NO es una relación.

Hola, ha pasado algún tiempo, de hecho años desde la última vez que escribí algo para esta página. La cual veo que creció mucho no solo en tamaño y en miembros, sino en importancia también, posicionándose en la página número uno en todo el habla en español.

No había escrito porque la funcionalidad de ello para mí no se había presentado, pues en su momento mencioné que para mí era un modo de sacar todas las telarañas interiores y desahogo emocional que en su momento tanto necesitaba, al final terminé divorciándome (ya ustedes si leyeron algún relato mío sabrán porque) pues toda situación insostenible debe dejarse por bienestar propio y de los demás. Sin embargo hay que saber reconocer cuando las cosas, por terribles o poco deseables que sean, se vuelven necesarias, y separarme de tan mal ejemplar de marido era una de ellas. Infiel, abusivo, macho…. Qué más puedo agregar??? El gatillo para tal decisión fue cuando en una discusión finalmente el me cruzó la cara de tremenda bofetada; “hooo diablos!!! Disculpa, no sé porque lo hice” me dijo, con la mano en la mejilla llorando le dije, yo no sé tampoco, pero no me interesa, esto se acabó, y lo dejé casi hablando solo al salir corriendo de ahí, no hice maletas ni nada solo tome mi auto lo arranqué y me fui.

Aunque él no paró de disculparse, me mandaba tarjetas, flores, regalos, mensajes con amistades en común, yo ya jamás lo perdoné. Algo muy cierto es que después de la primera (hablando de la bofetada) esto ya podrá repetirse, una mujer que perdona esto desde la primera vez, sin duda acabará golpeada de nuevo. Esto no es algo que yo me saque de la manga, pues está más que comprobado, el perfil del hombre golpeador es justamente así, la primera vez es como una prueba, y es generalmente una bofetada o dos, o puede incluso ser solo un empujón, pero una vez traspasada esa barrera, se rompe la delgada línea que los reprime. Si yo hubiera perdonado eso habría sido solo la primera vez, no la única.

De nuestro matrimonio se dio una niña, una pequeña y bella flor que ahora llena mi vida y que dado el carácter del sitio ni siquiera con nombre falso mencionaré solo basta saber que es mi razón de vivir y que yo no permitiría que saliera dañada de todo esto.

Pues bien, sucede que al fin mujer, todas tenemos necesidades, económicas, emocionales, de ego (autoestima) y por supuesto las físicas y no estoy hablando del hambre…. Así que pues, bueno, madre soltera, recién divorciada, no fea; el resultado es cardúmenes, parvadas…..JAURIAS!! de tipos asediándome para salir. Obviamente no estaba anímicamente para esos trotes, como mujer y como persona un divorcio representa un fracaso, aunque mis amigas me animaban y me decían “no seas pendeja, hasta un favor te hizo el animal ese, ahora te tiene que pasar una muy buena cantidad para ti y para la niña” no vas a necesitar trabajar ni hacer nada más que pasear y gozar la vida, quien puede ver eso como algo malo???” y así las cosas, y a insistencia de ellas, empecé a salir de mi encierro.

Para ese entonces la mejor amiga que la vida me dio; Edy (como cariñosamente le decíamos todas, lamentablemente había fallecido en un muy triste caso que el solo recordar me lastima el alma, ella era mi hermana, éramos todo la una para la otra, nos amábamos y hablo de auténtico amor sin morbo ni otro sentido que propio de esta página se podría obviar, éramos gemelas espirituales. Ella y su esposo (ya casadas todas, ninguna se salvó) tuvieron un accidente en auto, provocado por un imbécil que para no variar conducía en estado de ebriedad. Las autoridades mexicanas son muy blandas en la aplicación de justicia a gente que hace eso, pues familias inocentes lloran y pagan cada día el precio de que un estúpido se crea Superman y maneje ebrio, el solo hecho de beber y conducir ya debería ser un delito calificado como “muy grave” y castigado en consecuencia pues las desgracias que ocasionan se cuentan por cientos cada día, y solo basta abrir un periódico para leer varios casos. Lloré como una niña cuando nos enteramos. Y cada segundo que pasa desde entonces cuando la recuerdo lo hago con mucho cariño, desde 1° de secundaria nos conocimos y siempre fuimos muy unidas, pues si bien yo no era hija única como ella, si era la única mujer de 4 hermanos, y creo que de hecho como hija única me hubiera ido hasta mejor, pues ya sabrán…. La única mujer y además la más chica, era la botana para mis hermanos.

Edy y yo hacíamos una curiosa pareja de chicas, pues yo desde la secundaria medía 1.73 mts. De estatura y ella en cambio era muy menudita, con sus 1.56 y siempre estábamos juntas para arriba y para bajo, incluso cuando salíamos con chicos íbamos las dos, o no salíamos.

