Nuevas experiencias (parte 2)

Fui el primero en despertarse, no sabía si la noche anterior había sido un sueño había pasado de verdad, estaba colocado de lado, en el lateral de la cama, según me espabilaba note que algo me tocaba la pierna, me di la vuelta con cuidado y descubrí que no había sido un sueño, Silvia y Javier estaban tumbados, desnudos a mi lado, me levante sin despertarles y me fui sin hacer ruido a la ducha.

Prepare café y con el olor ellos se despertaron, les escuche moverse, fueron a la habitación donde estaban sus maletas y Silvia llego al comedor vestida, mientras Javier se duchaba, me costaba mantener contacto visual con ella, intentaba mirar la tv, el café, la pared, lo que fuera con tal de no mirarla, entonces ella me pregunto si me avergonzaba de la noche anterior, al ver que no sabía que contestar ella me dijo que ellos no se arrepentían en absoluto, que estaban encantados de haberlo hecho, sus palabras fueron un gran alivio, dado que no me arrepentía de nada, de hecho, tenía el deseo de que volviera a pasar, que no fuera algo de una noche y nunca más se repitiera.

Estuvimos hablando de lo que sentíamos al respecto de la noche anterior, ella estaba feliz y coincidía conmigo en que esperaba que se repitiera, entonces apareció Javier, se dieron un beso y Silvia se fue a la ducha, tuvimos la misma conversación Javier y yo, llegamos exactamente a la misma conclusión a la que habíamos llegado minutos antes Silvia y yo.

Al volver Silvia de la ducha hablamos los 3 juntos de cómo nos sentíamos al respecto, de como estábamos igual de cómodos que antes y de que nuestra relación había ascendido a un nivel superior. Llegamos a la conclusión de que esto era algo que iba a pasar muy a menudo a partir de ahora.

Nos pusimos a hablar de nuestras fantasías, daba la sensación de que había caído una cortina y que podíamos hablar sin ningún tapujo de nuestros deseos, algunas de las fantasías fueron bastante sorprendentes, Javier tenía una fantasía en la cual tenía que hacer cualquier cosa que le mandáramos, yo tenía la fantasía de pasar un día completamente desnudos en casa y de que no pudiéramos decir que no a nada, por depravado que fuera, Silvia tenía la fantasía de la vieran en el baño meando o duchándose, que la observaran mientras lo hacía y ella también observar, esa fue la fantasía más sorprendente y en parte perturbadora, lo mejor es que al acabar el fin de semana y durante los meses siguientes todas nuestras fantasías, incluso las que aún no nos atrevíamos a contar se hicieron realidad.

(05) – Encendidos.

Durante la mañana, seguimos empaquetando, y sobre la hora de comer, nos preparamos unos bocadillos, cuando nos sentamos a comer, comente el hambre que tenía, y Silvia me pregunto si no había comido bastante la noche anterior, que cuando no eran tetas era coño o boca, pero que me pase la noche comiendo, mi respuesta fue clara, “nunca es suficiente, siempre tengo más hambre”, Silvia estaba enfrente mía, abrió las piernas y dijo que cuando quisiera, que a ella le gusta dar de comer, no necesitamos más, me termine el bocadillo, la hice un gesto para que se levantara y la quite los pantalones, no llevaba ropa interior, así que se volvió a sentar y empecé a “comerle” el coño de nuevo, Javier se puso cachondisimo, se quitó los suyos e invito a Silvia a que se la chupara.

