Perder para ganar II

Hoy comienza mi último año académico y la verdad es que no tengo muchas ganas de ir, me gustaba mi antiguo colegio, tenía mis amistades de toda la vida y bueno en este nuevo colegio esta lleno de “riquillos” engreídos, seguramente no encajare, pero todo sea por un futuro mejor ya que con lo reconocido y bien valorado que esta seguramente no tendré problemas para estudiar medicina el prox. Año, es mi sueño, mi pasión.. asi podre sacar a mi familia adelante, sobre todo curar a mi pequeño hermano, sufre de leucemia y sus tratamiento son bastante caros y la verdad es que mamá como enfermera y papá como maestro no nos alcanza para pagar sus gastos. Asi que voy confiada y enfocada en lo que quiero, a parte conozco Andrea que a pesar de venir de una familia bastante acomodada ella es bastante humilde y sencilla.

– hermanita asi que te has ido a estudiar a unos de esos colegios de estiradillos?

– pues si diego, nuestros padres no me han dejado otra opción, y aunque no quiera, es el mejor colegio de la ciudad y también se me hará mucho más fácil para entrar el prox. Año a medicina.

– Es lo que quieres hermanita? A veces pienso que te esfuerzas tanto en los estudios solo para el dia de mañana poder curarme de esta enfermedad. – (Agachando la cabeza)

– Enano no te pongas odioso… ni te crean tan importante eh! (acercándome a el y levantando su carita) -: tú sabes que siempre me ha gustado tener buenas calificaciones y la medicina es mi pasión, y si.. si me gustaría curarte, pero no me pongas esas caritas de pena porque no es algo que yo lo haga por obligación solo es porque yo lo deseo. Y ya me tengo que ir porque la locomoción es bastante complicada para llegar a mi nuevo colegio. – (Me acerco y le doy un besito) – te adoro, nunca lo olvides enano.

– y yo a ti.

Sali rumbo a mi nuevo colegio – Tome el bus, la verdad iba bastante nerviosa no sabia como iba a ser esta nueva “vida” en mi colegio nuevo, asi que para distraerme llame a Diego – con Diego nos conocíamos de hace un par de año y la verdad es que cuando chicos tuvimos algo, pero después de un tiempo terminamos porque él se fue a vivir fuera de la ciudad, hace dos meses volvió y la verdad es que me late bastante.

– Hola Cami, como estas?

– Hola Diego, bien gracias.. tu? Como va todo?

– Bien, pero ahora que me llamas mucho mejor, así que imagínate… ahora voy camino a la u y tu linda?

– jaja yo voy camino a mi nuevo colegio, hoy es mi primer dia y la verdad estoy algo inquieta.

– Inquieta? Y porque? Bueno esta bien que sea un cambio abrupto, pero ya te acostumbraras preciosa…

– Eso espero, Diego dame un minuto que tengo que bajar, no me cuelgues. – Me pare del asiento pues ya estaba a una cuadra del colegio y el bus no seguía por donde yo iba. – Asi que pague mi pasaje y baje.

– oye hermosa, te parece si la prox semana vamos de rumba por ahí? Te invitaría esta, pero estoy lleno de trabajos, exámenes… y muero por verte.

– Si, claro… podríamos a invitar a.. – algo paso en ese entonces que no fui capaz de articular palabra, que chica mas linda era la que entraba al colegio..

– Alooo? Cami estas allí? –

– Si, francisco (tratando de apurarme para ver a esa chica que había entrado, que bella era.) – Francisco, te llamo mas tarde y coordinamos bien. – colgué.

Camine, camine y camine hasta que la vi nuevamente- “Que linda es, pero que ojazos tiene, wooow! Es preciosa.” – allí estaba ella conversando con un par de chicos, ella no estaba muy al pendiente de lo que ellos hablaban, su miraba les decía que ya se callaran- “claro debe ser la típica frívola que poco le importa lo que los demás piensen o hablen.”- así que decidí seguir mi camino, que grande era ese colegio, en cualquier momento me perdía, y de seguro no sabría llegar a mi sala. Hasta que veo venir a una chica más o menos de mi edad, bastante guapa debo decirlo.

– Hola! Eres nueva? La verdad nunca te había visto por aquí y eso que en este colegio todos nos conocemos. – (Analizándome completamente) – eso si que me molesto.

