Mi primera experiencia en el Gym

Como buen aventurero sexual que me considero, no me podia faltar por probar algo de sexo en el gimnasio. La verdad es que es el lugar donde mas corte y miedo me da hacer algo, pero a la vez me resulta morboso elevado a la enesima potencia. El principal problema pueden ser las equivocaciones, que alguien te vea, que lo comuniquen a la direccion etc etc por lo cual siempre he ido con pies de plomo alli.

El gimnasio al que voy tiene un spa bastante apañado, dispone de jacuzzi de 4 plazas, baño turco y sauna. El jacuzzi es de forma cuadrada, por lo que cada plaza digamos que esta en una esquina, aunque si se aprieta un poco la gente, cabe mas gente, ademas el agua va con algun tipo de producto que hace que este como blancuzca, por lo que no se ve practicamente nada para dentro. El baño turco es mi lugar favorito, aunque no es muy grande, tiene para unas 8 personas aproximadamente, y normalmente hay bastante vapor alli, por lo que desde fuera no se ve absolutamente nada y se esta muy a gusto dentro. A la sauna no entro demasiado, ya que ademas de tener ventanas por doquier, el calor es muy seco y el espacio menor, por lo que no suelo entrar.

En el gym hay algunos tios que no se ocultan, es decir son gays y lo llevan por bandera, lo que me parece genial, pero no suelen aceptar a gente como yo, que solo quiere algo rapido y discreto, asi que suelo evitarlos para el sexo, no para charlar, ya que alguno de ellos son digamos hasta amigos mios. El problema del spa es que el bañador es obligatorio, asi que no se puede ir enseñando el material y reduce notablemente la dosis de morbo. Yo normalmente entro en boxers para ir mas comodo.

A veces he notado como alguno ha intentado ligar conmigo, en plan rozandose con los pies en el jacuzzi, siguiendome al baño turco y tocandose un poco la entrepierna, pero siempre he pasado del tema ya que me da bastante reparo. Donde si suelo desplegar el morbo es en las duchas, cuando alguno de los que ha intentado ligarme me ha seguido a las duchas, siempre me pongo en la ultima. Las duchas son 2 hileras y estan unas frente a otras, solo tapada en parte por un pequeño muro, por lo que se puede ver perfectamente al que tienes en frente. Asi que cuando he visto que a alguno le iba el tema, me he ocupado de regalarle la vista, magreandome un poco la polla, poniendola grande y venosa, pero sin mirar directamente al tio, en plan indiferente. Me encanta hacer eso y provocar un poco al otro, siempre sin llegar a nada mas y sin correrme.

Un dia paso algo diferente. Digamos que incumpli una de mis normas y me deje hacer por un chico mas joven que yo, de unos 20 años. Si mal no recuerdo, era domingo a mediodia y no habia nadie en el spa, por lo que tenia el jacuzzi para mi solito. Al poco tiempo entro un chaval que me sonaba de haberle visto por alli, mediria 1.75 de cuerpo normal, pelo rizado y unos labios resultones, carnosos. Me saludo y se metio al jacuzzi conmigo. Al principio estabamos callados, pero al poco empezamos a charlar un poco, de cosas insustanciales como el estado del gym y demas. De pronto comenzo a hablarme sobre el tema gay en el gym, contandome que no hacia mucho le habia entrado un tipo mayor y bastante gordo, intentandole meter mano alli mismo, en el jacuzzi, cosa que me dejo atonito, ya que no teniamos confianza como para que me contara algo asi. Yo le dije que eso estaba muy mal y que tenia que haberse quejado a la direccion, a lo que me respondio entre risas, que si hubiera sido alguien mas joven y guapo no habria tenido problema. Creo que noto como me ponia colorado, por la excitacion y la vergüenza a la vez, ya que me habia cogido totalmente por sorpresa esa respuesta. Mi polla reacciono al instante poniendose como una estaca, pero por suerte no se veia nada.

Despues de charlar unos minutos mas, se apagaron los chorros del jacuzzi, y al ver que no me levantaba para ponerlos otra vez (debido a que estaba empalmado), se levanto mi amigo a darle, con la mala suerte de que “tropezo” y su mano acabo en mi entrepierna. Su cara al tocarme la polla reflejaba deseo y yo me quede inmovil. Me dijo que vaya polla tenia y que era una lastima que nadie le bajase la inflamacion. Yo solo pude asentir, con una mezcla de excitacion y nervios, porque en cualquier momento podia entrar alguien en el spa y pillarnos alli.

El chico me la saco por un lado del boxer y empezo a pajearme con una mano y a sobarse entero con la otra. Al poco tiempo me pidio que la asomara un poco por encima del agua y asi lo hice, cuando vio el periscopio se le iluminaron los ojos y se lanzo hacia el como si fuera un chupa chups, se puso a comerla con deseo mientras yo vigilaba la puerta, no fuera a entrar alguien. La chupaba muy bien, suavemente y sabiendo usar la lengua.

Despues de unos minutos le dije que si nos ibamos al baño turno, para estar mas tranquilos, ya que desde alli se escucha la puerta, y no se ve nada desde fuera, por lo que da tiempo a hacer como si no pasara nada. Asi que nos metimos alli y se puso de rodillas frente a mi chupandola como un loco. Me estaba volviendo loco de placer y morbo, y a la vez afinaba al maximo el oido para escuchar si se abria la puerta. La mamada estaba siendo deliciosa, humeda, suave y profunda, esos labios sabian hacer bien su trabajo y estaban a punto de recibir su premio en leche. El nene me dijo que queria que me corriera en su boca, lo cual me puso aun mas cachondo. La putada es que cuando estaba a muy poco tiempo de venirme en su boca, escuche la puerta.

Por poco me da un infarto alli mismo, entre la excitacion, el calor sofocante y el susto, me puse super nervioso, pero el chico simplemente se sentro en la otra esquina y cerro los ojos, como si estuviera alli tan tranquilo, por lo que yo hice lo mismo, guardandome la polla y sentandome hacia delante, para disimular. A los pocos segundos entro un hombre de unos 40 años alli, saludo educadamente y se sento.

Un par de minutos despues, cuando se me bajo la inflamacion, sali del baño turno, siguiendome mi amigo. Le dije que si nos ibamos a las duchas a terminar la faena, a lo que accedio encantado. Nos pusimos en las ultimas, uno frente al otro, con el agua abierta en ambas y la correspondiente toalla en cada perchero, para no dar el cante y que nadie llegara hasta alli. Yo me meti en la que el estaba, ya desnudo, y se arrodillo y empezo a mamar con ansia de nuevo. Yo estaba ya muy cachondo de antes y sabia que no tardaria mucho, asi que al poco tiempo ya me iba a correr. Le hice una señal y apreto el ritmo, haciendo que me corriera como una bestia y aguantara los gemidos hacia dentro, porque tuve un orgasmo monumental. La corrida estaba en su boca y se le iba escapando de los labios, mientras terminaba de limpiarmela, empezo a pajearse el, aun con parte de mi semen en su boca y se corrio al poco tiempo. En cuanto me solto la polla, me asome para ver si habia alguien mas duchandose, y por suerte no habia nadie, asi que me pase a mi ducha como un rayo, duchandome con total tranquilidad.

Con este chico volvi a repetir otra vez, porque debo reconocer que la come de forma extraordinaria. A dia de hoy aun no se ni su nombre, el tampoco sabe el mio.

Gracias por vuestras opiniones, como ya sabeis, el relato es 100% veridico.

Leave a Reply

*