Después de unos minutos nos fuimos a la habitación, dejando lo que nos quedaba de ropa por el camino, pusimos las 2 pollas delante de su cara para que chupara las 2, estuvo chupando una mientras masturbaba la otra, ella estaba sentada a los pies de la cama y Javier y yo de pie delante suya, después de un rato cogí un par de cojines para levantarme del suelo e indique a Silvia que se recostara un poco, siguió chupándosela a Javier mientras yo la penetraba, esta vez no tarde demasiado en correrme, pero en vez de correrme dentro, como ya tenía más confianza y más libertad para que no me dijeran lo que hacer la saque y me corrí en su vientre, dejándolo lleno de rallas de semen, Javier dejo su boca para penetrarla, mientras tanto Silvia chupaba mi polla ya flácida para limpiarla, fue agrupando el semen de su vientre, hasta dejarlo todo junto, Javier se corrió dentro de ella y como la noche anterior se apretó los labios externos para que no se escapara el semen, le chupo a Javier la polla igual que a mí y nos preguntó si la íbamos a dejar así, que ella nos había limpiado a nosotros…

Javier sorprendentemente fue directo a chupar y recoger con la boca mi semen del vientre de Silvia, mientras yo, para no quedarme allí parado me fui a chuparle el coño para sacar hasta la última gota de Javier de dentro de Silvia, Javier le paso a Silvia con un beso mi semen y yo hice lo mismo con el semen de Javier, entonces le paso a Javier la mezcla que tenía en la boca, Javier se la devolvió y Silvia me la paso a mí, no sabía muy bien qué hacer con ella, entonces Silvia me invito a tragármelo, lo hice, he de admitir que no me gustaba el sabor, pero no me disgustaba tampoco, la situación era lo que me hacía hacerlo…

(06) – Rompiendo barreras.

El resto de la tarde no hicimos nada especial, vimos una peli, y salimos a tomar algo, cuando volvimos por la noche a casa se notaba en el ambiente que la noche seria larga, según llegamos Silvia se fue directa al baño con la bolsa negra, Javier y yo nos quedamos en el salón viendo la tv, me convenció de que pusiera el índice con las películas X que tenía, fuimos viendo los títulos hasta que encontramos uno que parecía ser sobre tríos, lo pusimos para coger ideas, eso nos fue poniendo ya cachondos a los 2. A la espera de que Silvia saliera del baño empezamos a hablar del tema de las fantasías, y me confeso que tenía una fantasía en la cual hacia cosas con otro hombre dentro del trio, también me confeso que alguna vez había usado en el los plugs y que eso le ponía cachondisimo, esa confesión me incomodo un poco, yo nunca había fantaseado con otro hombre en ningún ámbito, una exnovia había jugado a meterme algún dedo, pero nada más de 2 dedos mientras me la chupaba.

Silvia volvió del baño y entonces se fue Javier, a esas alturas ya entendía que iba a hacer lo mismo que Silvia, limpiarse para jugar con los plugs el también, la verdad es que no sabía cómo sería la noche, parecía coger una dirección diferente a la de la noche anterior, lo cual me ponía un poco nervioso. Empezamos a hablar Silvia y yo sobre el tema de los plugs y Javier, me conto que la fantasía es únicamente en un trio y jamás con penetración, le gusta usar los plugs pero no se sentía atraído por hombres, eso me tranquilizo bastante, estaba relativamente seguro, la conversación no duro mucho debido a que seguía estando la película X reproduciéndose en la tv, lo cual nos encendió y ella se me tiro encima antes de que Javier volviera, cuando Javier volvió nos encontró haciendo el 69 e inmediatamente nos levantamos y fuimos a la habitación, ya traíamos la bolsa negra con nosotros directamente, no hacía falta esconderla…

Estuvimos un buen rato besándonos y practicando sexo oral, cuando Javier y yo nos corrimos fue como al medio día, paso por la boca de todos, solo que esta vez se lo trago Javier, entonces saco de la bolsa unas esposas, para atarnos a las patas de la cama, de alguna manera que aun hoy desconozco me convencieron para ponérmelas, mientras Silvia me besaba tenía el culo en pompa y Javier jugaba con los plugs en su culo mientras la hacía un dedo, me estaban matando, tenía una erección tremenda y quería que me diera Silvia acción allí abajo, pero de momento no parecía que fuera a pasar, esa era la intención de las esposas, que no pudieras hacer nada, que estuvieras indefenso a sus deseos.