– Hola, pues ya ves que si, por algo no me conoces. (Girándome y dándole la espalda) – la verdad es que ni idea donde estaba.

– Me llamo Claudia, un gusto. (Estirando su mano.)

– Yo soy Andrea. (Dejándola con la mano estirada) – me podrías decir dónde queda..

– Al frente tuyo, vas en la misma sala que yo (riendo) la verdad ya sabía que serias mi compañera pues aquí todo se sabe solo quería acercarme a ti, tienes cara de buena persona.

– ( En otra ocasión me hubiese enojado porque no me gusta que jueguen conmigo, pero esta chica tenía algo que me simpatizaba).

– entramos juntas al salón, sentía que todos me miraban y bueno era así, ya que era la nueva era obvio que todos hablarían. Las chicas me miraban con curiosidad, otras con cara de envidia y bueno los chicos me miraban con cara de perro con hambre jajaja. Entramos con Claudia y nos sentamos en la misma mesa. No hicimos mucho en la mañana, clau me presento un par de chicas, Lorena, Ingrid y bego.” A ratos se me venia a la mente esa chica que había visto, la verdad es muy linda.” (Pero al recordar que era una mujer se me pasaba.) Los demás del salón solo hablaban de sus viajes, que auto o que casa se habían comprado sus padres. “típica competencia de quien tiene más” que idiotez. – llego la hora del receso así que Salí y allí estaba ella, buscaba algo o alguien, cuando miro hacia mí, yo solo gire mi vista hacia otro lado, ni siquiera la mire de reojo y seguí mi camino. El dia escolar termino. asi que me fui camino a mi casa, llegue, prepare la cena para cuando llegaran mis padres, yo no tenía hambre así que me fui a recostar pues la verdad estaba bastante cansada que me quede inmediatamente dormida hasta el otro día.

– Dios, pero quien me llama a esta hora – Bueno, quien habla?

– Linda, ya no te acuerdas de mi? Seguro es porque no te quieres juntar conmigo en el colegio verdad? –

-Andrea! Como crees tonta!! Pero para que me llamas tan temprano?

-Pues para que me esperes a una cuadra del colegio, que tal si nos vamos juntas?

-Claro no hay problema nos vemos allá- (cortando)

Después de la llamada, imposible dormir, así que me fui a la ducha para después alistarme para el colegio.

-Hola querida familia, que gusto verlos todos reunidos.. eso no se da muy seguido (saludando a mis padres y hermano.) “Mis padres se la pasaban trabajando así que compartíamos muy poco.

Papá- Hija ya sabes cómo es el trabajo.

– Si padre, ya lo sé… (dándole un beso)

mamá- Hija cuéntame cómo te fue en tu primer día de clases? – ayer cuando llegamos estabas dormida y no te quise despertar.

– Bien mamá todo tranquilo, conocí a una chica bastante simpatía, se llama Claudia.

Papá- y chicos? No conociste? (riéndose)

– La verdad es que son todos unos engreídos, siempre alardeando de lo que tienen ya sabes que esos chicos conmigo no van. “Pero si supieras que conocí una chica, es preciosa, guapísima” – (Que me pasaaa!!! No me puede gustar, asi que ya calla tus pensamientos.)

Termine mi desayuno y Sali al colegio, esta vez ya mucho más tranquila, pues aunque no conocía muchas personas, para mí ya era suficiente. Llegue donde mi indico Andrea y esta mujer todavía no llegaba, espere alrededor de unos 10 minutos hasta que siento alguien abrazándome por la espalda.

-Mira pero que guapa te ves con ese uniforme, de seguro dejaras a mas de alguno babeando por ti.

– ay!! Andrea por dios que susto me has dado. Y la verdad no me interesa impresionar a nadie así que ni le sigas. –

las dos caminamos hasta el colegio, Andrea me contaba un poco de lo que había hecho en las vacaciones y sus amoríos.

– Me muero de ganas de ver Antonia, pues su familia se fue de vacaciones y no la eh visto hace dos meses ya.

– Quien es Antonia?

– pues es mi mejor amiga, estudia en nuestro colegio, ya la veras, te caerá increíble es muy simpática. – Seguimos caminando hasta que en la entrada estaba ella, la chica bella de ayer, pero dios, si hoy se ve mucho mejor que ayer…) Hasta que un grito me saco de mis pensamientos.

