Nuevas Experiencias

Toda esta historia comenzó un caluroso día de verano, estaba viviendo por motivos laborales en Guadalajara, pero se acercaban los últimos días dado que me cambiaban de destino a Madrid, aprovechando que en una semana me mudaba a Madrid vino a verme una pareja amiga mía desde hacía años, para quedarse el fin de semana y ayudarme a empaquetar cosas, seleccionar que me llevaba y que dejaba atrás. Llegaron el viernes después de comer, e inmediatamente nos pusimos a empaquetar, nos pasamos toda la tarde metiendo cosas en cajas, dejando cosas a un lado para tirar y a las 9 de la noche decidimos que era hora de terminar y relajarnos, pedimos unas pizzas y cuando terminamos decidimos ponernos una película con una copa y tirarnos en el sofá a descansar después de un duro día.

Cuando encendí el reproductor de video me lleve una sorpresa, la noche anterior no había apagado la película que estaba viendo, se quedó en stand-by, en cuanto encendí la tv y a la vez el sistema de video se empezó a reproducir solo por donde lo había dejado, por desgracia (eso pensaba en ese momento) no era una película convencional, era una película X, lo cual me saco los colores, por mucho que corrí hacia el botón de stop, ya era tarde, mis amigos estaban flipando… este suceso llevo a iniciar una conversación en la cual yo no podía estar más incómodo, ni ellos podían divertirse más.

Mis amigos siempre han sido demasiado abiertos con respecto a su vida sexual, a esas alturas conocía bastantes más detalles de los que quería conocer, pero la situación llevo el asunto a un nuevo nivel, en la película salían dos mujeres con un hombre, el clásico trio donde las mujeres se dan placer entre ellas y después entra el hombre a unirse a la diversión, nada fuera de lo “normal”, pero mientras bebíamos y la conversación iba subiendo de tono, también se les iba de las manos su propia imaginación, estuvimos varias horas hablando del cine para adultos así como de las fantasías que todos tenemos pero que nunca decimos en voz alta dado que es demasiado película X, todo sin entrar en nuestros gustos o fantasías, generalizando. Ellos sostenían que una de las fantasías más habituales era la del trio, defendían que cualquier tipo de trio, ya sea 2 hombres 1 mujer, o 2 mujeres un hombre, es igual de atractivo para ambos sexos, independientemente de si eres heterosexual o bisexual, en una situación como esa, harías lo que fuera, con quien fuera, yo defendía que no, que si eres heterosexual no estarías cómodo con alguien de tu mismo sexo y mucho menos tendrías ningún tipo de contacto sexual, estuvimos un rato debatiendo ese tema, hasta que ella dijo algo que me dejo sorprendido y cuando él lo secundo ya me quede blanco:

Silvia: “Pongamos a prueba nuestras teorías”

Javier: “Hagámoslo”

Mi respuesta fue de intentar echar balones fuera, como si no hubiera entendido lo que decían:

Yo: “No conozco a nadie a quien poder preguntar al respecto”

En ese momento no sabía que quería, sí que fuese una broma para sacarme los colores y ver como reaccionaba o si iban en serio y era una proposición, rápidamente acabaron con mis dudas, de manera clara:

Silvia: “Estamos los 3 aquí, lo podemos probar entre nosotros, ¿te da miedo que tu teoría no sea cierta?”

Mire a Javier esperando ver algún signo de que todo esto era una broma, de que no estaban hablando en serio, pero no encontré ningún indicativo.

Yo: “Creo que no deberíamos beber más, se nos está yendo de las manos”

Javier: “Tenemos esta fantasía desde hace tiempo, con alcohol o sin él, después de lo de la tv, habríamos llegado a este punto”

Me quede blanco, no sabía que responder, me puse especialmente serio y les dije que pararan con la broma, que me estaban incomodando, que se habían pasado de la raya, entonces Silvia le dijo a Javier que tenían que probarme que iban en serio, que ya no había marcha atrás, se quitó la camisa, Javier la desabrocho el sujetador, en 1 segundo se había quedado con el pecho al descubierto delante mía, no sabía qué hacer, me quede helado, en mi mente todo seguía siendo una broma, no la miraba, solo le decía “vístete, esto es demasiado, os estáis pasando”, entonces se quitó el pantalón y pidió a Javier que la bajara el tanga, cuando me quise dar cuenta, estaba totalmente desnuda en mi sofá, Javier me dijo:

“Vamos en serio, no es ninguna broma, ya no hay marcha atrás, si quieres podemos coger nuestras cosas e irnos ahora mismo…. O podemos quedarnos, lo que tu decidas”.

