Nuestro hermoso mientras tanto

Mi historia es esta, o nuestra historia, es más lindo si lo pronuncio así.

Nuestra historia comienza con un final ya marcado.

Con un final que ambas sabíamos que iba a llegar, por el hecho de que no somos almas gemelas, mucho menos siquiera las personas que están predestinadas para nosotras según ella, aunque yo, me permito decir que nada está predestinado, y que el destino lo podemos condenar nosotros mismos.

Quizás ella no se arriesgue o quizás yo soy muy fantasiosa.

Quizás es cierto y no soy para ella, quizás yo lo sé, y ella tampoco es para mí.

Nadie puede ver todavía lo que yo encuentro en su mirada, en sus profundos ojos, la magia que lleva dentro, lo irradia a kilómetros, entes majestuosos han sido responsables por la creación de tanta hermosura hecho ser humano.

Vuelvo a re afirmar mi fe en tantos cuentos que alguna vez los deje de escuchar.

El poder que emana de su ente no es de este mundo. Advierto que una vez que te atrapa, la necesidad de complacer sus deseos es adictiva. Para mi lucha no me encuentro con técnicas, ni estrategias, mucho menos hubo inicio de una intención simplemente fluyo, tan solo me tomo con un beso.

La quiero, la quiero demasiado.

Tanto que se me quiebra la voz, me quedo sin palabras. Esos momentos al estar con ella no puedo pronunciar absolutamente nada de lo que pienso, como puedo explicar tanto de lo que yo necesito que vea en ella misma, no es común, va más allá de todas las mujeres que he conocido, va más allá de ser amiga y amante, mi amor por ella no se confunde, sé bien lo que siento, sé bien que es mágica y encantadora, atrapante y misteriosa, tierna y gentil, malhumorada de vez en cuando pero interesante, su mente es un mar de sorpresas, al igual que la caja de pandora.

Quiero estar con ella, simplemente, como ella alguna vez lo dijo quiero que sea así de simple. Sus abrazos, sus manos, su tacto, su piel, su cuerpo, por sobre todo su ser, su forma de mirarme, de decir las cosas, la manera en la cual me besa, como me toca, la pasión que me regala, como hace que cada segundo sea hermoso en un instante, como me llena el alma, no existen vacíos, me completa, ciertamente me completa, carezco de la necesidad de aferrarme, a pesar de todo no debo pero elijo la necesidad de necesitarla porque la quiero.

Es hermosa, ojos color café, una melena que vuelve loco a cualquiera, con un sabor agridulce siento celos al saber que algún día otros brazos la van a abrazar, la van a acostar, otros labios le darán las buenas noches, le regalaran pequeños besos en la frente como signo de protección, como signo de que estará segura, al fin estará segura, como yo siempre quise sentirme segura, aunque con ella el sentimiento nace, porque yo quiero hacerla feliz, porque yo quiera hacerla sentir segura.

Leave a Reply

*