Mi primera vez. Gracias Rafa.

Hola a tod@s.

Me llamo… vamos a decir que Luis ( pondría mi verdadero nombre, pero es tan poco común que si algún conocido leyera esto sabría quien soy rápidamente).

Primero empezaré por describirme un poco: 1,69m, 72kg (hace un par de años llegué a los 86kg y aunque es una gran mejoría no se como quitarme la tripa. Además en la época del relato estaba en unos 63kg — un culo muy bonito, para que negarlo), rapado porque estoy calvete , barba y piercing en el labio inferior.

Siempre me han gustado las mujeres, no lo puede remediar. Jovencitas–que no adolescentes, no me atraen–, maduras, rellenitas y delgadas, altas y bajas, guapas y menos agradiadas. Siempre he pensado que todas la mujeres tienen algo que las hace únicas.

Ahora estoy felizmente casado con la mujer más maravillosa del mundo, a la única que quiero, he querido y amaré siempre con quien tenemos unos niños guapos como su madre y listos como su padre (jijiji es broma lo de padre pero si que es verdad que con la poca edad que tienen están bastante por encima de la media).

Nunca le he sido infiel a mi mujer, de hecho siempre que me a atraido una chica, si estaba en un relación, la cortaba aún sin saber si la nueva chica me correspondía porque no lo consideraba correcto.

Ahora tengo 37 años y por aquel entonces 20 o 21, no lo recuerdo con exctitud. Empecé a ir a locales de ambiente por Barcelona como el los desaparecidos Fellini en la Estación de Francia y el Le Fou del pueblo ESpañol si haber pisado nunca un sitio d e estos si haber escuchado música electrónica (yo era heavy) siguiendo a unas faldas,ya sabeis el dicho ese que “tiran más dos tetas que dos carretas).

¡¡¡¡Fué una gran noche!!!! La música me encantó, distaba mucho de la “máquna” de esos años y la gente super amable, muy abierta y respetuosa, tanto que que a veces me gustaba salir solo sin quedar con nadie y hacias amistades muy rápido. También descubrí el éxtasi, rulas, pirulas o como querais llamarlo. Por suerte nunca, incluso saliendo de “After”, llegué a los extremos de algunas conocidos que llegaban a tomarse cinco o seis pastillas. Yo con media o una algún día especial, tenía más que suficiente. Esa desinhibiciçon sin pasarse, el buen rollo el aumento de la sensibilidad del sentido del tacto (las carias són increíbles!) me tenia enamorado. —————Por cierto, no llegue a triunfar esa pero se quedá en una gradísima amistad————-

Era una noche de verano que había salido con unos amig@s a Fellini pero ellos se retiraron pronto ya que al día siguiente se iban de vacaciones. Al cerrar el local seguía con ganas de marcha y mis pies me estiraron hasta un local gay situado muy cerca de “Plaça Universitat” que se llamaba “ácido öxido” (no se si aún existe). Era un local para bailar y con muy buena música pero tod allí estaba enfocado al sexo. Pantalla de Tv con videos porno gay, la pared de enfrente del urinário era de crista de cintura para arriba y enfocada a la pista de baile y por encima de esta. La veradad es que molaba mucho ver a la gente bailar mientras meabas, jajajaja. Y por supuesto con un cuarto oscuro.

Estaba meneando el cuerpo un poco buecando si ´´alguin se fijaba en mí, pero nada, así que seguí a lo mío y sin darme cuenta se pone a bailar delante un chico más alto que yo, cuerpo normal, pelo corto y calvito, ni guapo ni feo pero con una sonrisa maravillosa. Empezamos a bailar uno frente a otro cada vez más cerca, hasta que sucedió lo inevitable y nos besamos. “Bueno Luís”, me dije para mis adentros, “¡tú primer beso con un chico!”

No separamos, nos miramos, y nos sonreimos pícarmaente mientras seguimos bailando. Se acerca y me dice al oído ” No creía que un “tío bueno” como tú se fijara en mí” —— ¿Yo, tio bueno?—- Me puso rojo como un tomate. Nos volvemos a besar apasionadamente, apretandonos el uno con el otro y notando su hinchado mienbro bajo sus pantalones. Yo tenía claro que quería probar como pasivo (empezams aagarrarnos del culo) pero estaba muy cortado y vergonzoso y no sabía como continuar. De repente me agarra la polla e instintívamente hago lo mismo y justo entonces me la suelta vuelve al culo. No entendí muy bien porque hizo eso (supongo que pensaba que era solo pasivo) pero yo seguía disfrutando más y más de su boca su lengua (¡¡¡Joder, que bien besaba y que caliente me stoy poniendo ahora mismo recordandolo!!!)