Pasado un tiempo Silvia se metió mi polla en el coño, sin previo aviso, de golpe, casi me corro en ese momento, aguante y cogí el ritmo, notaba la polla de Javier entrar y salir de Silvia mientras ella apenas se movía, solo me besaba y gemía, paso un rato y entonces me corrí dentro, ella se dio cuenta y me sonrió, aviso a Javier, cambiaron de posición y me puso el coño en la boca para que saboreara mi propio semen mientras ella hacía con una mamada para que Javier se corriera, por supuesto, cuando Javier se corrió al rato ella se levantó y me beso.

Me soltaron las esposas y después de un rato se puso Javier en mi posición, entonces me di cuenta de que Javier tenía algo saliendo de su culo, me contaron que eran unas bolas chinas que tenían dentro bolas más pequeñas que vibraban con el movimiento. De primeras todo fue normal, me la chupo mientras Javier la comía el coño, y después se puso a chupársela a Javier mientras yo la follaba desde detrás, volvimos a cambiar de posición, se metió en el culo la polla de Javier mientras yo la follaba el coño por encima, en esa posición me dijo al oído: “Quiero que Javier te la chupe”, me quede blanco, no sabía que decir, deje de moverme, me dio igual, ella empezó a moverse, me volvió a hablar al oído, “Te puedo poner un antifaz, puedes imaginar que es mi boca, la sensación será la misma”.

No sé cómo paso, pero acepte, cambiamos de posición, me puso el antifaz y me llevo la polla hasta la boca de Javier, mientras me la chupaba, notaba el movimiento de la cama que indicaba que se le estaba follando, al poco tiempo paro, Javier se había corrido dentro de Silvia y ella me indico que fuera terminando, pregunte donde, su respuesta fue, donde estas, me corrí en el boca de Javier, me quite el antifaz y ella se levantó y le puso el coño en la boca, cuando callo el semen se besaron durante un largo rato mientras yo la chupaba el coño.

Estábamos hablando en la cama los 3 un rato después cuando Silvia me pregunto que me había parecido la mamada de Javier, había sido una mamada, ni bien ni mal, en todo momento tuve a Silvia en mis pensamientos, entonces me dijo, “Ahora se lo tendrás que devolver”, mi primera reacción fue la de escandalizarme, decir que no, que ni en broma, pero su respuesta me dejo helado, “¿Si no quieres hacerlo porque se te ha puesto dura?”

Estuvimos negociando un rato, hasta que acepte, con la condición de que saliera de su coño primero, si no, no lo haría, ellos aceptaron, mientras Javier besaba a Silvia yo ya chupaba las tetas e iba bajando hacia el coño, después de que tuviera el orgasmo Silvia, con su coño bien húmedo Javier ya la tenía dura y se la metió directamente, estuvo un rato penetrándola mientras ella me la chupaba, entonces dijo que era el momento, que quería que se la chupara mientras me la follaba, nos pusimos en posición, Silvia a cuatro patas delante mía, Javier de pie, a un lado, con su polla erecta delante de mi boca…

No me convencía la situación, pero estaba tan excitado por todo lo que estaba pasando que era incapaz de negarme. Primero pase la lengua por la punta, luego por los laterales, estuve así un tiempo hasta que ya no me quedo más remedio que metérmela en la boca, puse mis labios alrededor del capullo, cerré y la saque de la boca, volví a meterla, no me gustaba la sensación, tener algo tan grande y duro en mi boca, tenía la sensación de que iba a vomitar en cualquier momento, continúe con el movimiento y seguí metiéndomela en la boca, cada vez más rápido, empezó a jugar con la lengua cada vez que entraba, en parte con la esperanza de que terminara pronto, en parte porque lo estaba disfrutando.

