Mi Primera Vez con Diana Fuentes

Conocí a Diana Fuentes hace tiempo en una fiesta que dieron unos amigos. Tenía ella 32 años, oriunda de Guadalajara, Jalisco y además era Física Medica,el hecho de que era una mujer profesional me cayó muy bien y también me produjo una primera erección.

Charlamos de muchas cosas y enseguida congeniamos, la fiesta se fue animando y después de cenar y beber abundante licor, alguien puso un disco muy lento, apagaron las luces y encendieron velas e incienso para dar ambiente.

Entonces le tomé la mano, nos levantamos y empezamos a bailar, Diana es menuda mide 1.52 metros, llevaba una cabellera morena-castaña, ojos marrones, boca de labios gruesos y ancha y pintada con carmín rojo y uñas pintadas también de rojo, muy esbelta de tipo, pero con unas tetas enormes y ricas, piernas muy largas, cintura estrecha y delgada de tórax – se le podían contar las costillas; llevaba un vestido corto ceñido de color negro que le marcaba bien su culo y sus tetas perfectamente y mostraba sus piernas esbeltas. Hacía bastante calor y con el baile y la visión de los cuerpos entrelazados empezábamos todos a sudar un poco.

Caímos mutuamente en nuestros brazos y ella notó mi pene crecer lentamente y formar un bulto delator, yo sonreí tímidamente y ella puso su entrepierna justo delante y empujó contornear sus caderas hacia adelante y hacia los lados suavemente de manera que ambos cuerpos formábamos uno solo, así estuvimos largo rato conversando y besándonos, mi pene estaba tan tieso que temía que se notase.

Diana tenía una lengua muy grande, buscona, caliente y bien educada, después de los primeros besos en sus labios, cándidamente dejó abierta su boca, yo me apresuré a llenarla con mi lengua y a besar sus labios, nuestras lenguas empezaron a lamerse y chuparse mutuamente en un impetuoso abrazo que parecía nunca acabar.

Como estaba muy oscuro y Diana no paraba de sonreír y besarnos, empecé a bajar mis manos desde su cintura hasta llegar a notar la forma de su culo con ambas manos la sensación fue de infarto. Hacía ya mucho calor y aquello no mejoraría mi temperatura.

Diana tenía un culo muy bien formado y duro, era para perder la cabeza y de hecho ambos la perdimos aquella noche.

Seguimos bailando así bastante rato hasta que mis amigos empezaban a ver cómo iba la cosa y a hacer comentarios picantes a nuestras espaldas, pensamos que lo mejor era seguir la fiesta de forma más privada y confortable, así que nos despedimos de mis amigos y nos fuimos a mi departamento.

Ya en casa, Diana se encontraba muy eufórica y súper cariñosa, fuimos al sofá-cama y allí le quite el vestido negro al tiempo que le estaba besando cada centímetro cuadrado que iba dejando expuesto, había sudado bastante y su olor mezclado con su perfume me resultaba exquisito. Se quedó con unas tanga roja y sus pechos habían crecido con desmesura; tenía las piernas muy esbeltas y alargadas y su culo era perfecto: redondo y macizo.

Ella no se quedó atrás, me quitó la camisa y empezó a besarme el cuello, me pasó su lengua por el pecho y me desabrochó los pantalones, trabajó con su lengua por mis muslos hasta que llegó a la altura de mi pene, allí me bajo nerviosamente mi siper descubriendo mi miembro erecto como un sable, vi en su rostro una expresión de deseo y lujuria incontenibles, apartó con su mano mi verga y con su lengua buscó la base de mis testículos, ahora chupándolos, hasta hacerlos desaparecer dentro de su boca, todo su labial ya había desaparecido, dejando ahora ver sus carnosos labios con todo su esplendor.

Después de un buen rato le dije que parara que si seguía iba a acabar, entonces le quité su bra dejando al descubierto sus ricas tetotas, abrí cuanto pude mi boca para hacerlos míos pero eran demasiado grandes y el sudor hacía resbalar mi lengua que chupaba y mordisqueaba sus oscuros pezones, al rato mi lengua empezó a bajar desde sus pechos hacia su estómago plano y blando; hice un alto en su ombligo pequeño y seguí, le comencé a desenrollar sus panties rojas, allí hundí mi cara entre sus nalgas y mi lengua inició la ansiada exploración.

Diana ya estaba tan motivada como yo y el olor de sus partes más íntimas despertó en mi el estado a****l casi más bajo, así que mi lengua empezó a lamer y chupar intensivamente la parte interior de sus muslos, metí mi lengua en su ano exploré toda esa zona dándole besos y lamiéndola y mordisqueándole todas las curvas y recovecos que tenía, pasé acto seguido a besarle, chuparle su sexo hasta engullirlo dentro de mi boca. Diana empezó a moverse, suspirar, sudar y jadear hasta que me hizo parar porque no quería llegar aún, pero yo aún entonces no le había ni rozado el clítoris.

