!

Me quede muy cachondo sabiendo que Nuria se iba a follar a Ricardo. Estaba nervioso esperando a que acabasen para que me pasase el video.

Era casi ya la 1 am cuando me sonó el móvil, era Nuria!

Hola cariño!

Qué tal? Como ha ido? Te ha gustado?

Jajajaja, se rio Nuria. Tranquilo cielo, te estoy enviando ya el video, en breve lo podrás ver. Pero si quieres te doy un adelanto…

Cuenta, cuenta, le insistí!

Nuria guardo unos segundos de silencio y luego me dijo:

Ricardo es un puto animal! Como me ha follado Hugo…me ha reventado, no ha parado hasta que se ha corrido en mi cara…

Calla cielo, que me va a explotar la polla! Ya me ha llegado el video le dije!

Vale cielo, yo me voy ya a dormir. Disfruta del video, espero que lo disfrutes como lo he hecho yo. Te quiero!!

Y yo amor, descansa!!

Mientras colgaba le di al play. Ahí estaba Nuria colocando la cámara de manera que se viese toda la habitación. No había terminado de colocarla cuando se escucho que alguien llamaba a la puerta.

Nuria dejo la cámara y se dirigió a la puerta. Llevaba puesta una camiseta larga que suele usar para dormir que justo le tapaba el culo.

Abrió la puerta y ahí estaba Ricardo. Nuria no había ni cerrado la puerta cuando Ricardo la empotro contra la pared y empezó a comerle la boca.

Ambos recorrían con sus manos el cuerpo del otro. Nuria le quito la camiseta y empezó a chuparle los pectorales. El cogió la camiseta de Nuria y se la quito dejándole completamente desnuda!

La cogió del culo y la levanto contra la pared, ella cruzo sus piernas en la cintura de Ricardo y volvieron a liarse como al principio.

Se veía como Ricardo le estaba haciendo un dedo a Nuria, que cada vez estaba más cachonda. Cogió la cabeza de Ricardo y la llevo a sus tetas, empezó a chupar y mordisquearle los pezones.

Estuvieron así unos minutos hasta que Ricardo la llevo en brazos hasta la cama. Allí Nuria le quito el pantalón a Ricardo, y saco su polla que estaba enorme, durísima!

Nuria empezó a chupársela y Ricardo la volteo para poder hacer un rico 69. Nuria seguía chupándosela y él le abría las nalgas para chuparle bien el coño.

Pronto se les empezó a oír gemir. Entonces Ricardo la puso boca abajo, le abrió las nalgas y se la metió entera, hasta el fondo! Haciendo que Nuria gimiese como una perra!

El no paraba, y cada vez iba a más. Nuria movía se culito, y se lo ponía en pompa a Ricardo, quien le empezó a dar azotes!

Nuria se agarraba a las sabanas y las mordía mientras no paraba de gemir…

Eres un puto animal! Como me estas follando cabrón! Me voy a correr!, le decía Nuria.

Ricardo entonces le agarro de los hombros y le empezó a dar duras sacudidas lentas. Ambos gemían fuerte…hasta que Nuria empezó a correrse…como gritaba! Seguro que le escucharon hasta en la recepción del hotel!

Ricardo la saco y giro a Nuria y se puso encima de ella, acerco su polla a la cara de mi novia y se corrió! No paraban de salirle chorros de leche….

Cuando acabo de correrse, Nuria le cogió la polla y se la llevo a la boca…se la chupaba mientras él le decía:

Eres una diosa! Qué suerte tiene tu novio!

Hizo que Nuria sonriese y mirase hacia la cámara guiñándome un ojo.

Ricardo cogió su ropa y se fue.

Nuria se acerco a la cámara y me dijo:

Espero que te guste cuando lo veas! Gracias cariño! Y que sepas que por muy bien que me haya follado, ninguno lo hace mejor que tú! Te quiero!!

Yo me había corrido a la vez que lo hacían ellos en el video. Me encanto ver a mi novia follar como una guarrilla…me fui a la cama esperando que llegase al día siguiente para follarmela…

CASA RURAL VOYEUR

Tanto Nuria como yo estábamos cansados del trabajo, de la ciudad…necesitábamos un cambio de aires. Así que decidimos irnos un fin de semana a una casa rural en un pueblo perdido en la montaña.

Al llegar allí nos atendió una señora mayor muy agradable, que nos enseño la casa (que tenía un pequeño SPA) y nos indico cual era nuestra habitación.