Pues el mundo iba cambiando para mí en demasiados sentidos a la vez, perdí a mi mejor amiga cuando yo siento que más la podía haber necesitado, pues tiempo después pasó lo de mi divorcio. En fin, que con la mira de reanimar mí ya muy lastimado ánimo, mis amigas organizaron una “despedida de casada”. La idea no era mala, hay que ver ese suceso no como una peste sino como un cambio positivo en la vida, y de hecho sí que era positivo, el ya no tener que aguantar a alguien tan nefasto como mi ex.

Maestro en la universidad (que no diré cual) casi no había babosa que para pasar no le ofreciera carne en pie, cosa que el aprovechaba, aunque un amigo en común de los dos me dijo “Dalia es que en realidad no es su culpa, él no lo busca, solitas se le ofrecen” a lo que yo le conteste: “aaaaay míralo pobrecitooooo…. Y él solito les dice si mami y también solito se las coge” ya lo había cachado en varias y en una de ellas fue que escribí el relato la revancha. Por el entonces de ese suceso me hubiera gustado que las cámaras de video ya hubiesen sido algo cotidiano en los celulares, pues aunque ya aparecían los celulares con cámara todavía no estaba tan de uso como ahora, lo habría grabado y hasta lo habría podido usar en su contra en el juicio de divorcio.

Y bueno, este amigo abogó por el casi desde el primer día, pues cuando agarré las llaves del auto y dos blusas para largarme de la casa, ya el me llamaba para preguntarme que había pasado conmigo y con David, a lo que yo le dije “ problemas personales y muy fuertes, no sé qué te contó el, ni me importa un cacahuate, pues han de ser puras mentiras, pero dile a ese “pendejo y re-pendejo” que lo poco que le podía quedar de hombre si es que alguna vez entendió el significado de esa palabra, lo acaba de perder, y no me molestes por favor porque no quiero ni saber nada de él ni de lo que haga de su inútil y mantenida vida de aquí en adelante”. Ok Dali, pero discúlpame, yo no sé bien que sucedió pero me duele ver que estén peleando, me dijo él. Peleando no… le respondí con voz firme aunque no agresiva, separándonos, pues yo a ese infeliz no quiero volver ni a verlo. Que él se entienda con mi abogado, todo va a ser a través de él, yo no quiero ni saludarlo.

Jaime, que así se llama este amigo me visitó en un par de ocasiones con fines abogatorios, y ya lo pensaste bien? Él dice que te ama, y mira, ha cambiado el hombre, me consta pues el otro día una chava de maestría le dijo que si quería podía invitarla a salir y él le dijo “no… disculpa la calificación te la vas a ganar” o sea que ya no anda con nadie, y los cuates le dijimos huuuu ese Deivid, pero el no, está en la postura de que va a cambiar, “nada de mujeres nos dijo, nada de trago y nada de pendejadas” Dalia merece un mejor hombre que el que he sido” a lo que yo le respondí, “si………. En eso le doy toda la razón ….. merezco un mejor hombre, y no va a ser precisamente el, ok? Así que Jaimito no me hagas enojar hablándome de él, sale? Qué bueno que cambie, que sea mejor hombre, para que lo aproveche otra, yo paso.

Jaime solía pretenderme en la preparatoria, yo jamás le hice caso, aunque si llegamos a salir, pero solo cosa de vamos al antro, y cada quien a su casa. Ahora que lo veía me preguntaba que rayos le importa si me separo de David? Alguna vez él se me declaró, pero yo con un ya típico y muy conocido por todos “déjame pensarlo, no sé, es que te quiero mucho como amigo” le dí el batazo.

Pues bien, a ya años de eso, y separándome de “aquel” aunque en un inicio Jaime me pedía que lo pensara y me hablaba a su favor, con el tiempo y ante mis negativas y amenaza de al tampoco volver a querer verlo, terminó por dejar de mencionar nada de él “difunto” pues es cierto, en una de esas le dije, Jaime yo te aprecio mucho pero si solo quieres verme para hablar de David entonces te pediré que no vuelvas a llamarme ni me visites ni nada, creo que ya te dije todo cuanto te tenía y podía decir de ese asunto, si no entiendes pues con toda la pena te pido que no me molestes más. El apresurado me respondió “no, no como crees, no perdona, es solo que en las reuniones se veían tan bien, tan felices, es solo eso, que uno como amigo quiere el bien de ambos” pues si quieres el bien de él, ayúdalo a conseguir novia pronto, y a que se olvide de mí, y de mi lado a mí no me vuelvas a mencionar siquiera su nombre, porque hoy, a esta hora, en este momento y en este lugar, es la última vez que yo vuelvo siquiera a tocar el tema contigo, de él solo hablaré con mi abogado y hasta eso solo para responder en concreto lo que el abogado me pregunte, fuera de eso para mí ya se murió y ya se enterró. No suelo ser grosera y me conoces, pero si tan solo se te vuelve a salir su nombre aunque sea para alguna anécdota, en ese momento Jaimito me pongo de pie te dejo donde quiera que estemos, y llegando a mi casa te sepulto también para siempre forever and ever, si?