“Anto espérame” grito Andrea.

-Ayy!! No puede ser ella es Antonia, la mejor amiga de Andrea, que mierda hare? Actúa normal Camila, no será difícil, ay pero que guapa, que cuerpo.) – Andrea se acerco a Antonia le dio un beso y se abrazaron. – Yo solo miraba la escena de lejos y wooow sus ojos de cerca son magníficos, algo de azul, verde, celeste que raros son, me quedaría todo el día mirándola, realmente es guapa. – Andrea me saco de mis pensamientos para presentarnos con Antonia. –

se acerco a ella tomo su mano y beso su mejilla. (Yo solo mire hacia otro lado, no sé porque tuve esa reacción, pero sentí rabia.) Nos presento dirigiéndose primero a Antonia.

te presento a Camila, es una amiga de mi ex colegio y se ha venido a estudiar aquí, ya que sus padres decidieron cambiarla, por sus buenas calificaciones.- ( Me miro de una forma tan tierna, sus ojos tenían un brillo especial.) – Camila te presento a Antonia, mi mejor amiga o mejor dicho hermana. – (Tenía que hacer algo para que no notara mi cara de babosa por ella, así que decidí mirar hacia otro lado e ignorarla, no sé porque razón, pero me dolió mucho actuar así con ella, será que me empieza a gustar enserio?) – “Al soltar su mano me miro con desprecio, rabia, y apuro a Andrea para irse a su sala. – (No estaba tan equivocada esta chica es solo una niñita rica, desinteresada por los demás “ en el fondo sabia que ella me estaba dando de mi mismo mismo desprecio, pero no quería admitirlo asi que era mejor pensar que era una egoísta, frívola y de lo peor cuando no era asi.) –Me despedí de Andrea y pase directo a mi sala, a Antonia ni la mire.

Asi fueron pasando los días, y debe admitir que esta chica ya me tenia hipnotizada jamás pensé que me podía gustar una mujer, pero ella si, de vez en cuando la pillaba mirándome, pero cuando yo volteaba ella corría su mirada. Yo cada vez que veía a Andrea la abrazaba un poco exagerada, necesitaba ver su reacción, ella siempre giraba su cara, y se hacia la desentendida.

Diego:- Hola guapa, te llamaba para saber si va lo de hoy en la noche?

-: Si, por supuesto, invitare a romina (Romina era una vieja amiga.)

-: ok linda, yo invitare a unos amigos. Paso por ti en la noche tipo 10. Un beso.

Esa tarde había quedado con Claudia en su casa, así que salimos del colegio y nos fuimos directo a su casa… Nos pasamos la tarde comiendo y preparando algunas cosas del colegio, la verdad que esta chica me caía bastante bien, se notaba que era buena persona. Mire la hora y ya era casi las 5 de la tarde asi que salía echa una bala de la casa de clau, porque en la noche tenía que salir con Diego y en llegar a mi casa, ducharme, arreglarme, se me hacia extremadamente tarde. Iba sumergida en mi pensamiento a tomar bus para mi casa cuando veo a Antonia, Ayy dios, su físico esta de infarto, y esas calzas le quedan bastante bien, pues no tiene nada que envidiarle a nadie- me dedique a observarla todo el camino, ella iba con sus audífonos asi que ni cuenta se dio que la seguí por un buen rato. “Que me pasa con esta chica, a pesar de intentar odiarla no puedo, me causa ternura, deseo, qué ganas tengo de besarla.” (No puede ser, se dio cuenta que la miraba.) – Viene hacia mi.

– Y tu Antonia acaso no tienes educación que pasas por el lado mío sin saludar? – Porque dije eso que idiota.

– Educación si tengo Camila, lo que pasa es que no te vi, si te hubiera visto de seguro te saludo, pero bueno, con esa cara de odio que me miras siempre, créeme que a veces ni ganas me dan de verte la cara, la verdad eres bien desagradable y quisiera saber porque?

– y esta riquilla que se cree para venir hablarme asi – (Me acerque a ella, solo quería besarla, pero no fui capaz, así que me fui directo a su oído.) – Mireeen si la niña linda del colegio también tiene carácter yo que pensaba que solo era cabello lo que tenias en tu cabezita, pero a mí no me hables así, mira que a las niñitas de papi engreídas no las soporto y bueno… ya sabrás que tampoco te soporto a ti.

