Nuestras almas una sola 9

La ambulancia llegó de inmediato, Mico se encontraba inconsciente dentro del auto, mientras Fernanda había salido despedida y estaba intentando incorporarse del suelo, y lograba ver a Mico desvanecida dentro del vehículo que estaba incendiándose, y con humo en su interior. Totalmente arrepentida de lo que había causado Fernanda seguía haciendo esfuerzos por llegar a su novia.

Mientras tanto en la casa de Agustina se encontraba Mía todavía impaciente intentando seguir la conversación de su jefa, pero no lo conseguía, sentía una angustia que recorría todo su cuerpo quería salir de ese lugar, volvió a recordar el sentimiento del primer día en que conoció a la mujer.

Agustina: siento que estas muy dispersa Mía hay algo que te preocupa?.

Mía: (Mía miro asustada a Agustina, volvió de un saltito de sus pensamiento para atender a su jefa) no, no está bien disculpa Agustina, estoy bien, me gusta mucho tu casa eso estaba pensando jej

De repente, mientras las dos trataban de tener una charla normal suena el teléfono de Agustina, era Fernanda, desde el hospital, que con voz desencajada intentaba decirle que había pasado y que fuera en su ayuda porque Mico estaba muy grave.

Mía pudo escuchar a la chica del otro lado del teléfono nombrando a Mico y llorando, se imaginó lo peor cuando Agustina agarraba su cabeza, Mía desesperada ya sabía dónde quería correr desde hace un buen rato, debían llegar a ese hospital de inmediato, Agustina agarró su cartera, hizo un par de llamadas, mientras Mía quería atender lo que hacía pero le era imposible no podía pensar en otra cosa más que en estar junto a Mico, lo necesitaba era más fuerte que ella.

Mientras tanto los médicos hacían de todo para poder mantener con vida a la accidentada, de urgencia la llevaron a la sala de operaciones la muchacha había perdido mucha sangre, su presión había bajado y las heridas que tenía eran graves necesitaban parar su hemorragia. Pero primero debían estabilizarla.

Sin perder mas tiempo Agustina y Mía corrieron hacia donde estaban Fernanda y Mico, al llegar al hospital las esperaban la causante de la desgracia más un grupo de especialistas para informarles del grave estado de la hija de la empresaria, su nana estaba sosteniendo e la cintura a Mía que sentía que en cualquier momento se desvanecería, cuando ven abrirse las puertas de la sala de operaciones, Mía no pudo contener el grito que nacía desde el centro de su ser.

Mia: Micooo quédate conmigo no me dejes otra vez!!! (gritó con todas las fuerzas que le quedaban y termino de desplomarse en los brazos de la nana).

Mientras tanto el resto de los presentes quedó paralizado por el grito desgarrador y algunas personas muy confundidas, no hace falta aclarar que Agustina y Fernanda eran esas personas.

Esta niña tiene sus presiones casi juntas tiene algún problemas cardiaco? Exclamo una de las enfermeras al socorrer a Mía, nadie supo responder…

-Mico no me dejes no quiero volver a padecer una eternidad sin tu aliento en mis labios, fue una vida sin sentido cuando te perdí, por favor no lo hagas de nuevo no lo soportaría si vos te vas llévame con vos.

-No sé qué estoy haciendo aquí juro que lo que más quiero es estar contigo vida, pero es algo más poderoso que lo que conocemos, lo que decide por nuestros destinos…

-Noo me niego no quiero que pase otra vez (llorando casi sin aliento) tenes que luchar amor por favooorrr quédate conmigo quedateee no me dejess no quiero pasar el resto de mis días sin voss por favoorrr

-Y no lo vas hacer te lo prometo lucharemos juntas más allá de todooo si tú me prometes que es lo que quieres yo te sigo donde sea, no te dejare jamás !!!

-Sii amor es lo que quiero pero sin vos no puedoo quédate conmigo por favooorrr…

Medico: si por fin está recuperando el pulso por favor déjenle aire, ayúdenme a cargarla hay que llevarla a una habitación.

El doctor más los enfermeros llevaron a Mía para que este mas cómoda y tranquila y termine de recuperase a su habitación. Mientras Mico seguía luchando por regresar y cumplir la promesa que acababa de hacer….

Leave a Reply

*