Yo continuaba masajeando su miembro por encima de los pantalones y se adivinaba más grande y gorda que la mía (yo 15cm, bastante gruesa y con un glande precioso, tanto que más de una vez he intentado chuparmela pero si éxito, me fáltan unos pocos centímetros jijijiji).

Deja de besarme, me pregunta de ir a su casa y yo le obsequio con una gran sonrisa de ilusión, deseo y vergüenza a partes iguales. Le digo que me espere un momento que voy a por mis cosas en el guardarropilla pero tardo más de 15minutos; mucha cola, incluso un par me tocaron el culo (esa noche debía estar con el “guapo subido”.

Al verme aparecr me dijo con cara un poco asustada, “Creía que eras un “chulazo” de esos que primero te ponen cachondo y luego se largan y te dejan plantado”. No le respondí, solo de dí un beso en los labios y salimos del local

¿Sabeis porqué decidí que fuera Rafa el chico que me desvirgase? (espero que no te importe que ponga tu nombre real porque es bastnaten común, ¡y no puedo quitarmelo de la cabeza!). Por que me dió muchísima confianza, como una de esas personas que sabes a primera vista que són muy nobles y sinceras. Esto y si seductora sonrisa me hicierón decidir.

Fuiemos al metro, a la linea roja y al empezar a caminar por la callle, en público me dió mucho miedo que me cogiera de la mano o hacer como cualquier pareja, ya que como comenté al principia me considero heterosexual y tenía mucha verguenza.

Pero el fué muy correcto y no hizo el más mínimo intento.

Fuimos hablando de cosas triviales, y un poco de nosotros (yo ya le dije mi nombre en el after, mi verdadero nombre). Bajamos en la estación de “Santa Eulália” (cerquita de donde vivía antes por cierto) y no supe como pero al final me atreví a confesarle que era virgen. Se quedó parado, mirandome a os ojos, y un poco decepcionado me dice que no tenía el culo preparado, que como habrás notado tengo un pene bastante grande (!Como me gustó esa consideración haci mí¿) Rojo otra vez como un tomate le contesté que sí, que tenía un vibrador en casa y se quedó más tranquilo. Lo que sí guardé para mí era que el juguetito era bastante pequeño.

Una vez dentro me invitó a desayunar algo pero no me apetecía, pero si que hacepté un café con leche. ¡No os podeis ni imaginar la verguenza que estaba pasando, parecía un adolescente en su primera cita¿

Viendo que yo no hacia nada me comenta de ir a la habitación. Sonrío. Me levanto y entramos en su cuarto.

Una vez allí me empezó a besar con mucha pasíon,; su lengua juagaba con la mía, me mordisqueaba los lábios y sin darme cuenta yo ya estoy desnudo y el me soba el culo acariciandome el ano suavemente y yo le tocaba el miembro por encima de los calzoncillos.(yo ya iba de un cachondo increíble y como aún me duraban los efectos del éxtasis sius caricias, el simple roce de sus manos en mi piel hacía que se herizaran todo el vello de mi cuerpo).

Sin saber como ni porqué. me puse de rodillas y le bajé despacio los calzoncillos. SAltó su gran polla, de unos 19,20cm, gruesa pero bien proporcionada y un glande muy bonito acorde con el resto del miembro.

Me introduje su pollla en la boca un por segunda vez en esa nocha, me vuelve el mismo tipo de pensamiento :”Bueno Luís, tu primera polla!”.

No recuerdo que sabor tenía (seguro que se aseó unos minutos antes) pero sí lo cachondo que me ponía esa primera polla en mi boca. tan ensimismado estaba lamiendo, chupando esa polla que creo que no le miré ni una vez a la cara, pero no por vergüenza, sinó porque no podía fijarme en otra cosa que ese miembro tan apetecible.