– Mira Camila, el hecho de que mi familia tenga dinero, no quiere decir que sea la típica hija de papi engreída como dices, si me conocieras aunque sea un poco, créeme que te morderías la lengua antes de decir semejante idiotez, pero bueno, piensa eso y todo lo que se te dé la gana, pero eso si… procura que tus palabras sean dulces para cuando tengas que tragártelas. – Quise responder y pedirle disculpas, pero me dejo con la palabra en la boca. la verdad fui bastante grosera con ella y ella jamás me ha hecho nada, pero es que no soporto la idea que me pueda gustar, pero ya da lo mismo, el lunes me disculpare con ella, no debí ser así de prepotente ni juzgarla.

Tome el bus y al llegar a mi casa me sentía pésimo, esa chica me gustaba tenia que admitirlo y yo me comportaba como una gran idiota cerca de ella, eso tenia que cambiar, no soportaría que me odiara, asi que desde el lunes empezare a ser cordial con ella, si!! Eso hare. Me fui a duchar, y cerca de las 8 me aliste para la esperar a Diego, mis ganas de salir eran nulas, solo pensaba en ella, en lo idiota que había sido, pero ya me había comprometido, asi que me puse unos jeans ajustados, y una polera de tiras, ya era casi la hora asi que Sali a esperar a Diego, no se demoro nada en llegar y nos fuimos. La verdad eran todos bastante buenos para el sorbo, yo jamás eh sido muy buena para beber alcohol asi que solo me tome un par cervezas.

Romina- Cami has estado bastante rara hoy, tú no eres así, casi no has hablado.

– nada romi, no me pasa nada, son alucinaciones tuyas linda. (Tratando de ignorarla) – Si supiera que me distracción tenia nombre y apellido.) – agradecí infinitamente cuando llego diego a salvarme, pues a Romi me cuesta mucho mentirle y casi siempre me descubre.

– Chicas, iremos a una disco, queda muy cerca de aquí.. Vienen con nosotros verdad?

– Romi :- Si, por supuesto que vamos y me jalo del brazo.

Subimos al auto, yo con Diego de copiloto y los demás chicos atrás. Diego me acariciaba en cada oportunidad, el siempre me ha gustado, así que decidí coquetear con el… llegamos a la disco, entramos y al entrar Diego se me acerco y me beso, en realidad casi me come completa. Debo admitir que el estaba bastante pasado copas, pero yo le segui el jueguito, pues que le hace el agua al pescado. Mis amigos fueron por trago y yo me quede con Diego en la pista de baile, pero para mi sorpresa estaba a unos metros de Antonia – La verdad no se veía para nada bien, estaba bastante borracha, y ese idiota con el bailaba la estaba besando, pero que le pasa, será su novio? Bueno, es preciosa lo raro sería que estuviera sola – asique decidí acercarme a ellos y le pedí a diego que fuéramos mas cerca de la pista, y quedamos al frente de ellos dos. – En todo momento que la miraba estaba besándose con ese idiota, sentía rabia, desilusión, pena, todas las emociones juntas y de vez en cuando ella buscaba mi mirada pero solo veía rabia en su mirada. – Seguí bailando con Diego hasta que la vi alejarse, iba bastante entonada por lo que se veía, al parecer había tomado de más. Le dije a Diego que me esperara y fui detrás de ella. No le di tiempo de cerrar la puerta cuando ya se la había abierto.

_______________________________________________________________

al girarme mi cara era un poema por ver quien estaba parada al otro lado de la puerta.

– Tu que haces aquí? – tratando de asimilar la situación, pues nunca crei que Camila iba detrás mío y mucho menos abrir mi puerta.

– Vine con unos amigos –

– y tu novio (susurre) – bastante guapa la parejita. (la borrachera ya estaba haciendo efecto y dejaba escapar mis celos.)

– Eso a ti no te importa, pero no, no es mi novio, es solo un amigo. (Salí del baño, si me quedaba un minuto más no aguantaría las ganas de besarla.) – Antonia salió tras de mí.

– un amigo que te gusta, si no, no lo besarías, menos de esa forma. (Agachando la cabeza.) – “me sentía pésimo, tenerla tan cerca y saber que nunca seria mía.”

