Mi amigo de paseos

Esta historia comenzó en la mañana de un día cualquiera. Una de aquellas mañanas en las que yo salía a caminar, como cada día, alrededor de la ciudad.
Había coincidido alguna otra vez con un señor, un poco más jóven que yo, que solía caminar a mi lado. Alguna vez él había hecho algún comentario sobre el tiempo, y poco más… Pero aquella mañana inició una conversación un poco más profunda…

-Hola amigo, veo que siempre haces el mismo recorrido…
-Si, es que tengo que caminar cada día, al menos una hora, para mantenerme en forma y tratar de perder algunos kilos…
-Pues si no te importa, podemos caminar juntos, y así vamos hablando. De esta forma el camino se nos hará más ameno…

A mi me pareció una buena idea, aunque ellos me impedia escuchar las tertulias de la radio. Pero no me importó, porque siempre es bueno hacer nuevos amigos.
(más…)

Encuentro inesperado

El 13 de agosto del pasado año (2.015), escribí un relato que cambió nuestras vidas y que cada día recordamos mi marido Marcos y yo. Como relataba, siempre fantaseamos con un trio con otro chico y sucedió, fué la única vez que hemos hecho algo semejante hasta el día de hoy, aunque, desde entonces, nos hemos abierto a nuevas experiencias pero siempre en pareja. Para no volver a repetir lo ya relatado paso a describir lo que hace unos días he tenido la oportunidad de experimentar sin premeditación.

Somos matrimonio de Santander, casados hace varios años y con muchas fantasías que compartimos, aunque solo la habíamos experimentado en aquella ocasión; pues bien, con motivo de cambiar algún electrodoméstico que fallaba en un apartamento que tenemos en la localidad de Noja, tuve que ir a abrir a los operarios para su instalación; habíamos quedado que pasarían sobre las 12,30 h y yo fuí a las 11,-h para ventilar la casa y dar un pequeño repaso. Tenía tiempo de sobra y bajé a un bar cercano a tomar un café mientras hacía tiempo, mi sorpresa fué mayúscula cuando me encontré con Fernando (el chico con el que hicimos un trío en Canarias), y que nos cambió nuestra sexualidad, siendo aún mas transgesora y de la cual guardamos un recuerdo imborrable que surge muchas veces mientras hacemos el amor y no hemos vuelto a repetir.
(más…)

Feminizado por mis compañeras de departamento V el

Ha pasado tiempo desde que fui cogido vestido de niña gracias a mi roomie Laura. La verdad, me costó mucho trabajo soportar la humillación, pero con el tiempo debo admitir que fue por mi bien. Ahora tengo unas hermosas tetas 34b, mi transición fue muy difícil las hormonas me hacían llorar por todo, sufrir mucho física y emocionalmente. Fue por esa razón que tuve que dejar mi trabajo, mis jefes notaron mis pechos, las burlas, las humillaciones y demás hicieron que me liquidarán. Es muy difícil encontrar trabajo como nena, pero pude conseguir papeles y ahora me llamo Dany, desafortunadamente no me validaron mis estudios por lo que tuve que tomar un empleo de cajera en un supermercado mientras termino mis técnicos estudios de belleza.
(más…)

Una buena Maestra

Hola estimados lectores,el relato que les escribo a continuacion es completamente veridico.En el cambiare los nombres y omitire lugares de residencia por si el azar llevara a leer dicho relato no se de por aludido……

Era la primera vez que tendria unas vacaciones en la playa,ese mismo verano cumpli los 18 y por razones de la vida las cuales no viene al caso nunca tuve la oportunidad de conocer el mar.todo estaba preparado,las maletas,sombrillas,neveras y demas utensilios para disfrutar de una semana en el apartamento que la familia de mi amigo Javier disponia en una localidad bañada por el mediterraneo.