Estábamos en un conocido restaurante de la zona nueva del boulevard así que ponerme de pie y salir de ahí era cosa tan sencilla como se lo estaba diciendo, así que solo me miro y dijo, ok Dali, perdona, no te vuelvo a decir nada de….. heee no recuerdo de que estaba hablando” lo miré y por fin después de un buen tiempo me sonreí, estando a punto de reírme, pero sacudí mi cabeza y le dije ayyy Jaimito.

Pensé que no volveríamos a salir, pues aparentemente la causa era abogar por su “casi hermano” pero no… para el jueves de la siguiente semana me estaba llamando. Como estás Dali? Oye vas a llegar a club de leones? “what??” Pensé mientras lo escuchaba por el auricular de mi cel. Pues no se… no me he sentido bien, “decir las causas implicaba mencionar el escabroso tema que tanto le prohibí yo misma, así que desvié el tema a otro lado, sabes? Se me juntaron algunas deuditas “rayos pensé, hablar de mis deudas también terminaría implicando a aquel” volví a desviar el curso de la conversación y entonces me dí cuenta que no tenía más de que hablar, es que bueno, porque? Tenías planes? Terminé por decir.

Nada, solo saber si te iba a ver allá, es que fíjate que a mi hermana la Toya (se llama Victoria la mujer y es una sangrona insoportable) el Quike (se llama Enrique y es un pendejo por cierto, igual de insoportable, un amigo en común lo ayudó a entrar a trabajar a Pemex y aunque en Pemex ganan muy bien, eso tampoco lo hace de dinero, pues sin menospreciar o generalizar, él estudió en puras escuelas públicas y ahora se sentía un potentado, pobrecito que con poco se ahoga) le regaló una camioneta y le queríamos dar el remojón (así decimos en México cuando algo nuevo o recién estrenado se le va a brindar algo a modo de celebrarlo.

Ay Jaimito, pero si tú sabes que tu hermanita me cae en la punta de la…. Bueno, nos caemos mal las dos. Y su esposo pues ya ves la grosería que me hizo el otro día, así que yo paso. Perdóname, si fuera otra cosa con gusto…. (para que dije eso, es una expresión común que no necesariamente es comprometedora pero él lo supo usar) “haa bueno entonces mejor cenamos tengo antojo de hace tiempo de unos cortes acá chidos, que dices”

Anímicamente me sentía mejor, pues cuando el abogado me dijo la suma que … como se llamaba??? Bueno mi ex me iba a pasar mensual la verdad sí que tenía motivos para celebrar, no tanto por el dinero, pues la del dinero era mi familia, no el, sino para que el muy mediocre y rependejo aprendiera su lección de vida y también con ello darle un dolor de muelas. Bueno le dije hace tiempo que no salgo así que pues bueeeeeeno. Ok Jaimito, el sábado porque mañana viernes tengo ya compromisos (mentira, pero no hay que ser demasiado obvia o creerán que una está desesperada) dicho esto nos despedimos y colgamos.

Pues el sábado llegó y aunque no tenía realmente muchas ganas de salir, pensé, pobre Jaime ha sido amigo desde años y siempre le he dado cortones, además, parece que ahora si ya va a dejar de estarme chingando con aquel. Me arreglé (no lo mejor que pude, solo lo necesario) y como quedamos nos vimos en Plaza.

Daliaaaaaa, que tal gusto de verte cómo estás? Me saludo con el típico beso de mejilla, pues bien ya ves, corriendo con lo de la niña, fíjate que descalabró a otro niño y como no fue accidente ni jugando (le sonó el coco con tremenda piedra y con toda la intención) pues anduve viendo eso, el Dr. Dijo que igual y con suerte y buenas plaquetas no le queda cicatriz pero los papas están muy enojados, andan pidiendo la expulsión. Yo ya hablé con la señora que es de hecho un poco más accesible, el problema es el papá que casi quiere romperme a la madre a mí como ves?? Le platicaba y el buen Jaime me escuchaba. Pues bueno, después de un mega Rib Eye que no me pude acabar, y unas cervezas oscuras (nadie se atreva a negar que es la mejor compañía de un corte americano) me sentía hasta el full… no paraba de reír con las ocurrencias de Jaime, ja ja ja por Diossss Jaime de donde sacas tantas pendejadas le decía mientras no podía contener la risa y el seguía animando y amenizando el momento.