– y el chico con el que estabas es tu novio? – Que diga que no por favor…

– No, también es un amigo, nos conocemos hace un tiempo ya, pero nada más que eso, aunque no está nada mal. – mordiéndome el labio. (eso ultimo lo dije con la única intención de ver su reacción.)

– A parte de insoportable, también eres regalada, eres toda una cajita de sorpresa Antonia. (Necesitaba descargar mi ira, no soportaba sus palabras sobre ese idiota, mucho menos que se mordiera el labio cuando hablaba de el – pero que sexy se veía.) – mi cara me delataba, sentía como la sangre llegaba a mis mejillas de la pura rabia que sentía.

– pues porque has puesto esa cara? Una de dos, o te sonrojas porque me tienes en frente tuyo o te mueres de rabia por algún comentario mío. – acercándome a ella. (No sé de donde saque valentía y quede peligrosamente cerca de esa boca, que hace días me venia quitando el sueño.) – no soportaba ya, tenía que besarla, y el alcohol esta noche me iba a dar las agallas para cometer semejante locura.

– Nin… ninguna de las dos… – Que me pasa porque tartamudeo. – Mi corazón latía como nunca antes, que me estaba haciendo esta mujer. – ella solo me miraba con una risa burlesca y se mordía el labio inferior.

– era un poema ver su cara de desconcertada y nervios, ya no estaba esa Camila que siempre me insultaba o me ignoraba esta vez su mirada brillaba y algo en ella me pedía que la besara. Por primera vez veía una Camila totalmente diferente, mi corazón latía a mil, necesitaba besarla, pero quería hacerla sufrir, así que acerque mis labios a su boca, era tan poca la distancia que sentía su respiración agitada.

– Necesitaba besarla, pero tenía una discusión interna entre lo que dictaba mi corazón, y lo que me decía mi mente – Es una mujer, aléjate de ella, terminaras sufriendo, a parte esta borracha, seguro quiero experimentar o quizás solo quiere burlarse y desquitarse de las veces que la has insultado, si eso debe ser.

– Mira niñita si quieres jugar a experimentar, o jugar a las tortilleras, búscate a otra si? A mí no me vengas con esas tonterías, mira que si tengo que elegir entre tú y el chico que esta allá afuera, créeme que lo elijo mil veces a él. – Dolió tanto dejar salir esas palabras, pero no dejaría que ella se burlara de mí.

– Esas palabras calaron en lo más hondo de mi corazón, nunca creí que unas simples palabras, me hicieran reaccionar de una borrachera. – Yo solo la mire y deje caer una lagrima la cual seque rápidamente, no fui capaz de responder, ya me había dejado todo bastante claro.. que le diría? Pues ya había quedado como una imbécil al querer besarla así que Salí de ese lugar lo más rápido posible.

No busque a Andrea, ni a Francisco lo único que quería era llegar a mi casa, así que me dirigí a mi auto y me fui de ese lugar. De la borrachera ya poco quedaba, solo sentía esa puta sensación que en mi vida había sentido: era un vacio, ganas de gritar de rabia… no me dolía el que me haya rechazado el beso, me dolía su indiferencia, su desamor, su frialdad… si yo en tan poco tiempo ya sentía tanto y esa noche hubiera dado mi vida por un beso de ella… sentía que me había destrozado por dentro.- Llegue a mi casa y me fui directo a mi habitación, llore, llore, llore, y llore… hasta que me quede dormida.

Ver sus ojos cristalizados me confirmo que no era experimentar lo que ella quería, ni mucho menos vengarse de mis malos tratos, quise hablar, pero no me dio tiempo. Salió corriendo… quise seguirla, pero no fui capaz, ya el daño estaba hecho y quizás era lo mejor, así que Salí a buscar a Diego-

– Diego quiero irme me puedes ir a dejar a mi casa ya!! – aunque sabia que ya se había marchado necesitaba buscarla, tenía la esperanza que se encontrara todavía en la disco.

– pero Cami si todavía es demasiado temprano, la fiesta recién comienza – dándome de su trago.

– No quiero!! – botando su vaso- y bueno si no me vas a dejar tú me voy sola. – Sali de la disco, sinceramente lo último que quería era estar en esa disco, ni mucho menos verle la cara a Diego.

Sali a buscar un taxi, afortunadamente no me demore mucho en encontrar uno…

– Membrillar, calle luis jose *012 por favor :-

– Ok.