(02) – Seguir adelante.

Yo intentaba no mirarla, pero era imposible, estaba totalmente desnuda, delante de mí, había fantaseado alguna vez con ella, pero esto se escapaba de mis expectativas, tenía las piernas abiertas, dejándome ver absolutamente todo. Entonces dijo algo que llevaba un rato intentando ocultar,

Silvia: “La tienes totalmente dura, se ve desde aquí, el pantalón hace un rato que no lo enmascara”

Entonces Javier se empezó a desnudar también, cuando estaba totalmente desnudo dejo al descubierto su erección, ya no había marcha atrás, no les iba a decir que se fueran, realmente deseaba esto, en parte porque era la situación más excitante que había vivido nunca, en parte porque por orgullo quería probar mi teoría, pero ya no tenía escapatoria, iba a pasar…

Deje de mirar de reojo, ellos estaban delante mía, desnudos, dejando ver todo, ella estaba bastante excitada, se podía sentir la dureza de sus pezones, su entrepierna tenía un brillo especial, estaba mojada, el pene de Javier estaba totalmente erecto, se podían ver las palpitaciones, me invitaron a que me desnudara yo también, a ir despacio, me desnude, dejándoles ver mi pene totalmente erecto, palpitante, en la posición en la que estábamos apuntando directamente a ellos, la situación me ponía muchísimo, era lo más excitante que había vivido nunca, estaba de los nervios…

Javier me invito a sentarme al lado de Silvia, a que acercara posiciones, aunque fuera mi casa, estaba claro que eran ellos los que tenían el control de la situación, me senté a su lado, intentando que no se produjera ningún roce, manteniendo las distancias, ella se acercó a mí, rozando su pierna con la mía, ya no podía estar más cachondo, estaba a punto de explotar, Javier tomo las riendas, nos invitó a que nos besáramos, yo ya solo seguía instrucciones, estaba totalmente bloqueado, nos besamos, al principio lentamente, como si fuera el primer beso que dábamos nunca, nos fuimos soltando y acabamos en un apasionado beso, acerque mis manos a sus pechos, los acaricie, los apreté, eran magníficos, grandes, duros, sus pezones podrían cortar acero…

Nos dejamos de besar y ella estaba sonriendo, separe mis manos de sus pechos, entonces miramos a Javier, ella se acercó y le beso, el la tocaba los pechos de una manera apasionada, Silvia abrió las piernas para ofrecerme su coño, estaba bastante mojado a estas alturas, acerque mi mano acariciando las zonas cercanas, el pubis, el interior de los muslos, acaricie primero los labios superiores, para después acariciar los interiores, mis dedos se mojaban cada vez mas según me acercaba a las partes más interiores, cuando llegue a tocar las partes interiores mis dedos estaban empapados en sus fluidos, estuve un rato besándola el cuello mientras la acariciaba los labios y el clítoris, dejo de besar a Javier y me pidió que metiera los dedos, primero metí uno, estaba empapada, metí otro mientras con el dedo gordo acariciaba su clítoris, entonces sus gemidos se hicieron más intensos, su cuerpo temblaba y la costaba mantener el beso con Javier.

Dejaron de besarse y cambiamos de posición, Silvia me pidió que me tumbara en el sofá, se colocó con sus piernas a los lados de mi cabeza, mientras en esta nueva posición besaba a Javier yo la iba besando los muslos, ella iba bajando cada vez más, hasta que ya no tenía que levantar la cabeza, solo tenía que besar sus otros labios, los que no estaban ocupados con Javier, estuvimos unos minutos en esa posición, su coño era delicioso, estaba empapado, mi cara estaba también empapada, se levantó y me beso apasionadamente, saboreando sus propios fluidos desde mi boca.

Me coloco en otra posición, a estas alturas yo seguía siendo un muñeco que seguía instrucciones, Javier se colocó en la posición en la que estaba yo antes, yo me coloque enfrente de ellos, mientras Javier la comía el coño ella me empezó a besar, para después ir bajando hasta tener en su boca mi polla, me la chupaba lentamente, sabía que estaba tremendamente excitado y que en cualquier momento podría correrme, iba despacio, con cuidado, nunca había disfrutado tanto una mamada, después de un rato me advirtió de que iba a hacer que me corriera, con voz sensual me dijo que estaba demasiado cerca para aguantar lo que venía después, aumento el ritmo de su boca, en menos de un minuto la avise de que me iba a correr, ella no redujo el ritmo, simplemente cerro los labios alrededor de mi polla, fue espectacular, todo el cuerpo se me contraía, ella no escapar ni una gota de mi corrida, espero hasta que ya no quedaba más, separo su boca, me miro, sonrió y se lo trago, entonces me hizo un gesto para que me acercara y me beso, se separó y me dijo que disfrutara del espectáculo, se dio la vuelta y en un 69 empezó a chupársela a Javier, que rápidamente termino, se corrió igual que yo, en su boca, se lo trago igual que conmigo.