Pues bueno, dado que la pasé muy, pero muy bien ese día, no fue sorpresa decir “si, cuando, a qué horas” la siguiente vez que me invito a salir y que aclaro no fue de inmediato sino como pasado un mes. Así las cosas empezamos a salir más seguido. Yo seguía viéndolo como un amigo, pero ya por su cabecita loca empezaba a germinar la idea de llegar a algo más conmigo.

Para esos tiempos, que ya había pasado años desde los sucesos del ultimo relato a esa fecha, yo no había cambiado precisamente mucho, quizá si un poco, pero físicamente podría decir que era en esencia igual, ahora con el cabello teñido de rubio cobrizo claro (asi dice en la caja del tinte, a mí no me crean), quizá aunque delgada atlética, no tan firme como en mis mejores años cuando entrenaba, pero bueno, me enorgullecía seguir provocando volteadas de cabeza en los hombres, pues mi ego no me permitía menos que eso. Vanidosa aunque no presumida, coqueta aunque no piruja, malhablada aunque no vulgar. Esa era yo Dalia Guadalupe.. la misma que el recordaba de nuestros años en prepa.

En una de tantas, ya hablando de nosotros, y con el valor que tomar J. Walker etiqueta azul hasta más de la mitad de una botella da, me dijo. Oye Dalia tu siempre fuiste popular en la escuela, me acuerdo que todos sabían quién eras mínimo, aún si no se llevaban contigo. “haa pues ya ves” respondí, el resultado de no ser mala onda, aunque tampoco era buena onda del todo, por lo menos no jodía a nadie como solían hacerlo los demás, que eso del bulying, perdón, pero es más antiguo que el tiempo, solo que ahora en estas fechas, ya tiene nombre y la internet se ha encargado de darlo a conocer más, pero por Dios, que le pregunten a mis hermanos como les iba. Conmigo la única chamaca que quiso probar le rompí su madre de dos guamazos directo a la cara y de sentón cayó, pues para cuando estaba en preparatoria yo ya tenía mi primer Dan y yo pegaba con puño cerrado, nada de “jalones de pelo” como todas las demás chamacas, cosa que de hecho ella intentó dando las ya mencionadas consecuencias. Solo esa única ocasión bastó para que ninguna sonza quisiera probar conmigo, pues además como repito, desde la secundaria ya media yo 1.73, estatura que para la mujer mexicana es arriba del promedio.

Entre anécdotas y memorias la conversación iba tomando otro rumbo e inevitablemente tocamos lo sentimental. Sin mencionar al difunto, pues Jaime me conocía de años y sabía que yo no bromeaba en mis sentencias, hacerlo implicaba que yo me levantaría del asiento, tomaría mi bolso y lo dejaría ahí mismo, y para siempre forever and ever and ever and ever again, no importando que tanto me simpatizara, así de firme soy yo y bien conocida por todos por ello. Dali y que pasó con el cangrejo? Así le decíamos a un pretendiente que tuve y por obvias razones dado su apelativo rechacé, que fue de su vida me preguntó, ni idea se fue a España son su papá porque la mamá y abuelos ya no lo aguantaban, imagínate desde 3° de secundaria ya se ponía bien pastillo y se alocaba feo el man. En una ocasión su propia mamá llamó a una patrulla para que se calmara. “y que paso? Eso yo no lo supe” me dijo Jaime interesado en la plática. Pues nada, que llorando le pidió perdón a doña Emma, ya sabrás. A la semana ya lo estaba despachando con su papá, le dije mientras le daba una chupada profunda (al cigarro cochinos malpensados) y lo miraba mientras levantaba mi old fashion con whisky en las rocas. Y al Rocky que fue de su vida me preguntó (para apelativos que tenían mis pretendientes se dirán mis 4 lectores y tienen razón, pero es que al Rocky le decían así porque entrenaba boxeo y la verdad si estaba re bien el chamaco) pues bueeeeno, con el sí anduve, te voy a confesar, pero no fuimos novios. “COMO!! Pregunto levantando las cejas, pero si se súper moría por ti el wey”. Pues ya ves, le respondí, no, no fuimos novios, pero si anduvimos, reiteré, “o sea que anduvieron”? pregunto ya un poco más malicioso” si lo que quieres es que te diga que si “anduvimos” si… “anduvimos” coño, ni que a esa edad no supiéramos ya para que servía el cuerpo humano le dije, eso de las “abejitas, las flores” en dos cabrones de prepa nomás no va, le dije ya riéndome divertida y con la cara sonrojada entre la confesión y el efecto del sabroso, y nada barato whisky que saboreábamos y que ya por cierto se acababa. Inche Dalia, tu desde la secundaria siempre fuiste bien bonita me dijo. Desde el día que nací le respondí yo. Si bueno, bueno, más bien desde que te conocí siempre te me hiciste muy bonita, ya en fotos de tu primaria vi que sí, desde antes siempre lo fuiste, pero yo no te conocí desde más chica, pues fue en la secundaria cuando nos conocimos. Empezaba a alimentar mi ego (ojo hombres, ese es el camino para llegar a una mujer, su ego) me sonrojé y le dije son una sonrisa que creo que no me cabía en la cara, en cambio tu no me gustabas, estabas algo feito, le dije, pero no, ya has cambiado mucho y se nota que te cuidas le dije. “Haaaaa… dijo así que por eso me bateaste así gachamente me dijo, la única vez que tuve valor para declarármele a alguien y fue a ti.” Me dijo en sano reproche, “ pues mala elección “ le dije sin dejar de sonreír divertida, a mi sin carro, y feito, ni chance finalicé. Y bueno, ahora mira ya ingeniero, con constructora propia, y nada mal, la cosa cambia dije, pero no meditando la envergadura de lo que decía pues ya cazador experimentado aprovecho dicha sentencia: “o sea que ahorita ya la cosa cambia” dijo, “ahora si me harías caso?” preguntó.