Sin darme cuenta el tiempo pasaba, estaba tan concentrado en la mamada que no me daba cuenta de lo que estaba haciendo con Silvia, jamás había durado tanto como estaba durando, entonces Javier me agarro la cabeza para que no pudiera retirarme y supe que se iba a correr, ya había probado su semen antes, de la boca y coño de Silvia, pero esta vez fue diferente, salió directo de su polla a mi boca, se me metió directo a la garganta y me dieron arcadas, empecé a toser, no pude evitar que parte se me saliera de la boca, los últimos chorros fueron fuera de la boca, en mi cara, inmediatamente Silvia cambio de posición y fue directa a mi boca a besarme, a chuparme el semen caliente que tenía por la cara, mientras con la mano me masturbaba, no me di casi ni cuenta pero me corrí con los movimientos de su mano, parte en su pubis, parte en la mano y parte en la sabana, nos dejamos caer en la cama, agotados, pero de alguna manera con ganas de más…

(07) – Ultimo día/Sorpresas inesperadas

A la mañana siguiente, fui el último en despertarse, el piso olía a café y tostadas, tenía un hambre atroz, pero realmente necesitaba una ducha, hacia muchísimo calor y estaba terriblemente sucio de la noche anterior, al salir de la ducha no me moleste en vestirme, de alguna manera no tenía sentido, llegue al comedor completamente desnudo, salude y me senté a la mesa con ellos, Silvia me recibió con un apasionado beso en la boca, Javier con un movimiento de cabeza.

Desayunamos comentando la noche anterior, me recordaron que había perdido la discusión sobre los roles, hicieron hincapié en que al final, había habido contacto entre Javier y yo, con cierta resignación acepte la derrota, sabiendo que a partir de ahora, seria así, tenía que admitir que si bien, los hombres no me atraían y realmente no veía atractivo a ningún hombre, en esa situación, estaba dispuesto a hacer determinadas cosas.

Terminamos de empaquetar las cosas que faltaban, no me había fijado hasta ese momento, pero la casa estaba vacía, todo estaba en cajas que Javier y Silvia se llevarían ese día, dejando únicamente un par de juegos de sabanas, y los aparatos electrónicos, nos sentamos en el sofá y empezamos a hablar sobre cómo iba a ser a partir de ahora nuestra relación…

Yo me había alquilado un piso en Madrid en el mismo edificio que ellos, solo 2 plantas más arriba, debido a mi trabajo, yo paso la mayor parte del tiempo trabajando desde casa, controlando a otros trabajadores, solo tengo que ir a la oficina un par de horas al día a reuniones y algunas visitas a clientes descontentos, Silvia estaba todo el día en casa, ella no trabajaba, con el trabajo de Javier podían vivir los 2 muy bien, así que Silvia se quedaba en casa. Era el momento de poner los límites a esta relación, no era yo quien los podía poner, eran Javier y Silvia, yo solo tenía que adaptarme a las normas y aceptarlas.

Yo esperaba que las normas básicas fueran que solo podía haber relaciones conmigo cuando estuviéramos los 3, pero Javier dijo que por su parte no había problemas en que Silvia y yo tuviéramos relaciones aunque él no estuviera, siempre y cuando eso no impidiera que él tuviera relaciones posteriores con nosotros o solo con Silvia. Me sorprendió que dijera eso, dado que básicamente permitía que Silvia y yo tuviéramos relaciones cada vez que nos apeteciera, siempre y cuando al volver el de trabajar también tuviera su ración de sexo.

Me di cuenta de que en un par de horas se tenían que ir a Madrid, así se lo hice saber, empezamos a bajar cosas al coche, lo llenamos entero y cuando volvimos a subir les dije de bajar ya también sus bolsas, para que no se olvidaran toda su ropa y cosas de aseo en mi casa, se miraron y me dijeron que no hacía falta bajar la bolsa de Silvia, que como aún quedaban algunas cosas de cocina y todo lo electrónico, Silvia se iba a quedar hasta el jueves y se volvería conmigo, para ayudarme con lo que quedaba, me sorprendió la noticia, dado que Javier tenía que saber que posiblemente nos pasaríamos el día haciendo guarradas ella y yo.