Dejamos las cosas en la habitación y bajamos a cenar. Resulta que ese fin de semana estábamos solos en la casa rural.

Por la noche, nos tomamos unos cubatas al lado de una chimenea y nos fuimos a dormir. Al meternos en la cama nos dimos cuenta de que cada vez que nos movíamos, la cama crujía mucho.

Nos pusimos cachondos solo de pensar que follando podríamos romper la cama!

Nuria se puso encima de mi, se agarro al cabecero y me puso las tetas en la cara para que yo jugase con ellas.

Estábamos muy cachondos escuchando como crujía la cama cada vez que nos movíamos, yo azotaba en el culo a Nuria mientras seguía chupándoles las tetas. Nuria entonces se echo hacia atrás apoyando sus manos en mis rodillas y empezó a moverse más lento hasta que nos corrimos juntos!

Al día siguiente nos fuimos al monte a andar con unos bocadillos para comer por allí y por la tarde volvimos a la casa para ir al SPA.

Cuando llegamos la dueña nos dijo le había surgido un asunto y que se tenía que ir, pero que volvería para la hora de cenar.

Nuria y yo nos metimos en la piscina climatizada y nos empezamos a besar, en lo que apareció la dueño de nuevo:

Perdonar chicos. Se me olvidaba deciros que igual viene un chico joven. Es de aquí del pueblo y suele venir los sábados por la tarde al SPA. Simplemente os aviso para que no os asustéis si aparece.

Vale vale, gracias, le dijimos mientras se iba.

Nuria y yo seguimos besándonos, a los dos nos daba mucho morbo poder follar en el SPA.

Le quite la parte de abajo del bikini mientras ella me cogía la polla por encima del bañador.

Empecé a acariciarle la rajita, que se fue abriendo poco a poco, hasta que al final le metí un dedo. Ella empezaba a gemir mientras seguíamos besándonos.

Me baje el bañador y gire a Nuria para que se apoyase sobre el bordillo. El agua nos cubría hasta mitad del torso, justo por debajo del pecho de Nuria.

Le agarre el culo y le abrí las nalgas para ponerle mi polla en medio. Sin llegar a metérsela yo frotaba mi polla sobre su culito. Estuvimos así unos minutos hasta que Nuria puso su culo en pompa buscando mi polla, le cogí de la cintura y se la metí enterita…los dos gemimos y buscamos nuestras bocas para besarnos.

Follame como tú sabes cariño! Me dijo mientras le tocaba las tetas.

Llevábamos unos minutos en esa posición cuando me fije que había alguien observándonos en el pasillo que daba acceso al SPA. La puerta era de cristal y estaba algo entreabierta.

Me acerque a la oreja de Nuria y se lo dije:

Cariño, hay un chico en el pasillo mirándonos.

Nuria se fue a girar pero yo le había agarrado la cabeza para que el chico no se diese cuenta de que le habíamos visto.

Tranquila, hazlo disimuladamente, le dije.

Nuria dejo de gemir y miro había la puerta. Estuvo mirando unos segundos hasta que se giro hacia mí y besándome me dijo:

Se está haciendo una paja Hugo!

Ya le he visto jejeje

Me pone mucho amor!, me dijo mientras volvía a gemir.

Empezamos a follar más fuerte, haciendo que el agua salpicase más.

Se va a correr Hugo. Mira que rápido se pajea

Yo entonces le quite la parte de arriba del bikini dejando sus tetas al aire.

Me corrooo!, grito Nuria.

Y yo! Toma! Le dije mientras se la metía lo más fuerte que podía.

El chaval nos tuvo que escuchar seguro! Gritábamos mucho mientras nos corríamos y Nuria miraba hacia la puerta.

Hugo, se ha corrido!! Me decía mientras se reía con la voz entrecortada…se ha corridooo!!

Entonces los dos miramos hacia la puerta y vimos como el chaval se iba corriendo.

Al día siguiente estábamos cargando las maletas en el coche para irnos, y apareció el chaval. La dueña que está con nosotros le dijo:

Despidete, que se van ya!

Y el no nos decía nada…

Pero no seas tímido, ¿no estuviste ayer en el SPA con ellos o que?, le insistió.

No, dijo él. Al final no vine y me quede en casa.

Ahhh, pensé que habrías venido como todos los sábados, le dijo la dueña.

Nuria miro al chaval y le guiño el ojo, haciendo que se pusiese más rojo que un tomate!! Y nos fuimos….

Leave a Reply

*