Aunque no estaba yo ebria para nada, el whisky y el vodka son mis bebidas preferidas y siendo lo que más consumo desde que estudiaba, no era esa la suficiente dosis como para embriagarme, si tenía ya sus efectos trabajando en mi cerebro. Así que envalentonada me dije “este no me va a intimidar cree que me va a dar pena y me voy a sonrojar pero no” así que le respondí “bueno… no negaras que has tenido a cuanta vieja se te a antojado, hasta Krysta que era tan, pero tan antisocial acabó cayendo, si, no lo niego, no necesariamente quiero con ello decir que te haría caso en todo el sentido de la palabra… nuevamente aprovechando mis propias palabras con toda la astucia que da el ser un ligador experimentado me dijo: “en qué sentido entonces si me harías caso? Porque tú misma lo acabas de decir, que me harías caso. Espetó. Sé que puedo sonar presumida, sangrona o creída, que se yo, y que no me corresponde a mi decirlo, pues eso es muy ufano, pero la verdad desde prepa yo era considerada un auténtico trofeo mayor, no solo por la cuestión de que fuera bonita y tuviera un muy buen cuerpo, sino por lo complejo y difícil que era lograr algo conmigo, no hablemos de mucho mas, el solo salir conmigo al parque ya era un logro mayúsculo, así que yo a la vez, tenía experiencia bateando gente.

Mira Jaime, sé que pensaras que estoy urgida, pero no es así, vivo tranquila, no me apura nada, la verdad. No es que te esté bateando, pero no creo que ahorita, justo ahora sea el momento. Respondió de inmediato “o sea que si va a haber un momento?” porque yo puedo esperar, al fin se dejó ir con todo, tu siempre me has gustado y eres a todo dar, me gustaría que probáramos, yo no tengo compromiso, ya sabes cómo han sido las cosas (su mujer lo abandonó ella decía que era lo mejor pues no congeniaban) y la verdad pues creo que estamos en una buena situación ambos.

Mira, respondí, no puedo tener un novio ahorita, que le explicaría a mi hija? Acabo de dejar a su papá. “Pero acuérdate de nuestro muy buen amigo el Rocky, no eran novios, pero…” lo interrumpí: “siii, pero andábamos” ok, ok. eso es a lo que quieres llegar? A andar conmigo?. Pues si eso fuera posible me haría muy feliz me dijo, perdiendo un poco la postura y tomándome una mano.

Aunque empezaba a sentirme conmovida me decía, no Dalia, no Dalia… si Dalia, si Dalia… cógetelo Dalia.. Bueno, le dije, probemos si quieres, pero conste que no es un compromiso de ninguna manera, por lo que no estoy obligada contigo ni mucho menos, nada de que creas que tenemos una relación o la más mínima cosa que se pueda parecer a eso, lo tienes claro? Le dije mirándolo con frialdad (fingida claro, pero tenía que darme cierto paquete para que el tomara en serio lo que le decía.) lo que es lo mismo si un día de tantos sales con alguien me da tan igual como me hubiera dado todavía hace 2, 5 o 10 años. Porque te reitero, “NO” tenemos una relación, ok????

Pues bueeeno, me dijo, si esa es la condición que pones, yo no tengo menos remedio que aceptarla, de otro modo creo que no me darás chance de nada más.

Ok, me da gusto que entiendas, le dije sin dejar de mirarlo con frialdad absoluta (the iron mask gal) me decían me dije para mí misma. Entonces pasando a otro tema, el whisky acabó. Así que pidió la cuenta, nos pusimos de pie y salimos.