He de explicar cómo es mi trabajo para que se entienda la situación, como ya he dicho, la mayor parte del tiempo trabajo desde casa, solo tengo que ir a la oficina de 8 a 10, para reunirme con los trabajadores, algunos días felicitarles por el trabajo realizado el día anterior, algunas veces para recriminarles que el día anterior no lo hicieron bien, básicamente mi trabajo es de control de producción, a las 8 de la tarde, compruebo el trabajo realizado, si los resultados salen en la tabla en verde, todo está bien, si salen en rojo, tengo que hablar con ellos para mejorar esos datos, debería de estar trabajando 8 horas al día, pero realmente solo trabajo 3, las 2 por la mañana y 1 por la tarde, salvo si tengo que ir a reuniones con proveedores o subcontratas, el resto del día no tengo nada que hacer, además mi sueldo es bastante generoso, son las ventajas que tiene tener un familiar dueño de una empresa tremendamente lucrativa, solo trabajas para que parezca que trabajas y a final de mes te ganas el sueldo.

Explicado esto, mi sorpresa fue mayúscula al enterarme de que Silvia se quedaría, no tan mayúscula como mi erección al saber que la tendría para mí solo, algo que me parecía en gran parte inapropiado, una cosa es estando Javier delante y otra muy distinta que Javier no este.

Antes de que Javier se fuera, Silvia le follo salvajemente, mientras yo simplemente miraba y disfrutaba del espectáculo, cuando terminaron, Javier se ducho y se fue a Madrid, cuando se había ido, le dije a Silvia que me iba a dar otra ducha, como ya he dicho, hacia muchísimo calor, después de empaquetar durante la mañana y de bajar todo al coche, volvíamos a estar bastante sudados, ella me dijo que estaba de acuerdo, que debíamos darnos una ducha, me fui a la ducha y vi que Silvia venia conmigo, la pregunte si se quería duchar ella primero y me dijo que mejor nos duchábamos a la vez…

La pedí que me diera un minuto, que tenía que mear primero, entonces me recordó que una de sus fantasías era la de ver como mear a la gente, aunque estaba algo incómodo, acepte que me viera, fue tremendamente excitante, nunca había tenido esa fantasía, pero ver como alguien te mira, mientras se toca, hace que tenga un nuevo sentido, la pedí que me dejara mirar a mí también, una vez terminamos nos metimos en la ducha, no hicimos nada dentro, simplemente nos enjabonamos el uno al otro, la ayude a lavarse el pelo y nos secamos, fue una situación que me hizo ver a Silvia de una manera diferente, ya no era una de mis mejores amigas, era algo más.

Después de la ducha nos pasamos la tarde entera hablando y bebiendo café, me entere de cosas que no sabía, como que la relación entre Javier y Silvia a nivel sexual llevaba tiempo en punto muerto, no practicaban sexo más de una vez a la semana y había semanas que ni siquiera eso, por eso querían meter a alguien más en la relación, era algo que les excitaba bastante y creían que podría ser la solución.

Yo no podía entender a Javier, Silvia era una mujer que en este momento jugaba en otra liga, Javier se había dejado físicamente, había cogido bastante peso en los últimos años y no lo bajaba, Silvia seguía como siempre, era una mujer de estatura media, en torno a 1.65m, no era extremadamente delgada pero nunca estuvo gordita, con grandes pechos y un culo que iba perfecto con el resto de su cuerpo, es una mujer guapa, que a todas luces es atractiva, era incomprensible como Javier había se había dejado a sí mismo y a la relación llegar a ese punto, era incuestionable que se querían con locura, pero a nivel físico/sexual Javier había dejado que la relación se apagara…

Silvia me explico que Javier le seguía atrayendo, que su estado físico no le importaba, pero que ya no tenían chispa en la cama, que la chispa que había tenido este fin de semana no había estado presente durante los últimos meses.

Esa noche Silvia durmió en la habitación de invitados y yo dormí en la mía, no hicimos nada en ausencia de Javier ese día, en parte porque estábamos realmente cansados del fin de semana y en parte porque no parecía apropiado.

Continuara…

Leave a Reply

*