Quien me lo iba a decir

Aburrido como me encontraba se me ocurrió buscar en el ordenador algún video porno para entretenerme. No miré en que sección me metía, simplemente, cuando me percaté, estaba viendo un video gay, nunca lo había hecho hasta ese momento, pero noté como me iba excitando.

Antes de continuar me presentaré. El nombre no importa. Soy casado y padre de familia. Cuando me ocurrió esto ya estaba bien metido en la cincuentena y, vivo en una capital de provincia española.

Como iba contando, cada vez me excitaba mas con el video, sin apartar la vista de la pantalla que en ese momento mostraba como un adulto con un pene de tamaño respetable iba penetrando a un joven de cara aniñada, con melena de pelo rubio y de constitución delgada. El pubis del joven se veía totalmente depilado y su pene mostraba una semi erección dejando un glande rosado al descubierto. El adulto lo penetraba con fuerza haciendo que el joven gimiese de placer.

Seguí mirando embelesado la pantalla, sin darme cuenta mi pene estaba duro como una piedra, como hacía tiempo que no lo notaba así, mi mano cada vez iba cogiendo mas velocidad sobre él, mi respiración se aceleraba por momentos hasta que sin poder evitarlo me corrí, con una fuerza y una cantidad que ya no recordaba.

Esto, poco a poco fue en aumento, cada vez veía mas videos; pero eso ya no era suficiente, comencé con caricias en el ano, pasando a introducirme un dedo todo lo profundo que podía, pasé a dos con alguna molestia y aguantando el dolor queme provocaba conseguí tres, pero no era profundo.

Un día que me encontraba solo viendo un video, la excitación fue tan alta que tras buscar por casa encontré una vela, la cual, sirvió para desvirgarme, o al menos, penetrarme mas profundo.

Tras un tiempo de espera, a través de una página de internet contacté con un hombre, activo, con piso y que estaba dispuesto a desvirgarme. Llegó el día que habíamos dispuesto para vernos, con un nudo en el estómago toqué el timbre.

Después todo fue seguido, casi sin darme cuenta nos encontrábamos desnudos en su cama acariciándonos. Su pene entraba en mi boca casi completamente, igual que el mío en la suya, el 69 que estábamos haciendo nos estaba llevando al borde del orgasmo. Me puso boca abajo y, al poco noté como su glande comenzaba a abrirse paso en mi ano, cuando hubo entrado todo no pude evitar un pequeño grito de dolor, haciendo que se retirase.

Pero no había llegado hasta allí para dejarlo sin sentir esa polla dentro de mí. Hice que se diera la vuelta, y cuando la tuve otra vez mirando hacia el techo me fui sentando poco a poco en ella, controlando la profundidad, entrando y saliendo, hasta que la excitación fue tal que me deje caer de golpe, notando como me abría y me llegaba hasta dentro del todo. Aguanté el dolor sin moverme, cuando se fue calmando comencé a subir y bajar, despacio al principio, llegando a notar como el glande casi se salía del todo, para volver a clavármela hasta el fondo nuevamente. Llegué a un punto que ya no notaba nada de dolor, todo era placer, por lo que fui acelerando las penetraciones, me encantaba sentirme como una puta, sus manos en mi culo me ayudaban a subir y bajar cada vez a mas velocidad, mientras yo me la iba meneando cada vez a mas velocidad. Noté como de los huevos me iba subiendo con fuerza el semen, así se lo hice saber, indicándome él que también se corría. Fue visto y no visto, nos corrimos a la vez, mi polla lanzaba leche con una fuerza y a una distancia que me dejó alucinado, igual que a mi amante, ya que le llegó hasta la cara.

Ya hace unos pocos años de esto, seguimos follando de vez en cuando. A mi cada vez me gusta mas que me follen, me he vuelto un vicioso, disfruto con una polla en el culo. Como se pueden imaginar esta historia es real.

Estaré encantado de recibir mensajes y críticas, por supuesto, además de comentar ideas y fantasías. Por cierto, el otro día cumplí una de ellas, comerme una polla mientras me follaban, pero esa es otra historia. Ahora tengo dos fantasías pendientes, que me follen dos travestis y que me folle un hombre mientras le como el coño a su mujer. Si alguien se anima.

Saludos

Leave a Reply

*