Entonces para liberar tensiones y no acabar aún empezamos a abrazarnos y a besarnos todos los rincones de nuestros cuerpos primero lentamente después con algunas pausas y al final acabamos en un torbellino de sudor, saliva, perfume, lenguas, manos, abrazos y bocas sin fin. Decidimos tomar un respiro y abrir una botella de vino para celebrarlo y después de charlar un poco y comer unas alas de pollo.

Diana agitó una botella y dejó que un chorro de espumoso saliese disparado hacia mi pecho y genitales, con lo frío que estaba mi erección se vino abajo rápidamente. Entonces ella percatándose del problema con su mano me empezó a dar un masaje a mis testículos hasta que logré de nuevo mi erección, abrió su boca y con su lengua me lamía el glande y me lo chupaba y besaba delicadamente, seguidamente mi miembro empezó a desaparecer en su boca, centímetro a centímetro hasta que lo tenía todo en el interior de su garganta, entonces empezó a mover su lengua alrededor de mi miembro erecto dentro de su boca y a chuparlo y dejarlo entrar y salir cada vez con mayor rapidez.

Yo ya no podía más así que le pedí que parase, pero ella no hizo caso ni podía, ni quería parar, tenía los ojos cerrados y la boca llena y estaba desenfrenada, yo agarré su cabeza y le empecé a marcar el ritmo hasta que al final exploté sin poder evitarlo en el interior de su boca, ella tragó casi todo mi semen, al sonreír de gozo un hilo de leche blanca le salió por la comisura derecha de sus adorables labios, yo la besé y busqué su lengua, después de besar y chuparle su lengua y labios, me abalancé entre sus piernas y empecé lamiéndola su sexo y a tragarme sus glúteos bañados en sudor y busqué su clítoris con mi lengua, chupándolo y lamiendo sin cesar durante unos minutos…

Diana quería tirar bien, así que me hizo parar antes que acabase otra vez y se me montó encima , al principio aunque estaba húmeda, su sexo estaba muy apretado, me dijo que hacía meses que no había tenido sexo con un hombre, así que tuve que lubricar de nuevo la zona penetrándola con mi lengua, luego ya me volvió a montar de nuevo y con mis manos le aparté un poco sus nalgas hasta que mi pene empezó a penetrarla lentamente hasta el fondo, nos besábamos con locura, yo sujetaba y tocaba sus muslos fuertes y largos y sus piernas desde aquella posición y empezamos un vaivén de que se fue acelerando.

Diana empezó a jadear y a moverse, yo la sostenía ahora agarrando fuertemente sus nalgas con ambas manos y apretándole su divino culo lo más fuerte que podía, sus tetas estaban siendo succionadas por mi boca abierta al máximo, sus pezones estaban rojos y húmedos, empezó a sobarme los testículos, hasta que noté que su mano empujaba hacia adelante mi culo como si tuviese miedo a perderme, sentí al instante que mi erección se volvía más dura y fuerte, mi pene estaba hinchado desmesuradamente y mis testículos a punto de reventar.

Ella estaba como ida de placer y yo trataba de controlar mi explosión, cosa que no pude por mucho tiempo, al poco rato bajo la presión de tales estímulos y de la magnífica belleza, descargamos nuestras tensiones en un espasmo y temblor mutuos y perfectamente sincronizados y nuestros jugos sexuales se mezclaron en un estremecimiento incontrolable y sublime, acabamos como nunca y nuestra felicidad fue por unos momentos la mejor de mi vida. Nos dormimos abrazados… agotados.

Me desperté con una erección inmensa, empezamos de nuevo a acariciarnos y besarnos como nunca, fuimos a la ducha y allí nos enjabonamos sin dejarnos ni un rincón, le lavé el pelo y nos fuimos de nuevo a la cama, allí Diana se sentó en mi cara, reanudé mi exploración de la noche pasada, solo que esta vez mi lengua le atosigó el clítoris de tal manera de pronto Diana se estremeció y una oleada de sus jugos cubrió mi cara, tímidamente Diana empezó a acariciar mi pene con una mano, luego agarró mis testículos con la otra y comenzó un masaje difícil de olvidar.

Cuando estaba mi erección al máximo, se puso de cuatro patas en la cama y dirigió mi pene hacia su vagina, al principio no encontraba el agujero pero al poco rato mi pene se deslizó hacia su interior de donde nunca tenía que haber salido, Empezamos a movernos y en ésta posición yo no duré ni dos minutos, la avisé que iba a acabar y entonces Diana se separó, giró sobre si misma y engulló mi miembro completamente dentro de su boca, yo me giré y busqué su concha, empecé otra vez a chuparla y lamer su clítoris al cabo del poco rato un liquido precioso me cubrió la cara y sentí al instante que la presión de su boca en mi glande me hacía perder el control y regar de nuevo la cara y tetas de Diana…fue un 69 perfecto y como ves inolvidable.

Leave a Reply

*