Estábamos los tres tremendamente felices y relajados, en el sofá, yo solo pensaba en lo que me dijo Silvia de lo que venía después, me decidí y la pregunte, su respuesta fue una sonrisa pícara, se levantó del sofá y se fue a la mesa a preparar unas copas, entonces vi a Javier, una sensación de incomodidad me invadió, no podía ni mirarle, lo que había hecho con su novia, debió de notar mi incomodidad, porque me miro y me dijo:

Javier: “Llevábamos mucho tiempo con esta fantasía, queríamos que fuera con alguien de confianza, gracias por hacerlo posible”

Su voz era la de siempre, no se notaba nerviosismo, le conozco desde hace más de 15 años y en ese momento supe que esto podía cambiarlo todo, pero que en el fondo, no cambiaría nada.

(03) – No hay vuelta atrás.

Silvia volvió con las copas y estuvimos hablando de temas triviales un rato hasta que cuando se estaban terminando las bebidas Javier nos planteó el irnos a la habitación, Silvia indico que tenía que ir al baño, que nos tomáramos otra copa, pero suave, que no quería que nos emborracháramos, paso un buen rato en el baño y cuando salió nos fuimos a la habitación.

Nos fuimos los tres a mi habitación, que tiene una cama de matrimonio, al llegar allí se notó que ninguno sabíamos cómo empezar, nos quedamos mirando la cama, solo se sentó Silvia, al ver que no nos movíamos se fue hacia el cabecero, apoyo la espalda en el cabecero, abrió las piernas y empezó a acariciarse, Javier y yo fuimos hacia ella, yo me fui directo a besarla, mientras que Javier se fue directo entre sus piernas, a los pocos minutos, estábamos tumbados, yo a un lado abrazándola y besándola mientras le tocaba las tetas y Javier abrazado a sus piernas con su cabeza entremedias. Javier paro y fue subiendo besándola todo el cuerpo, dejando libre su coño para que bajara yo, cambiamos posiciones, Javier la beso unos segundos y después le metió la polla en la boca, mientras yo la comía el coño, al poco tiempo volvimos a movernos, esta vez para que Javier la penetrara y yo me pase a su boca para que me la chupara, estuvimos un rato así, con ella chupando lentamente, pasando su lengua, mientras notaba como sus pechos rozaban mi culo con cada penetración de Javier. Javier paro, y entonces ella me indico que era mi turno, acerque mi mano a la mesilla para coger un preservativo, aunque Javier no lo usara, creía que lo normal era que yo sí, me paro cuando vio el preservativo, me lo quito de la mano y lo tiro al suelo, diciéndome que no lo necesitaba, que tomaba la píldora y que el motivo de que fuera alguien de confianza en especial yo con quien querían hacerlo era ese, que en mi confiaban para hacerlo sin preservativo, empecé a metérsela lentamente, con miedo de que terminara demasiado rápido, por suerte no fue así, estuve un rato empujando mientras ellos se besaban y ella le acariciaba la polla.

Me indico que parara, Javier se había ido unos segundos antes de la habitación y volvió con una bolsa negra, abrió la bolsa y saco lubricante y unos plugs de diferentes tamaños.

Silvia se colocó a cuatro patas, con Javier debajo, se estaban besando, me indico que lubricara bien los plugs y que los fuera metiendo de menor a mayor, jugando con ellos en su culo, empecé a meterlos como me indico, el primero entro muy fácil, estaba tal vez demasiado lubricado, entro muy fácil pero resbalaba demasiado lubricante, cambie al segundo, un poco más grande, este entro con más dificultad, tuve que hacer varios intentos, hasta que entro sin que ella diera signos de incomodidad, estuve un rato jugando con él, metiéndolo y sacándolo, dándole vueltas hasta que ya entraba y salía sin problemas, cambie al tercero, el de mayor tamaño, era un salto mayor que el anterior, lo lubrique bien y tras varios intentos conseguí que entrara, entonces hice el comentario estúpido de la noche, “salen sorprendentemente limpios”, ella se puso a reírse y me explico que cuando estuvo un rato en el baño antes estuvo haciendo una limpieza. Continúe jugando con el plug un rato más, hasta que me indico que ya estaba lista, pero que dejara el plug dentro, saco unos preservativos que me indico tenían retardante, dado que al ser el culo algo “prohibido” la duración era mucho menor.