Salimos temprano con la intencion de llegar a la hora de comer,la expedicion la componiamos Alma,javier y yo.Alma era la madre de Javier,una mujer de 43 años,empresaria y divorciada que es como a ella le gustaba presentarse.Era una mujer que impresionaba al verla,no solo por su fisico,tambien por la seriedad que aparentaba,aunque en el fondo era una mujer muy simpatica y divertida cuando la conocias y le caias bien,aunque pocas veces se daba el caso,en eso yo me sentia afortunado,ya que desde la infancia su hijo y yo eramos grandes amigos,y por ello yo era el sobrinito como ella me decia.Alma seguramente hacia escasos 10 años podria haberse ganado el pan como modelo,no era muy alta pero como se suele decir las mejores esencias se guardan en tarros pequeños,ese era su caso.Sus pechos describian unas curvas perfectas en perfecta sintonia con sus caderas,toda ella era una incitacion al sexo,incluso,aunque no solia vestir provocativa,se advertia en su contorno un autentico manjar,sensual a todas luces a pesar de sus intentos de pasar inadvertida para los hombres,pues despues de su divorcio mas de una vez habia confesado que llego casi a odiarlos.
(más…)

Mi cuñada

Me encaminaba a casa e iba muy risueño y satisfecho. Nada más entrar mi hermano me pregunto que si había sido mucho trabajo, con normalidad le conteste que varias cajas y me conto el tipo de trabajos que hacia Olalla. Yo escuchaba a mi hermano, aunque me daba algo igual. Se asomó mi cuñada a donde estábamos mi hermano y yo, dio un pequeño rodeo hasta que quedo a espaladas de mi hermano y me preguntaba con un gesto, sabía que quería saber si había pasado algo, cuando pude le dije que si con la cabeza. Se marchó de golpe y se fue con rabia, llevaba furia en sus andares. Me disculpe con mi hermano para poder ir por agua, en la cocina estaba Paula cortando unas zanahorias, hablé con ella y lo que salió de su boca fue vete a tomar por culo. Me quede como desorientado ante esa respuesta. La cena fue algo tensa. Se notaba de tal manera que Ignacio le pregunto qué le sucedía y ella abruptamente le contesto si es que no podía tener un día malo. Mi hermano y yo nos miramos y callamos.

Por la noche decidí espiar, pero solo por saber que le contaba Paula a Ignacio. Estaba claro que esa noche no pasaría nada, porque Paula se lo dejo claro a mi hermano. Ignacio no quiso insistir, la conocía bien.
(más…)

Cogida por un hombre que conocí en el autobús.

Hola, me llamo Laura, tengo 18 años, soy delgadita, mido 1.58 m de altura, tez clara, tengo el cabello negro, ondulado y largo.

Como vivo en una colonia de difícil acceso en las afueras de la ciudad de México, los pocos camiones que llegan a mi colonia, suelen venir bien llenos y muy apretados.

Desde hace tiempo cada vez que regresaba de la escuela a la hora pico, solía coincidir en el camión con un tipo como de unos 35 años, cuerpo regular, ni feo ni guapo y como de 1.70 m de altura. Era muy incomodo para mí porque desde que entré al bachillerato y empecé a coincidir con él, podía sentir su mirada lujuriosa sobre mí y cada que podía pegaba su cuerpo con el mío, aprovechando lo apretado del camión.
(más…)

Por fin nos decidimos II

Los cuatro habíamos disfrutado, viendo a nuestro lado, como nuestra pareja, follaba con el otro con lujuria y desenfreno. La excitación que nos embargó fue tan fuerte, que nuestros cuerpos, no tardaron mucho en volver a responder. Y esta vez, con muchas más ganas.

Todos queríamos continuar, deseábamos fervientemente, poner en práctica, todo aquello que Jorge e Isabel habían insinuado en su anuncio. Para ello, debíamos ser más explícitos y contarnos sin reparos, nuestras apetencias sexuales más íntimas e inconfesables del momento. Yo, estaba dispuesto a hacerlo.

Seguíamos en la cama, Paloma e Isabel estaban en medio, Jorge y yo ocupábamos los extremos, cada uno al lado de su mujer. Mientras hablábamos, no dejábamos de acariciar a nuestras respectivas parejas, aunque continuamente, cuatro manos se encontraban en el mismo lugar. Los pechos de Isabel, acaparaban con más frecuencia mi deseo, me encantaba acariciarlos, chuparlos, lamer sus enormes pezones e introducírmelos en la boca con suavidad.

Paloma sin embargo, dedicaba al miembro de Jorge toda su atención, lo acariciaba lascivamente. Le encantan las pollas grandes, y la de Jorge, sin ser exagerada tenía unas buenas dimensiones. De vez en cuando acercaba sus labios para besarla y pasar tímidamente la lengua por su capullo. Las manos de Jorge se encontraron bastantes veces con las mías, cuando éste, excitado, las acercaba para acariciar el coño de mi mujer.
(más…)

Mi hombre maduro y el arnés

Esta es la escena de nuestra primera experiencia con un arnés…

Los dos en encuentros anteriores imaginabamos una escena que incluyera el juego con un arnés, ya habíamos recreado esta escena desde lo vivido con el negro del trío y llegabamos al extasis pensando en las maravillas y placer que podía suministrarnos este arnés.