Ya en su camioneta me dijo (típico de los hombres cuando ya quieren algo) te llevo a tu casa?? Hago este paréntesis para decir.. para que chingado preguntan??? Si te van a llevar a tu casa te llevan te dejan ahí arrancan y se van, coño que pregunta tan pendeja. Dado las circunstancias le dije, si, por favor, llévame a mi casa, otro día que tengas ganas y el valor para proponérmelo vamos a un hotel y tenemos sexo, va??? Le dije seria pero bromeando. Ok, ok, perdón me dijo, entonces para que me espero, Dalia vamos a algún lugar cómodo tu y yo a empezar nuestra “no relación” lo mire, me sonreí y le dije, vaaaaaaaamonos. Se encamino a un conocido hotel de acá. Entramos y pidió una habitación sencilla King Size para dos. Y que nos suban una botella de J Walker etiqueta azul por favor, el Clerk dijo, no manejamos esa, le ofrezco Buchannan´s 18 años sr.?? A lo que Jaime respondió, pues no gracias, vámonos cariño a un hotel que si sea bueno, el Clerk al ver esto dijo apresurado, yo ahorita veo que se lo lleven señor, no se preocupe… con esa sonrisa que provoca el salirse con la suya Jaime dijo, gracias, tu si sabes hacer tu trabajo. Ya en la habitación le dije, Jaime dame nada más chance de darme un baño, me siento un poco incomoda, me metí al baño, pero no cerré la puerta (la experiencia ya saben) en cuanto escucho mi ropa caer y la puerta de la regadera abrirse Jaime no pudo evitarlo y apenas si bien mi cuerpo empezaba a recibir el agua ya lo tenía a un lado.

Es que yo también me siento incomodo, ya sabes todo el día y pues el cuerpo suda y…. empezaba el a enunciar su siguiente palabra cuando puse mi mano izquierda en su mejilla y lo mire invitándolo con la mirada a besarme, cosa que hizo, nuestras bocas se juntaron y empezamos un beso profundo, mi cuerpo ya estaba mojado, y sus manos empezaron a recorrerlo, tomándome por el talle.

El típico chasquido de dos bocas que se besan y se separan para volver a besarse era prácticamente todo lo que podía escucharse aparte del agua de la regadera cayendo, yo tenía ya algún tiempo desde mi separación que no tenía relaciones así que para mí era algo más que esperado, pues como es natural, a una le dan ganas, y en situaciones así solo queda tragárselas. Jaime había mejorado mucho, pues yo le dije que era feito, pero no era verdad, es solo que él era morenito de piel oscura, y aunque no era por esos entonces un chico pobre yo era algo sangroncita, típico de adolecentes de mi edad.

Me terminé de bañar, enjaboné todo mi cuerpo, y lo tallé con la esponja, mientras hacía esto lo miraba y volvíamos a besarnos, le dije, Jaime… báñate. Y báñate bien. Sonriendo, y el hacía lo propio con el jabón “me vas a besar todo, todo, todo??? Me preguntó, le dije “si, todo, todo, todo…………… todo y levante una ceja y sonreí haciendo en el despertar el morbo. Por todo se entiende todo, ok, le dije.

Yo a lo largo de mi vida aprendí a disfrutar mucho del sexo, y en mis años de universidad y juventud no me permití a mí misma dejar de probar algo, me parecía una tontería, pues podría morir mañana y no haber conocido algo que me gustara, si no me gustó, pues bueno, no me quedé sin probar y averiguar que se sentía, así que, pues bueno, ya saben, sexo oral, anal, con otra chica, con dos chicos, con un chico y otra chica, solo gang bang no probé porque me parecía ya demasiado. Además, conociéndome me decía al rato no vas a querer parar y es conocido que aquí todo se sabe..

Jaime me recorría con la mirada, se notaba que no exageraba cuando me había dicho que de verdad le gustaba. Como le haces? Oye cuerpazo, y yo sonreía entre halagada y divertida, pues ya ves, le dije, muchacha sana, hija de familia. Continuamos besándonos bajo la regadera, yo bajé mi manos hasta su pene y lo rosé con las uñas a modo de provocarlo, eso pareció encenderlo pues se empezó a levantar de inmediato y mientras lo besaba sentía su respiración más acelerada, me besaba una y otra vez, enrolle mis dedos en su pene ya erecto y empecé a tallarlo a modo de masturbarlo, hooo Dios Dalia, dijo cerrando los ojos, yo baje besando su cuello, su pecho, su abdomen, su vientre….. llegué finalmente a su pene y sin miramientos ni preámbulos me lo metí entero en la boca. Empecé a succionarlo y a meterlo y sacarlo de mi boca mientras subía mi mirada para mirarlo a los ojos ( a los hombres eso les encanta, ya sabrán si son hombres porque) con una mano sostenía su miembro y con la otra acariciaba su vientre, el solo suspiraba y cerraba los ojos. Me había propuesto a mí misma hacerle un súper sexo oral para que viera lo que se había perdido todos estos años, así que los sacaba y volvía a meter lo succionaba, lo lamía lo recorría desde la base hasta la punta ocasionalmente besaba sus testículos. Pero dije, ya está bien o puede acabar y yo no estaba dispuesta a quedarme con las ganas de sentirlo dentro de mí. Me puse de pie y lo bese en la boca, el correspondía y me tomaba del trasero con ambas manos, recorriéndolo, sentí sus manos firmes acariciar y recorrer cada uno de mis glúteos, le murmure en el oído, quieres hacérmelo?, quieres hacérmelo ya? Si, dijo el en voz baja cerca de mi oído.