Javier salió de debajo de ella, aun estando Silvia a cuatro patas Javier le metió la polla en la boca para que se endureciera completamente de nuevo una vez dura, le puso lubricante y el preservativo y siguió chupándosela para que el retardante se disolviera e hiciera su efecto, lubrico bien la polla de Javier y este se fue para atrás, retire mi boca de su coño y deje espacio a Javier para que le quitara el plug y metiera su polla dentro del culo bien lubricado de Silvia, me puse delante de Silvia para que me la chupara, esta vez por iniciativa propia, ella ni se movía, cada empujón de Javier hacia que mi polla entrara en su boca, después de un rato así, Silvia cogió el otro preservativo que había dejado cerca, me lubrico la polla y me puso el preservativo, siguió chupando igual que antes con Javier.

Javier se retiró de detrás de Silvia para dejarme el hueco (literalmente) a mí, me fui detrás de ella y entre con bastante facilidad, no tan fácilmente como en su coño, pero con más facilidad de la que esperaba, la sensación era completamente diferente a cuando la metes en el coño, el culo era más duro, más cerrado con una textura diferente, era maravilloso, fui controlando la velocidad y las entradas y salidas para no llegar demasiado lejos y correrme, tenía la sensación de aún quedaban cosas que hacer, Javier estaba besando a Silvia y Silvia tocaba la polla a Javier lo justo para mantenerla a medio gas, pero sin quitarle el preservativo. Me indico que parara, que ya había tenido bastante culo para una primera vez y Javier ya con la polla de nuevo totalmente erecta fue hacia atrás, pero entonces ella lo paro, nunca había sentido 2 pollas dentro al mismo tiempo y quería probarlo, me indico que me quitara el preservativo y me pusiera debajo mientras ella seguía a cuatro patas, cuando me coloque debajo me empezó a besar y con la mano dirigió mi polla hacia su coño, se la metió hasta el final, todo lo larga que era y entonces note como entraba la polla de Javier, yo no me movía, ella no hacia movimientos voluntarios, según Javier iba entrando ella se movía adelante y atrás sacando y metiendo la mía de su coño, ya no me besaba, su cara era de éxtasis total, tenía los ojos cerrados y solo gemía, yo la besaba el cuello, entonces note que estaba llegando al final, que ya no podía aguantar mucho más, lleve sus labios a los míos para hacerla saber que tenía que decirla algo, abrió los ojos como si supiera de que se trataba, sonrió de manera picara de nuevo y me indico que no me preocupara, que cuando llegara al orgasmo, lo hiciera dentro, que eso la ponía más cachonda todavía.

Al poco tiempo llegue al orgasmo y me corrí como me dijo, dentro, sin sacarla, Javier seguía empujando por efecto del retardante, saco su polla, se quitó el preservativo y se fue directo a la boca de Silvia, se la metió en la boca y con los labios de Silvia completamente cerrados alrededor de la polla de Javier este se corrió, cuando termino, Silvia separo sus labios de la polla, me miro con una mirada picara/sucia que no había visto en toda la noche y me beso, no pude evitar besarla de vuelta, pasando su saliva y la corrida de Javier se su boca a la mía, la verdad es que me dio igual, seguí besándola durante varios minutos después de eso, mi polla estaba totalmente flácida aun en el interior del coño, dejo de besarme y entonces me di cuenta de que Javier llevaba un rato chupándola el culo, Silvia se puso la mano en el coño, apretando los labios externos, se dio la vuelta poniéndose boca arriba y Javier la empezó a comer el coño, pude ver como al separar los labios externos y pasar Javier la lengua salía no sé si todo, pero seguro una parte de mi corrida que Javier aceptaba en su boca mezclada con los flujos de Silvia, cuando ya entendió que no saldría más, se fue directo con la boca llena de saliva, flujos y semen a besar a Silvia.

A estas alturas, estábamos los tres ya tirados en la cama, empapados en sudor y totalmente agotados, así nos quedamos dormidos, yo me dormí con la duda de si a la mañana siguiente nos arrepentiríamos de lo que habíamos hecho en un ataque de lujuria y algo de alcohol.

Continuara…

Leave a Reply

*