Me dispuse a ubicar el lugar en donde siempre encuentro artículos que dan placer, en esta ocasión iba más decidida, después de todas las veces que nos hemos comido el vibrador ya habia perdido la timidez y entré al sexshop.

Desde que entré al lugar me excité, había vergas de todos los tamaños, me dispuse a preguntar qué hacía cada una y qué tipo de placer brindabna, la administradora del local me dejó ver y tocar varias vergas de diferentes tamaños colores y sabores, le dije que quería algo rico que quería una verga negra grande y con arnés porque quería hacer cosas locas, ella sonrió y me dejó tocar varios aparatos; mientras lo hacía, me iba excitando me imaginaba varias escenas en donde cada artículo de la tienda cumpliera mis deseos más escondidos. Me tomé el tiempo de tocar 5 aparatos de la exhibición, los otros juguetes del lugar los miraba y me saboreaba.
(más…)

La pelirroja de la ferretería.

Trabajo en un taller de reparación de muflas(sistema de escape automotriz) llevó ya unos 4 meses aproximadamente, cerca de acá hay una ferretería, en la cuál trabaja una chica de tez blanca, bajita, no muy grande de tetas, pero, si un buen trasero.

El caso es que, siempre que iva a comprar algo necesario para el taller, ella, me atendía muy amable.

Al cabo de los días las fui conociendo, me dijo que se llamaba Sofía, que vivía cerca de acá, que era casada, al igual que yo, bueno muy simpática ella y yo ni para que, siempre he sido muy respetuoso y educado, mis padres me inculcaron esos valores desde niño.

Después de un tiempo de estar viajando a mi trabajo, mi jefe perdió el señor que le cuidaba el taller por la noche a diario y quedamos en que debería alguien quedarse a dormir y cuidar el taller, entonces decidimos turnarnos el y yo de hacerlo ciertos días a la semana.
(más…)

Compañeros de Piso

Mi nombre es Santiago y tengo 20 años. Mido 1.68, de complexión delgada, aunque siempre he intentado mantenerme en forma, y tengo un trasero duro y redondito.

A un par de meses de iniciar un nuevo semestre en la Universidad, me encontré en la necesidad de buscar otro lugar para vivir. La casa donde estaba compartiendo con seis chicos más, simplemente dejó de agradarme.

El compartir el día a día con tanta gente llega a ser demasiado cansado. Al inicio era agradable, nos llevábamos bien y, aunque no lo admitiría nunca frente a ellos, me deleitaba con ese desfile de cuerpos semidesnudos, y en ocasiones completamente desnudos, que formaba parte de mi rutina.

Ellos sabían que era gay, pero como nunca hice ningún intento con ellos y, cuando me ponía muy caliente al verlos en pelotas por la casa o masturbándose en el sillón durante el día, calmaba mis pasiones con algún compañero de clase o desconocidos en bares, nunca hubo problema. Claro que había un par de mis compañeros con los que fantaseaba. Tenían un cuerpo bien esculpido y sus pollas eran muy grandes. Cuando me tocaba verlos desnudos, de inmediato llamaba a alguien para que me follara, porque la tentación era muy grande. Si algo siempre me quedó en claro era que no debía intentar nada con un compañero de casa, tan solo para evitarme problemas a la larga.

No fue por esto que decidí mudarme. Era demasiado el deleite de verlos desnudos como para irme solo por esa razón. No. Fue algo más sencillo: en una casa, no tan grande, con seis personas viviendo en ella, nunca te sentías solo.

Quizás por eso eran tan desinhibidos y hasta se masturbaban con uno cerca. Pero a mí no me sentaba bien eso. Era hijo único y nunca había sentido que no tenía espacio personal en mi propia casa.

Así que, alegando que quería algo más cerca de la Universidad, decidí mudarme.

No fue tan fácil como imaginé.

Tras semanas de ver anuncios, contactar caseros y visitar departamentos y habitaciones, estaba casi tirando la toalla.
(más…)