En todo el camino no fui capaz de pensar en otra cosa que no fuera Antonia, me sentía tan mal por dañarla de esa forma… Primero la insultaba sin ni siquiera conocerla y luego lo del baño… me debe odiar y está en todo su derecho.

– Ya llegamos señorita. – ni siquiera me había percatado que ya estaba afuera de mi casa.

– Si, disculpe.- le pague y baje.

Entre a mi casa le avise a mis padres que había llegado y me fui directo a mi habitación. – por fin podía sacar lo que sentía, rompí varias cosas, llore, maldije ser tan cobarde y no ser capaz de besarla, era lo que más deseaba esa noche, jamás había deseado tanto los labios de alguien, pero lo arruine con mi estúpida inseguridad… maldije mi miedo, mi cobardía hasta que el sueño me venció.

__________________________________________________________________

A levantaaaaaaaaaarse. – Vamos Antonia, que anoche me has dejado sola en la disco, me tuviste con el susto en la boca toda la noche.

– jaja susto no creo que haya sido precisamente lo que tenias en la boca Andrea. ( Levante la cabeza y la verdad es que todo se me daba vuelta.)

– jajaja esa boquita Antonia, pero si algo de razón tienes – (acostándose al lado mio.) – me gusta diego, tira como los dioses.

– te gusta el? O solo te gusta tirar con el? – (no quería abrir los ojos ya que todo se me daba vuelta.)

– Tirar, jajaja ya sabes el guapo y todo, pero no me veo en una relación con él. (pegándome con una almohada.)

– Que te pasa porque me pegas tonta, no ves que me duele la cabeza.

– Que sensible. – pero bueno no vine aquí para hablar de Diego, vine porque anoche me has dejado tirada eh, desde cuando dejas a tu amiga sola en una disco? Y más aun… desde cuando dejas a un mino plantado en la disco?

– discúlpame se me fue la mano con los tragos y me sentía muy borracha. (recordando el terrible episodio de anoche con Camila.)

– debiste buscarme, tu sabes que siempre estoy para ti, y sobre todo cuando estas borracha. ( soltando una carcajada y abrazandome.) – En ese momento aun tenia los sentimientos a flor de piel y sin darme cuenta me largue a llorar en los brazos de mi mejor amiga. – Anto que te pasa? Porque lloras? Te hizo algo francisco? Tuviste algún problema familiar? Cuéntame.. (Abrazándome aun mas fuerte.)

– no podía decirle que me había enamorado de su “amiga” aunque necesitaba desahogarme no fui capaz, sé que Andrea me hubiese apoyado, pero tenia miedo asi que le invente una historia relacionada con mi familia, pues claro, ella no se lo creyó, yo nunca lloraba aun que me peleara con mi familia entera, llorar no estaba en mis posibilidades.

– Ok Anto, cuando me quieras contar la verdad, yo estare aquí para ti.. pero por el momento me tragare tu mentira. (Dándome un beso en la frente.)

Pase todo el día sábado con Andrea, me hacia bien, pues era mi amiga de toda la vida, nadie me conocía como ella.. así transcurrió el fin de semana lo pasamos juntas, vimos películas, comimos como cerdas, realmente me habi hecho olvidarme de todo lo del viernes por la noche, pero ya había llegado el domingo, tenia nervios de volver a ver a Camila, a pesar que me había dañado con sus palabras, la quería… y al fin y al cabo yo fui quien se acerco para besarla, cosa que nunca debí haber hecho. Fui a dejar a Andrea a su casa y al volver ordene mis cosas y me fui a dormir.

Antonia:

– hermanita despierta ya es medio día como te la has pasado? ( besito en mi mejilla.) – como amo a mi pequeño, es la razón de mi vida.

– pues nada del otro mundo enano, fuimos a una disco, bailamos y luego me vine a casa. (se me vino a la mente la cara de Antonia.)

– Ah que bien ya quiero ser grande para poder salir con ustedes.

– pues claro precioso, yo te sacare a muchas discos, pero cuidadito con las niñas eh! Tu eres solo mío.

– jaja ya hermanita baja que mama tiene el almuerzo listo. ( cerro la puerta de mi habitación.)