Nos encaminamos hacia la cama, ni siquiera nos secamos con la toalla, asi, húmedos ambos cuerpos con perlas de agua recorriendo hasta caer al piso. Vi la botella de whisky y le dije, quiero probarlo, la tome y la destape, me hinque nuevamente y tome su pene ya erecto al 100% y le dije, no te muevas, y dicho eso rocié whisky en su pene “aaaaaayyy, ardeeee “ dijo pero yo calle sus quejas metiéndome otra vez su pene en mi boca, succionaba, chupaba y de pronto lo sacaba para volverlo a rociar con más whisky, al parecer terminó gustándole esto, pues dejó de quejarse acerca del ardor. Ponte de dogy style, le dije y me miro temeroso, que piensas hacer? Preguntó, bueno, que tu no confías en mí? Le dije haciéndome la ofendida, recuerdas que yo misma te enjaboné y te lave todo, todo, todo, todo????? Pues era para hacerte …… todo…….. así que órale no se esté quejando o me darás una mala impresión la primera vez que tú y yo lo hacemos, con cara de no estar convencido pero deseoso de no ser la única vez que tuviéramos sexo hizo lo que le pedí, ya en dogy style (posición de perrito para los no entendidos) le rocié whisky en la espalda y empecé a recorrerlo con mi lengua, haaaaaa, decía el, por Dioooosssss haaaa Daliaaaaa en una de tantas, antes de que se diera cuenta de mi intención y pudiera reclamar algo me eché un buche de whisky en la boca y lo rocié directo a su trasero, escurriéndole por las nalgas y en el medio…..HAAAAAAAAAAA! se quejó al sentir como le ardía el ano al ser mojado por el ardiente líquido, le dije sh, sh… quietecito, ahorita te lo quito amor… y empecé a darle un beso negro, con mi lengua le recorría el interior de los glúteos y aunque sentí su espalda respingar, al final se dejó hacer… hoooo Dalia, jamás antes lo hice, o mejor dicho me lo hicieron. Me imaginé le dije y seguí dándole piquetes con la punta de mi lengua, le tome los testículos con una mano y empecé a masajearlos, mientras con mi lengua le prodigaba placer. Le dije, amor… espero lo mismo de ti, ni acababa de decirlo cuando se estaba incorporando para darme la vuelta y así, en cuatro los dos empezó el a corresponder dándome a él a mí un beso negro profundo, me tenía sumamente excitada, cuando escuche la botella de whisky destaparse le dije haaa no, no, no, no, no, no, a mi no me héches esa cosa atrás, y el empezó a reir, naaaaah Dalia, no se vale, el que a hierro mata, y le respondí volteando sobre mi hombro a verlo con cara excitada, no prefieres metérmela???? Después de su beso negro tenía todo el trasero ensalivado, lo cual debe haberle dado un toque sumamente sensual, el abrió un poco los ojos y suspiro excitado, ho Dios Dalia, claro que si, y se acomodó detrás mío. Me tomo con ambas manos por la cintura, y su pene erecto con la punta rozó primero el área cosa que me excitó, Jaime, dame, ya dámelo, le dije y el continuó recorriéndome con su pene haciéndose el sordo, Haaa, haaaaa gemí estoy muy excitada, ya damelo por favooorrrrrrrrrr, pedía, y el solo sonreía y volvía a pasarlo por la entrada de mi ano, recorriendo el perineo hasta mi vagina que ya estaba empapada. Era obvio que estaba yo ante un experto que sabía cómo excitar a una mujer y llevarla hasta el propio cielo, en una de esas sin palabra de por medio se hundió en mí, al estar ya lubricada entro de un solo golpe y eso me hizo gemir, berrear, casi llegando al grito. Huaaaaaaaa, haaaa, haaaaaaaaa, gemía yo, y el empezó a meter y sacar lentamente, mi vagina se llenaba de él, su pene no era chico, aunque no voy a mentir poniendo las típicas exageraciones de los relatos anunciando 30 centimetros de largo o cosas así, el tipo estaba bien y punto.