Despues de un rato me levanto y nos besamos tocando todo lo posible por tocar. Entonces me sienta en el borde de la cama y me dice con carita de ternero degollado: ¿Me la chupas un poquito más?. ¡Coño, al final se me va a dar bien y todo esto de chupar pollas!, dije sin pensar, y nos hechamos a reir.

Seguí con la mamada y luego me tumbó en la cama chupandomela .

La verdad es que me supo a poco (menos de un minuto?) pero supongo que era por lo caliente que iba ya que acto seguido me dice: “Date la vuelta y a ver que te gusta más, si mi polla o tu consolador”.

Me puse todo nervioso en cuatro y al el posicionarse detrás me doy la vuelta y le digo que si tiene condones. Me miró raro; no se si se molestó por la interrupción o por creer yo en la posibilidad de algún tipo de infección ( en esa época ya estaba muy concienciado en en sida, dos familiares míos murieron por esta causa. Además si siempre usaba condón con las chicas y no solo por mbarazos, porque debía ser distinto con un chico?

Se puso el presevativo y otra vez en posición.

Y yo otra vez lo interrmpo con cara de no-te-enfade-conmigo-porfavor: ¿No tendrás un poco de lubricante?

Se levanta a pillar un bote de no-e-qué mientras yo sigo a cuatro patas. Se pone detrás, se embadurna la mano de ese producto y me introduce tres dedos de golpe.

Me sorprendió, no me lo esperaba. Yo nunca me había introducido dos dedos porque me dolía, pero los suyos entrarón como si mi ano ya estubiera muy dilatado.

¡Y me lametió! primero un tercio, me molestó pero no dolió.

A la siguiente embestida otro tercio. Eso si que dolió y mucho. Notaba como su polla quería poner recto el recto (válgame la redundáncia). Me dí la vulta para decirle que más despacio pero no tube tiempo, ya estaba toda dentro de mí.

Todos estos años he intentado recordar sín éxito como pasé del dolor al placer, solo recuerdo sentir un placer inmenso mientras Rafa me follaba a buen ritmo con su dura polla, sorprendido conmigo mismo porque soltaba un gritito de placer a cada embestida.

Y estaba a punto de correrme, correrme sin usar mi polla, solo follandome el culo, cuando de repente me hace dar la vuelta (para verme la cara mientras gemía, seguro; yo hubiera hecho lo mismo). No se si vió mi cara de súplica, que me levantó las piernas y me la metío, esta vez de un solo golpe.

Siguió follandome y yo gozando enormemente pero no conseguía llegar al orgasmo y tube que masturbarme.

Al acabar nos tumbamos los dos en la cama y fumamos un cigarrillo en silencio, sin mirarnos.

Me dijo si quería ducharme y dandome una toalla se lo agradecí.

Me acuerdo de la ducha, que era muy pequeñita, porque pensé en que una follada los dos ahí dentro era imposible!! jajajajaja

Al volver a la cama me acaricia el pecho y pregunta que si lo he pasado bien. “¡Por supuesto!” respondo. “Pero aunque me siguen gustando las chicas, he descubierto algo nuevo, un placer nuevo, una nueva experiencia dentro de mí y tengo que pensar” le dije muy sincero.

“Entonces no te quedas a dormir ?” dijo Rafa.

“No, mejor me voy a casa”

“Me das tu número de teléfono?”

Mejor me das tu el tuyo” repondí.

Me apuntó su tel en un papel y me fuí.

Si, lo sé, fuí muy brusco, pero no lo hice con mala intención, solo que tenía un lío muy grande en la cabeza y no supe reaccionar.

Pasó un més o así y cada vez que habría la cartera veía ahí ese papel con su número y su nombre, pero seguía sin atreverme.

Pasó otro més, reuní el valor para llamarle cuando me doy cuenta que he perdido su teléfono!

¡Qué frustración tan grande! Por la cabeza había imaginado mil veces (aún fantaseo con ello) decirle que me debía un orgasmo anal, lo caliente que me ponía tener su polla en mi boca. Ni si quiera recordaba donde vivía.

Fuí varias veces al local donde nos conocimos sin éxito y aunque tenía ganas de polla nunca encontré a alguien que me diera tanta confianza como Rafa.

Para Rafa: se que es casi imposible que les el relato, pero si lo haces porfavor, ponte en contacto, me encantaría poder hablar contigo.

Leave a Reply

*