– me vesti, pero en mi había una sensación de vacio, me sentía lo peor del mundo por como había tratado a Antonia, se me venían constantemente las palabras horribles que le dije. –

Baje y almorcé con mis padres me preguntaron lo típico, como lo había pasado y donde había ido. Les conte como estuvo todo… obviamente omitiendo algunos comentarios. Y luego papá con mama siguieron contando de su trabajo. Terminamos de almorzar, levante los platos y los lave.

-Hija, iras con nosotros al parque?

– no, papá vayan ustedes, diviértanse. – mis ganas de salir estaban por el piso.

termine de secar los platos, y me fui a mi pieza, trate de leer, pero no me concentraba, asi que prendi el tv y nada… mi mente claramente no estaba en ese lugar, estaba muy lejos con Antonia. Agarre mi celular y tenía un par de msjes de Diego- ni siquiera me digne a mirarlos, el interés que tenía antes por Diego se había esfumado. Me la pase todo el fin de semana en mi pieza, solo bajaba a comer y luego volvia, me la pasee entre libros y mas libros. – Hasta que llego el domingo- con que cara miraría a Antonia, moria de pena con lo que le había hecho, pero tenia que conversar con ella y explicarle mi reacción. Ordene mis cosas y me fui a dormir.

(alarma sonando)

Apague la alarma y me fui directo a la ducha, lo único que pasaba por mi mente era ANTONIA, tenía que acercarme a ella como de lugar. Sali del baño, me aliste y Sali de mi casa sin desayunar la verdad no tenia hambre solo quería apresurarme para llegar al colegio.

buenos días señorita.

buenos días director.

segui mi camino, la busque entre todos los chicos y chicas y no la vi, entre a mi sala, y vi a clau, me pregunto como me la había pasado el finde, le conte., y ella también me platico de el suyo. Llego la hora de la clase de castellano, hicimos algunas guias y luego salimos al receso, la busque, pero tampoco la vi.. será que no habrá ido al colegio? Le habrá pasado algo ese dia? No, no , no… de seguro no quiso salir de su sala, eso debe ser. Paso el otro receso y nada, no veía a Antonia, ya me había resignado a no verla ese dia, hasta que llego la hora de almuerzo, me fui al comedor, y ahí estaba ella, con un chico, me dirigí con miedo a ella, pero saque la voz

_________________________________________________________________

Me levante a ducharme, algo en mi había cambiado, estaba decidida a ignorar a Camila, a pesar que no podía obligarla a quererme, tenia que alejarme de ella para poder rehacer mi vida y poder olvidarla. Baje a tomar desayuno, ese dia mi papá había salido muy temprano asi que solo desayune yo y martita, como les dije ella era parte de nuestra familia, y también parte de nuestra mesa.

– Ya viejita me voy ( besando su frente.) o si no llegare tarde al colegio.

– bueno mi niña, que dios la acompañe.

Sali rumbo al colegio, los nervios eran infinitos, pero también mi dignidad, asi que iba decidida a ignorar a Camila. Llegue al colegio y me fui directo a mi salón… me sente a esperar a Andrea, pero como siempre llegaría atrasada.

-Hola Anto – me gire para saludar a Felipe – Felipe era un chico de mi curso, era uno de los mas guapos de el colegio.

-Hola Felipe, como estas – saludándolo con un beso en la mejilla.

– Muy bien linda, te parece si hoy almorzamos juntos, hace mucho que no platicamos…

– Me parece perfecto, nos vemos en el almuerzo entonces. (guiñándole un ojo.)

– Buenos días jóvenes, empezaremos con la materia, hoy veremos algebra.

– Maestro puede pasar? – (que risa me dio ver la cara de Andrea, el maestro de matematicas, era bastante estricto por lo que Andrea le temía aunque lo negara.

– pase señorita, espero que esto no vuelva a ocurrir.

– No, maestro, permiso y gracias.

– jaja Andreita, quien te vee y quien te viera, tu cara es un poema cuando ves a este maestro.

– cállate, no puedo quedarme afuera son los primeros días.

– jajaj si claro.

asi paso la mañana, no Sali del salón en un ningún receso hasta la hora de almuerzo ya que había quedado con Felipe. – me dirigí al comedor, y Felipe ya estaba esperándome asi que fuimos a pedir nuestro almuerzo. Felipe pidió ensalada con carne, yo solo comí ensaladas, estaba sumergida en la platica con Felipe, hasta que escucho una voz..

-Podemos hablar Antonia.…

CONTINUARA…

Leave a Reply

*