En esa posición, de perrito empezó a acelerar el ritmo, la fricción que generaba la rápida manera de penetrarme me enloquecía, haaa, Diosss, haaa, asii ho Jaimeeeee, hooo mas papi, padreeee, haaa dameeee cógeme, cogemeeeeeee, perdí la postura de dama y empecé a decir groserías e improperios, dame ábreme toda, cógeme papaaa, asiiii, y el empujaba rápido, como metiendo spring, yo empecé a venirme, un orgasmo se sucedía a otro, ya que con la rapidez de las penetraciones no me daba respiro, y admirablemente a pesar de lo rápido, el no eyaculaba, parecía concentrado, me jalaba con ambas manos de la cintura hacia si mismo a la vez que empujaba, Dios mío Dali, que hermoso culo tienes me dijo, eres hermosa, hoooo, siii, que culo, que culazooooo y me empezó a dar de nalgadas, al sentir la primera gemí en un solo gemido largo y pronunciado, y me vine otra vez, pero esta ocasión como enloquecida, así, así, papi dame, dameeeee, y a esa siguieron dos, mas nalgadas, se escuchaban las palmadas con fuerza que incluso hacía eco en la habitación, toma, toma, me decía y yo continuaba gimiendo y viniéndome. Al tener mi trasero en esa posición se chupo dos dedos, y ensalivados los introdujo en mi ano, yo gemía y siento que, incluso puse los ojos en blanco al sentir semejante placer, continuó penetrándome igual de rápido pero ahora también me daba por el ano con los dedos, en ese momento me hizo recordar la primera vez en toda mi vida que probé la doble penetración, esos recuerdos y lo que sentía mientras él me cogía me llevo a un orgasmo muy, muy intenso, sentí todo mi cuerpo recorrerlo una descarga fuerte, casi como eléctrica, y grité, haaaaaaaaaaaaa, el finalmente me dijo me vengo, no, nooooooo, le pedí pero en eso acabó, vaciándose y rociando toda su esencia varonil dentro de mí. Sentí como se puso rígido y me jaló hacia sí como no queriéndome dejar escapar se vino copiosamente, Jesús santo parecía no haberlo hecho y almacenado por semanas, pensé si no salgo preñada de esta entonces es porque hechó yougurth, no semen, pensé. Hoooo, haaaa, decía el en voz baja mientras terminaba de eyacular. Se quedó dentro mío así, en esa posición, yo me sentía increíble, no se… sublimada, sometida, se estaba viniendo dentro de mí y me tenía sujeta de la cintura firmemente con sus manos fuertes, varoniles, para asegurarse que todo entraría en mi cuerpo, yo tenía mi cara de lado con los ojos cerrados apoyada en la almohada, y solo respiraba y daba algún suspiro ocasional. La sensación fue fantástica. Cuando su miembro perdió fuerza y dureza lo sacó y recostándose a mi lado dijo, perdona, es que yo… yo le puse un dedo en la boca acallando sus posibles disculpas, no Jaime, le dije con voz baja y tono cariñoso, no, digas nada, fue fantástico. “Es que escuche cuando me pediste que no me viniera, no sé si te cuidas o algo”, no cariño, le dije, lo que yo no quería era que ya acabara, está perfecto, genial que lo hayas hecho dentro de mí, le dije mirándolo fijamente, porque soy tuya. Sentí como un calambre frio en mi pecho al decir estas palabras y pude ver una expresión en su cara increíble, que me quedo grabada. Soy tuya Jaime, repetí.

Al fin, la noche terminó, después de eso, en la madrugada, ya rosando el alba volvimos a hacerlo, en esta ocasión corroboré mi teoría acerca de que siempre que te meten un dedo atrás es porque lo que sigue es que te metan otra cosa, lo cual así sucedió, fue igualmente un muy buen round de sexo anal, igual que la vez anterior, su increíble motor de spring me puso a ver estrellas, aunque siento que esta vez duro por mucho menos que la anterior, si tuve un muy buen par de orgasmos, y sé que a él le encantó, ya que como dijo mi trasero le gustaba muchísimo, desde la escuela siempre me miraba pasar y me tenía que recorrer desde la espalda hasta el trasero, cosa que me confesó, y yo le dije, pues bueno, ese trasero ahora es tuyo así pues, yo misma hice de lado mi postura de una no relación.

Aunque no éramos formalmente algo, si era suficiente para que llegara a verme a casa, en ocasiones comíamos ahí, solía llegar algún domingo con toneladas de camarón gigante para que comiéramos, incluso jugaba con mi hija, quien por cierto después de un tiempo si pasaba un domingo y él no llegaba me preguntaba porque. Fue el inicio de algo, de una NO relación que así bautice pero que al tiempo hizo algo más.

Leave a Reply

*